martes, 29 de abril de 2014

LAS ARAÑAS DE PEPIN

Un día, mi mascota, un perro cocker ingles, traía encima una araña, cuando lo vi me pregunte que tienes en la cabeza amigo, el se acerco a mi moviendo su cola. Ya frente a mi, verifique y pude confirmar que se trataba de una araña, la tome con una tolla húmeda y la mate, luego acaricie su cabeza y se fue contento, nuevamente a recostarse al lugar de costumbre. Pasaron los días y nuevamente le vi algo extraño sobre su pelaje, le llame y se acerco moviendo su cola, le dije:
-¿Qué traes aquí? Efectivamente, otra araña.
Fui al lugar en donde se mantenía echado y solo pude encontrar, una tela de araña; inmensa, pero no vi araña alguna;  destruí la tela de araña. Pero al poco tiempo, nuevamente estaba allí, retadora frente a mi, una enorme tela de araña. Me acerque una vez mas, con la intensión de destruirla, pero esta vez del centro de la telaraña brinco sobre mi rostro una enorme araña color negro, caí al suelo con tremendo ejemplar arácnido sobre mi rostro, mientras trataba de quitármela de encima, pude observar que sobre mi ya habían miles de arañitas, las mismas que ya antes habia encontrado en el pelaje de mi mascota. La enorme araña, no me permitía respirar, acabando con mi vida en cuestión de minutos.
Cinco días antes.....
Mi perro, era un cachorro muy conocido en todo el vecindario, su pelaje colorido y su excelente carácter, le habían hecho un perro muy querido por el vecindario.
-Hola Pepin. Le dijo una de mis jóvenes vecinas, acariciando su hermoso pelaje; al momento de ella hacer contacto con el pelaje de mi Pepin, de él salieron miles de arañas, devorandole de inmediato su joven brazo, ella salio corriendo agitando su brazo el cual ya era  el puro hueso, al terminar de correr por el vecindario, cayo sin vida. La noticia llego a mi, pero nunca le preste atención, pues me parecía cuentos de
abuelita. Los vecinos se preguntaban como habia sucedido aquel desastroso acontecimiento. Yo, no le dí crédito nunca a esa historia. 
El alguacil, llego al vecindario para investigar, como la jovencita habia perdido todo el tejido y músculo de su brazo. Para él, eso era un caso de algún criminal serial. Mientras, se encontraba haciendo sus investigaciones, mi Pepin se acerco a él.
-¡Hola Pepin! ¿Qué sabes de éste caso? Luego de preguntarle le acaricio la cabeza a mi mascota. De inmediato, salieron de su pelaje brillante, una cantidad exagerada de arácnidos, los cuales se le metieron bajo las mangas de su camisa, pero él no sintió absoluta,ente nada. Al momento de subir a su patrulla y dirigirse a su oficina. En el camino le empezó a arder parte de sus brazos lo que le hizo perder el control, embarrancándose cuando salía de  una curva. Dicen, que cuando lo encontraron solo hallaron su esqueleto. Muchos vecinos abandonaron el vecindario por el temor. Solo nos quedamos unas dos casas y la mía, aquello era un desierto, y mi perro seguía difuminando por el pueblo la muerte. Pepin, seguía con su vida normal, esa de andar husmeando entre las vecindades, pues todos le regalaban algo de comer, cuando éste les visitaba. 
Entro en casa de los Gonzalez, un par de ancianos que se mantenían meciéndose en sus mecedoras, agitando sus abanicos por la época calurosa, fue que Pepin entro y fue recibido con el cariño de siempre; entonces los ancianos le acariciaron y fueron invadidos por las pequeñas y carnívoras arañas dejando en las mecedoras los puros huesitos de los ancianos, quienes al iniciar su trágica muerte se estremecían y gritaban de dolor; pero ésto no detuvo a los arácnidos hasta concluir su hambrienta sed de carne humana. Los vecinos de la otra casa llegaron a buscarme para contarme lo que le habia sucedido a los ancianos, pero ese día no me encontraba en casa, fueron recibido por Pepin y sus inusuales habitantes sin esperar, se le abalanzaron y se fueron escondidos entre sus ropas hacia su casa, para en la noche acabar con ellos, dejando un par de esqueletos con los huesos brillantes de limpios. Eso, sucedió cinco días antes.
-Bueno Pepin, te has quedado solo, tu amo murió de la misma forma extraña que los demás habitantes de este maldito pueblo. Le dijo el hermano del dueño de Pepin, colocándole una correa en el cuello y subiéndolo a su camioneta.
-¿Qué es lo que tienes aquí? Le pregunto a Pepin su ahora dueño. 
-¡Solo es una arañita! dijo. La tomo entre sus dedos y la lanzo hacia afuera de la camioneta, luego le dijo a Pepin, quien no dejaba de mover su cola.
-Bueno Pepin, listo para conocer a tu nuevo hogar. 
-A mis hermosas niñas les encantará tenerte en su cuarto. 
-Ya veras, como te van a recibir. Ésto le decía, Jorge a Pepin, con forme alcanzaban la autopista. 
-Y el vecindario estará feliz de tener un perrito tan noble y de colores hermosos como lo eres tu. Pepin, movió su cola y le respondió con un emocionado 
-¡gua! 
-¿Qué, es eso? se pregunto Jorge, al ver que de una de sus orejas, salia una araña, la cual, caminándose por la cabeza e introduciéndose en la otra. 
De los orificios nasales salieron otras y bajo el pelaje hermoso y brillante de Pepin, iba un ejercito de pequeñas arañas.
-Nada Pepin, creí ver que de tu nariz habia salido una araña, pero eso no es posible.
-Seguramente, es mi imaginacion. Luego de un par de horas de conducir, llegaron.
-Bueno Pepin, bienvenido a tu nuevo hogar y nuevo vecindario. Le dijo Jorge a Pepin, encaminándose hacia la puerta principal de su hogar; de donde salieron dos pequeñas y rubias niñas. Una de diez y la otra de ocho.
-¡Bienvenido Pepin! Gritaron las niñas abrazando al perro, quien movía su cola muy feliz.
Las niñas, no se dieron cuenta por la emoción de su nueva mascota, que de un lagrimal de Pepin, salio una arañita, introduciéndose en uno de sus orificios nasales.
Pepin, lamió la carita de las niñas y se introdujeron en su nuevo hogar, la noche había caído sobre las casas de aquel vecindario y la luna brillaba.
Dos noches después, en la parte trasera del patio; siempre de noche, la luna se reflejaba sobre una enorme tela de araña, que abarcaba desde las paredes perimetrales hasta un árbol, de donde colgaba un columpio hecho con un neumático, lugar en donde se introdujo una enorme araña de color negro.

sábado, 26 de abril de 2014

Masacre 2


Un grupo de 4 jóvenes, se bajo de su jeep; y se dirigieron hacia un bar que quedaba por la carretera. Haciéndose bromas entre ellos, entraron. Allí adentro, sonaba una musica country, algunas mesas estaban desocupadas. Las mesas de billar estaban ocupadas, con sonrisas a todo pulmón y dándose de empujones. Así, fue como ingresaron al lugar, una de ellos paso dándole un suave empujón a un tipo que se encontraba justo en el bar, bebiéndose un trago de licor, ésta al moverlo, le hizo desperdiciar un poco de su elixir: ella se disculpo, pero él solo la logro ver por el reflejo que ella dejaba, sobre el espejo que quedaba justo frente de él, desde ahí, podía darse cuenta de lo que pasaba en todo el bar, a sus espaldas.
-Vieron, que tipo mas extraño. Les dijo, Cata a sus amigos, ellos voltearon y se burlaron de él. Todo esto, estaba siendo visto por él, sin que ellos se percataran, el tipo empino su codo tomándose su bebida de un solo sorbo, llevando su cabeza hasta atrás, para no desperdiciar absolutamente nada de su quemante bebida. Luego, movió su abrigo de color negro, dejando entre ver un pedazo de metal un tanto oxidado. Uno de los muchachos, quienes aun se reían a todo pulmón matando la paz de aquel campirano lugar, alcanzo a ver el objeto, quedandose pensativa y sin dejar de ver al tipo que ahora se alejaba de aquel lugar; no sin antes de abrir las puertas batientes, dejar sus manos sobre ellas y de reojo volver la mirada, precisamente al lugar en donde se encontraba el grupo bebiendo y riendo.
-Que tipo tan raro y feo. dijo, Pepa. Con un gesto de horror en su rostro.
-Qué te pasa mi amor? le pregunto Checha, tomándola por el cuello y propinándole un beso triple XXX.
-Nada. Dijo ella cuando pudo respirar de nuevo y siguieron inquietando al resto de los pacíficos clientes de ese lugar.
Luego de unas tres horas de risas, bromas pesadas entre ellos y de exhibiciones indecorosas, pagaron la cuenta y se dirigieron a su jeep, color gris plomo, que se encontraba en el parqueadero del bar, para seguir su camino. 
-Miren! Grito, Cata.
-¿Qué? Dijo Chejo. 
Mierda! ésto fue echo a propósito. Dos de sus llantas estaban pinchadas, eran las que daban justo hacia el campo, al lado contrario al bar.
-¡Eso no es todo! Grito Pepa.
-Nos han robado, dos de las cuatro mochilas.
-¿Quéee?... Que no sea la mía.. por favor... repetía Cata. Pues dentro de ella, entre otras cosas tenia su medicina para el asma, y no habia poblado cercano en unos 100 Kms. a la redonda.
-También, ¡se llevaron la mía! Dijo Chejo.
-¡Rayos! ahí, deje mi celular y todo el dinero, que nos quedaba para continuar el viaje.
-¡Nuestro dinero! Dijeron al unisono Checha y Pepa.
Media hora después, una patrulla se detenía a la par del jeep, para tomar la declaración de los jóvenes. Quienes, luego de exponer todas sus demandas, escucharon al sheriff.
-¿Algún sospechoso, qué quisiera hacerles ésto?
-¡Por supuesto que no oficial!.. ¡solo vamos de paso!
-¡Un momento!... yo tengo a un sospechoso. Dijo con tono indignado, Cata.
-A ver señorita, ¿quién es? ¿Cómo se llama? Pregunto el sheriff, con libreta en mano.
-Y. ¡Cómo voy a saberlo?... Lo único que puedo hacer, es dar su descripción.
-Esta bien señorita, no omita detalle, pues de lo que me diga depende que les pueda ayudar.
-Era ese viejo del bar, con quien me tropecé. Le dijo al sheriff, mientras sus compañeros la vieron con cara de: ¿qué onda?
-Bueno.. color de ojos.. cabello.. est...
-¡Espere! Le interrumpió, Cata.
-Solo le puedo decir lo siguiente: Era un hombre alto, de regular complexión, vestía un abrigo largo, hasta los pies, de color muy negro, tenia un sombrero de ala ancha que le ocultaba muy bien el rostro, un par de botas zaparrastradas, como de color vino o como si tuvieran sangre... 
-Y en la cintura, llevaba un trozo de metal oxidado. 
-Eso es todo.
-¿Que opinas? compañero. Le dijo el sheriff a su ayudante.
-Nunca e visto a nadie con esa indumentaria... seria alguien que solo va de paso al igual que ustedes.
-Bueno jóvenes, no les prometo nada, pero haremos todo lo que este a nuestro alcance. Se subieron a su patrulla y se alejaron, justo como llegaron.
-¿Y, ahora qué hacemos?, por aquí no se ve que haya un hotel ni nada por el estilo y ya esta anocheciendo. Dijo Chejo, a sus desconsolados y ahora mudos amigos.
-A mi lo único que me preocupa, es mi medicina. Dijo Cata, un poco asustada. 
De la cantina salían y entraban tipos, todos campesinos. Mientras, ellos estaban encaramados en el jeep, sin saber que hacer. Hasta que, le sonó el celular a Checha.
-¡Miren! es el número de Chejo.
-Debe de ser el ladrón. ¡Contesta!.
-¡aló!,  ¡aló!, ¡alóoo! Al fin, se escucho una vos, como proveniente de ultratumba.
-¡Quieren sus mochilas? ¡yo las tengo!... deberán, hacer lo que les diga y nada de policías. Y colgó.
-¿Qué dijo? Preguntaron todos intrigados.
-Que si queremos nuestras mochilas, debemos hacer lo que él nos diga... ¡ah! y nada de policías.
-¡Yo necesito mis medicinas! Exclamó, la chica desesperada.
-¡Y nosotros el dinero! Dijo Checha. Así, que luego de recibir las indicaciones de aquel personaje sacado de ultratumba se dirigieron a pie al lugar indicado, ya casi estaba oscuro; cuando llegaron a un paraje, en donde al fondo se veían no muy bien definidos aun; unos ojos, los ojos del bosque.
-¡Esperen, ni piensen que voy a entrar allí! Les dijo Pepa sentándose en una piedra, como si se tratara de una niña caprichosa.
-Esta bien, si quieren, espérenos aquí. Dijo Chejo a las do señoritas, quienes se quedaron justo sobre esa piedra, mientras Chejo y Checha entraron en ese oscuro bosque, del cual salían una serie de sonidos especiales, de un bosque al cual le esta llegando la oscuridad total.  Ellas esperaban ya, durante mas o menos una media hora.
-¿Escuchas eso? Le pregunto Cata a Pepa.
-Yo solo escucho esos malditos sonidos que ya me están dando dolor de cabeza y esos ojos horribles que no dejan de observarnos. Le respondió Pepa. En ese momento, apareció justo con ellas. Chejo. Chejo llego jadeando de cansancio y con unos ojos aterrados, con la ropa desgarrada y uno que otro raspón en el cuerpo y la cara.
-¿Que te paso? Lo recibieron las dos chicas asustadas, luego le preguntaron.
-¿Y, Checha?.. ¿Dónde está Checha?... ¿Qué le paso? ¿Porqué lo dejaste? Todavía con la respiración entre cortada y casi desmayado, les contesto.
-¡Fue horrible! ¡Checha esta muerto!... ¡Lo asesino, el tipo de la gabardina oscura!.. 
-¡El del sombrero!... ¡ese del bar!... ¡de un tajo le bolo la cabeza con una especie de cuchillo!... ¡no pude hacer nada!... ¡como pude me le escape!... 
-Noooo! Grito Pepa, desconsolada al saber de que su novio habia muerto y de esa forma tan brutal...
-¿Qué le pasa a esta gente? ¿Acaso son unos locos? Gritaba histérica. 
Abofetearla, Cata, para hacerla volver en si. 
-¡Larguémonos de aquí! Sugirió Cata quien todavía conservaba la cordura, 
-¡Vamos con el sheriff!
Salieron de ese paraje y tomaron camino en busca del bar, que se encontraba como a unos 5 kms. de ahí. Iba uno detrás del otro, callados, pensando en la pesadilla que estaban viviendo; cuando mas absortos iban ellos, algo les fue lanzado, provocando que se separaran, por el horror de ver como rodaba por el camino la cabeza de Checha. Como una margarita deshojada por un fuerte viento, fueron separados los tres amigos, a quienes solo les acompañaban los ojos y sonidos del bosque y la luna que les alumbraba el angosto camino rumbo al bar. Al paso de un breve instante, aparecieron juntos Chejo y Cata, acercándose justo a la par de la cabeza de Checha. Cuando estaban a unos centímetros de el cráneo de Checha. Chejo, con un palo le volteo, quedando la cara de el desafortunado joven con sus ojos bien abiertos, mirándoles fijamente como diciéndoles: ¡Huyan por sus vidas! Cata no aguanto y se hundió entre los brazos de Chejo, rompiendo en llanto. Ambos estaban abrazados consolándose, en medio de la carretera, en aquella oscuridad, pero fue Chejo quien rompió el silencio, preguntando.
-¿Y la Pepa?.. ¿Dónde estas Pepa? Gritaron, ambos buscándola por los alrededores. Pero no se escucho nada.
-¡Pepa! Sollozaba Cata;de pronto el timbrado del celular de Cata les hizo dar tremendo brinco, abrazándose nuevamente.
-¡Contesta!.. Yo no puedo. Le pidió Cata a Chejo. Dándole el aparato.
-¡A...ló! Dijo, con mucho temor Chejo.
-¡A..yu...den..me, poor fa...vor! Lloraba Pepa, al otro lado de la línea.
-¿Pepa?.. ¿dónde estás?... Preguntaba Chejo a Pepa, pero ella ya no hablo. Fue la vos de ultratumba, quien hablo esta vez.
-Escúchame, atentamente... Nada de policías o sino...  clic. Colgó, el celular.
-¿Qué paso?.. ¿qué te dijo, el hijueputa, desgraciado?... Le pregunto Cata a Chejo.
-Dijo... ¡nada de policías y colgó!
-¿Qué quiere que hagamos? ¡hijo de puta!... Grito Cata desesperada. Cayendo hincada al suelo, tomándole las piernas a Chejo, quien estaba completamente inmóvil, una extraña rigidez se le sentía en sus piernas. Cata, sintió que en sus huesos le recorrió un extraño frió, combinado con una leve electricidad, que la dejo inmóvil y muda por unos segundos. Reaccionando, al ver justo atrás de los tenis de Chejo, un par de botas cubiertas de sangre, a las cuales las cubría un abrigo, mas oscuro que la oscuridad del bosque en esa fría y horrible noche. Cata, empezó a llorar, acompañando sus sollozos de improperios hacia el hombre que ahora tenia la cabeza de Pepa en una mano y el machete sin punta entrando en la garganta de Chejo.
-¡Maldito!... ¿Porqué? Grito Cata desde el suelo, pero viéndole al rostro oscuro, que se veía bajo aquel sombrero de ala ancha, también de color negro. Ella como suplicante, sentada con sus piernas a los lados y con una de sus manos sosteniéndose; le preguntaba a gritos.
-¿Porqué hijo de puta?... ¡mal nacido!.. ¡bastardo, desgraciado!... justo con cada insulto de Cata; el machete penetraba en el cuello de Chejo, quien hacia ratos que se habia quedado como muerto en vida. Cuando ella dejo de insultarle, él detuvo su arma, la cual estaba bañada en sangre y la cabeza de Chejo, empezada a des-erguirse, cediendo ante la muerte inminente de Chejo.
-¡Aaayy! Grito Cata, cuando la cabeza de Pepa rodó hasta toparse con sus rodillas. Sus ojos casi saltándose de sus orificios, le veían suplicante a Cata. Cata volvió a ver a su depredador, pero esta vez no salio nada de su boca, el misterioso asesino termino de introducir de un solo tajo el arma; cortando la cabeza a Chejo; cayendo justo a la par de la cabeza de Pepa, para luego caer a un costado el cuerpo inerte de Chejo. A todo esto, Cata se estaba muriendo por un ataque de asma, su agonizante falta de aire se dejaba escuchar por su garganta y nariz, ella no dejo de verle a la cara al asesino. Éste, al ver que su última victima esta muriendo por un ataque de asma, pues, ella ya se encontraba de lado y postrada en el suelo. Él, saco de la bolsa de su gabardina negra, el aparatito con el medicamento contra ataques de asma, se acuclillo y la tomo suavemente entre sus brazos, colocándole el medicamento en su boca, absorbiendo la medicina instintivamente, para luego después de unos segundos, Cata volvía a la vida sin saber que estaba en brazos del asesino de sus amigos.
Ella, al volver a la horrible y desafortunada realidad, levanto su vista y esto dijo:
¡Tú...! Él, se levanto y tomándola del cabello, la arrastro; introduciéndose en el oscuro bosque. Cuando, solo se veía la silueta misteriosa, siendo tragada por el tenebroso y negro bosque; se escucho venir algo, el cual llegó rodando, era la cabeza de Cata, que ahora estaba justo, junto a sus amigos. Como siempre; solo la luna, los miles de ojos y sonidos del bosque, fueron los únicos, fríos e impotentes testigos de.... ¡LA MASACRE....! 









ES MUY FÁCIL...SOLO INTÉNTALO!!

Te sugiero, que la vida la tomes como venga, con su sabor, su color y su velocidad.
es muy fácil!... solo inténtalo!

Y si hablamos de algún amor... no seas tonto busca a alguien, que te convenga.
es muy fácil!... solo inténtalo!

Piénsalo, veras lo fácil que es!! O por lo menos: ¡inténtalo!

Si la vida hoy, te da algún fracaso, no le pongas coco solo déjalo que pase 
Y al final no lo peles, no le hagas ningún caso
es muy fácil!... solo inténtalo!

Tomate todo, con mucha simpleza... canta y sonriele a la gente 
y al final, no le hagas ningún caso. es tan simple y mucho mejor..
para mi eso es muy fácil y mucho mejor!

Simplemente: Sueña, olvida las penas, 
sueña que el mundo es mejor... sueña que tienes amor...
y muy pronto, sonríe mejor
es muy fácil! solo inténtalo... piénsalo!

Sueña, sonríe y olvida tus penas... aléjate, de tanta gente amargada
que solo te quiere aturdir...
es muy fácil!... es  mucho mejor!.. o por lo menos, ¡inténtalo!
es muy fácil!... solo inténtalo!

Canta y sonríe a tu alrededor, es muy fácil y mucho mejor...
con ésto, pronto de un amor seguro te harás
y amigos te van a sobrar y tus padres te van a envidiar
es muy fácil!... solo inténtalo!

Sueña despierto, es mucho mejor.. que hacerlo dormido
pues tienes todo el control... 
y así tus sueños, en pesadillas jamas se volverán.. ¡piénsalo!
es muy fácil!... solo inténtalo!

Así, encontrarás seguro el amor...
el amor, de una chica...de tus padres...de tus amigos..
de tus vecinos..tus maestros y aunque no lo creas 
el amor de tus suegros.
solo sonríe y canta... ¡que es mucho mejor!
es muy fácil!... solo inténtalo!
es muy fácil!... solo inténtalo!
es muy fácil!... solo inténtalo!.. seguro que si...


"...INSPIRADO EN LA CANCIÓN DEL MISMO NOMBRE... LOS MITOS"


viernes, 25 de abril de 2014

EL ESPEJO DE MISHEL

Mishel, era una joven con ideales extraños para estos tiempos modernos, ella vivía en otra época y deseaba encontrar a un novio, con quien compartir esa extraña forma de pensar.
Con el tiempo conoció a Alex, éste era un joven con ideales totalmente diferentes a los de Mishel, él era moderno, encantador, sin compromisos, con ganas de vivir la vida a toda máquina. Y aunque eran de dos mundos diferentes se conocieron y empezaron a salir. Al principio todo era normal; pues, era el inicio de un noviazgo, era la época de conocerse y aunque ambos no entendían ciertas ideas uno del otro, trataban de acoplarse, pues la atracción entre ellos, era muy fuerte.
Una tarde, la familia de Mishel salio a un viaje de dos días y ella no quiso acompañarlos, quedándose sola en su casa. Su familia confiaba en ella pues, conocían de sus ideales y ella se habia salido del molde de una chica actual, por ello su familia confiaba en ella.
Alex, al conocer la noticia de que se habia quedado sola en su casa, pues ella se lo contó. Llego temprano por ella, para invitarla a un viaje a la playa, al chalet de su familia, ella luego de pensarlo y repensarlo; tomo la decisión de acompañar a su novio en esa aventura. Lo que duró el viaje, fue  algo que les sirvió a ambos, para dejar volar sus pensamientos. a la manera de cada uno. 
Mishel, pensaba: Será una noche maravillosa, saldremos a caminar por la playa tomados de la mano, colocaremos en algún bello lugar una toalla, nos tumbaremos en ella y abrazados veremos brillar las estrellas, las contaremos hasta quedarnos dormidos, su dorso me servirá de almohada para soñar con él. Éstos eran algunos de los pensamientos románticos de ella, durante el viaje. 
Él, la contemplaba, con su mirada perdida en el horizonte, veía como su larga cabellera era alborotada por el viento. Y, es que Mishel, era una joven muy atractiva, una joven muy hermosa.
Alex, pensaba: Al llegar, nos pondremos nuestros trajes de baño, tomaremos un par de cervezas, quizás logre que nos droguemos un poco, y por la noche saldremos a caminar por la playa, colocaré una toalla en la arena y la haré mía. Éstos eran los pensamientos de cada uno. 
Por un momento se vieron a los ojos y solo se sonrieron, cada uno con la idea, de que el otro tenia el mismo sentimiento y pensamiento.
Ya en el chalet, Alex le invito a tomarse una cerveza a lo que ella acepto, se abrazaban y se besaban en la sala del chalet viendo como las olas del mar llegaban muy cerca del inmueble. Así pasaron el resto del día, él intentando convencerla en drogarse, ella negándose. Pero, con la esperanza de que la noche seria maravillosa, eso tenían en mente ambos. Mishel, quien para lo que llevaban de relación con Alex, estaba ya completamente enamorada de él. Deseaba que su romántico pensamiento, se hiciera realidad. 
Por la noche salieron a caminar, tal cual lo deseaban ambos, para mas tarde acomodar una toalla y tumbarse sobre la arena. El momento de la verdad habia llegado para ambos. Y fue Alex, quien hizo el primer movimiento, tomando la iniciativa, pero Mishel se negó a lo que Alex le pedía, éste ya un poco drogado, insistía; y al ver, la negativa de su adorable novia, se enojo, dejándole muy claro que lo que él quería de ella, era diversión, que no quería nada de compromisos, pues él era muy joven para atarse a una mujer y que le faltaba mucho por vivir. Las palabras de Alex hirieron mucho a Mishel, quien se alejo de él decepcionada y llorando. Alex, le grito que se quedará con su romanticismo ridículo y se marcho de regreso a la ciudad dejándola en la playa sola y con la congoja en su corazón. 
Despues de varias horas divagando y deambulando por la playa, con la vista perdida en el horizonte. Al fondo en la oscuridad del mar, apareció la luna, bañando sus aguas con una hermosa estela plateada, convirtiendo al apacible mar, con este raro fenómeno, en un hermoso y gigantesco espejo, sobre el cual bailaban miles de hermosas y brillantes estrellas. Mishel, quedo maravillada al ver este espectáculo, rara vez observado por ojo humano. Y fue allí, que se dio cuenta que el romanticismo que, en ella vivía, ya no tenia vigencia en el mundo actual. 
Mishel, fue atraída por aquella bella imagen.  Las estrellas se reflejaban sobre el espejo formado por la luz de la luna sobre las aguas del mar. Con la ilusión óptica, de un baile romántico, sobre las pacificas aguas marítimas, Mishel sin pensarlo quiso fundirse con ellas; se introdujo lentamente en él, llevaba la vista siempre perdida en el horizonte. Entro, en el inmenso mar y quedo allí, atrapada entre ellas, para siempre.
Cuentan, las parejas de enamoradas, que han llegado a esa playa -pero con un mismo sentimiento- Que han visto bailar a las estrellas, reflejadas sobre el espejo del mar. Con  una bella muchacha; y, que sus ojos y su bella cabellera, la forman una constelación con las estrellas mas brillantes jamas vistas... ni en el propio firmamento... 

....Inspirado en el ensayo, de mi hija, Mischel...



  




  

EN ALGÚN PAÍS LATINOAMÉRICANO

Hay un país, en latinoamérica, en donde a diario y a cada instante se escucha en las noticias, que hay un asesinato. El gobierno, asegura que los indices de homicidios han disminuido considerablemente y que pronto la baja será mas sensible. A los habitantes de ese tenebroso país, ya no les afecta como cuando inicio esa horrible pesadilla. Hoy día, salen de sus casas con el padre nuestro en sus mentes y con la idea de que tal vez no regresen a sus hogares y si logran regresar, se van directo a su cuarto, doblan sus rodillas y agradecen a DIOS por otro día de sobrevivencia. En ese país, hoy día, caminan sorteando cadáveres en cada esquina; los cuerpos de seguridad y bomberos ya no se dan a basto y casi son utilizados exclusivamente para recolectar difuntos. ¿Cómo llegamos a ésto? es la pregunta que resuena en cada esquina, y nadie conoce a ciencia cierta, como fue que empezó ese modus vivendi. Los que no están en el gobierno de turno o sea la oposición, aprovecha para darle con todo al gobierno, culpándolos de ese caos y prometen que si ellos llegan al poder todo será mejor. Que erradicaran esa violencia durante su gobierno. Pero, eso lo escuchan cada época electoral. Y, al llegar al poder, todo vuelve a ser igual. Algunos, se han atrevido a asegurar que, la oposición contrata sicarios para desestabilizar al gobierno de turno. Otros, aseguran que son la clase poderosa, esa que se siente dueña de este país, por tener la mayor cantidad de dinero. Éstos, logran colocar un gobierno para su propio beneficio, comprando con su maldita fortuna a personajes carismáticos y con mucha labia; esos que hablan bonito y logran mover masas con sus discursos proselitistas y lo sientan en ese trono, dándole una falsa autoridad, para seguir, ellos, engordando sus cuentas bancarias con toda impunidad, de una forma descarada. Al pueblo trabajador, no le alcanza su sueldo, pues los precios de todo lo básico y necesario para subsistir con tímido decoro, anda por los cielos, las medicinas están carísimas, que hasta da miedo enfermarse. En ese país latinoamericano, nadie puede, ni quiere hacer nada, solo desean sobrevivir. Ese país, es una jungla salvaje, donde el herbívoro, tiene que andar con el cuidado de que en cualquier momento el depredador le caiga a la yugular y volverse su comida.
Los cadáveres en sus calles, han caído por causas como: robos, envidias, secuestros, extorsiones, violaciones, robo de niños, por equivocación, por política, por alcohol, por una simple discusión, por drogas, etc. La vida en ese país, no es un derecho humano, es una ganancia. A esto, se le suman las fuerzas oscuras de paises extranjeros, que les conviene que, allí no cambie esa forma de vida; pues, gracias a su desgracia, sus exportaciones aumentan; por consecuencia, sus deportaciones son cada día mayores, para aumentar mas la mano de obra y que se multipliquen los horrores que por desgracia están condenados a vivir.
Pero, con frecuencia se han preguntado, los habitantes honestos y honrados -que son la gran mayoría- ¿Porqué, nuestra bello país, fue elegido para esta tragedia?, ¿Qué hicimos para haber ganado este: premio?, ¿Hasta cuando estaremos sumergidos en esta inmunda forma de vida?
Aunque, muchos no creen que en pleno siglo XXI sea posible que exista un país como éste; en latinoamérica o, en cualquier parte del mundo. Pero, si existe y quizá sea el tuyo, quizá sea un país vecino al tuyo...  ¡Pero si existe!... Y, esta mas cerca de lo que te imaginas... Cuida que el tuyo no caiga en esta forma horrible de vida...
.....Cualquier semejanza con tu hermosa patria es pura coincidencia!!





miércoles, 23 de abril de 2014

PLAGIOS....!


                                                 I

En los cuatro puntos cardinales de mi tierra se encuentran, un sin número de personalidades. Personalidades, para dichas regiones, que le dan un toque de originalidad a cada pueblito con sus frases y dichos. Éstos dichos y expresiones las escuchamos no solo en mi tierra, sino en la de todos los lugares del mundo, hasta en los mas recónditos.
Muchas veces las hemos escuchado, pero rara vez, -por no decir nunca- nos preguntamos ¿quién fué la mente prodigiosa que le dio vida a dicha frase o expresión? Ésto carece de importancia que para darle el crédito a alguien, simplemente al final de una de ellas, le colocamos al pie: vox populi.
Aquí alguna de ellas:

. AGUA QUE NO BEBAS... DÉJALA CORRER.
. OJOS QUE NO VEN... CORAZÓN QUE NO SIENTE.
. AL PAN PAN.. AL VINO VINO.
. DALE UN BESO... PARA QUE NO LE HAGAS OJO.
. DESDE CHIQUITAS VAN CRECIENDO.
. DIOS LOS CRÍA... Y EL DIABLO LOS UNE.
. NO TE JUNTES CON ESA CHUSMA. 
. SI LOS PERROS NOS LADRAN, ES PORQUE VAMOS HACIENDO CAMINO.
. EL QUE ES BUEY... DEL CIELO LE CAEN LOS CUERNOS.
. EL BUEY SOLO MUY BIEN SE LAME.
. ÁRBOL QUE NACE TORCIDO... JAMAS SU TRONCO ENDEREZA.
. ÁRBOL QUE CRECE TORCIDO... SE LE CAEN DEL NIDO LOS PAJARITOS.
. SE HACE CAMINO AL ANDAR.
. SI TUVIERAS TRES DEDOS DE FRENTE.. SERÍAS INTELIGENTE.
. SI SOS CUQUE SI!
. NO TODO LO QUE BRILLA ES ORO.
. DE TAL PALO... TAL ASTILLA.
. HIJO DE TIGRE... PINTILLO.
. HAY AVES, QUE NI EN LODO ENSUCIAN SU BLANCO PLUMAJE.
. CAMARÓN QUE SE DUERME... SE LO LLEVA LA CORRIENTE.
. CONOCERÉIS LA VERDAD Y ESTA OS HARÁ LIBRES.
. OJO POR OJO... DIENTE POR DIENTE.
. DIME CON QUIEN ANDAS Y TE DIRÉ QUIEN ERES.
. SI A CUCHILLOS TEMÉIS... CUCHILLOS TE MANDARÉ.
. NUNCA DIGAS.. DE ESA AGUA NO BEBERÉ.
. EL PUEBLO UNIDO JAMAS SERÁ VENCIDO.
. EL QUE ESCUPE AL CIELO... EN LA CARA LE CAERÁ.
. SI LO AMAS DÉJALO LIBRE, SI REGRESA ES TUYO Y SINO, NUNCA LO FUE.
. HIJO NEGADO... PINTA Y PARADO.
. ID Y ENSEÑAD A TODOS.
. LA TEORÍA SIN LA PRACTICA... ES COMO LA PARÁLISIS.
. LA PRACTICA SIN LA TEORÍA... ES COMO LA CEGUERA.
. AL QUE JUZGA MI CAMINO... LE PRESTO MIS ZAPATOS.
. NO POR MUCHO MADRUGAR... AMANECE MAS TEMPRANO.
. AL QUE MADRUGA... DIOS LE AYUDA.
. CASA DE HERRERO... CUCHILLO DE PALO.
. EL LEÓN JUZGA POR SU CONDICIÓN.
. CRÍA CUERVOS... Y TE SACARAN LOS OJOS.
. EL LIBRO NO SE JUZGA POR SU PASTA.
. MACHETE ESTATE EN TU VAINA.
. EL COMAL LE DIJO A LA OLLA.
. MAS SABE EL DIABLO POR VIEJO... QUE POR DIABLO.
. EL NACE PARA MACETA... DEL CIELO LE CAEN LAS FLORES.
. AUNQUE EL LEÓN RUJA... LA ESTAMPIDA ES LA QUE MANDA.
. EL QUE QUIERE CELESTE... QUE LE CUESTE.
. PADRE PERDÓNALOS.. PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN.
. ESAS PULGAS... NO BRINCAN EN MI PETATE.
. DESPUÉS DE LA TEMPESTAD... LLEGA LA CALMA.
. DE LOS MUERTOS, LÍBRAME DIOS... PORQUE DE LOS VIVOS, ME LIBRO YO.
. NO TE BURLES DE UN NERD... PORQUE PUEDE LLEGAR A SER TU JEFE.
. COMO DIJO SANTO TOMAS... VER PARA CREER.
. CALLADITO TE VES MEJOR.


A éstos, por aquí también se les conoce como: refrán, dichos, frases célebres, etc. 
El punto es, que a alguno si le conocemos su creador. ¡Pero a la mayoría no!
Así, también, hay historias bonitas que he escuchado por ahí, pero desconozco, quien es su creador.
Y en el peor de los casos, es que, el que te lo cuenta, lo hace como si él fuera el creador y propietario; pero muchas veces seguro que no lo son. Por ello, le he llamado a ésto, ¡Plagios!

                                             II

Aquí, una historia que he contado en mas de una conferencia.

"....Salio de su granja el campesino, en busca de leña y de algún animal silvestre para la cena. luego de cortar la leña, vio algo que le serviría para cenar que no dudo en seguirlo, para cazarlo. Cuando sintió, iba montaña arriba; ésta, no era una montaña común y corriente, era una rocosa, que para treparla se agarraba de las piedras que salían del suelo, casi arrastrándose pero verticalmente iba el granjero hacia la cumbre, cuando sintió que su mano toco un huevo que se encontraba en un nido, al estar junto al nido vio que se trataba de un huevo de águila. El campesino sabia que este huevo al tener contacto con ser humano, estaba condenaba a una muerte segura, pues el águila le abandonaría, como dando a entender que el huevo se habia contaminado. El campesino se sintió culpable, que olvido a quien perseguía y simplemente tomo el huevo  lo coloco en su bolso y lo llevo a su granja; para luego, colocarlo entre los huevos de una gallina, para que ésta lo empollara junto a los propios. 
Llegó el día y los huevos reventaron, naciendo todos los pollitos incluyendo el águila. La gallina salia al patio con sus pequeños pollitos y entre ellos la pequeña águila, todos picoteaban pedacitos de piedritas y comían gusanos y las semillas que el granjero les daba. El tiempo paso y éstos fueron creciendo. Un día, una sombra llamo la atención al aguilucho; se trataba de la sombra de una ave inmensa  que volaba en las alturas, para todos paso desapercibida aquella sombra menos para él. Con el tiempo ya convertido en una hermosa águila, seguía picoteando el suelo y comportándose como un pollo mas, volvió a ver la sombra que siempre le habia llamado la atencion, esta vez volteo su vista hacia el cielo y vio la majestuosidad de aquella ave, repitiéndose, a si mismo:
-¿Quién fuera un águila para poder volar a esas alturas?
Él, no sabia que era una de ellas, simplemente se pensaba y actuaba como gallina... 
Al finalizar la historia le preguntas al publico:
-¿Cuantos de ustedes son águilas?... ¡creyéndose gallinas!...." 

"No se, quien fue el creador de tan bella y motivante historia, pero muchos la hemos compartido varias veces. Motivando a nuestros oyentes a que saquen el águila que llevan dentro, para que sobresalgan del grupo al que pertenecen...."







Un extraño sueño...

Soy hijo único y mi madre; es madre soltera; vivimos solos en un apartamento; no conocí a mi padre y la verdad ni falta que hace, mi madre me ama, me alimenta -es lo único que me importa- luego sale y se va a trabajar.
Yo, me quedo en casa solo, pues mi madre dice: 
-Que debo aprender a defenderme por mi mismo y si ella confía en mi; ¿porqué yo no he de confiar en mi?
Un día, luego de que mi madre me alimentara y se fuera a trabajar; la curiosidad juvenil me hizo acercarme a ver a través de la ventana quería saber como era el mundo exterior; afuera de mi acogedor hogar. Así que, me asome a la ventana y al sacar mi cabeza por ella, vi lo maravilloso que era todo ahí afuera. El cielo, era azul, con nubes de algodón, mis vecinos se notaba que eran buenos; aunque no estaban precisamente al lado, pues nuestros patios eran muy grandes. Absorto en observar las maravillas del vecindario estaba, cuando se me ocurrió ver para abajo, mi vista se fue hacia un vació profundo y de inmediato regreso a mi; eso fue un vahído me dije y estuve a punto de perder el equilibrio al ver aquella profundidad.  Mi vista se perdía en las profundidades, todo se me acerco de golpe para luego alejarse. Así fue varias veces, luego de casi perder el equilibrio y caer por aquella profundidad abismal, alguien me sostuvo por mi hombro, jalándome y llevándome a la seguridad de nuestro hogar. Se trataba de mi madre, que habia vuelto a casa mas temprano que comúnmente lo hacia. Me dijo:
-Tuve una corazonada y por ella me vine de inmediato a casa. Ya saben como son las madres; ellas y sus corazonadas. Que seria de nosotros sin ellas. Pues, sus corazonadas, eso sobre natural que nos une, nunca falla y esta vez yo estaba bien, precisamente por una de tantas corazonadas de ella.
Sobó mi cabeza alborotando mi hermoso copete, y viéndome con una mirada amorosa, esas que solo las puedes ver en cara y ojos de tu madre; vi el amor y la bondad en ella. Para luego decirme con voz dulce y suave.
-No te preocupes mi pequeño, ya llegará el día, en que eso que hoy te a asustado será normal para ti. 
Luego de esas bonitas palabras, comimos. Después me acompaño hasta mi cuarto y luego de nuestra acostumbrada oración, me quede profundamente dormido. 
Recuerdo claramente, que esa noche tuve unos sueños hermosos pero raros, quizá por mi experiencia con las alturas, pero en mi sueño yo volaba por los cielos y lo hacia con gallardía y con una confianza, que solo un sueño te puede dar.
El tiempo paso y nunca mas me acerque tanto a aquella ventana, ya saben para no caer al vacío. Pero un día, mi madre se fue y no volvió; es mas, no la he vuelto a ver ya mas, esa perdida me obligo a asomarme nuevamente a ver el mundo exterior, esperando verla por algún lado regresando a nuestro hogar; con aquellas deliciosas golosinas pero nada, me quede por unos minutos absorbido por el hermoso azul del cielo, ese día, sin ninguna nube en el firmamento al fondo una bola de fuego alumbraba y daba calor a todos. Fue entonces que levante mis brazos hacia el cielo y pude observar unos maravillosos colores, brillantes, y variados que salían de mis ahora largos brazos. Los agite, y cuando sentí me encontraba volando como en el sueño, esa experiencia era maravillosa, podía sentir en mi cara la brisa fresca chocar contra mi; vi hacia los lados y habían otras aves volando. Ese día vi para abajo, esa fue la última vez que lo hice, recordando las palabras de mi madre, cuando me dijo: "...que al tiempo esto seria tan normal para mi". Con aquel pensamiento, me dirigí hacia esa bola de fuego. Hasta perderme en el azul del cielo. 






lunes, 21 de abril de 2014

HUEHUE

 "EL CIMARRÓN.... OTRO MUNDO"

Sobre las montañas se veía resplandecer una bola de fuego, justo después el sonido de una explosión.
El cielo, era algo insuperable, la pasividad se plasmaba en el lento vaivén de las nubes, las mas blancas que jamas nunca antes vi;  recostado sobre aquel lugar paradisíaco y pintorescamente hermoso como si se tratara de las playas del caribe; habia un montículo en el cual me acompañaba una bestia enorme parecida a un perro domestico, debido a su apacible respirar, recostado sobre una de mis piernas a la cual, hacia ratos un breve dolor lo habia invadido, pero era tan hermoso su pelaje gris al cual lo abanicaba el viento que entraba a aquel lugar procedente del lago multicolor desde mi punto de vista; pues, en él se pintaba una paleta de colores grises, azules oscuros y celestes llegando casi a verde y  en su quieta orilla esa agua se volvía totalmente transparente y potable. Hacia mis costados, se podían visualizar, bebiendo de esa agua: cervatios, garzas, renos, caballos, y mas tímidamente al fondo, hasta donde mis ojos pudieron llegar, se encontraba un hermoso unicornio color blanco con un tímido cuerno que resplandecía debido a que el sol estaba justo sobre nosotros. Al cambiar mi visión hacia el otro lado de la playa se veían descansar sobre una arena que se confundía entre colores blancos y grises; unos lagartos con las fauces abiertas, caminando entre ellos unos enormes hipopótamos. Un arco iris, me señalaba el preciso lugar en donde con seguridad, encontraría el tesoro mas grande que Aladino alguno, halla querido encontrar. Pero, en este lugar, no me servia para nada tener estas riquezas, de las cuales ya me habia olvidado. Así, me encontraba; cuando por fin el lobo gigantesco que siempre me acompañaba desde el día en que llegue a este lugar, levanto su enorme cabeza y un brillo extraordinario se escapo de sus enormes ojos grises yo me pregunte; que sera, para que haya dejado su placida siesta volví mis ojos hacia el cielo y vi como lentamente caía un desafortunado, detenido por un paracaídas. Seguro es quien piloteaba el avión, que acaba de explotar sobre esas montañas. Éste, bajaba lentamente que no me sobresalte y seguí en mi letargo, disfrutando de lo que ese Edén me daba, mi enorme e intimidánte amigo al ver mi actitud, volvió a colocar su enorme cabeza sobre mi pierna ya un poco descansada, yo acaricie su pelaje y tome una siesta junto a él. Cuando se empezó a sentir un poco de frío, supe que ya el sol se estaba ocultando para mi, no así, para el resto del mundo, mi amigo sintió mis movimientos y se puso de pie, no sin antes estirar sus patas hacia delante introduciendo su cabeza en medio de ellas, para luego, un bostezo largo del que se vino a percatar cuando su lengua caía hacia el suelo. Yo, ya de pie, también estiraba mis brazos como queriendo alcanzar el cielo, luego aproveche y palmee sus caderas cariñósamente. Los lagartos seguían tumbados, pero ya con las fauces cerradas. Tomamos nuestro camino, al lugar que habia elegido como mi hogar. Introduciéndonos en el espeso bosque, todavía se podía visualizar, a pesar que en poco, todo aquello quedaría sumergido dentro de el mas oscura manto de la naturaleza.
Un ruido llamo mi atención, era un ruido inusual, me detuve para escuchar con atencion, para definir de donde procedía pero nada, los sentidos agudos de mi monstruoso e inseparable compañero, detectaron el lugar de donde procedía aquel sonido, que de inmediato se adelanto hacia la arboleda, dando unos brincos llego al preciso lugar yo, le seguía como podía, pero era imposible llevarle el paso preguntándome, donde se habia metido estaba, cuando un angustiado grito humano me dio la pista de donde se encontraba; el sonido se habia agudizado, fue entonces que recordé al desdichado paracaidista quien, en ese momento colgaba de las copas de los árboles totalmente asustado, y no era para menos, pues frente a él, a unos metros abajo, se encontraba mi lobo, queriendo ayudarlo cosa que en su mente de recien llegado según él, seria el platillo para la cena de mi mascota, esa noche.
-¡Cálmese amigo! Le grite, tomando el cuello del lobo. Él, al verme, quiso calmarse dejando de patalear y de agitar su paracaídas como queriendo soltarse.
-¡Qué me calme! ¡Llevo un par de horas acá colgando! y, ¡Ahora un enorme perro me viene a atacar!.
-¿Qué clase de lugar es éste?
-Uno, que jamas se podrá imaginar y que hombre alguno jamas ha visto amigo. Le tranquilice. Para esa parte de nuestra platica yo me encontraba justo a la par de él ayudándole con su trampa milagrosa, pues ese trapo habia salvado su vida de una muerte segura.
Una vez sobre tierra firme yo me presentaba formalmente y también a mi amigo, que hacia unos minutos según él sería su cena.
-¡Bienvenido a Huehuetenango!
-Me llamo Pedro o Peter como mejor le plazca.
-Mucho gusto Peter, yo soy el capitán George Hamilton. Me dijo con un español engringado.
-¿Dónde me encuentro? Me dijo, ¿Huehuetenango?
-Así es amigo, pero acompáñeme a mi casa, pues ya se esta oscureciendo mucho.
-Pero apenas son las 4:30 de la tarde.
-Así es. Y, pronto estará tan oscuro que no podremos vernos ni la cara.
Caminamos cerca de quince minutos, para llegar a mi hogar. Hogar desde ya cinco años.
-Pase adelante, acomódese, ¡esta en su casa!
-Thanks!
Mi amigo y acompañante entro y se echó junto a la fogata una chimenea improvisada para esas noches frías, ya de por si el clima de Huehuetenango es bastante frío, no digamos en el agujero en donde nos encontrábamos. Luego de proporcionarle frutas y verduras, para nuestra cena; cena que se prolongo hasta altas horas de la noche, pues George tenia muchas preguntas y yo me sentía contento de poder hablar con alguien, aunque su español no era tan entendible, pero si se le entendía al llevar una conversación, muy lenta.
-¿Cómo llego usted a este lugar Peter?
-Hace cinco años, me encontraba en mi casa en la ciudad solo tumbado en mi cama y sin empleo; aburrido, vi a través de mi ventana y el día era inmejorable...
-Salí a mi patio y me dije detrás de esa montaña debe haber un lugar maravilloso, en donde la gente sea pacifica, amigable, con bellas flores y frutas exquisitas... Detrás de la montaña debe haber un lugar mejor que éste.... Por supuesto, que hablaba metafóricamente.
-Así que tome una mochila, me puse un par de tenis, metí unos billetes en mis bolsas y deje mi acogedora vida citadina, tome el camino hacia el occidente de mi querida Guatemala, y empece mi caminata en busca de ese lugar detrás de la montaña. Pero cada montaña conquistada, me llevaba al mismo lugar de dónde venia... refiriéndome a lo que mis pensamientos me habían hecho salir de mi letargo dentro de mi casa. Así que camine y camine, conquiste decenas de montañas, hasta que un día un campesino me hablo de un lugar mágico y especial no era precisamente la descripción que mi mente me habia dado pero, era algo diferente a lo que siempre encontraba.  Contrate a un guía, me trajo hasta la orilla de este lugar, mientras duro viaje me contaba cosas increibles de éste edén perdido.
-¿Qué cosas le contó el guía Peter? Le interrumpió, el ansioso George.
-Bueno, cosas como.... "El que entra en este lugar, ya no puede salir de aquí"...."Muchos han entrado; pero nunca han salido, o por lo menos nunca mas se ha sabido de ellos" cosas como esas George.
-Y, ¿conociendo esas leyendas se metió aquí?
-No amigo. Cuando escuche esas y otras historias mas ya no quería venir, así, que le pedí a mi guía que me dejara cerca, que esa noche acamparía justo al borde del mágico lugar...  y así lo hice.
-Pero, esa noche no podía dormir a consecuencia de los bichos de esta región y del inclemente frió. -Salí aturdido de mi tienda a orinar lejos de ella... Usted sabe, por eso de los olores.
-¿Y qué paso? Le pregunto George, muy ansioso por saber como habia llegado a ese lugar al cual él, llego por el aire, cayendo en su paracaídas.
-Pues, a consecuencia del sueño que tenia cuando volví a mi tienda, venia todo adormitado y aturdido que cuando me di cuenta, un mal paso y empece a caer y caía y no dejaba de caer, yo pensaba que aquello era una horrible pesadilla pero no.
-Pues, me termine de dar cuenta, cuando las ramas del espeso bosque, me sirvieron como atenuadores de lo que pudo ser una muerte por politraumatísmo.
-Wao! Peter. ¡Eso es amazing!
-Pero, why? llevas cinco años here?
-Mi querido George, esto no va a gustarte para nada.
-What? ¡dime!
-Te habrás fijado en mi poderoso amigo... y mañana veras otras cosas y criaturas asombrosas.
-Ajá... no comprender.
-El problema George, es que si tu intentas salir de este hoyo; bestias como ésta. (acaricio a su gigantesco lobo) se volverán contra ti, destrozandote y devorándote. Al filo de la frontera, entre este mágico lugar y la civilización, encontraras del lado nuestro muchos huesos humanos; hombres y mujeres, que han intentado abandonar éste lugar conocido como: el Cimarrón y, no han podido pues, seres extraordinarios y milenarios, seres mitológicos, seres de leyendas. Todos convivimos acá guardando este maravilloso secreto.
-Secreto que se paga con la vida, si piensas en abandonarlo.
El gringo, palideció al escuchar a su anfitrión y narrador, quien parecía estar muy seguro de su historia
-Tu me quieres asustar... ja,ja,ja. Rió George, nerviosamente. Pero su amigo Peter, no le devolvió la sonrisa; simplemente se volteo y le dijo a George.
-Que descanses... ¡hasta mañana!. El lobo gris abrió sus ojos, cruzándose con los de George y se le quedó viendo penetrantemente; que el gringo, no tuvo otra mas que, desearle feliz noche a Peter.


El Cimarrón de Huehuetenango, Guatemala, Centro América, guarda muchas leyendas contadas por sus aldeanos y gente de la localidad. Hoy, quise sumarle una Fantasía mas, en honor a este bello lugar creado por la naturaleza. ¡Chapina..!
Prometo, que pronto escribiré otra historia; en donde, Peter y George, trataran de salir con vida, desde la profundidad de: El Cimarrón.

Acá les dejo el link, para que lo conozcan. Y, que ésto les ayude mas con las imágenes creadas por su mente, de esta historia

https://www.google.com.gt/search?q=el+cimarron+nenton+huehuetenango&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=XqxVU5-GDfbNsQSeooKYCQ&ved=0CDEQsAQ&biw=1366&bih=663


https://www.google.com.gt/#q=el+cimarron+nenton+huehuetenango











































domingo, 20 de abril de 2014

QUE ALGUIEN ME DIGA... ¡LO QUE SIENTO POR TI!


Discernir, que me gusta de ti...
algo en ti, me induce a morir.... 
para luego darme fuerza y me hace vivir
alguien me ha dicho que eso ¡es amor!

es como me miras o tu forma de andar..
o, la tristeza que me causa saber....
tal vez, es solo amor..... quizás

No se porque todo tiene olor a ti...
Lo dice el cantante, el poeta, el político
es todo esto un misterio en mi interior

Amo.. lo tuyo
es un sueño que quiero alcanzar:
amor contigo...
No hay nada mejor para vivir...
que no sea junto a ti

Me han dicho que, eso es amor hacia ti
Y yo, creo que si, creo que si.
Me han dicho que eso es amor hacia ti
Y yo, creo que si, seguro que si

No existe otra manera mejor de existir
Si esto no es amor por ti
díganme... dígame alguien que es...
pues yo me temo que si...
yo creo, yo creo que si

Es tu cabello, tu cuerpo o tu forma de reír
pues no se que me da, si pasas sin ver...
donde yo estoy... y rió por ti
quien me acompaña me ha dicho que eso es ¡amor!

Y yo le digo: ¿será?.. luego quizás
Y sigo sin saber, porque todo me huele a ti
lo que dice el político, el cantante y el poeta
Sigue siendo un misterio dentro de mi ser

Y mi corazón se niega a decir, que si
Si esto no es amor por ti
díganme... dígame alguien que es
pues yo me temo que si
yo creo, yo creo que si

Ahora entiendo que tu eres el sueño que
he tenido siempre...
Vivo conmigo... queriendo vivir junto a ti
No encuentro nada que me haga sentir..
pero hoy creo que esto es amor.

Quizá lo que siento si es amor para ti
tengo miedo, tengo miedo, pero ahora seguro que estoy
Siento que si es amor para ti...
Siento que si es amor por ti
Seguro ya estoy... 
que ahora si estoy enamorado de ti






viernes, 18 de abril de 2014

EL REPARTIDOR DE PIZZAS


-¡Oiga! ¡oficial se esta comiendo la evidencia!
-Debería de probarla, ¡esta deliciosa!.. ¡es de pepperoni! y....
-¡Déjela ahí! y ¡fuera de aquí! ¿Quién es ese?.. ¡Comiéndose la evidencia en plena escena del crimen!
Gritaba el capitán del FBI, encargado del caso, el agente Smith. Un policía, con años de experiencia en este tipo de casos. Se dirigió, hacia donde se encontraba el cadáver de la jovencita, una veinteañera, rubia, muy guapa; quien estaba desplomada sobre la alfombra, boca abajo, aun no determinaban la causa de la muerte.
-¡Capitan, esto llevara un buen rato! El forense quiere llevarse el cuerpo, para realizar la autopsia. Señor.
-Esta bien. que se la lleven y me den su informe lo antes posible... necesito averiguar si fue asesinada o no.
-¡Sargento! ¿Ya interrogo a los vecinos?
-¡Si señor!, nadie vio y escucho nada. Señor.
-Si que se ve buenísima la pizza... manda a alguien a investigar al repartidor de pizzas.
-¡De inmediato! Señor.
El capitán, se retiro, dejando a los encargados en esos menesteres hacer su trabajo y esperar el informe de las pesquisas.
Mientras tanto, Corzo, el asistente del capitán Smith, llegaba a la pizzería para hacer las investigaciones del caso.
-Entiendo que usted solo las hace y que es su empleado, quien las reparte.
-Que bueno, que lo entienda.
-Y, su repartidor ¿dónde está? Para interrogarlo.
-Él se encuentra haciendo otra entrega... ya no tarda en volver. Si quiere esperarlo.
-¡Claro¡ que lo esperare. Prepáreme una pizza hawaiana. Le pidió Corzo al dueño de la pizzería.
Comiéndola estaba cuando volvió el repartidor.
-Qué me buscaba, dice mi jefe. 
-¿Usted es?
-El repartidor. Señor. Luego de las presentaciones, empezó la interrogación. 
Mientras, en la morgue, el parte indicaba que la señorita habia muerto por asfixia inducida.
-¡Asfixia inducida?
-¡Si capitán! 
-Eso significa, que la victima fue asesinada.
-Vera, la asfixia inducida, es una forma de estrangulamiento, pero sin ninguna señal de que haya sido... 
-¿Me entiende? se interrumpió él mismo.
-Eso espero... y tenemos alguna huella, que nos lleve con el asesino.
-No señor, lo que si puede darle es mas o menos la hora de la muerte de la señorita. Y le fue entregada toda la información necesaria para iniciar la investigación. 
Mas tarde, el capitán se reunía con Corzo, éste le explicaba que el repartidor de pizzas, habia llegado en el tiempo establecido y que según él, solo la entrego y se retiro.
-Bueno Corzo, aparte del repartidor, no tenemos a ningún otro sospechoso.
-¿Qué me dice del novio?
-Dirás la novia, pues la jovencita era lesbiana.
-Vaya que desperdicio.
-Si, es una pena ¿verdad?
-¿Ya interrogaron a la novia?
Esta de viaje, lleva una semana fuera del estado.
-Creo que éste, sera otro caso dificil, ¿verdad capitán?. El capitán se rasco la cabeza y sin dar respuesta, se retiro a su casa.
Ya habían pasado dos semanas y del asesino nada. El único que seguía siendo el principal sospechoso era el repartidor de las pizzas, pero nada encajaba como para encerrarlo.
Una noche, Smith se encontraba tumbado en su cama viendo la televisión, cuando le sonó el celular. La llamada era, por otro asesinato de otra jovencita. Se hizo presente Smith en el lugar y ya el equipo, estaba haciendo sus investigaciones, cuando Smith entro a la escena del crimen se topo con él; un policía, el cual al verle le dijo.
-Esta vez no probé la pizza señor, aunque se ve deliciosa. Smith, ni siquiera le presto atención solo se dirigió hacia donde se encontraba el cadáver.
-¿Qué tenemos corzo?
-Creo que lo mismo de la lesbiana. Señor.
-¿Qué quiere decir?
-Pues, no hay indicios de que haya sido estrangulada, es una veinteañera, es rubia y es lesbiana.... -¡Ah! y tenemos otra pizza... ¿Adivina de dónde?
-De: Dimitrio´s Pizza.
-Así es señor y el mismo repartidor.... Pero cero evidencias. 
-Es decir, no hay huellas, ni testigos, simplemente la confesión del dueño; que envió al joven a entregarla y que éste regreso en el tiempo acostumbrado, para continuar con sus entregas.
-Tendremos que detenerlo. Corzo.
-Ya lo hice, señor, pero tuve que soltarlo pues su abogado...
-Abogados. le interrumpió Smith a Corzo.
-Entonces, no tenemos nada en este caso también.
-Lo siento capitán. Se disculpo Corzo, pero no habia ninguna evidencia. 
Los meses pasaron y ya sumaban tres victimas que habían muerto de igual manera.
Una noche, sonó el teléfono de la Dimitrio´s Pizza, para realizar una orden. La cual fue despachada de inmediato. Dimitri, era el que recibía las llamadas telefónicas y él organizaba a sus empleados para luego enviar a uno de sus repartidores. 
El repartidor, se dirigió a realizar la entrega, tomo su moto y se puso en camino, esa noche habia mas trafico que de costumbre, pero éste se hacia sus mañas para realizar sus entregas a tiempo. Parqueó su moto y se dirigió corriendo hacia el departamento de la persona que esperaba su pizza. 
¡Riiing! sonaba el timbre.
-¡Ya voy! Grito una veinteañera, rubia, desde adentro de su apartamento. Pero el timbre, sonaba insistentemente. La jovencita se envolvió en una toalla y grito.
-¿Quién es?... ¿Porqué tanta insistencia?... ¡ya voy! Pero el timbre, seguía sonando. Luego de abrir la puerta, ella le pregunta con tono un poco molesta.
-¿Le debe gustar el sonido de los timbres?.
-Disculpe señorita, pero si no me abría; tendría que pagar yo la pizza, pues ya estamos sobre el tiempo.
-Entra y colócala ahí. Le dijo la señorita, dirigiéndose a su cuarto; el joven le vio de una forma misteriosa, pues la toalla apenas la cubría.
-Bonito apartamento.
-Eso, ¿es lo qué te gusto?. Le respondió ella, en tono muy sensual. 
-Aquí esta, ya encontré mi monedero.. pasa por favor te voy a pagar. El joven, obedeció y se dirigió a la recamara, encontrando a la bella señorita con un billete en su mano; ésta al extender su brazo para pagarle dejo caer su toalla al suelo. 
Mientras esto pasaba en otro lado de la ciudad, otra joven hacia lo mismo, pagar su pizza; pero ésta al extender su brazo con el billete, le fue tomado y empujada hacia adentro; cerrando la puerta del apartamento de manera abrupta. La joven, quien cayo al suelo a causa del empujón, le vio a la cara a su entregador de pizzas.
-¿Qué le pasa?... ¿qué quiere?...
-Quiero, enseñarte pequeña ramera lo que es un hombre ya que se muy bien que a ti solo te gustan las mujeres..  ¿verdad?
No pudo gritar, ni nada, pues dentro de su boca, para evitar que ésta gritara, le habia introducido el plástico con el que envolvían las cajas de las pizzas, para que estas llegaran calientes. Eso les provocaba el sofocamiento pues, al tratar de defenderse perdía mas oxigeno, hasta que se desplomaba desmayada. El asesino, terminaba su trabajo colocándole una almohada sobre la cara, terminándola de asfixiar. Para luego, colocar todo en su lugar, desnudarla y dejar la pizza en un lugar especial. Todo esto lo hacia con guantes para no dejar una sola huella, luego se percataba de que nadie le veía y se retiraba. Dejando a su victima sin vida. 
Horas después...
-Lo mismo de siempre, capitán Smith. Le daba su informe, Corzo, a su superior.
-¡Vamos por ese desgraciado! 
-¡Esta vez, lo haremos confesar a como de lugar! Se dirigieron a la pizzeria y esposaron al joven repartidor; llevándoselo con ellos. Dimitri y compañeros, fueron testigos del arresto. 
-Esta, vez el joven fue golpeado,  hasta que por fin hablo.
-Esta bien, voy a hablar.
-¡Te escuchamos desgraciado!
-Cuando e entregado algunas pizzas, las clientas se me han insinuado y hemos tenido sexo... Pero esto va en contra de los reglamentos de Dimitri y necesito mi empleo.
-¡Espera! Dijiste: ¿Qué has tenido sexo?
-Si, pero siempre me e protegido soy responsable.
-¡Corzo, suelta a este bastardo!
-¡Si capitán! Y lo soltaron, luego de disculparse por la paliza que le habían propiciado. Éste, les pregunto 
-Y, ¿qué pensaban? ¿porqué me han golpeado? El joven, ignoraba lo que habia estado pasando todos estos meses, pensando desde su primer interrogatorio que se le acusaba de una especie de violación. Los policías, que seguían sin tener una solo pista, le contaron todo lo que éste ignoraba y que habían sospechado de él; porque él habia sido el repartidor de esas pizzas.
-Pero, ¡yo jamas e entregado una sola pizza en esos lugares!
-¿Cómo que no? Dimitri nos dio tu itinerario y a ti te tocaba hacer esas entregas. El muchacho quedo pensativo, analizando porque su jefe habia dado esa información. Los policías le enseñaron las fotografías de las victimas, a las cuales, todas las identifico como clientas de la pizzeria y que él, las habia atendido alguna vez y que algunas si habían llegado acompañadas de sus parejas y que todos en la pizzeria sabían que eran lesbianas, pues nunca se inmutaron en darse sus muestras de amor dentro de la pizzeria. 
-Ahora, recuerdo que el único que se molestaba era Dimitri.
-¿Dimitri?
-Si.... lo que sucede es que su mujer a quien amaba como a nadie, lo abandono por una mujer, pues ella no sabia que era lesbiana. Hasta que conoció a su amante justamente en la pizzeria. Por ello Dimitri, odia a las lesbianas.
-¡Corzo! obtenga una orden de arresto contra Dimitri.. ¡de inmediato! 
-Si capitán. Cuando la tuvieron, se dirigieron hacia la Dimitri´s pizza, en su búsqueda. 
Pero, Dimitri no se encontraba. Al preguntarle a los empleados, éstos dijeron; que se encontraba haciendo una entrega; porque su repartidor oficial, refiriéndose al joven, estaba detenido. De inmediato buscaron la dirección y los datos de la persona que habia solicitado la pizza. 
Al ver la dirección y el nombre de la persona solicitante del servicio a domicilio, el joven ex sospechoso les dijo.
-¡Yo la conozco... Es Doris! y ¡También, es lesbiana!
-Corzo pida refuerzos y tu acompáñanos. Se subieron al carro de Smith; pues Dimitri les llevaba como diez minutos, de ventaja. El joven le dijo: 
-Capitan, si quiere llegar a tiempo, venga conmigo, yo tengo mis mañas para llegar antes de 30 minutos y en su carro no llegara a tiempo. Smith, se subió en la moto con el joven, indicándole a Corzo, que él se llevara el auto y que pusiera en alerta a la policía. El joven, serpenteaba por las calles hacia la dirección de Doris, esa pequeña moto, zumbaba por las calles, aceras y callejones de la ciudad.
-¡Ya voy! dijo Doris, abriendo la puerta.
-¡Ah! eres tu y, ¿qué paso con?.... Fue interrumpida recibiendo una bofetada, lo que la lanzo al suelo; de inmediato, Dimitri estaba sobre ella; introduciéndole el plástico calefactor en su boca, la joven Doris, estaba perdiendo el conocimiento y  Dimitri le colocaba un almohadón de uno de los sillones de la sala. Cuando la puerta fue abierta de una patada.
-¡Apártese o disparo Dimitri!. Le ordeño Smith, apuntándole con su arma. El joven repartidor de pizza lanzo de lado a Dimitri; quitándole a Doris el almohadon de encima y al percatarse de lo que tenia en su boca, se lo extrajo. Pero Doris no volvía, Corzo tenia a Dimitri hincado, esposándolo. Mientras que, el joven repartidor de pizzas, le daba respiracion boca a boca pidiéndole a Doris que volviera. Luego de unos minutos Doris, tocia y despertaba, el repartidor de pizzas y principal sospechoso, le habia salvado la vida a Doris y también habia resuelto el caso que Smith y Corzo no habían descifrado.
Luego de que Dimitri, fue llevado a la estación de policías por uno de ellos. Corzo le llamaba la atención al policía nuevo.
-¡Oye tu! 
-¡No te comas la evidencia!. Smith y el joven rieron, satisfechos de su trabajo esa noche. 
Doris, era llevada a un hospital. Corzo, acompañaba al nuevo policía, comiendo la pizza. Smith, le agradecía su ayuda al golpeado joven, quien aceptaba las disculpas. 
Smith, luego de ésto, le entrego un papel al joven repartidor.
-Él, le pregunto a Smith, quien ya se había  metido a su auto.
-¡Oiga! Smith, ¿qué, es esto?
-Esa, amigo, es una multa, por todas las infracciones que has cometido en tus entregas. 
Arranco su carro y se retiro a su casa.... 









jueves, 17 de abril de 2014

Nuestro primer televisor... reunión familiar

 Un niño sentado frente a la televisión, veía sus programas infantiles, en el horario infantil, el infante disfrutaba de aquella programación, especialmente dirigidas a ellos. Pero, en esa época la programación de la televisión local, empezaba como a eso de las seis de la tarde y dejaba de transmitir a las diez de la noche. Eran esos tiempos en que la televisión empezaba a funcionar en el país. Y, sentarse frente a la televisión, era una novedad familiar; que hasta los pocos patrocinadores que pasaban unas dos veces durante la programación, daba gusto verlos. Dicen, que cuando estas entretenido el tiempo vuela y efectivamente el horario infantil había finalizado. Sin proporcionarle una información al televidente, de golpe empezaba el siguiente programa; el cual era exclusivo par personas adultas, pero la novedad de ese mágico aparato, te hacia inmóvil por la curiosidad del siguiente programa, pues al apagar el aparato receptor habría que esperar 24 horas para volver a encenderlo y quedarte de nuevo, hipnotizado frente a él. Entonces nada ni nadie te movería de enfrente a él. Por el contrario, todos corrían al baño, a prepararse un sándwich, a relajar las piernas justo antes de que empezara el siguiente programa.
-¡Apúrense, ya empezó! gritaba mamá y la estampida de mi padre cuatro hermanos y tres primos se dejaba escuchar. En la corrediza, para encontrar los mejores lugares, no importa que estos fueran hasta en el suelo.
Por fin empezaba el programa, este era: Teatro de Terror; obvio, que tipo de película estabas a punto de ver; mi hermana mayor, se encamino hacia el interruptor y apago las luces, mis primas simplemente empezaban a pasar los créditos y ya estaban hasta comiéndose las uñas; mi padre, estaba bien acomodado en el trono principal; mis hermanos varones, empezaban a hacer sus típicas bromas, y las niñas de la casa pegaban tremendo brinco acompañado de un escalofriante grito, mi primo se carcajeaba, pero su rostro denotaba un dejo de miedo; mi madre, ponía orden con las siguientes palabras.
-Bueno, se comportan o apago esa porquería, tanta babosada, si lo que vamos a ver es una cochinada.
-Ahí todo es mentira. De inmediato todo volvía a la normalidad y la película daba inicio. Los parlantes del aparato se estremecían, dejando escuchar en modo monoaural. Nada de sonido envolvente y dolby surround, mucho menos en tercera dimensión y de HD ni hablar. Rechinantes melodías, de donde sobresalían los violines y de vez en cuando un trompetazo o un bombo emitía lo suyo.
Yo, que en ese entonces tendría al rededor de cinco años, mi infantil mente no se explicaba el porque de todo a aquel alboroto; al ver hacia mi alrededor, dando un paneo visual a la enorme sala, que eran características de esas épocas, la enorme sala que solo la alumbraba los centellos lumínicos que eran producidos por la pantalla de tubo de rayos catódicos. A a veces la sala se encendía completamente y de pronto bajaba a una tenebrosa penumbra dependiendo de la ubicación del control de brillo y de contraste en el aparato receptor. Viendo alrededor, mis infantiles ojos miraban unas imágenes mas tenebrosas que las que estaban pasando en la pantalla y si a esto le sumamos las elevadas de los tonos de la banda sonora; tremendo brinco que yo daba, mi corazoncito se aceleraba tanto, que lo escuchaba en mis oídos y también sentía las palpitaciones, mis pupilas estaban completamente dilatadas y no era por la oscuridad que me envolvía, era de puro miedo. Con mucho cuidado me puse de pie y un trompetazo en la película acompañado del grito de la bella protagonista, quien en ese instante estaba siendo correteada por horrible monstruo al que se le veía muy bien, que lo que traía puesto era una mascara pues, no había mucho presupuesto, para una buena producción, pero eso no importaba, los gritos no se hacían esperar en la sala, para luego todos burlarse unos a otros. Mi padre, en su trono simplemente esbozaba una sonrisa, pero sus ojos estaban pegados a la pantalla, seria lo sensual de la actriz Raquel Welch o la actuación tan natural, no se, y no me importaba. Pues, todos estos eventos hicieron que mi caminar sigiloso se convirtiera en una competencia de los 100 metros y con todo y salto largo y sin garrocha; pues desde como una distancia prudente me había lanzado a los brazos de mi madre, ella sentándome en sus piernas, sin dejar de ver la película, después de escuchar los gritos de la concurrencia y de ella tomar parte de ellos, decía.
-Cochinadas, lo que les da miedo. Todos disfrutaban de la película y realmente la disfrutaban pues, brincaban, gritaban, luego reían y durante los anuncios publicitarios se escuchaban los comentarios y las imitaciones provocando la misma cómica histeria entre las féminas de la familia, pero realmente el que estaba 100% asustado y de él nadie se percataban de la angustia en su cara, sus ojos que se le salían de sus órbitas, por las imágenes que veía reflejadas en las paredes, los sonidos espeluznantes, ese realmente asustado era yo. Y, parecía que estaba solo, pues a nadie le interesaba que mi cuerpecito sudaba, luego se enfriaba, que su corazón latía a cien, para luego casi detenerse, mis calzoncillos se habían humedecido y por mas que cerraba mis ojos, las imagines atravesaban mis parpados. Al fin, pasaron los 90 minutos y la luz se encendía. En el televisor se leía: The End... para luego colocarse en la pantalla la imagen de unas barras de diferentes tonalidades de grises, y de sonido un penetrante silbido. Todos se ponían de pie, cada quien haciendo bromas y dando sus comentarios, como unos profesionales críticos de televisión. Papá, se levantaba de su trono y se dirigía a su cama a encender su radio viejo,  para escuchar noticias y música; mi madre me abrazaba repitiendo.
-¡Cállence! pues el niño se durmió. Pero el niño no estaba dormido ...el niño, estaba casi desmayado y totalmente privado, así en brazos, era llevado a la cama de mis padres, tanto mi padre como mi madre hacían comentarios; mientras ella me desnudaba y me colocaba mi pijama, sin percatarse que su pequeño estaba casi en coma. Al paso de una media hora mas menos el cuarto lugar en donde dormíamos todos. Aquello parecía un hospital, pero era algo cálido e increíble, para mi estar todos ahí juntos. Luego una oscuridad y silencio sepulcral, pues mi padre ya había apagado su radio, me encontraba allí; si, justo en medio de mi madre y padre, tapado de pies a cabeza, sudando como si estuviera en baño sauna. En el cuarto se dejaban escuchar los sonidos nocturnos de un cuarto comunal, ronquidos, flatulencias, aquello era una sinfonía de sonidos desagradables. todos profundamente dormidos, pero yo había regresado de mi coma inducido y me encontraba completamente encendido o sea, despierto, por mas que quería cerrar mis ojitos, éstos no me obedecían y las imágenes que mi cerebro me envinaba, eran mas aterradoras que las que ellos, mi familia hacia unas horas, habían disfrutado frente a esa caja mágica de imágenes. Me imagino, que del miedo que ahora sentía,  era el doble que sentí cuando estábamos todos en la sala y por momentos creo que me desmayaba quedando por unos minutos dormido, pero mi cerebrito no me dejaba tranquilo, ni aun dormido pues, ahí me enviaba imágenes mucho mas crueles que las que me había imaginado, cuando en la sala me hacia el dormido. Luego, de no se cuanto tiempo, el cansancio hacia mella en mi y conciliaba el sueño. Pero, eso no me duro mucho, pues en esos minutos se dejo escuchar un estruendoso sonido proveniente de la calle. Y, todos nos despertamos, ya con las luces encendidas todos se preguntaban.
-¿Qué fue eso? Colocándose las batas y dejándome en la cama. allí, estaba el niño solo, en ese cuarto enorme para mi, esperando para saber que había ocasionado semejante ruido. Mas tarde se escucharon las sirenas y después de varios eternos minutos, escuche, siempre en medio de mis padres y tapado nuevamente o sea de regreso al sauna; me entere de que un adolescente y vecino que había sacado a escondidas el carro de sus padres y ya todo alcoholizado se había estrellado en el poste justo enfrente de mi casa, aquel carro quedo para chatarra y mi vecino quedo en cama unos meses todo fracturado pero con vida. Para, horas después, darme cuenta que a lo lejos, alguien me llamaba por mi nombre.
-¡Juanito!... ¡Juanito!... ¡despierta mi amor ya amaneció! Era mi madre, que con el amor que estos seres le tiene a sus hijos, me despertaba para que desayunara y luego pudiera jugar un rato, antes de irme para la escuela.
 Para luego, a las seis de la tarde, estar nuevamente frente a ese maravilloso invento llamado: TELEVISIÓN.







miércoles, 16 de abril de 2014

APARATOSO ACCIDENTE EN LA ZONA 1 (de la serie: mariguanos en la zona 1)

La alarma del reloj, sonó a la hora habitual, como lo hacia todos los días; a las cuatro de la madrugada. Jesús se levantaba y colocaba un pants, unos tenis, se tomaba un jugo de naranja con un par de huevos crudos y se lanzaba a la calle; su itinerario era correr toda la avenida Elena. Jesús, llevaba ya unos minutos corriendo por dicha avenida, pero algo le hizo detenerse. Se quito los auriculares de las orejas para escuchar mejor. Lo que escucho, fue varia sirenas de policías y una buena dotación de plomo. No le dio importancia pues, en nuestra ciudad llevamos años escuchando estos sonidos a diario y a todas horas. Mientras escuchaba, observo para varios lados; la calle estaba completamente vacía, mientras observaba, él no dejaba de trotar para no perder el ritmo y no enfriarse, a sus costados se veía a él, en sus sombras, esto sucedía debido a la luz de la luna llena de esa madrugada y a u foco del alumbrado publico. Cuando coloco nuevamente sus audífonos a sus oídos y quiso volver a avanzar, algo le atrajo poderosamente la atención; su sombra habia desaparecido, en su lugar una mancha negra estaba inmóvil. Cuando volteo para ver que era lo que pasaba, dirigiendo su vista hacia el cielo, lo único que visualizo fue a la hermosa luna. Entonces, Jesús avanzo, la musica que salia a través de sus auriculares no le permitieron escuchar los gritos de auxilio que provenían de una de las cuadras de la colonia el Gallito. Jesús, siguió corriendo hasta que solo se vio difuminarse una pequeña silueta, quizá cuando estaba llegando a la diecinueve calle. Pero, de esa calle, la de la colonia El Gallito, salio un drogadicto, quien seguramente no venia huyendo de la policía o de algún jefe de un cartel diferente al de él. Pues, si fueran los policías, los que le siguieran, él vendría tranquilo a sabiendas que con una buena mordida le dejarían seguir su camino. Y si se tratara de una banda enemiga con entregarle la mercancía solucionaría su problema. No, lo que le traía aterrado seguramente era algo peor que aquello. ¿Pero qué podría causarle tanto pánico?
Si; efectivamente, se trataba del enemigo de los drogadictos de la zona uno, quien le asechaba desde lo alto, y éste que ya habia escuchado lo que les habia sucedido al chino de la mara salvatrucha; estaba aterrado que le sucediera lo mismo, así que buscaba a esas horas de la madrugada algo o alguien que le auxiliara. Pero, al único que sus ojos desorbitados de horror habían logrado ver; pero éste no le pudo escuchar sus suplicas fue Jesús, quien a estas alturas estaría dándole la vuelta al redondel de la diecinueve, para retornar a su casa.
Se escuchaban los sonidos y el viento que producían los aleteos del acechador, este traficante y consumidor de droga, corrió a la par de Jesús, cuando este venia acercándose a él, pues Jesús venia ya de regreso y se dirigía a su casa; a prepararse para el día laboral que le esperaba. Éste, corrió a la par de Jesús, al verlo pensó 
-Pobre muchacho, lo que les ha hecho la droga. 
-Me adelantaré para que no crean los vecinos que ando con él. Era lógico, que Jesús, quien no consumía ningún tipo de drogas le aventajara en dicha carrera y éste el drogo se fue quedando rezagado. Cuando Jesús llego a su  casa, abrió las puertas y se introdujo a ella; al quitarse los audífonos escucho un grito horrible, acompañado de una escalofriante ráfaga de viento que hasta le hizo temblar los vidrios de la ventana.
-¿Qué diantres fue eso? Se asomo a la ventana viendo hacia el norte y  luego al sur y no vio nada, El sol empezaba a aparecer pues, para esto ya eran casi pasadito de las cinco de la madrugada. Por fin, amaneció. Y, Jesús como siempre saco su vehículo y se dirigió a su trabajo, iba por el periférico, cuando escucho que alguien se quejaba 
-¡Ayuda! ayuda! Entonces se detuvo al nomas salir del puente del Incienso, justo en la entrada del asentamiento que queda al terminar el puente; ahí se parqueo, abrió la ventanilla que daba a la palangana, pues el carro que Jesús manejaba era un pickup de marca reconocida y de modelo reciente, pues se lo exigía su trabajo, al terminar de abrir la ventanilla, vio al muchacho drogadicto en la palangana de su vehículo; mal herido. 
-¿Oiga qué le pasa?.. ¿Cómo llego aquí?
-¡Ayúdeme, por favor!
-Claro, llamare a los bomberos para que lo lleven a un centro asistencial.
-¡No! Simplemente llévame a mi casa, por favor.
-¿Esta seguro? 
-Véase como esta, tiene en sus hombros unas heridas muy profundas.
-¿Qué le sucedió? Quique -era el nombre del drogadicto- Pensó, que si le contaba que esa cosa le habia atrapado y que justo cuando estaba amaneciendo lo habia soltado dejándole tirado cerca de la casa de Jesús y que el lugar que habia encontrado para esconderse, fue la palangana de su pickup. No le creería, así que tuvo que mentirle.
-Esto, me lo hicieron una pandilla de drogadictos, allá en El Gallito, para robarme la mercancía que habia comprado.
-Wao! wao! 
-Mire amigo, mejor bájese, pues yo no quiero meterme con traficantes.
-Ademas, que tal si me pasa lo mismo que a usted..
-¡No! se me baja ya o llamo a la policía. No le quedo de otra a Quique, que bajarse y ver como Jesús se largaba por el periférico, con rumbo hacia la San Juan.  
Éste, acomodo su ropa rota para no levantar sospechas y se encamino hacia su casa, la cual quedaba a una cuadra de la avenida Elena. Al llegar a ella. se lavo las heridas con agua caliente, se curo con lo que encontró, quedandose encerrado casi cinco días. Durante esos días Quique tubo fiebres altísimas, delirios, y unas pesadillas horribles. Pero al paso de esos días y un poco mas, se encontraba listo para salir a trabajar.
Salio de su casa y se dirigió hacia el expendió de drogas, lugar en donde la compraba para después, venderla menudeada en las escuelas públicas, parques y discotecas. Ya tenia una buena cartera de clientes y le iba muy bien con su prospero negocio, de lo sucedido días antes, ya solo habia sido una pesadilla y a nadie le hablaba de ello, pues nadie le iba a creer. Él, lucia sus heridas como trofeos de guerra, inventándose que habia luchado contra pandillas contrarias y en contra de la DEA, pero nada de ello era cierto, las heridas se las habia hecho el asesino de mariguanos de la zona 1.
Sus historias, le habían subido las ventas y se habia ganado cierto respeto entre el circulo que frecuentaba. Lo que él ignoraba era que, estaba siendo vigilado todo estos días, pues aun tenia una cuenta pendiente y la tendría que cancelar tarde o temprano.
Una noche, le llamo por celular un cliente importante, éste, quería una buena cantidad de droga pues, iba a organizar una fiesta en la zona diez con amigos de la universidad, aprovechando que sus padres estarían en Miami, por unos días. Así que, Quique, preparo la droga; pues era una buena venta, era tanta la emoción que bien merecía probar un poco de la mercancía que les llevaba a los chicos de papi y mami; para su fiesta, que se hizo un su puro excelente, total era pagado por estos niños ricos. Se subió en su bicicleta y salio con rumbo a la sexta y diecisiete calle,  punto de reunión. Sobre él, el ángel de la muerte, volaba sin que éste se percatara, éste mortal acechador se adelanto unas cuadras y se colocó en medio de la calle, se quedo ahí parado inmóvil, Quique, lo diviso desde lo lejos y freno su bici, dejando las llantas pintadas en el pavimento.
-¡Es él! Pensó y su cuerpo empezó a temblar de puro miedo; acelero en su bici tomando otra calle aledaña, pero al dar la vuelta en la esquina ahí estaba nuevamente inmóvil esperándole, de manera retadora como diciéndole, aquel día, te deje con vida porque estaba amaneciendo, pero hoy es tu día de morir. Quique, busco alternativas para llegar a su cita, la cual no pensaba dejarla pues, era mucha pasta. Después de varias apariciones, éste ya no se le apareció. Entonces Quique se dirigió a su encentro con sus compradores, éstos daban vueltas por la cuadra sin detener el auto, con el radio a todo volumen, esperando a su proveedor y amigo de la droga. Quique, desconfiando, se quedo a una cuadra escondido; primero para ver si no era una trampa de la DEA y segundo para ver si no estaba por ahí parado en una esquina su amigo mortal. Luego de unos quince minutos de espera y de estar seguro que todo estaba en orden, espero a que los jóvenes dieran otra vuelta, esta vez los espero en la esquina, justo al lado de un semáforo bajo un poste del alumbrado eléctrico, los muchachos detuvieron el mercedes benz e hicieron la negociación con Quique. Quique, no se percato de que el foco de ese poste estaba quebrado y que eso provocaba que  la esquina estuviera muy oscura; pero esto no fue problema.
-La lana, rápido. Les apuro Quique a los cuatro jóvenes que estaban distribuidos dentro del lujoso vehículo ultimo modelo. 
-Espérate amigo, vamos a probar la mercancía... no te vayas a pasar de listo y nos estés vendiendo, porquería. Los cuatro se hicieron unos cigarrillos de marihuana le propinaron un buen jalón, sintiendo de inmediato que era de buena calidad.
-Bueníiisima Quique....como siempre de buena calidad.
- A mex. Les contesto Quique... ahora la lana.
-Ahí la tienes, ¡cuéntala!.
No es necesario, confió en ustedes... adiós. Quique, tomo su bici y luego de colocar la bolsa con la billetiza en su saco se fue para su casa, siempre pendiente en cada cuadra de no encontrar a su acechador. 
Cuando salio por la avenida Elena un tronido a hierros retorcidos le llamo la atención, deteniéndose y volteando a ver de donde provenía dicho sonido, junto a los rechinantes hierros retorciéndose, se escuchaban los gritos de varias personas. El corazón de Quique palpitaba aceleradamente, sus piel se le enchino, sus brazos se le engarrotaron; quiso pedalear pero..... de pronto, vio sobre el pavimento una sombra inusual; haciéndole ver hacia arriba, gritando desesperadamente.
-¡Noooooooo!.... Cuando vio como el mercedes benz se le venia encima, desde una altura de un edificio de dos niveles. Aplastandole y uniéndose la bicicleta a los hierros retorcidos del lujoso vehículo. Allí, quedaron los cinco jóvenes fallecidos. 
Luego del ruido estruendoso, solo se escucho como se abatían un par de gigantescas y robustas alas alejándose; emitiendo un sonido especial y raro, como una mezcla entre gruñido y sonido de ave; algo indescriptible, como de otro mundo. 
Los vecinos al escuchar el estruendoso sonido provocado por el impacto del mercedes ultimo modelo contra el pavimento, dijeron. 
-¡Otro aparatoso accidente! 
-Aquí, no hay noche, que no haya un accidente. le contesto la señora a su esposo.
 -Llama a los bomberos. Le pidió la señora a su esposo. 
-Que llame otro yo tengo sueño y mañana tengo que madrugar.
-Si, tienes razón.. feliz noche mi amor. Se dijeron la pareja de esposos y se entregaron en los brazos de morfeo.








INCOHERENCIAS 2

INCOHERENCIAS. Del Sr. Raga:

. Mr. Will Smith; solicita al vendedor: Me vende un yo teléfono.....¡lo siento, pero acá solo 
  vendemos IPHONE´s!

. ¿Es la biblia..... la constitución de DIOS?

. ¿Las artes marciales.... son de marte?

. Político responde.... ¡no tuve nada que ver, con el hecho que ensangrentó a la luna!

.Yo solo escribo.... lo que mi cerebro me dicta.

. Las citas a ciegas..... ¿las promueve el comité pro-ciegos?

. Ya le dije, que por mas dietas que haga.... ¡nunca podrá ser intestino delgado!
   al oír ésto: el colon se irritó.

. ¿Cómo le explico? le dijo, amablemente al intestino grueso... usted nuca podrá nutrir al cuerpo.
   Usted siempre estará con a la mierda!

. Para amar salvajemente a mi pareja... ¿deberé viajar al África?

. Me e aislado, desde que alguien me dijo.... ¡tienes una  mirada que mata!

. Es, el colesterol.... ¿una manifestación, en el torrente sanguíneo?

. No es la edad un impedimento para hacer lo que te plazca.....
  sino tu cuerpo.

. Esto no aplica para un cuerpo centenario.... Mente sana en un cuerpo sano
  (en relación a lo anterior)

. Si las canas son: hilos de plata....las arrugas son: ¿los surcos que el arado fecunda?


. Ojos que no ven.... ¡a darle duro a la hilacha! (punto de vista sexual)

. Cuando te conocí, me enamoré de tu imagen.... años después, me enamoré de tu
  yo interno.

. Agua que no bebas, déjala correr.... ¿ésto solo aplica para las aguas negras?

. Si comes pan... no es el pan el que engorda... ¡el que engorda eres tú!

. Las penas, con pan son menos..... eso significa: ¿qué el panadero, no sufre?

. ¿Qué porqué me volví vagabundo?... ¡No dicen que la mejor universidad, es la calle!

. Escuche: le dicen al intestino delgado.... Por mas mierda que acumule
  jamas llegara a ser un intestino grueso.


  Este es el segundo volumen de incoherencias, muy pronto el próximo.......Atte. Raga