martes, 16 de enero de 2018

Amores de prostíbulos


Tendríamos quince años y las ganas estaban a flor de piel, nadie de nuestras familias se animaban a hablar con nosotros del tema para indicarnos los posibles problemas de contratar estos servicios de las trabajadoras en las llamadas decorosamente: Casa de Citas. Para obtener estas instrucciones bastaba con acercarse a alguien mayor a uno que ya tuviera la experiencia y que ellos nos explicaran a detalle cual era la manera de comportarse en estos sitios, pero aún así seguíamos sin tener las advertencias a las posibles consecuencias, las cuales serían entre otras, las enfermedades de transmisión sexual, que por esos tiempos no eran lo más grave pues, habían otros peligros mucho mayores que la penicilina no curaría y de este grave problema se trata mi historia.

Eran las ocho de la noche y nos encontramos como era costumbre en el lugar donde más tarde estaría fuerte y espectacular el Árbol de don Mario, el cual por ahora era otro cachorro al igual que nosotros.
Yo recién llegaba y luego de saludar a la concurrencia los cuales no eran más que seis chicos, siempre hablando bobadas de la edad. Uno a uno se fueron retirando, según el permiso de sus padres para llegar, hasta que nos quedamos solo Rolando y yo, este cuando todos se fueron quedó unos segundos en completo silencio, como queriendo decir algo que se le atrancaba en la garganta pero se preguntaría; ¿se lo cuento o no? ¿Y si me regañan por comentar esto tan delicado?...

_Bueno ¿qué te pasa qué te has quedado mudo? ¿Ya averiguaste cómo es la onda con las putas?
_No, todavía no y la verdad no creo poder averiguarlo.
_¿Y eso por qué? Bueno, no importa ya le pregunté a mi primo y aquel me dijo que si lo invitamos a una hamburguesa él mismo nos lleva, claro no es una casa cerrada o una de citas pero al final de cuentas lo que queremos es a una mujer ¿no crees?
_La verdad no lo sé.
_Bueno que putas sucede contigo, a penas hace unos días eras el más interesado en esto y ahora me salís con huecadas. Estas muy raro, ¿qué sucede?
_No se si deba contarte, es un asunto familiar y la verdad es muy delicado.
_Pues, si quieres me lo cuentas y si no, pues no me cuentes nada.
_Bueno, te lo contaré pero debes prometer que no se lo contarás a nadie... ¡A nadie!
_Ya estuvo bueno de tanto misterio, pareciera que no me conoces, ya sabes si me dicen no lo comentes no lo hago, sabes que soy alguien de palabra, o ya se te olvido lo que se de ti y ya ves todo el tiempo que ha pasado y nadie sabe nada aún.
_Sí, lo sé, lo que pasa que es algo muy delicado.

Ya encabronado me puse de pié y le dije que me iba para mi casa, Rolando cuando me vio enojado por la falta de confianza me dijo.

_Está bien, siéntate te lo contaré.

Regresé a mi lugar y me acomodé, le preste todo mi atención pues, al parecer era algo delicado.

_Es algo relacionado con las putas, le pregunté a Nicolás pues aquel ya fue y me contó como era todo, el ambiente, las chicas, que había que hacer, en fin todo lo que debemos saber para nuestra primera vez en ese lugar. 
_¿Y?
_Resulta que Nico, desde la primera vez que llegó, se ocupó con una puta y se picó que al día siguiente estaba ahí de nuevo y así llegó cada noche.
_Wao, muy bueno debe ser, pero para llegar todos los días se necesita una fortuna ¿o no?
_Pues sí, te imaginas cinco billetes cada vez que entras.
_¡Puta! Bueno para el Nico eso no es nada, pues vaya si tienen dinero sus tatas, jejeje, ¿no nos invitará?
_El mula se colgó de una de las putas... Por eso va todos los días, es como su noviecita.
_¡Qué! y que onda la del Nico, como se viene a enamorar de una puta. No digo que ellas no puedan enamorarse pero...
_Lo jodido es que sus tatas se enteraron.
_¡¿Qué?! ¿No es un pastor de iglesia el papá?
_Sí, lo es.
_¿Y qué, lo verguearon, qué hicieron con el Nico?
_Pues no le pegó, pues ya sabes, empezó a dar concejos basados en la biblia. La que está que no la calienta el sol y llora y llora es la mamá.
_Ya me imagino. Mi mamá me habría dejado en coma si me pasara eso. Y ahora qué.
_Bueno cuando el papá de Nico habló con él este le prometió que no la volvería a ver, pero lo más que aguantó sin verla fue como una semana, ya sabes lo que es enamorarse y esta además de cariñitos y amor se lo coge, pues ni modo que no este colgado. Dice que es una belleza como de 19 años.
_Puta y es más vieja que aquel. Con razón que lo tiene de un huevo, ¿sabrá que tiene dinero la familia tal vez?
_Nico dice que ella lo ama y que no sabe de su condición social.
_Este Nico si que es mula, y cómo le va a decir que si es por su dinero o por su posición social que no joda. Por supuesto que se lo negará y le dirá que lo ama, es más hasta se lo jurará.

La plática llegó por aquella noche a su fin pues ya era hora de entrarnos, nos despedimos y cada quien a su casa, Rolando si que se veía muy preocupado por Nico, yo al llegar a mi cuarto me imaginaba a la vieja de 19 años desnuda, saque de mi colchón una revista de viejas encueradas e imaginé cómo sería esa diosa del sexo. Al día siguiente Rolando llegó temprano a mi casa para que lo acompañara a hacer unos mandados de su papá y mientras lo hicimos la charla sobre el tema siguió.

_¿Sabes algo?
_¿Qué?
_El papá de Nico se enteró que este siguió visitando a la puta.
_¿Y ahora si le dio verga?
_No, tanto madre como padre lo sentaron para hablar con él.
_Yo ya estaría en el intensivo del hospital con aparatos y resucitadores. ¿Qué hablaron con el Nico?
_Pues, el papá del Nico le ofreció a cambio de dejar a la dichosa pura un carro
_¡¿Un carro!?! Condenado del Nico, primero se coge una vieja de 19 años, es el primero de nosotros que visita un lugar de estos y ahora le ofrecen un carro. Este cabrón nació con una estrellota ¿verdad?
_Pues la verdad yo no quisiera estar en los zapatos de ninguno de ellos.
_Pues si verdad, pobres los viejos de aquel y pobre el Nico pues estar enamorado es calidad si es con una que valga la pena y que esta te corresponda sino le pasará como a Benjamín cuando la novia lo mandó a la mierda por aquel drogadicto, se lo llevó la chingada, hasta al psicólogo lo llevaron, pobre del Benji. ¿Y entonces qué dijo el Nico aceptó el trato?
_Pues cómo no iba a aceptar, ¿te imaginas un carro?

Regresamos del mandado y nos despedimos, yo dije a condenado de Nico, un carro, una vieja de 19 años, el primero en ir a un putero, el primero en probar mujer, que suerte la del desgraciado, tiene todo ese cabrón.

A la semana por la noche después de que uno a uno se fueron yendo cada quien para sus casas, por el horario de permisos, como casi siempre nos quedamos solos Rolando, el Árbolito de don Mario y yo.
Allí estábamos sentados encontrando la manera de conseguir cinco billetes para poder ir a un lugar de aquellos, además del ajustón para invitar a quien nos ofreció llevar a cambio de la hamburguesa. En esas estábamos cuando se detuvo un carro enfrente a nosotros.

_Hola vírgenes.

Era el cabrón del Nico quien llegó a presumir su nave, era un pick-up no nuevo pero si estaba calidad.

_¿Qué les parece mi juguete nuevo?
_¡Está bien calidad!

Dijimos ambos muy emocionados y lo recorrimos alrededor y luego entramos a la cabina para verlo por dentro, hasta ahora no me había subido a un carro particular, que sensación.

_¿Quieren ir a dar un colazo?
_¡Siii!

Nos subimos al carro y Nico nos llevó muy lejos, podíamos ir a dónde quisiéramos, la libertad de viajar en auto propio, con la música sonando en el auto-estéreo, esa fue una sensación sin igual. Nico apretaba hasta el fondo el acelerador, pues por esa época las calzadas por la noche estaban desiertas y de encontrar a un poly, eso sería como encontrar una aguja en el pajar.
Aquella noche entramos un poco más tarde a nuestra casa, que suerte que mis padres esa noche tenía el sueño pesado, pues el carro de Nico habría servido de ambulancia para mí.

Con el paso de los días todo retornó a la normalidad. pero esa noche, cuando cada uno se fue entrando hasta quedarnos solo Rolando y yo, este me contó la nueva del Nico.

_Fíjate que el Nico ahora carga a la puta en el carro para arriba y para abajo.
_No chingues, qué suerte la del condenado del Nico.
_Qué suerte ni que ocho cuartos, los papás ya se dieron cuenta, un hermano de la iglesia lo vio y se lo contó al pastor. 
_¡Puta! ¿Y qué, iba con la puta en el carro?
_Pues claro sino qué, todo estaría bien.
_¿Y ahora qué?
_Le quietaron el carro y al Nico le valió madre, no le importó, es más les confesó que estaba enamorado de la puta y que se casaría con ella.
_¡Puta! Ese Nico si es huevudo el cabrón. Lástima el carro ¿no?
_Pero eso no es lo más cabrón. Después de que el Nico les gritó que amaba a la puta y que se casaría con ella el papá de Nico salió con rumbo hacia el prostíbulo y al llegar pidió hablar con el administrador o dueño y con la puta, a una le ofreció dinero, mucho dinero para que regresara a su país de origen mientras que al dueño le amenazó de demandarlo por permitir el ingreso a menores de edad.
_Se le chingó la vida al pobre de Nico, ¿y ahora qué?
_Ahora viene lo peor, no sé si la cura salió más cara que la enfermedad para los padres del Nico.
_¿Por qué, qué pasó?
_El Nico ahora es adicto a la marihuana, se droga, se mantiene encerrado en su cuarto drogándose.
_Y los papás qué dicen.
_La madre vive muy triste, pero tranquila por tener a su único hijo varón drogándose encerrado en su cuarto, el pastor aceptó que se drogue, no hay nada que hacer, pues puede que si hacen algo este pueda hasta suicidarse, ese es el miedo que tienen.
_A la puta, ya me estarían velando si me drogo. Pobre familia, si que se la llevó la chingada.

Al paso del tiempo, Nico salió una noche de su casa, nadie se dio cuenta y de Nico ya no se supo jamás nada, no sé si se largo al extranjero con su putita, o se droga bajo un puente, la verdad nadie sabe nada, o si saben no quieren contarlo, Rolando ya no dijo nunca nada más de su primo, yo respeté su silencio.
Al fin un fin de semana logramos conseguir juntar los cinco billetes, más lo del consumo en el prostíbulo, más lo de la hamburguesa de Benji. Cuando entramos en aquel mágico lugar Rolando y yo nos abrazamos y quedamos parados a la entrada como quien observa la tierra prometida, como quien observa lo que tanto deseo y que no se lo cree el que por fin lo consiguió, como quien por fin conquista la cumbre. Nos vimos a la cara y sonreímos ambos en silencio yo creo que tanto Rolando como yo, comprendimos a Nico o por lo menos lo recordamos, yo por mi lado supe lo que le pasó a Nico, en aquel lugar habían mujeres bellísimas, las mujeres más bellas que hasta esa fecha no había nunca visto, mujeres con enormes senos y nalgas lindas piernas caras bellas, de todos los colores de piel, muy amables y no creo que hayan sido operadas y que tuvieran siliconas pues en aquella época no había aun nada de eso, era muy fácil enamorarse de una de esas lindas jóvenes entre los 17 y 25 años, expertas en el arte del sexo, el ambiente era inigualable, hubiéremos deseado quedarnos ahí por siempre. 

_¿Vienen o se van a quedar ahí parados?

Gritaron el resto de los muchachos que llegamos esa noche, a la que en otras historias he llamado la casa de ladrillos, entonces nos dirigimos hacia la mesa donde estaban nuestros culicagados amigos creyéndose todos unos hombres, fumando y bebiendo licor, al lado de ellos una linda chica. Quien sabe y esa noche otro de nosotros repetiría la historia de Nico. Yo tenía miedo de ser quien repitiera la historia de Nico, Siempre traté a estas profesionales del sexo como si fueran unas damas, esta fue mi filosofía y la verdad que esto me dio a cambio lo mejor de la chica que estuvo conmigo, ¿Si me enamoré? no lo sé tal vez alguna vez sentí algo especial por una de ellas, ¿si una de ellas se enamoró de mí? tampoco lo sé, pudo ser pues siempre fueron especiales conmigo, tal vez por la manera tan especial que siempre las traté, jamás las vi como su profesión, como unas putas, pues solo ellas sabían el por qué estaban allí, si les gustaba o no. Y es qué acaso una de ellas, y más específicamente hablando de la novia de Nico no pudo también enamorarse de él, a caso no tienen derecho a enamorarse, conozco a señoras que trabajaron en esto y hoy día son unas grandes mujeres, esposas, madres, amigas y vecinas. Además, sé y estoy consiente que fue otra época pero hoy día, quien no te asegura que la chica que está al lado tuyo, en la misma universidad no sostiene su carrera universitaria y su modo de vida lleno de lujos trabajando en esto, mujeres tan bellas como las que esa noche vi, y que un día se casaran y serán mujeres de bien, o a lo mejor no, pero bueno esto quien lo podría asegurar, el caso es que no sé si los padres de Nico obraron bien o mal, eso no lo sé y no lo juzgaré, tal vez para la época si lo hicieron hoy son otros días diferentes y la historia de Nico se vive a diario pero en circunstancias diferentes...  Pero, esta es otra historia. 



Esta historia está dedicada a Nico, su familia y a su putita, quien quita y siguen juntos y felices, eso no lo sé, pero de corazón espero que todos hayan superado ese pasado y hoy día se hayan perdonado y sean felices. Espero y deseo que esta historia le sirva a alguien, para no repetir la experiencia que esta familia vivió.


Tomado del libro: "Historias de un Adolescente Tímido" por: Sergio Raga.
 





lunes, 15 de enero de 2018

Bendita e indecisa mujer


Demasiado amor creo que sentí por ti y eso no era bueno, 
demasiados besos le di a tu boca y a tu cuerpo también, 
y eso no era bueno, demasiado cielo te ofrecí y eso no era bueno, 
demasiadas promesas creo que te entregué y eso no era bueno, 
tanto fue, demasiado fue que te perdí, y hoy sufro sin ti.

Di, dime ¿qué debo hacer para recuperar todo lo que se perdió? 
Di, dime ¿qué debo hacer para recuperar el tiempo perdido, 
para enmendar tanta mentira y lograr que regreses a mí, mi amor? 
Prometo no ofrecer más de lo que podría dar, 
se que ofrecer demasiado no fue bueno y te perdí.

Demasiado amor creo que te di y eso para ti no era bueno, 
porque tanto puede ser empalagoso y engorroso 
y por eso ya no deseaste más de lo mucho que te di, y te perdí, 
eso no era bueno.

¿Qué debo hacer para que regreses y me comprendas 
que lo que para ti fue demasiado para mi eran migajas? 
pero si quieres menos amor, menos miel, menos empalagos,
eso ahora lo sé, hoy sabré dosificar cada caricia, 
cada beso sobre tu piel.

Todo lo haré para que regreses y te quedes a mi lado, 
para que disfrutemos del amor, prometo no dar demasiado 
para no desesperar a la mujer que desea amor 
pero dosificado cada noche, cada madrugada, 
un dulce beso pero no tan largo, una caricia pero no tan profunda, 
una sonrisa, no una carcajada, una mirada pero que no diga nada, 
como alguien que mira pero no ve, que mi mirada 
sea una tímida caricia que llegue al alma, todo en su justa medida.

Nada que eleve la temperatura, nada que provoque quemaduras,
solo que sea con ternura, que ten entregue el justo calor 
el que desea el amor, eso sería bueno, hoy lo comprendo. 

Demasiado amor creo que fue lo que mató al verdadero amor, 
demasiado amor se confunde con obsesión 
y esto termina con la pasión, te deja sin emoción, te desvela 
y te aterra saber que a quien amas te vigila y no te deja en paz, 
te roba la libertad, esto nunca es bueno. 

Esperaré a que me lo pidas y cuando esto suceda 
te entregaré todo el amor que me guardaré mientras comprendes 
que tengo mucho para darte, que no es obsesión, es solo la ilusión 
de que un día me quieras como yo, como soy, que me entregues 
lo que hoy solo es un porcentaje, que me entregues tus besos y caricias 
que eleven la temperatura, que me provoquen fiebre 
que no la baje el acetaminofén, esto estaría para mí muy bien.

Quiero que te prepares, esta noche llegaré y lo que te daré 
no lo esperas y ni lo imaginas, fiebre será,
de la que no causa daños, solo provoca sueños y anhelos 
y me dirás: quiero más, quiero más, quiero más,
pero solo te daré la dosis que me pediste un día, 
nada en exceso, todo desde hoy será cuidadosamente medido, 
para que no digas que es demasiado y que te robo libertad. 

Así será, hasta que un día de nuevo me vuelvas un loco 
y que la pasión no me deje pensar y que la fiebre se eleve 
hasta el grado de ebullición, vaya que emoción, 
por fin se terminaran las limitaciones 
y el amor que un día te parecía que era demasiado, serán migajas,
y me exigirás más y por no poderlo dar me dejarás otra vez,
¿quién entiende a las benditas mujeres. 

Mejor será que tenga cuidado, pues por cumplir con tanta condición 
me quede sin nada y me levantes una mala reputación 
y ya no encuentre a una mujer que deseé 
lo que en mi cuerpo tengo en demasía, eso sí sería bueno. 

Debo tener cuidado, para no equivocar a mi corazón 
y que no se te suba la presión. Mejor subimos el termostato de la pasión 
y nos entregamos en los brazos de la emoción y de la excitación, 
eso será lo mejor que nos pueda suceder mujer, 
experimentar del sexo todo lo mejor sin dosificar nada, 
sin miedos, ni prejuicios, eso me gusta, 
que bueno que por fin te has dado cuenta, 
que no era más que pasión y amor, 
lo que había en mi corazón, bendita e indecisa mujer.


Sueños de juvnetud


Puedo recordar aquellos momentos 
que deseaba ser lo que no logré ser,
jamás pude imaginar que me olvidaría 
de mis promesas, de ser lo que no pude ser.

¿Quién puede regresar el tiempo 
y recuperar lo que en él se perdió?
¿Quién puede hacer ganador 
al que hoy es todo un perdedor?
¿Quién puede componer 
lo que ya se arruinó y lo arruiné yo?

Puedo recordar aquellos sueños de juventud,
el susurro que me traía al oído el viento 
mientras acariciaba mi rostro,
lo que de él escuché, emoción me causó 
y me hizo soñar con sueños que un día podría lograr.

¿Quién puede saber lo que te depara el futuro
y componer en el camino lo que en el tiempo se torció?
¿Quién pude ver con claridad 
que los sueños solo son eso, sueños,
y que no se harán realidad?
¿Quién puede componer y recuperar los sueños
perdidos, solo volviéndolos a soñar?

Puedo recordar a la juventud 
ofreciendo mil cosas imposibles de lograr
por las que tendría que luchar sin desfallecer.
Puedo recordar a la juventud
entregándome promesas sin cumplir,
que mis sueños se harían un día realidad.
Puedo ver a la juventud entregando 
promesas que uno no logra ver 
y que el mañana no es una realidad,
solo una promesa por cumplir.

¿Quién podría evitar que salga el sol, 
que la luna deje de brillar, 
que no hayan estrellas fugaces 
y que no haya cada tiempo un eclipse?
Cosas como las que me sucedieron 
y que me impidieron que mis sueños
se hicieran realidad, 
esto nadie lo pudo evitar.

¿Quién podría haber dicho a mi juventud 
que un día le fracasaría,
que todo lo que me dijo solo sería un sueño 
y que este se convertiría en una pesadilla?
¿Quién podría detener el dolor, 
curar las guerras sin sentido?

Sueños son, eso son los sueños de juventud.
Perdón por no poder cumplir lo que un día 
el viento mientras acarició mi rostro 
al oído me susurró lo que debía ser 
y no logré ser.


Nunca habrá otro como yo


Tú nunca imaginaste 
que el amor sería así,
como esa luna blanca que nos ve.
Tú nunca imaginaste
que nuestro amor sería así,
como el calor de este verano
y las olas que bañan nuestros pies.
Tú nuca imaginaste
que un beso sería tan dulce,
como la mejor y más pura miel.

Jamás imaginé amar así.
Jamás imaginé que perderte sería así.
Jamás imaginé que causaría tanto dolor.
Jamás imaginé que siempre recordaría lo nuestro.

Cómo te extraño y no sé si es normal.
Cómo te extraño y no sé si tu también.
Cómo te extraño a ti mi amor.
Cómo extraño cada caricia y la malicia.
Cómo extraño amar así y no se si es normal.

Tú nunca encontrarás amor como el mío
por más que trates no lo encontrarás.
No busques más porque como yo te amé 
nadie lo hará, mejor vuelve a mi amor.
Tú nuca encontrarás a alguien que te amé igual,
a otro que te bese como yo, 
eso jamás lo sentirán tus labios
porque la miel que de mí sentías 
solo la encuentra la abeja en la más extraña flor,
así fue, es y será mi amor.
Mejor regresa a mis brazos mi amor.

Jamás imaginé amar así.
Jamás imaginé que perderte sería así.
Jamás imaginé que causaría tanto dolor.
Jamás imaginé que siempre recordaría lo nuestro.

No, no encontrarás a otro que te entregue su vida como yo.
No, no encontrarás a otro que te venere como yo.
No, no encontrarás a otro que te amé tanto como yo.
No, no encontrarás a otro que con un beso te haga soñar 
y flotar como yo.

Tú nunca imaginaste 
que el amor sería así,
como esa luna blanca que nos ve.
Tú nunca imaginaste
que nuestro amor sería así,
como el calor de este verano
y las olas que bañan nuestros pies.
Tú nuca imaginaste
que un beso sería tan dulce
como la mejor y más pura miel.

Nadie te amará como te amé y te amo yo,
no pierdas el tiempo tratando 
de encontrar a otro como yo.
Nadie puede sustituir las caricias de mi en ti.
Nadie te hará flotar y soñar como lo hice yo.
Nadie te entregará con un beso la mas dulce y pura miel.

No, no encontrarás a otro que te entregue su vida como yo.
No, no encontrarás a otro que te venere como yo.
No, no encontrarás a otro que te amé tanto como yo.
No, no encontrarás a otro que con un beso te haga soñar 
y flotar como yo.



viernes, 12 de enero de 2018

Emociones y sensaciones


Hoy estoy aquí
viviendo mi gran momento,
emociones que no olvidaré
porque siempre yo te amé,
sé que también tú,
porque aun tengo tu calor en mí.

Momentos juntos ya vividos,
momentos y sensaciones más 
que a tu lado quiero aun vivir,
sentir por mi cuerpo y mi piel recorrer,
nuevas sensaciones que me hagan sentir
nuevas emociones que aún no hemos vivido
y que quiero a tu lado vivir.

Mujeres conocí y las disfruté
pero todo era mentira y vanidad,
con ellas, ni una sola emoción sentí,
sensación para el corazón nunca antes de ti
con nadie viví y no conocí.

Emociones que deseaban;
mi cuerpo, mente y corazón sentir,
de esto con nadie antes de ti,
tal vez alguna vez reí
pero las otras solo mentí.

Ahora que estoy aquí y tu a mi lado
tantas sensaciones y emociones tengo, (siento)
nada que dividir todo es para compartir,
sigo contigo sonriendo, 
siendo a tu lado muy feliz,
creí que todas las había ya vivido
pero con cada detalle que me brindas
ahora sé, que me faltaban 
muchas emociones por sentir.

Si me ven hoy los que antes de ti 
van a decir que feliz me veo,
que nunca antes fui tan feliz, 
y es gracias a las emociones que a mi vida traes, 
sensaciones que creí sentir 
pero si un día lo dije mentí .

Emociones y sensaciones 
nunca antes vividas,
hasta que te conocí fui feliz,
ahora sonrío y soy sincero, 
ya no miento, ya no finjo 
sentir emociones y sensaciones.



Así es el amor


Aquí sin ti,
sentado junto a ti,
aquí sin ti,
sentado junto a ti.

Parece ayer 
cuando aun nos jurábamos amor,
tu estando en mi cama 
y yo sintiendo tu amor,
tu estando en mi cama 
y yo sintiendo tu calor,
ese calor que provocaba mi imaginación
a soñar que me amarías de corazón.

Las dudas empiezan a brotar
¿será qué me amas?
¡esto acaba de empezar!
¿esto acabará?
¡lo tenemos que solucionar!

Es increíble cuanto te extraño
estando en la misma habitación, 
nos volvimos extraños
sin ninguna emoción.

¡Te extraño!
te quería recordar,
que aunque todo esto se acaba
no paro de pensar,
que puede que mi otra mitad 
a la que tanto amaba 
se vaya a marchar.

Y ese furor que antes sentimos
ya no se recuperará,
pues cuando decías que me amabas 
no era verdad,
porque el que ama 
no se marcha, se queda hasta el final.

No paro de pensar 
en que ayer éramos dos locos de amor
y que hoy todo terminara en dolor,
ese dolor que hoy provoca 
el no tenerte en persona 
sino en mente,
aunque creo que la mejor casualidad
fue perderte.

El haberte perdido me sorprende,
porque lo más interesante de mi vida fue tenerte,
pero así es el amor,
a veces se gana y otras se pierde.

Así es y así será siempre.


Por: S.J. Raga



Hoy aun lo recuerdo


Como recuerdo hoy que han pasado los años.
Aún recuerdo cuando te vi por vez primera pasar por mi calle, mi vista te siguió y mis ojos no se permitieron parpadear, no dejé ni un momento de observarte y admirarte hasta que te perdiste por la misma calle. Tú, aun una niña sin malicia no supo que alguien con la mirada la amó.
El tiempo transcurrió y por aquella calle no te vi pasar otra vez, en ese instante pensé que solo fuiste una visita y maldije mi suerte. Seguí con mi rutina y mis amigos, pero al regresar al lugar por donde ese día te contemplé y creo que sin saberlo también te amé, a mi mente esa imagen siempre volvió.

Como recuerdo hoy que han pasado los años. 
Cuando creí no volver a verte otra vez, que lo de esa tarde solo fue un lindo sueño; una vez más sentado en el mismo lugar sentí cuando mi corazón comenzó fuerte y rápido a latir, no me asusté, solo presentí que algo bello sucedería y es que por mi calle de nuevo mis retinas las iluminaste con tu presencia, yo me acomodé para verte llegar y por mi lado pasar, pensé: Ahora debo hacerle saber que aquí estoy yo para amarla. Pero cuando estuvo a mi alcance de mi boca ni una palabra salió, mudo quedé, y es qué, tu brillo era mucho mayor que aquel sol de verano, solo me llegó el aroma de tu virginal flor hoy ya extinta, una flor muy rara de encontrar el día de hoy. Pasaste a mi lado sin contonear para no dejar alguna estela que indicara que saliste en busca de una aventura. Al sentir que no pude emitir palabra alguna solamente sonreí, feliz me sentí y di gracias al cielo por premitir ver de nuevo a su único Ángel que por algún motivo de nuevo aquella tarde por mi calle pasaba; con mi ilusionada mirada te vi avanzar con quién sabe que rumbo, mi corazón se sintió satisfecho, sabía que mi plegaria había sido escuchada y que un día serías mi amada, mi amiga, mi esposa, la tantas noches soñada.

Como recuerdo hoy que han pasado los años. 
Que después de aquella segunda aparición por mi vera, nuca más te volví a ver, y el tiempo transcurrió y nada cambió, para estas alturas en el tiempo solo eras un recuerdo perdido, una vaga ilusión, una niña que por enfrente mío dos tardes caminó sin saber que alguien con detenimiento la observó y también la amó.

Como recuerdo hoy que han pasado algunos años.
Y al hacerlo sonrío y me emociona el recordarlo, como el destino que por mi calle te hizo caminar y a mi enamorar no me permite olvidar, ahora sé que esas dos veces fueron fiel presagio de que un día te volvería a ver. 
Cuando me encontraba entre tanta linda flor, podando y cortando las espinas eligiendo la mejor para adornar mi hogar, vaya paradoja, fue una de estas rosas las que sin yo y ella saberlo me llevaría de nuevo contigo, y fue así; alguien habló de una linda chica que hasta ese día era casta y pura y quien solo veía desde su balcón como era la vida, al escuchar aquella peculiar historia de nuevo sentí la misma extraña sensación en mi corazón, este latió rápido y muy fuertemente, yo dije: ¡Es ella de quien hablan. Pues para ahora y después de tanto tiempo nunca te olvidé.

Como recuerdo hoy que han pasado algunos años. 
Cuando a los que contaban esa historia sobre ti les pregunté y al describirte me dijeron; que sí se trataba de ti, fue algo extraño, porque nunca antes la describió tan bien como yo, esto causó revuelo y empezaron las especulaciones e interrogantes, para todas las preguntas mi ilusión y mi corazón tuvo respuestas, todo era tan exacto como si lo nuestro estaba planificado para continuar enamorados. 
Al finalizar de comentar todo lo que me inventé de ti y de mí, a quien de ella hablaba por ti le pregunté y este con desgano y mucha desilusión me indicó donde quedaba tu balcón. 
De mi jardín corte la más linda flor y con ella pegada a mi pecho esa tarde/noche con mucho miedo de no poder de nuevo emitir sonido alguno a ti me acerqué, me detuve por la esquina y con sigilo hacia el balcón observé y ahí vi a una hermosa y blanca rosa, una sin espinas en su tallo para no hacer daño a nadie, porque jamás hasta el día de hoy así fue.

Como recuerdo hoy que han pasado algunos años. 
Como con un temblor y sudor nervioso por mi cuerpo recorrer avancé y por debajo de tu balcón me paré, vi para el cielo y ya oscurecía y las estrellas en el cielo aparecían, pero la más linda y brillante esa eras tú, tú que veías para tu hogar, el cielo, no me veías, ni sabías que alguien que desde hace mucho tiempo atrás al verte te amó y que por fin te encontró estaba de nuevo observándote y amándote en silencio absoluto. 
Mi corazón latía muy fuertemente y el miedo de perderte no me dejaba hablarte, tú sonreías al cielo y yo acariciaba mi flor, para que con cada caricia dejara escapar su rico aroma y con ello llamar tu atención, mi mirada seguía fija en tu lindo rostro que iluminaba a todo mi amor.

Como recuerdo hoy que han pasado algunos años.
Cuando al sentir el delicioso aroma de mi flor que ahora estaba casi ahogada porque mis manos de nervios la asfixiaban. Hoy recuerdo con que ternura a mis ojos me miraste y yo sentí que el cielo se abrió y de él la música me llegó. 
Lo único que supe hacer fue sonreír y extendí mi flor, para con ella entregarte mi amor, no sabía si la recibirías, pues al hacerlo me dirías que sí. 
Con mucha ternura e ilusión entre tus manos la cogiste y contra tu pecho la escondiste, mi amor por ti continuó y el tuyo por el mío ahí inició.

Como recuerdo hoy que han pasado algunos años. 
Cuando en cada noche a Dios le rogué por tu amor, pues solo bastó verte dos veces para saber que mi corazón te pertenecía y que un día el tuyo también sería solo mío. 

Hoy que han pasado algunos años, juntos recordamos cada noche nuestra historia desde aquel balcón y cuando me miras yo te digo: Hoy sigo recordándote porque nunca te olvidé.


13 de Enero. Feliz aniversario de novios. Nuestra historia de amor es una para la posteridad.