viernes, 23 de febrero de 2018

No más noches en solitario


Una noche en solitario más para mí observando a otros entregándose amor. 

Yo deseando por una noche ser amado y amar.

Otra noche en solitario más para mí
buscando entre tantas parejas una dispareja, una que como yo sufra de una noche en solitario más. 

No te vi, estaba oscuro y llovía, yo sin abrigo y sin sombrilla, hacia frío.

Salí sin rumbo alguno, intentando conocer lo que sería una noche de amor. 

No me percate que enfrente estaba la otra que como yo, tenía una noche en solitario más y que al igual que yo deseaba conocer lo que sería una noche de amor.

Hace frío verdad?... 
Mucho... 
Y sin abrigo... 
Y sin unos brazos que me den calor... 
Lo mismo deseo yo...
No más noches solitarias para los dos.

Nos sonreímos, me tomó de la mano yo le correspondí. 

La lluvia se detuvo y el frío huyó de nuestra piel, era la primera vez que los dos conocíamos el amor, la cercanía, la compañía.

Otra noche en solitario para mí no hubo más, otra noche de frío para ella no habrá jamás, brazos para entregarse amor y calor, bocas para alimentarse de miel, mañanas para contemplar el sol juntos.

Otra noche con mi amor entre tantas otras parejas, ahora nadie queda dispareja, en este lugar solo hay amor para amar, nos espera una cálida noche, brazos para abrazar, manos para acariciar, piel para ruborizar, boca para besar, corazón para fuerte latir, estrellas para observar. 

En aquella estrella fugaz ahora viajo contigo mi amor, hoy amaré hasta que el sol nos diga buenos días.

Otra noche en solitario para mí  y para ti jamás.

Otra noche de lluvia y frío para ti y para mí jamás.

Otra noche de lluvia y sin abrigo para ti y para mí jamás.

Otra noche dispareja para ti y para mí jamás.

Encontré en ti el amor y de ti el frío huyó.

De mis labios te alimentas tú y de tu cuerpo recibo el calor que solo se encuentra con el amor.


jueves, 22 de febrero de 2018

La tecnología y el fin del mundo


Sin duda alguna todo lo pensado hasta hoy para salvar al planeta no ha logrado los avances necesarios para evitar su inminente fin, por trágico que se escuche y queramos cerrar los ojos ante nuestra horrible y apocalíptica realidad, nada que hacer, o sí; sería como querer tapar el sol con un dedo, vamos hacía lo que los expertos en las escrituras han pronosticado: ¡El final esta cerca! 

Hay científicos y conocedores que aseguran que el final del planeta es inminente y que será dentro de varios siglos adelante de este, vaya consuelo para los que ahora vivimos y vemos aun algunas de las maravillas que en unos pocos años ya no estarán aquí, tonto es pensar así, egoísta es pensar así, qué pasará con nuestras descendencias, nos viene por el arco del triunfo. 

Pero tampoco hemos pensado esto: Y si seremos nosotros los que viviremos esa catástrofe, claro, en otra vida, en otro cuerpo, pero al fin de cuentas seremos nosotros los que hoy día no hacemos nada para detener esta maldad, esta catástrofe que si bien es cierto ya la historia registra hace millones de años, cuando los que habitaron en esos tiempos fueron extinguidos, vaya paradoja, el planeta no murió simplemente se deshizo de los que en su momento le hicieron daño, jajaja, se imaginan, y por aquellas fechas la tecnología apenas era: El fuego, la rueda, y otras herramientas que hoy día son rudimentarias, pero al fin de cuentas tecnología.

Y es qué, para ahí voy, y no es que lo diga yo, solamente soy otro que se une a esta teoría expuesta por una de las mentes más grandes del siglo pasado; dijo algo cómo esto: Que la tecnología sería la que terminaría con la raza humana. 
Y es esta raza a la que no le interesa escuchar palabras proféticas que se evidencian cada día más. 

Siendo la tecnología y los adelantos científicos basados en la tecnología los que terminarán con el planeta, o a lo mejor con sus inquilinos, esto vuelve a ser otra paradoja más de las muchas ya conocidas. Cómo es posible qué mientras más herramientas para vivir mejor estas nos llevan a la destrucción masiva y hasta por qué no, el final de nuestro lindo planeta. 

Quién lo sabrá a ciencia cierta para asegurar que nuestro planeta desaparecerá como tal, si para cuando esto suceda, si es que sucede, ya no habrá quien esté con vida para dar testimonio de que sí era verdad y el planeta sí llegó a su fin. 

Siendo entonces los avances tecnológicos los que nos están destruyendo, por qué sigue esto y a pasos acelerados, cuál es la visión para cada día hacer cosas que disque serán para mejorar la vida del ser humano, pamplinas, lo que sucede en realidad es una banal carrera por demostrar el ego de las grandes naciones industrializadas y millonarias, unas a las que no les interesa el bienestar del ser humano como tal, a pesar de que en ellos en esto se excusan. Pero sin embargo, en lugares del planeta mueren a diario miles de humanos por falta de agua, alimentos, medicamentos y hasta por falta de amor. 

Estos son hipócritas, y quizá sean; los Siete Jinetes de la Apocalipsis, según el santo libro, el cual no lo hemos en estos dos mil y fracción de años lograr entender y descubrir sus secretos y lo que realmente nos quiere decir, y es qué, este es otro tema, pero diré ,que solo sacan conjeturas y hacen afirmaciones que benefician a los que viven de esto, otras porquerías más. 

Pero bueno, regresando al tema, la tecnología sin duda y los que la tienen son la causal de que nuestro planeta esté como esta, hay ejemplos claros de cómo estas potencias mundiales hacen una nada a los pobladores de alguna región si en ella hay lo que buscan, como insumos para realizar su poderío en sus egos para llegar a ser la mayor potencia mundial. 

Para no hacer tan largo este artículo que da para mucho más, pero que la verdad me falta tiempo para seguir con él, pero prometo que lo continuaré, solo quiero adelantar que si detenemos a esta necesaria plaga llamada tecnología, podríamos hacer algo por el planeta, podríamos hacer algo por nuestros hermanos menos afortunados, y los desafortunados por haber nacido en lugares con grandes riquezas peros sin tecnología y medios para explotarlos y que los grandes desean explotar para beneficiarse, aduciendo que lo hacen en bien de las mayorías, pero sabemos que no es así. 

Si la tecnología avanzara pero a un ritmo normal, sería bueno, esto le daría oportunidad al planeta de recuperarse, de tener un descanso, un respiro, un momento para recuperar sus recursos que de una u otra manera le dan un balance para su estabilidad y con ello, para nuestro beneficio. 
Pero claro, quién dirá yo me ofrezco, dejaré de usar mi celular, dejaré de usar las redes sociales, esto solo para dar un ejemplo, creo que nadie; quién diría, está bien ya no usemos la luz artificial y usemos de nuevo las candelas, unámonos para charlar hasta que nos coja el sueño; creo que tampoco, quién diría, bueno me iré al trabajo a pie, o a caballo, o en bicicleta, dejaré la comodidad de un coche con aire acondicionado y música, creo que nadie. 

Quién haría de su vida actual una que se vivió hace más de cien años atrás, o mucho más, se imaginan, creo que nadie; y que me dicen a esto, será un ejemplo que resumirá todo; si se hiciera una ley que dijera: Se prohíbe que el vital líquido sea llevado hasta la comodidad de sus hogares, si la quieren, será gratuita pero la tendrán que ir a buscar a los ríos más cercanos, o sea que para beber el sagrado líquido tendrías que colocar una tinaja en tu cabezota y caminar quizás un kilómetro de ida y otro de vuelta para recoger el líquido y luego llevarlo hasta tu hogar y con él, hacer tus alimentos, beber el agua para saciar tu sed; y entonces preguntó, desperdiciarías el agua como lo haces ahora mismo, cuando te bañas, lavando el coche, dejando la llave abierta mientras cepillas tus dientes, NO, yo creo que no, seguramente la cuidarías, pues de no ser así, a caminar otro par de kilómetros más a diario tal vez para cargar la tinaja y llegar a los que serían como antes, unos caudalosos y muy limpios ríos que hoy día también mueren contaminados y por sequías y con ellos mil especies que viven a su alrededor, por ser para uso de consumo diario.

Por eso, creo que la tecnología y los avances que estos nos han dado traducidos en comodidad para vivir bien y con comodidad, también son los causantes de que estemos como estamos pues, como nada cuesta, en el caso del agua, abrir la llave y que nos llegue el sagrado líquido pues, que importa si lo desperdicias, al fin de cuentas nadie se da cuenta. 

Bueno, esto no se termina aquí, este artículo da para mucho más, pero me gustaría fueras tú quien te unas si crees que esa maravilla de mente del siglo pasado que lo predijo tenía razón y que ahora yo, pongo mi granito de arena porque creo que es una gran verdad, hay que detener esta carrera sin sentido por la tecnología, una innecesaria o tal vez si, corrijo mejor sí, siempre y cuando avance a pasos regulares y no acelerados, solo para decir yo soy el más rico y poderoso país del mundo. 

No se olviden que este planeta no les pertenece a unos pocos o a los que se lo han apropiado a la fuerza, nos pertenece a todos y al decir a todos también me refiero a la flora y fauna. 

Pero bueno, será hasta la próxima.

Sergio Raga.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Momento precioso


Cuando te encuentre de nuevo,
un momento feliz será.
Ha pasado el tiempo
y deseo un día volverte a ver,
aunque hace mucho
nuestro amor lejos se fue,
éramos tan jóvenes
no supimos comprender
que lo que sentían nuestros corazones
era verdadero amor.

Cuando te encuentre de nuevo,
qué pasará, mi corazón se detendrá
o se acelerará, no lo sé,
un lindo momento será,
verte aparecer por mi vida,
aunque ya no seremos los mismos,
somos diferentes, 
el tiempo no pasó en vano, 
pero muero por volver a verte.

Cuando te encuentre de nuevo,
creo que así será, así lo he soñado,
yo caminaré y por enfrente de mí
aparecerás, momento maravilloso,
no sé si mi corazón se detendrá o se acelerará,
tu rostro palidecerá, el mío se encenderá
tu disimularás no reconocerme pero sonreirás
y la sonrisa te delatará, yo me deleitaré
con verte de nuevo, es mi mayor sueño,
a quien lleves al lado, 
en su brazo te apoyarás,
él sin saber el por qué, pero tú y yo 
lo sabremos muy bien.

Precioso momento, 
aunque no podamos hablar, 
mi deseo será el de siempre, 
volverte a ver.

Por mi lado del brazo de él pasarás
y aunque no quieras ver, me verás, 
yo lo haré, por nada me perderé 
ese mágico momento, precioso momento 
que tanto esperé, 
por fin se hizo realidad.

Así será cuando te vuelva a ver, 
aunque no escucharé tu voz, 
ni tu risa, ni seamos amigos,
lo disimularemos para no herir a nadie
pero ambos sabremos que muy adentro 
de nuestros corazones aún existe la llama
que un día siendo jóvenes ambos encendimos
y que por inmadurez cada quien siguió
un camino diferente, 
por eso cada día te recuerdo
y recreo este maravilloso momento.

Cuando te vuelva a ver,
momento precioso, momento mágico, 
mi corazón se detendrá o se acelerará,
y a mi mente de golpe llegarán,
otros momentos preciosos, 
otros momentos hermosos, 
otros momentos mágicos,
unos que jamás olvidaré 
porque aún viven en mí.

Cuando te vuelva a encontrar, 
cuando te vuelva a ver,
corazones que se detendrán o se acelerarán, 
momentos maravillosos, momentos preciosos,
momentos mágicos, momentos de amor,
se recrearán en mi mente...
Como lo soñé, como lo pensé, 
como lo desee, como lo imaginé.
Precioso momento será 
cuando te vuelva a encontrar. (ver).



Only the lonely


Solo en solitario,
me la paso recordando 
en tu amor, calor y olor.

Solo en solitario,
así quedé por tu adiós,
lejos se fue mi amor
y me dejó solo y en solitario
sin su amor, calor y olor.

Solo en solitario,
duele en el corazón,
me rasgo la piel, 
necesito de tu miel,

Abeja que muere lejos del jardín,
sabiendo que allí está
pero sin fuerzas para volar
hasta la más linda flor,
esa que tiene 
tu amor, calor y olor.

Solo en solitario,
una gaviota 
rezagada quedó de las demás
por el canto de una sirena,
de ella le llegó 
tu amor, calor y olor.

Solo en solitario,
quizá encuentre otra mujer
que me llegué del sur,
me descubra en mi soledad
y me entregue lo que me hace falta,
tu amor, calor y olor.

Solo en solitario,
yo seguiré, 
pues quien a mí llegó
me trajo lo que necesité
pero jamás de ella su amor,
calor y olor fue igual, 
prefiero quedar solo en solitario.

Solo en solitario,
lejos del jardín que me daría vida,
como la abeja muero por tu amor,
sé que entre las más lindas flores
estás tú, pero no tengo fuerzas 
para al oasis volar.

Solo en solitario,
veo la muerte llegar,
la vista se nubla y solo sonrío,
me doy consuelo, 
porque el aire como consuelo
hasta mí llevó, 
tu amor, calor y olor.

Solo en solitario,
lejos del jardín sin fuerzas 
para volar morí
porque me faltó
tu amor, calor y olor.

Solo en solitario
al cielo llegué, 
desde ahí te puedo ver,
sigues linda, 
pero tu candor,
amor, calor y olor, 
ya no es el mismo 
sin mi amor...

Only the lonley




El Doctor 2


Después de varios segundos decidiendo, se encaminó y al encontrar la entrada al polvoriento camino que conducía hacia el pueblo, abruptamente giró y se dirigió hacia Atescatempa.

La carretera era horrible, la polvareda invitaba a cerrar los vidrios del auto, pero hacer esto era como meterse a un horno y colocar la llave a la máxima temperatura, así que decidió seguir conduciendo con los cristales abajo y tapar sus fosas nasales con el sudado pañuelo que originalmente era de un impecable blanco, las pocas 5 millas, las que se pudo devorar en pocos minutos gracias el potente motor de su Chevy, le fue muy largo, eterno debido a lo maltrecho del angosto y deteriorado camino, uno falto de mantenimiento, pareciera que las autoridades no le daban importancia pues, nadie en el pueblo de Atescatempa tenía automotor, más bien usaban caballos o bueyes para trasportarse y transportar sus mercancías, o también era saludable para los residentes caminar hasta los lugares de sus sembradíos, mientras hacia pericias al volante para evitar las grietas y huecos que el invierno anterior dejó por las crecidas de los ríos, unos que hoy por hoy estaban a medias debido a la anterior sequía, el rostro del personaje iba de un color blanquecino debido al polvo y justo donde incide la nariz y boca se veía la parte más oscura en el pañuelo que le servía de boquilla para filtrar el polvo que entraba a la cabina y no se diga lo que por atrás el auto dejaba, en las curvas debía bajar la velocidad para evitar rayar su auto con algún cerco con alambres de púas, también se encontraba con más de uno de los oriundos de ahí que caminaban en diferentes rumbos o que simplemente echaban la hueva por lo inclemente del sol, estos cuando este pasaba y cuando se acercaba miraban hacia donde escuchaban el sonido, pues, era raro escuchar ese sonido tan poco familiar, el sonido parecido a este era cuando una vez por semana entraba la camioneta Giralda, la cual llevaba el periódico de la semana pasada y algún encargo de la ciudad o del pueblo más cercano y moderno y cuando él pasaba al lado de los parroquianos estos lo saludaban cordialmente como si lo conocieran de mucho tiempo atrás...

_ Salú...

Era la expresión que usaban para saludar al desconocido o fuereño como les decían en Atescatempa a los visitantes o a los que simplemente usaban el camino y el pueblo para seguir hacia otra comunidad.

Después de cuarenta minutos de conducir y muy polvoriento en toda su indumentaria, en su cuerpo sudado por fin entró al pequeño y humilde pueblo, a su entrada había otro rotulo pintado sobre madera vieja que aún se leía sobre el madero.

"Bienvenido a Atescatempa, pueblo de la Pepesca".

_ ¡Maldición, que porquería de pueblo!
Dijo malhumorado el señor que recién llegó, siguió entrándose en el pueblo, este no tenía pavimento, en su lugar una especie de arena de mar que en algún tiempo la erupción del volcán el Chingo que quedaba a pocas millas del lugar lanzó y que aún estaban presentes.

Detuvo el motor del auto, se apeó en el parque del pequeño y pintoresco pueblo, se estiró, pues estaba cansado, muy agotado, se sacudió todo el polvo en sus ropas, lo que no pudo quitar era el polvo que traía pegado a su sudoso cuerpo, nadie se le acercó, solamente era observado con mucha curiosidad, este observó a su alrededor y lo que vio fue mucha arena, la iglesia en un lado, una vieja y descuidada debido a la falta de un sacerdote, pues, para las misas dominicales un cura de un poblado lejano llegaba una vez al mes para efectuar la santa misa, ese día la iglesia se abría y se llenaba, pero el resto del mes cerrada, al lado contrario la municipalidad, adentro de ella la única cárcel, la cual permanecía vacía y la única persona que eventualmente la ocupaba era el borracho del pueblo, entre la iglesia y la municipalidad el parque, en el centro del mismo una especie de quiosco, usado para cualquier actividad social, a un costado del quiosco una enorme ceiba la cual era usada en Semana Santa para colgar a Judas, el único día que la plaza se abarrotaba para escuchar la lectura del testamento dejado por Judas, el cual no era otra cosa más que sacar los trapitos al sol de lo que los vecinos habían hecho durante todo el año, algo jocoso, pero que lo disfrutaban mucho, al lado contrario a la ceiba cinco palmeras se erguían hacia el cielo, nadie sabía como llegaron a ese lugar, pero era un orgullo para la población, pues como se lograron en ese lugar es otro misterio.

Cerró la portezuela del auto, el único en el pueblo y cruzó la calle, se dirigió con rumbo a donde se encontraba unas señora que se encontraba raspando un bloque de hielo para granizadas, el hombre se acercó a donde estaba la señora.

_ Buenas señora, ¿cuánto cuestan las granizadas?
_ Doña Lina.
_ ¿Qué?
_ Es mi nombre.
_ Ah, Ok, ¿cuánto por una granizada doña Lina? Dijo con la sonrisa en sus labios.
_ Cinco len... ¿señor?
_ Deme una por favor, qué calor ¿verdad?

Pero doña Lina no dijo nada solo lo vio directo a la cara, este que era muy inteligente dijo.


_ Ah, sí, claro, perdón soy el Dr. Santos... Santos Torres.
_ Ah un doctorcito. ¿Qué hace por acá? Aquí no necesitamos a un mata sanos. Tenga.
_ Jajaja, Seguro que sí doña Lina. Gracias se ve rico. ¿Me puedo sentar?
_ Claro Dr. siéntese. ¿Para dónde va?
_ No sé, salí de mi casa en el occidente y me hice a la carretera. ¿Sabe doña Lina que me gusta este pueblo, y dice que no tienen médico aquí?
_ No, no lo necesitamos.
_ Doña Lina, ¿me podría indicar donde hay un hotel para darme un baño y descansar mientras decido que hacer? Creo que pasaré la noche aquí.
_ Ay mijo, hotel aquí, ¿está loco?, el que necesita un mata sano es usted.
_ Entonces qué, ¿tendré que dormir en mi auto?
_ Pues eso no estaría bien, permita ver quien le puede dar posada esta noche, mandaré a un patojo a buscar quien le puede ofrecer un cuarto para esta noche.
_ Vos Tino, Perica vení.

Le gritó doña Lina a uno que pasaba con paso lerdo frente a ellos.

_ ¿Perica?... Ya no soy Perica, ahora soy Tordito, ¿qué no sabe doña Lina, y qué, ¿me dará una granizada por el favor?
_ Anda a preguntar quien tiene un cuarto que lo pueda alquilar por esta noche al Dr.
_ Sí, Periquito y cuando regreses te regalo una granizada.
_ Y usted por qué me dice así, me llamo Tino...

Enojado y balbuceando se fue Tino en busca de quien le diera posada al Dr. a penas dio unos pocos pasos y se detuvo, seguro la cólera no le permitió recordar y regresó.  

_ Doña Lina, donde las Salazares hay un cuarto, recuerde que Otto Kenke anda de viaje.
_ Es cierto, anda y les preguntas, les dices que un doctorcito necesita un cuarto, comida y un baño para una noche.
_ Dele su granizada a Peri... Digo a ¿Tino, verdad?
_ Sí, ese es mi nombre. Gracias, ahora regreso.

Tino caminó con su granizada hasta la casa de las Salazares a preguntar por lo solicitado por doña Lina.

Mientras tanto, el doctor Torres, veía el pueblo, pensaba que era el lugar idóneo para quedarse pues, el pueblo carecía de doctor y ahí podría hacerse de unos buenos billetes con un consultorio, hasta se lo imaginaba, la gente haciendo cola para entrar por una consulta médica, además pensaba en vender los medicamentos, además era un pueblo perdido en un rincón del país, el lugar era perfecto...


Continuará...

Quiero tu amor


Quiero tu amor, tu amor lo quiero. 
Quiero tu amor, tu amor lo quiero. 

Quiero tu amor, tu amor lo quiero para mí. 
Te vi y mi corazón escapó por cada poro detrás tuyo gritando quiero tu amor, tu amor yo quiero. 

Esa noche no dormí y en mi almohada un calor y tu olor, lo imaginé, yo pensé, quiero tu amor, tu amor yo quiero. 

Pensando en ti me dormí y en mis sueños te encontré y al verte a mi lado con mi almohada te confundí y a ella con pasión le susurré
Quiero tu amor, tu amor lo quiero para mí 

Amándote me desperté, exitado y emocionado abrazado sobre la almohada sentí tu olor y de nuevo pensé quiero tu amor, tu amor lo quiero para mí . 

Me asomé por la ventana, al sol saludé cuando vostece por mi calle te vi pasar, de mi cuerpo el alma detrás de ti salió y mientras caminabas te gritó, quiero tu amor, tu amor lo quiero. 

Creo que ni te imaginas lo que de ti quiero. 

Quiero tu amor, tu amor lo quiero para mí, eres mi obsesión y tu olor sigue en mi almohada en nuestras noches de amor. 

Cuando abrazado a ella sueño contigo ahí te repito, quiero tu amor, tu amor lo quiero yo. 

Me robaste el corazón y también la razón. 

Quiero tu amor, tu amor lo que ya. 


martes, 20 de febrero de 2018

Noche de pasión sin amor


_ ¿Qué día es hoy?

Preguntó uno al otro mientras encendía su cigarrillo.

_ Es viernes.

Respondió el otro.

_ Hace mucho frío y habrá luna llena, ¿verdad?

Dijo mientras expulsaba el humo blanco del cigarrillo por su boca y sus fosas nasales.

_ Extraña combinación amigo, viernes y luna llena.

Dijo el que no fumaba.

_ ¿Extraña? Yo diría horrible y terrible combinación amigo.
_ El frío me ha llegado hasta los huesos.
_ No me extraña, se siente ya ese raro viento que suele aparecer cuando estos dos se juntan... el viernes y luna llena.
_ A pesar de haber luna llena el cielo se ve negro. Es aterrador, todo esta muy oscuro.
_ Son las nubes que cubren a la luna, y esta extraña bruma que trae ese horrible viento, es eso lo que te provoca dolor en los huesos, es ese maldito frío.
_ ¿Crees que lo mejor es que me vaya a  mi casa?
_ Es lo aconsejable amigo, yo no lo pensaría. Ya vete, duerme bien, jajajajaja.
_ Que tengas una buena noche amigo, te veré mañana, creo.
_ Ya vete, mira el viento esta despejando el cielo y pronto la luna estará en todo su esplendor y esa luz de neón, no querrás estar aquí para cuando esto suceda, ¿verdad?
_ No, ni de loco, adiós amigo. Suerte.

El joven que no fumaba se largó para su casa, lo hizo de prisa, con el terror en su rostro, mientras avanzaba veía como las nubes iban dejando a la luna sola en el cielo, así que apresuró el paso no deseaba estar fuera de casa cuando el cielo estuviera completamente despejado, eso no era bueno y él lo sabía muy bien.

Mientras uno se dirigía a su casa con el terror y frío en sus venas y huesos, el otro se quedó bajo el farol disfrutando de lo que quedaba de su cigarrillo. Por otros lados de la ciudad chicos se preparaban par disfrutar de un viernes más, unos para disfrutar de la pasión y otros para entregarse un real y verdadero amor. 

Las chicas arreglándose y colocándose los atuendos más sexys posibles, hubo más de una que no se colocó el calzón, para no perder tiempo a la hora de que la pasión le llegara a su lindo cuerpo , también los chicos se colocaban sus mejores galas, sus mejores lociones, como si fueran pavo reales arreglando sus plumas para atraer a la mayoría de hembras posibles, también escondían las pequeñas bolsas con polvo blanco o con hierva para hacer la combinación perfecta para una perfecta noche de pasión, una pasión sin amor, solo lujuria deseos reprimidos durante la semana y dar rienda suelta a la noche del viernes y tener una apasionada y desenfrenada noche de sexo sin pi<ca de amor, solo placer.

Las nubes fueron llevadas lejos, muy lejos por los vientos fríos de esa noche, de esa especial noche de ivernes y luna llena. Qué era lo misterioso de estas combinaciones entre luna llena y viernes por la noche.

El cielo quedó por fin despejado y el joven quien ya estaba en su casa, metido en su cama escuchó muy cerca de él, los lamentos, unos que no eran más que la mezcla entre sonidos humanos que se quejando de un extremo dolor y mientras este avanzaba el lamento humano se iba convirtiendo en un sonido de otro mundo un mundo infrahumano, esta escucharse romper el silencio de las calles frías por unos rugidos encolerizados que erizaban la piel de los que lo escuchaban, creyendo que estaban sumergidos en la peor de las pesadillas de un viernes por la noche de pasión, amor y luna llena... 



Continuará...