domingo, 31 de julio de 2016

Nena sé mía


Me has dicho 
tantas veces que me has amado.

Ya no te lo creo
por que cuando te pido 
que me lo demuestres
siempre ta enfadas y te excusas 
que estas en esos días.

Ya me conozco 
tu cronología de mujer
y sé que mientes.

Pero como te deseo tanto 
hago como si te creo,
te relaja escuchar que te disculpo.

Pero nena 
no te atengas, pues no soy paciente.

Debes de saber 
que por ahí andan miles tras mio.

Así que te advierto y te digo:
nena se mía,
entrégame todo el amor 
que a diario me niegas.

Nena se mía,
como siempre me lo has prometido.
Nena se mía,
disfrutemos de lo mas bello que hay en pareja.
Nena se mía,
No tardes, pues un día te diré ya es tarde para ti.
Nena se mía,
no quieras que lo bello que tengo para ti 
se lo tenga que dar a otra.

Te veo y eres magia, 
eres energía, eres juventud, 
eres el amor de mi vida.

Nena sé mía,
no puedo contener toda esta energía 
que se acumula en mi día a día.

Nena se mía,
cuando me abrazas siento tu palpitar 
y tu corazón le dice al mio, 
que tambien me deseas, 
que sea paciente, 
que muy pronto serás nuestra.

Mi corazón te cree,
pero tambien empieza a dudarlo.

No sé que debo hacer, 
quiero seas mía, 
pero tampoco quiero presionarte, 
puedo esperar pero entiéndeme 
que estoy en una edad 
que debo amar a alguien 
y quiero y deseo seas tú.

No me beses de esa manera tan sensual, 
no roces tus piernas en mis manos, 
no me mires con esa mirada tan picara, 
no me pongas a latir a mil 
si luego te has de arrepentir.

Nena, pronto se mía.
Nena, emergencia, debes ya ser mía.
Nena, no juegues conmigo y ya sé mía.

Cada caricia
me indica que estas lista, 
pero mientes, tienes miedo, 
cuando llegue el momento 
todos los días nena, 
serás mía y yo seré tuyo.

Entendería te guardes 
pero eso ya es tiempo pasado, 
hoy no me conforman esos besos, 
ellos solo calientan mi pensamiento 
y digo de nuevo.

Nena se mía,
disfrutemos de lo mejor en pareja.
Nena se mía,
deja ver lo bello que es tu cuerpo.
Nena se mía,
permíteme conocerte tambien por dentro.
Nena sé mía,
prometo ser sensible y tomarte con cariño y mucho amor.
Nena sé mía,
terminemos con este estira y encoge, 
decídete, pues no soporto esta presión, 
ya soy un volcán que esta por explotar.

Se mía... Nena sé mía... 

¡Oh que sorpresa! ¡mírate, que cuerpo tan bello, eres perfecta! 
¿Nena estas lista para ser mía?
¡Que placer...! ¡por fin...! ¡escuchar tu respiración agitarse...! ¡sentir tu piel tan caliente...! ¡oír a nuestros corazón latir como uno solo! 
¡Nena por fin eres mía! 

¡Te amo tanto! ¡que bueno fue esperar todo este tiempo por ti!







Existencialismo Pre-adolescente



" No sé quien soy,
ni sé por que estoy viviendo en este mundo.
¿Acaso seré un vagabundo? 
Uno que aun no triunfa en el amor,
que solo lo atrae el dolor.
¡Qué bello sería, despertar en un nuevo amanecer,
junto a una linda mujer!... "


Así inició un día todo, creo fue a finales de la década de los setentas, cuando sufrí la metamorfosis que todo ser humano cumple en su crecimiento, me encontraba tratando de hallar mi lugar en este mundo, veía con nostalgia, como mis amigos quizá un año mayor o meses, no sé, no lo recuerdo, pero ellos ya sabían lo que querían, yo aun no lo descubría, creo era ese momento en que despiertan nuestras hormonas, ese momento tan importante cuando nuestro cuerpo le dice adiós al niño que habitó en él por pocos años, el cuerpo lo sabe muy bien y notas los cambios, pues son tangibles, vellos en nuestros genitales, cambio de voz, los famosos gallos que se escapan sin querer y que nos hacen pasar momentos tan desagradables, los barros y las espinillas, nuestros pezones o pechos creciendo como si fuéramos niñas, - ¡vaya que ese crecimiento se detuvo!- 
Recuerdo que mi madre me dijo; que eso sucedería y todos los días por sugerencia de ella yo planchaba mis senos (claro con la plancha fría) eso dolía un poco, lo recuerdo bien, pero surtió efecto y al tiempo, no tan prolongado eso se detuvo y en su lugar unos tres pelos solitarios aparecieron en mi pecho, confieso que unos años más tarde lo que ahora para mi era algo desagradable sería mi orgullo, pues en aquella época, recordarán, que un hombre de pelo en pecho era algo muy sexy y muy atractivo, recuerdo que los que fuimos distinguidos o bendecidos con ea gracia nos desabotonábamos las camisas, tal cual, un cantante de moda, tal cual un traidito en una película de vaqueros sea esta Norteamericana o Italiana. 

Pero regresando a mi momento de confusión, esos tres pelos en mi pecho no eran mi orgullo y mucho menos los otros tres que me salieron en la barbilla, aquello era horrible, los rasuraba con la rasuradora de mi padre y a los días, ahí estaban los condenados solo que ahora más gruesos; parecíamos chivos adolescentes.
Entonces, esas señales eran más que evidentes y una en especial, los vellos en mis genitales uno que había crecido y engordado, ya no era del pilín con el que nací (claro años después era mi mayor orgullo) pero en ese instante, era algo más que bochornoso, aunque como dije, habían unos que cuando estábamos en el campo de fut jugando un partidito, sacaban a colación el tema y orgullosamente se bajaban sus pantalones para demostrar que ya eran hombres.   También aparecieron los vellos en las axilas y con ellos un olor a zorrillo, que asco. 

Mi madre hizo una cita con nuestro medico de cabecera; el Dr. Solórzano Q.E.P.D., un excelente médico quien solo con verte ya sabía cual era tu problema sin tanta maña como hoy: Que exámenes de sangre y tantas otras babosadas. Llegamos a su clínica ubicada en la zona cinco capitalina y luego de saludarse con mis padres, dijo. 
_ ¿Así que tú eres el hombrecito? Con seguridad mis padres lo tenían ya al tanto. 
_ No te preocupes amigo, ven por acá, te examinaré. Me condujo hasta su camilla y en ella me recosté, después de examinarme, ¡pero examinarme! literalmente, no como hoy; que pareciera feria, pues mientras más rápido mejor, para lograr ver a muchos pacientes más, ya no deberían de llamarnos pacientes. 
Recuerdo que el Dr. Solórzano me dijo. 
_ Voy a bajar tus pantalones para revisar tus bolas. Y desabotono mi pantalón, yo instintivamente lo tomé de la mano y sin decir nada con mi mirada aterrada se lo dije todo; él, que era una eminencia me dijo-
_ No te preocupes, estamos entre hombres, tus padres no te verán. Al escuchar sus palabras tan convincentes, accedí y bajo mi pantalon y jugo profesionalmente con mis bolas, luego siguió con la extensión de mis bolas, para finalizar diciendo... Estas muy bien. Y mientras decía eso, me alborotaba mis vellos, luego pidió a mis padres entrarán y en un cerrar y abrir de ojos, mis padres estaban presentes, viendo la masculinidad de su hijo, mi madre con una expresión que ya imaginarán y mi padre, un hombre con el orgullo en su cara; mientras yo le sacaba la madre al distinguido médico quien me traicionó.

Cuando escribí esto, me refiero al poema, era un pre adolescente con cuerpo de adolescente, pero con mentalidad en conflicto, pues mi cuerpo iba un poco adelante de mi. 

Lo que vengo a darme cuenta hoy, que limpiando unas cajas o esculcando el pasado me encontré ese poema, escrito por mi, ni idea en ese momento, que muchos años después, en el futuro, ese sería mi destino, la escritura, algo que en ese instante de confusión, de conflicto, en un momento de existencialismo, escribir esos versos o frases eran para mí, ya un escape, algo que sin saberlo y quien sabe sería mi vocación. 

Hoy les comparto estas frases, estos versos, pues me parecen que tienen algo, quizá un día lo termine, pues como se habrán dado cuenta esta inconcluso.

Como siempre, es un grato compartir con ustedes mis anécdotas, aunque unas sean tan comprometedoras como esta, pero a estas alturas y en otro siglo, eso ya no me ruboriza ni me avergüenza, por el contrario, me da crédito, credibilidad; demuestra madurez y además, confirma la confianza que les tengo a ustedes mis caros amigos y amigas. 

Pero será hasta la próxima. Su amigo de siempre: Sergio Raga.










viernes, 29 de julio de 2016

Bendita línea telefónica.


¡Hola! ¿cómo estás?...
Imagino que bien...
Sé que estás ahí y que aun estás molesta conmigo...
No cuelgues por favor, quiero hablarte y explicarte...
Aun te amo, no creas en lo de la pasada noche...
Fueron palabras de mi lengua no de mi corazón...
Aun te amo y ahora mucho más... 
Esta bien, que me censures y no quieras hablar conmigo...
Te doy la razón, pues fui un estúpido...
Sé que te falte y no lo merecías, ¡pero entiende, no era yo!..
¿Cmo hacerte entender´? que mis amigos me colocaron en ese plan...
Además, se suponía no estarías ahí, que todo quedaría así...
Pero llegaste y no sé cómo, ni por qué...
Di, ¿alguien te lo contó y por eso llegaste?...
Esta bien, sigues molesta y lo entiendo...
Siento tu respiración, tambien siento el palpitar de tu corazón...
Siento el olor de tu perfume y no dejaré de llamar...
¡Bendita línea telefónica!
No pararé de decir: ¡Que te amo! ¡te amo! ¡te amo!...
Solo quiero otra oportunidad, nunca esto sucederá jamás...
¡Te lo prometo!, me haces falta, me siento vacío y es que así estoy sin ti...
Bueno, eso quería decirte; que duermas bien y no olvides...
¡Que te amo! ¡te amo! ahora más que ayer y mucho más que mañana.

Al siguiente día...

¡Hola! ¿cómo estás!...
¿Me has pensado?, ¿me vas a perdonar?...
Ya te dije que no dejaré de llamarte y de esperarte, perdón amor...
Te lo diré miles de veces, eso fue una tontería, lamento lo presenciaras...
¿Me perdonarás hoy? o ¿muy pronto? ¡di algo que me la esperanzas! de terminar con esta tristeza que siento en mi pecho...
Me hacen falta: Tus besos, sentir tu cuerpo caliente pegado al mio...
¿A ti no te hace falta mi aliento, mi olor, mi calor, mis besos?, ¿no te hago falta mi amor?...
¡Bendita línea telefónica!... 
La única que me permite hablar contigo, sé que me escuchas, pues te siento, ¡te amo tanto! que hasta te invento si no te veo, te sueño cada noche después de colgar el teléfono; di, ¿me perdonas mi amor?...
Te amo tanto, un día más no se si lo soportaré, por favor di; que llegué a verte, di que me perdonas, por favor, quiero escuchar tu voz, esas bellas palabras que salen de tu boquita, que son música para mi, ¡música del cielo!, eso es tu voz para mí, mi amor...
Está bien, te entiendo probaré otro día que duermas bien, por favor sueña conmigo.

Varias llamadas más desde la Bendita Línea Telefónica y ella sin hablar. Mientras, él insistente para no perder al amor de su vida...

¡Hola, soy yo!..
¡Qué tonto si lo sabes!, la misma hora, mi voz...
¿Cómo estas hoy mi amor? ya han pasado varios días y no he vuelto a escuchar tu voz, solo te veo desde lejos y cuando lo hago, se me frunce el corazón, mi estómago se inunda de mariposas, ¿sabes? ¡cómo la primera vez que te vi!, ¿lo recuerdas?... 
¿Me has perdonado ya?, aunque te amo tanto pero creo que no llamaré más, por un tiempo te dejaré tranquila, te doy las gracias por tomar el auricular y escuchar mi voz...
¿Aun no me perdonas?, ¡responde por favor! ¿me perdonarás? pues si me lo dices, seguiré esperando tu perdón, seguiré llamándote para decir: ¡Te amo! ¡te amo, te amo!...
Imaginar tu carita, oler tu perfume, sentir tus caricias. Te confieso que ya te sueño menos, pero eso sí, aun sueño contigo, hasta despierto lo hago...
Bueno mi amor, no olvides que te amo, pero mis padres ya me prohibieron hablar por esta Bendita Línea Telefónica, porque les sale muy caro; pero, si tú me perdonas ya no tendré que usarla más... 
La usaremos mas tarde, cuando ellos ya se durmieron para hablar contigo después de dejarte en tu casa, ¿lo recuerdas? ¡Llamadas clandestinas!...
Bueno, otra vez perdón; que sueñes conmigo y no olvides que aunque no me perdones, ¡yo te sigo amando!...
¡Adiós mi amor!...


_ ¡Espera! ¡no cuelgues!... 

A Living Thing


Es un Ser Viviente, un terrible ser viviente, un horror que habita en algunos seres, algo horrible que no tiene genero, cuando se apodera de alguien lo convierte en alguien muy desagradable, ha terminado hasta con bellas y estables relaciones, convirtiendo en un infierno dichas relaciones. 

Es un ser viviente terrible, lo paradójico, es que, cuando se apodera de un cuerpo, este entra en él como virus, uno muy inteligente, pues no es detectado por nuestro sistema inmunológico. 

Entra por el corazón, unido con el amor y al estar adentro de él, se separa del amor y sale de su escondite y se mete en el torrente sanguíneo y recorre libremente sin que nos demos cuenta por todo nuestro cuerpo, contaminándolo, destruyéndolo lentamente. 

La ciencia no sabe que lo activa, no saben que lo vuelve tan terrible para la salud si llegó con tan bello sentimiento, es un ser viviente tan inteligente que se ubica como centro de operaciones en el sistema nerviosos central (SNC), eso hace que quien se contamina se vuelva en una persona desquiciada, sin control alguno, que no entienda razón alguna. Han llegado a las emergencias de hospitales sufriendo un ataque provocado por este Ser Viviente, ahí los médicos se desconciertan y no saben que medicina aplicar, deciden en la desesperación inyectar agua destilada, pues todo en el cuerpo de la victima esta bien, los resultados clínicos y las evaluaciones médicas tambien; que no queda de otra que engañar a quien sufre de esta cosa viviente horrenda. 

Y, mientras la persona decide aguantar el dolor que provoca el agua destilada en nuestros músculos o retoman el control aunque sea momentáneamente o se les aplica otra dosis y así hasta lograr estabilizar al paciente. Así de terrible es esta Cosa Viviente, que se apodera del cuerpo y alma de las personas; hombres o mujeres que mienten diciendo que aman tanto y que por ello se comportan así, que su padecimiento es por causa del enorme amor que llegó a su corazón y la verdad, que antes de eso la persona nunca sufrió un ataque de estos, era un ser normal, hasta que conoció y sintió que el amor le llegó y a su corazón conquistó. 

La persona, muy feliz e ilusionada fue cuando supo que era un ser amado y que también podía entregar su amor, pero la persona en cuestión, desconocía que ya por su sistema recorría su cuerpo, apoderándose de todo él o ella, que se acomodo en una parte muy importante de su cerebro y que desde ahí era mucho más fácil hacerle la vida imposible a dichos trastornados y pobres seres a quienes contaminó. 

¿Cura para esta Cosa Viviente?, creo aun no hay, pues claro, es un virus , la única cura sería que el cuerpo del afectado lo identifique y lo destruya y debe hacerlo rápido, antes de que sea demasiado tarde y este lo destruya a él o ella. 

Dios me libre de esa Cosa Viviente, que más de una vez nos ha afectado a todos, la diferencia es que, a unos los ataca de diferentes maneras e intensidad, unos pueden enloquecer; y se ha documentado que hasta han asesinado o lastimado de seriedad a las personas que los aman, es algo terrible y no tiene cura, solo puedes lidiar con él, entender que te has contaminado y vivir con esa cosa horrible y terrible, Cosa Viviente, solo así lo controlas, pues al ver que ya no tiene el control de tu vida diaria y social, sus efectos negativos y desastrosos van disminuyendo hasta que un día desaparezcan. 

He escuchado personas decir: "Soy un sobreviviente de esa Cosa Viviente". Pero en realidad no saben que solo se ha dormitado y que en cualquier momento se puede despertar y que si lo hace, que nos tome confesados a los que convivimos con ellos y por que no, a ellos tambien. 

Esa cosa horrible y terrible que llegó un día con el amor, esa Cosa Viviente que aunque no lo crean todos estamos contaminados pero en diferente escala... 
"TODOS PADECEMOS DE LA TERRIBLE Y  HORRIBLE COSA VIVIENTE..." 

¡Ultima hora! los científicos y la OMS ya le dió nombre a la Cosa Viviente, como se le conocía; el nombre que se le dió a esta terrible y horrible enfermedad que ha convertido en asesinos a algunos. Le han nombrado...

CELOS 

jueves, 28 de julio de 2016

¡Ahí estaré!


Siempre me dije te esperaré y lo cumpliré; ya verás.
Me lo prometí y se lo juré a mi corazón, lo cumpliré.
Al llegar, no buscarás, pues tu corazón te conducirá hasta mi.
Yo ahí estaré.

Ahí estaré para protegerte, ahí estaré para amarte, 
ahí estaré porque lo prometí, ahí estaré porque nací para ti, 
ahí estaré pues eres mi amor, ahí estaré con un ramo de flores y mi corazón, ahí estaré ya lo verás, pues te amo y no podría dejar plantado al amor de mi vida.

Siempre me preparé en esta vida para el encuentro con el amor.
Supuse sería lo mejor, lo vi, lo sentí con mis padres 
y aun niño lo deseé, me dije; ahí estaré y lo cumpliré,
no te haré esperar, pues ¿cómo?, si te espero desde de siempre.

Ahí estaré, pues será pecado hacer esperar al amor.
Muchos murieron en la espera y no estuvieron ahí cuando este llegó;
por ello, lo prometo, ahí estaré.

Ahí estaré, cariño esperando por ti.
Ahí estaré, como el perro que desespera por la llegada de su amo.
Ahí estaré, mi amor esperando por lo que tanto desde niño ansíe, tu amor.
Ahí estaré, no lo dudes, ven sin miedos, pues ahí estaré.
Ahí estaré, tanto por ti esperé, que un rato más no importará.
Ahí estaré, pues el amor y yo tenemos hace tiempo algo pendiente, no lo dudes que ahí estaré, espero por ti.

Sé que el momento será dulce, lo saboreo y me lleno de deseos.
Ya antes lo viví, lo sentí y lo vi con mis padres, ellos se amaron hasta el día que murieron;
por ello, ven sin miedos, que ahí estaré. 
Aquí estaré esperando por ti, por tu amor, ven pronto y disfruta de lo que para ti tengo, un dulce y verdadero amor, te prometo será como el de mis padres, hasta el último día de nuestras vidas y si me voy antes, no lo dudes que a dónde Dios me lleve, ahí tambien por ti estaré. 

Ahí tambien estaré esperando por ti, seguro esta vez junto a mis padres, ellos y yo, estaremos esperando por ti...

Ahí estaré... Ahí estaremos... Ahí tambien estaremos con la bendición de Dios.
Así de grande y bello es mi amor por ti, no lo dudes, no temas, que te lo prometí y ahí estaré.
Mi amor es grande, muy grande, que trascenderá las fronteras entre la vida y la muerte y en el más allá, por ti... ¡Ahí estaré!




Simplemente no puedo dejar de amarte


Tú no podrás entender lo que me sucederá cuando te vea llegar, los cielos se abrirán, los mares se detendrán, los vientos no soplarán, las flores no tendrán colores, las abejas y las mariposas perderán su armonía y su colorido.

Tú no lo puedes entender, crees que son fantasías de un enamorado corazón.
Las melodías no encuentran sus acordes, los pintores no encuentran sus colores, la luna no encuentra la ruta alrededor de su planeta, el sol se niega a entregar su calor.
Todo será un caos cuando te vea llegar.

Tú no puedes entender la magia que tiene un corazón enamorado.
No puedes comprender lo que le haces a mi vida y a quienes me rodean, espero por tí, para sentir todo lo que no puedes imaginar, no sabes de lo que te pierdes; mi cuerpo y mente junto a un corazón que late como loco son todos tuyos.
Eso me sucederá cuando te vea llegar.

Y es que...
Simplemente no puedo dejar de mamarte.

No podré separar mis pupilas de ti cuando aparezcas frente a mi.
Mil vibraciones viajan como el sonido por el aire; de mi corazón a tu corazón.
Mil colores salen de mis pupilas al encuentro de las tuyas.
Mil sabores que guardo en mi boca que muere por un simple roce de la tuya.
Mil melodías a lo Disney se apoderan del ambiente y resuenan en mis oídos.
Mi piel se estremece de imaginar un roce con la tuya, blanca y tersa.

Y es que...
Simplemente no puedo dejar de amarte.

Eres toda mi vida, el motor que me mueve cada día y me lleva como autómata hasta donde te encontraré. Simplemente porque no puedo dejar de amarte.

Desde que amanece hasta que anochece, mis pensamientos son para ti.
Desde el desayuno hasta la cena hago mi dieta para poder encontrarme contigo.
Desde mi primera respiración hasta el ultimo hálito de mi vida son para ti.
Desde que me duermo hasta que me despierto sueño contigo y te hago muy feliz, debes de venir a mi realidad.
Desde que escucho el primer sonido hasta que llegó al más calmado silencio, escucho a tu corazón latir y deseo sea por mi.

Y es que...
Simplemente no puedo dejar de amarte.

Y aunque no conozca tu nombre, no sé si existas, pero mi corazón te presiente y si no has nacido, pronto a mi llegarás; no envejeceré, pues el amor que tengo para ti me mantendrá joven para entregarte todo esto que siento por ti. Y es que... Simplemente no puedo dejar de amarte.

Los días pasan, las semanas se van entre mis manos, los meses vuelan y los años se acumulan y
yo sigo esperando por ti. Simplemente porque no puedo dejar de amarte, y tú no lo sabes.
Me pierdo en mi mente, te veo en mis sueños, mi piel se calienta, escucho en todas las voces tu nombre también. Y aunque no lo conozco, se que hablan de ti.

Y es que...
Simplemente no puedo dejar de amarte.

No puedo detener este sentimiento que siento por ti, a mi vida llegó, y un día tambien a mí tú llegarás, lo sabre al tenerte cerca, pues conozco tu olor, disfruto del color de tu piel, lo suave de tus cabellos y la luz de tu mirada enamorada. No hay manera de que me equivoqué; cuando te vea sabre que eres tú. No puedo engañar a mi corazón. 
Y la razón, es que... Simplemente no puedo dejar de amarte. 

Y es que...
simplemente no puedo dejar de amarte.


La Eterna Primavera


Un día en mi vida que recuerdo hoy muy bien, recuerdo que el amor me encontró y lo conocí; 
le abrí mi corazón y lo aloje en él, hoy lo recuerdo muy bien, pareciera que fue ayer. Sin embargo, fue hace mucho tiempo. 

Fue hermoso, ya había oído de él, pero no lo conocía, solo veía en todos una especial alegría, una especial luz en sus ojos, mientras que los míos carecían de luz, opacos eran, como un tarde fría de un invierno largo y eterno, con cielos y nubes grises que me helaban hasta los huesos.
Para ellos, el resto de enamorados, vivían una eterna primavera y mi vida no tenía sentido, carecía de lo sublime que era: El Amor. 

Entonces, cuando creí que en mí siempre sería invierno frío y gris, apareció, como asomándose tímidamente a la vuelta de la esquina, luego al otro lado de mi acera. Era una flamita dorada con tierna mirada, que no entendí, hasta que se acercó a mí y su calor sentí, yo me asusté, pues jamás sentí esa cálida caricia. Me pregunté ¿que será?, es tan chica pero inunda todo mi cuerpo con enorme y cálido calor; le sonreí y ella a mí. 

Desabotone mi abrigo y rasgue mi pecho en él, un corazón grisáceo que apenas si latía, ambos lo vimos, yo lo vi normal pero la llamita lo vio con tristeza en sus ojos y de nuevo al vernos, ella sonreía. Me dijo; no te preocupes y mientras mi pecho seguía abierto, como si estuviera en el quirófano esperando un trasplante de corazón; con angustia y miedo de recibir un no; le dije; ¿quieres entrar en él y salvar una vida hasta hoy sin sentido y vacía donde habita solo un tremendo frío? 

Ella aceptó, yo sentí haber escuchado mal y cuando procedí a cerrar mi pecho rasgado por mí, ella dijo; ¡espera! ¿qué haces? y en mí entró y siguió, no se detuvo hasta estar frente a mi moribundo corazón, casa encalada y con moho por tanta humedad y tremenda soledad, se detuvo ahí, y antes de tocarlo, volteo y una ultima sonrisa. 

Mientras ella luego con su pequeña mano lo tocó, sentí que algo en mi se agitó, creí moriré, pero no, era que había entrado la llave que abriría la puerta de un corazón solitario y triste y al esta abrirse la escuche rechinar, ella ya no vio hacia atrás y suavemente, sin hacer daño, en él entró y al hacerlo, fue como si un par de paletas quirúrgicas llenas de energía me dieran una descarga eléctrica y luego de recibir la descarga, comenzó a latir. 

Vi claramente como se llenó de sangre y su color cambio, tambien lo escuche por vez primera latir, si que era bello cuando circuló esa sangre por mi cuerpo yo iba sintiendo raras sensaciones, mi cuerpo tomaba un extraño color que fue siempre negado para mí y el frío abandonaba mi cuerpo, pues se cambiaba por un calor que era cálido y placentero, por vez primera yo iniciaba la vida.

Hasta que por fin, de mis ojos opacos y secos y con mucha fuerza y violentamente escapó de ellos una maravillosa luz que me permitió ver el mundo como realmente es. Conocí los colores, vi el cielo, maravilloso azul y nubes blancas como de algodón, escuché sonrisas y a los pájaros cantar, a las abejas volar y posarse en las rosas multicolores; sobre mi piel se posó una mariposa que agitaba sus bellas y frágiles alas, su caricia fue más que exquisita, luego cientos me inundaron mi abdomen, eso fue maravilloso y todo en mi cambió. 

Eso sucedió un día en mi vida, ese día, tambien mi vida inició, aun estaba asombrado de percibir colores, sentir sensaciones y de escuchar melodías jamás imaginadas ¡y los olores!, olores a jardín, a grama recien regada, me dije; ¡que maravilla es la vida cuando estas enamorado! 

Entonces regresé mi mirar a mi pecho el cual seguía expuesto, a corazón abierto, y en mi corazón que ahora era translucido, vi en su centro a la bella y dorada y cálida llamita que seguía sonriéndome. Me dijo: ¡Hola! y me guiñó uno de sus bellos ojos, luego me agregó, puedes cerrar ya, aquí estaré, juntos ahora nos enfrentaremos al mundo con fe y amor, en las cosas y las personas confiaremos, juntos haremos maravillas, solo confía. 

Yo le sonreí y mientras cocía mi pecho aun abierto, el cual ya no era gris y descolorido, antes de dar la última puntada le dije a esa llamita llamada Amor... ¡Gracias, gracias miles!, por entrar en mí y dar sentido a mi vida y entonces lo rematé y cerrado quedó. 

La cicatriz se fue desvaneciendo, muy lentamente vi cuando mi pecho quedó como si nada pasó, abotone mi camisa, me quité el abrigo, pues ya no sentía más frío y me encaminé, entré en el mundo y fui uno más entre millones que llevaba adentro de su ser, a la Eterna Primavera y entre esos mundos de gentes me confundí y ahora como ese día en mi vida, voy irradiando luz, la maravillosa luz que solamente la da el Amor. Todo eso sucedió un día en mi vida...


                                         El Fin









miércoles, 27 de julio de 2016

Nena


Nena...
Nunca antes sentí un amor tan bueno,
por ello no te apartes de mi 
y manténme así abrazado.

Nena...
Sé que no te gusta que te llame así
pero no puedo evitarlo, pues así eres conmigo,
como una niña mala.

Nena...
Dime que sientes lo mismo por mí
que me necesitas igual que yo a ti
y que el amor nunca antes fue tan bueno
como lo es conmigo.

Nena...
Me gustas, abrázame y besa mis labios
que son desiertos cuando no los besas,
hidrátame con tus besos.

Nena...
El amor nunca antes fue asi de bueno
como cuando estoy contigo,
nuestros brazos y nuestras piernas entrelazadas 
y recibiendo de ti; caricias y ricos besos.

Nena...
Quédate metida entre mis brazos,
nunca quieras escapar, dejarme solo y pensando 
en los momentos que nunca antes fueron tan buenos
como lo son cuando me haces el amor, mi amor.

Nena...
Junto a ti, las noches son tan cortas,
los días son eternos hasta volver a verte,
los meses vuelan y los años llegan sin darnos cuenta,
y es que, el amor y la vida nunca fue tan buenas como hoy.

Nena...
El amor nunca lo sentí tan bueno hasta que llegaste tú,
abrázame, quédate metida entre mis brazos,
llena todo mi cuerpo de besos, como fiel preludio 
de lo que será una noche llena con tu de rico amor.

Nena...
Mi pequeña, pero enorme a la hora de amar.
Nena... 
Sacia mi lujuria, la que sentí cuando te vi.
Nena... 
Besa mis labios, fieles desiertos que deshidratan toda mi piel.
Nena... 
Quédate quieta, atrapada, encerrada entre mis brazos 
y mis piernas hasta que nos amanezca.
Nena... 
Es que antes de ti, nunca el amor fue tan bueno.
Nena... 
Aunque no te guste, eso eres para mí, mi nena traviesa a la hora de amarme.
Nena... 
Me gustas, abrázame, entrelaza tus muslos con los míos,
preludio de una corta noche para amarte, para hacernos el amor. 

Nena... 
El amor nunca fue tan bueno hasta que apareciste tu, llenas mi vida de lujuria, pasión, emoción y mucho, mucho amor; que las noches llegan a ser tan cortas y sin atracción para admirar pues, te tengo a mi lado y para mí, eso es mucho mejor.
Pues, el amor nunca antes fue mejor que hoy.





Dr. Ben Carson y mi Cruz... Gracias.


Hace unos días veía la historia de un excelente personaje, una gran persona, a quien muchos quiza no saben que existe y mucho menos sepan sus logros, me refiero al más grande Neurocirujano Pediatra del mundo, quien se hizo famoso por sus cirugías, únicas en su época, y que de no ser por él, muchos habrían muerto y sus familias habrían sufrido mucho en el proceso.     Me refiero al Dr. Ben Carson (Benjamín Salomón Carson). 

Al ver la película biográfica de este personaje, algo pasó en mi, mientras avanzaba la trama y mientras veía el sufrimiento de los pacientes y sus familiares, me iba cuestionando hasta llegar a una conclusión, una que tal vez muchos no estén de acuerdo y lo respeto, pero para mí, fue un aliciente, poder pensar que lo que yo he sufrido en este mundo y a lo largo de mi existencia no ha sido un sufrimiento en vano y debo contar, que jamás he preguntado a Dios el por qué de mi pena y de mi largo, y seguro eterno sufrimiento que algunos de ustedes conocen y que a quienes recien me conocen un día les contaré. 

La cuestión es, que durante más o menos 40 años de sufrimiento personal con algunos periodos de descanso, Dios, que es perfecto y que cuando me ve rendido sin poder levantarme me da consuelo con un remanso descanso de varios meses y eso esta bien para mi, pero no para muchos más en el mundo, pues he leído en internet, y lo que he leído, solo quienes lo hemos sufrido lo entendemos y me uno a ellos en su dolor y desesperación, más no, en sus protestas, aunque son justificadas pues, ni a mi enemigo (que no lo tengo) se lo desearía. 

Me dije; Dios mio, ahora comprendo cual ha sido tu plan desde ese día fatídico, cuando era aun un chaval, alguien con muchos deseos, sueños y metas que jamás pude cumplir por causa de mi cruz, una que otro no podría jamás cargar, yo, ya me acostumbre a ella y aunque sigo sufriendo estoy resignado y con fe de que un día veré de nuevo alumbrar el sol como el más sano de este planeta (amén). 
Entonces, les decía, a manera que avanzaba la historia y que mis lagrimas brotaban de mis ojos, de ver y de imaginar ese sufrimiento que yo he vivido en carne propia en las familias reales, allá por las décadas de los setentas y ochentas, tuve un lapso en el que me fui de mí, y en ese tiempo no pude ver la  película, pues, yo meditaba lo que les quiero contar y di gracias a Dios por ser parte de sus guerreros, los elegidos por Ti, los que seguro pensaste que seríamos idóneos para tan enorme responsabilidad y para soportar tremendo peso sobre nuestras espaldas. 
A dónde quiero llegar con esto: Para que existan personas como el Dr. Carson, a quienes Dios les dio esas cualidades e inteligencia enormes para ayudar desinteresadamente a sus semejantes y pacientes, y lograr con éxito, lo que hizo sin dudarlo con la ayuda de Dios, pues, tenía la ayuda de su señora madre y su adorable esposa y al darme cuenta de que su éxito tuvo un precio muy alto para él, dije: Pero Dr., usted no ha estado solo, con usted hemos estado nosotros, los que hemos sufrido en carne viva y propia mucho dolor para que personas como usted, que lloró la muerte de sus gemelos, yo y mis hermanos en la enfermedad, lloramos por años la cruz que nos tocó cargar; pero todo sea por la causa, una por demás mejor que las mejores causas: Mi sufrimiento y el de millones, no era en vano, nuestro sufrimiento ha sido para que niños y adultos que tienen enfermedades que ni imaginamos, enfermedades que ni pensar que existían, nos ha tocado a nosotros dar parte de nuestra vida, de nuestra felicidad, de sacrificar miles de cosas para que ellos, los menos favorecidos, inclusive menos que nosotros y eso ya es palabra mayor; sean bendecidos con lograr llevar una vida completa, sana, cumplir metas y sueños y sobre todo, hacer felices a sus angustiados padres y demás familiares.

Seguiremos con gusto sufriendo lo que nos tocó, que no nos mata como a ellos, solo nos hace vivir una miserable vida, por lo menos por etapas, por temporadas, por ciertos tiempos, recaídas crueles, que duelen hasta el alma. Pero ahora sé que todo ese sufrimiento no fue, ni será nunca en vano, es que, nosotros donamos parte de nuestra vida, de esa paz, esa vida plena para que estas criaturas y estas personas logren sobrevivir y vivir una vida plena junto a sus seres queridos. 

Lo único que sí lamento y lamentaré siempre, es el sufrimiento que mis dolencias les provocó a mis ya difuntos padres y ahora a mi amada esposa, a mis amados hijos y a mis hermanos, en fin a mi familia y amigos en general. 

Gracias Padre, mi Dios, por haberme elegido para ser uno de tus guerreros, por darme el entendimiento de que mi sufrimiento y mi vida no ha sido en vano... Y ustedes, hermanos en la enfermedad... DEPRESIÓN Y ANSIEDAD; sepan hoy, al igual que yo, que estamos donando parte de nuestra vida sin haberlo disidido, pues de ser así, esto no estaría pasando y muchos habrían muerto, muchas familias destruidas por un dolor mucho mayor al nuestro. 

Así que, sintámonos orgullosos de ser quienes somos y lo que somos, siempre con la esperanza puesta en el futuro a sabiendas de que nada es eterno y que un día en esta o en la otra vida tendremos nuestra hermosa y deseada recompensa, aunque creo que con el hecho de ver a nuestros hijos y nuestras familias sanos, eso ya es ganancia y es una enorme y grandiosa ganancia.    Gracias Dios por personas como el Dr. Carson. 

Los invito a documentarse con lo que este genio de la Neurocirugía hizo y comprendan el porque de lo que les he compartido. Sin dudarlo, Dios puso esta idea en mi cabeza para trasmitírsela a ustedes, quienes desesperan en el sufrimiento, tengan paciencia y fe, pronto todos seremos liberados o más bien, llegara alguien con nuestra estafeta y entonces, ellos tomaran nuestro lugar y nosotros por fin descansaremos y disfrutaremos de lo que nos quede de vida. Digamos Amén y así será.

Y a ustedes que me leen: Gracias por su amistad y su amor, es parte de nuestro remanso en lapsos, pues, sin ustedes esta cruz sería mucho más pesada y nuestra desesperación, suicida. Gracias miles y totales por estar a mi lado; Dios se los pague. 



Será hasta la próxima. Su amigo de siempre; Sergio Raga. 









martes, 26 de julio de 2016

Un encuentro muy, pero muy cercano (erotismo y suspenso soft)


Rodeando una fogata sobre la playa de arena blanca, los chicos bebían y fumaban en parejas, envueltos en una toalla, cada pareja escuchaba alguna aventura, un chiste y a veces solo se escuchaba el silencio, pues las parejas se perdían en un beso apasionado, los besos los llevaban a recostarse sobre aquella húmeda pero suave arena y mientras se besaban, alguna de las parejas metió la mano bajo la calzoneta de su amado novio y se apodero de su hombría, la cual no se hizo esperar para demostrar el poder que este tenía entre las piernas, él chico al sentir a la chica entre sus piernas hizo su jugada y tambien metió su mano; mientras lo hacia, disfrutaba de una tersa y suave piel, sin duda con depilado perfecto para lucir su diminuto traje de baño y para la presente ocasión. Ella dejó escapar al oído de su novio un placentero suspiro cuando este con su dedo indice insidió en el lugar perfecto, uno caliente y húmedo, ella apretó al chico. Mientras sus manos jugueteaban y se besaban, sus lenguas se acariciaban la cavidad bucal. 

Ahora la chica estaba abajo del chico y su mirada en el infinito, su muslo derecho sentía la hombría de su novio, lo sentía tan duro y caliente como sable recien sacado de la hoguera para ser su metal moldeado; las tres parejas hacían lo suyo envueltos en sus toallas, la chica seguía sintiendo y admirando el cielo estrellado, pero cuando estaba a punto de ser penetrada; ella vio algo en el manto oscuro del inmenso cielo que la dejó helada e inmóvil. Sus ojos estaban clavados, sin parpadear, viendo algo grave o increíble, como para sacarla de su trance sexual.

_ ¡Jorge! ¡Jorge!...  ¡Jorgeee te digo! 
_ ¿Qué te pasa mi amor? ¿no ves, cómo me tienes? 
_ ¡Mirá! 
_ ¿A quién?
_ Mirá al cielo, pero hazlo suavemente, no te muevas abruptamente.

El chico obedeció y volteó muy lentamente y cuando estuvo boca arriba, quedó igual que ella, inmóvil y con la vista perdida, en su boca abierta se veía su asombro. Ahora, los dos viendo hacia el manto maravilloso y ventana del universo.

_ ¡Chicos, chicos! Dijo Jorge, pero susurrando. 
_ ¿Qué diantres quieres? Dijo Juan, quien estaba al lado no así, la otra pareja que estaba enfrente, pues las parejas formaban un perfecto triángulo visto desde lo alto.

_ Voltea y mirá hacia arriba, pero muy lentamente. Carolina que estaba sobre Juan se colocó al lado de él y tambien quedaron igual que Jorge e Idalia.

_ ¡Pancho! ¡Pancho! Dijo Juan al tercero del triangulo, pero estos estaban por terminar su faena sexual y Alexia no pudo más, pues justo le llegó el tan ansiado orgasmo y ella gimió muy fuerte sobre Pancho y sus movimientos fueron tan violentos, pues el orgasmo era tan rico que cuando sintieron, Alexia voló por los aires; ella pensaba que se trataba del orgasmo más delicioso de su corta existencia, en el suelo sobre la arena y desnudo quedó Juan, asustado viendo como su novia era llevada a una especie de nave que estaba posada hace un buen rato sobre el triángulo que los chicos formaban y justo en el centro del triángulo, la fogata encendida; ellos, no se darían cuenta nunca de que sin quererlo habían formado un símbolo, el cual fue mal entendido por quienes se levaron a Alexia.

_ Ok, nadie se mueva abruptamente, que nadie haga movimientos violentos, pues ya vimos lo que le sucedió a Alexia, entonces todos se fueron acomodando, acercándose entre ellos, sin dejar de ver al cielo, esperando no les sucediera lo mismo que a la desafortunada de Alexia. Al cabo de un rato, los cinco estaban unidos, tocándose por los brazos, pero aun con la vista hacía arriba, en el lugar en donde estaría Alexia - ¿con vida? quien sabe - 

Ahora, ellos formaban otro raro símbolo, pues eran cinco lineas verticales y un punto luminoso a sus pies. De la extraña sombra negra, que ellos asumieron era una nave, les alumbró una luz que los cegó, pues la luz solo incidió en ellos, los cubrió meticulosamente, sin dejar fuera de sus cuerpos un solo photón de luz (electrón de luz) como si se tratara de un corte de cirujano en el quirófano, la arena se separó de ellos y los aisló; los chicos quedaron inmóviles, esta vez no por decisión propia sino porque la luz no les permitía que movieran un solo músculo, un solo nervio, hasta la sangre les dejó de circular y así permanecieron por un rato adentro de la luz que se apoderó de sus cuerpos; otra luz, una ultravioleta en otra onda lumínica los escaneaba de pies a cabeza, a veces lo hacia a gran velocidad y otras muy lentamente. - ¿Qué pensaban los chicos?, eso quien podría saberlo o a lo mejor no pensaban nada y ya eran cadáveres _.

Mientras esto sucedía sus pieles se iban secando, de ellos, de sus cuerpos expelía una rara bruma que les robaba algo, mientras eran escaneados, sus cabelleras blanquearon, sus huesos se volvieron porosos y quebradizos, su piel se arrugó, y perdieron masa muscular. 

En otras palabras, en tan solo un breve tiempo de una bella noche sobre una hermosa y cálida playa, los adolescentes que no sobrepasaban los veinte años, eran ahora unos octogenarios. La luz se detuvo y luego la otra, la más fuerte y de color claro se apagó, dejando en la arena a cinco ancianos con todas las enfermedades propias de su edad y sus cuerpos ancianos y envejecidos, algunos casi moribundos. 

De la nave, en su parte de abajo, se encendió una luz amarilla muy fuerte y se escuchó como el silbido producido por un giro muy fuerte y en un cerrar y abrir de ojos, la nave se elevó hasta confundirse con una estrella más. Alexia nunca regresó de la nave. 
- ¿La salvarían los gritos de su orgasmo, el placer que estaba disfrutando?, ¿la salvo de convertirse en una anciana en una noche...? -

Pancho fue el primero que habló y al hacerlo sintió como su boca se le llenó con su dentadura, la cual la sostenían sus brakets, Jorge y su chica, se quisieron sentar pero esto les causaba un tremendo dolor artrítico y Juan, cuando quiso moverse fue victima de un paro cardíaco y murió. De esa manera les amaneció y ellos ahí, sentados sin lograr levantarse, al verse con la claridad de la luz el horror les llegó, al ver a su amigo de al lado como un anciano, ellos se vieron sus piernas y brazos y entendieron que todos eran iguales, vieron a Juan, quien nunca se movió. 

Mientras esto sucedía las chicas lloraban inconsolables y Jorge deseaba que le sucediera lo mismo que a Juan.

_ ¡Buenos días abuelos! Dijo un parroquiano que montaba un bello alazán, su dorso bien bronceado y desnudo, en pantaloncillos nada más. Ellos no respondieron.

_ ¿Les puedo ayudar?, el sol les puede hacer daño, su piel ya esta muy sensible para tomar largos baños de sol. Les dijo mientras controlaba a su caballo. Pero los abuelos no emitieron sonido alguno, ellos seguían mudos.

_ ¿Saben sus familiares que están aquí? Como no recibió respuesta, el parroquiano pensó. 
_ Y dicen que los jóvenes somos los maleducados, pero estos viejos babosos son de lo peor que he visto. Y siguió su cabalgata matutina sobre la blanca arena de la playa...

_ ¡Ah! tengan cuidado, pues en el pueblo dicen haber visto anoche sobrevolar una extraña nave extraterrestre justo en este lugar, yo que ustedes me iba de aquí, aunque para mí, esas son puras babosadas de los aldeanos para atraer turistas, ¿se imaginan? ¡Aliens en su nave! ¡Jajajajaja! ¡Adiós viejos aburridos y maleducados! Y le dio con los carcañales al alazán y éste salió en plena cabalgata, dejando ahí a los artríticos viejos con el cadáver de su amigo Juan, quien ya empezaba a oler mal.

- ¡Buenas noches! Dijo un viejo, quien alumbro al grupo de la fogata con su linterna, una muy poderosa. Alexia fue la primera en gritar.

_ ¡¡Noooo!! ¡¡a mi nooo!! ¡¡malditos Aliens!!
_ ¡Cálmate Alexia! Solo era un cuento que Jorge se inventó y te has quedado dormida. ¡Qué barbara!

Jorge y Juan, reían como locos, el viejo que los alumbró siguió su camino; al darse cuenta que solo los asustó. Mientras Juan gritaba...

_ ¡Vieja artrítica el que llega al ultimo al mar! Y los seis chicos corrieron a la playa, hasta atrás Alexia. 

El viejo, cuando estuvo sobre un montículo alumbro al cielo y se escuchó un silbido, tal cual como si algo girara con gran fuerza y a gran velocidad, y de los ojos del anciano con tremenda linterna, estos se iluminaron con un color anaranjado, los cuales se cerraban y abrían como lo harían los ojos de un reptil enviando una especie de clave Morse a una nave que se posó segundos después de sus parpadeos sobre la fogata que estaba aun encendida, mientras que regresaban de la playa los cinco chicos, quienes al acercarse a la fogata se hicieron en parejas, cubriéndose con enormes toallas y formando un triángulo perfecto e iniciaron a contar chistes, mientras fumaban y bebían sus cervezas. Alexia dijo.

_ Yo ya no quiero escuchar cuentos de miedo, si me permiten, dijo y besó a su novio, el ejemplo fue seguido por las otras dos parejas. 

Y en ese momento, Jorge sintió como su novia le tomaba de su hombría y este hacia lo mismo, sintiendo la suave y tersa piel de su novia muy bien depilada, lo cual lo colocó mucho más excitado, e introdujo su dedo medio en ella... Cuando escuchó un susurro de su novia.

_ ¡Jorge! ¡Jorge! ¡Mirá hacia arriba, pero hazlo lentamente...! 





lunes, 25 de julio de 2016

AMÉRICA


Siento a mi corazón saltar y tambien brincar.
Sentí libertad cuando llegué a este lugar,
al llegar y verte me enamoré, lo confieso,
nunca me largaré, nunca de aquí me iré.
Encontré el lugar perfecto para el amor 
y tambien para morir.

Llegue a este lugar; volando, nadando, sufriendo,
muchos perdieron la vida, soy sobreviviente,
por esta libertad hoy lucharé y hasta moriré.

Hoy lucharé...
Hoy amaré...
Hoy gritaré...
Hoy cantaré...
Hoy respiraré...
Hoy soñaré...

Hoy libre seré y nada me esclavizará,
porque la libertad por fin hallé,
mi hogar lo edificaré aquí, 
estaré aquí y por ti pelearé,
por ti, la vida daré 
y a mi familia defenderé.

Hoy creceré...
Hoy te exploraré...
Hoy te conoceré...
Hoy mi vida daré ...
Hoy me asentaré aquí.

Hoy que te encontré perdida en el océano 
y que nadie sabe de ti, pues de casualidad 
con vida llegué; al verte me enamoré y pensé; 
mi hogar edificaré y mi familia crecerá allí.

Vine de muy lejos hasta aquí; 
volando, nadando, sufriendo. 
Sé que muchos a mi lado murieron, 
pero antes te vieron y tambien dijeron; 
que eras bella.

Un día de mi tierra salí sin saber para donde iba
y una turbulencia casi me mata;
pero creo que por el aire volé, y por el océano nadé,
mucho sufrí, pero cuando creí que moriría 
y las fuerzas me abandonaban, huían de mi.

En el horizonte como un salvavidas apareciste;
yo grité: ¡Es bella!, eras tú, mi hogar, mi futuro, mi libertad.
Lastima que los que a mi lado sufrían; murieron.
Pero antes te amaron y con dignidad 
y un largo suspiro en su corazón perecieron.

A mí, verte me dio fuerzas y hasta ti, volando, 
nadando y muriendo llegué; me acogiste como una madre
que espera con ansias al hijo prodigo, sentí que te conocía
pues me sentí en mi hogar cuando tu suelo pisé;
tu olor me cautivó y tus verdes montañas me fascinaron.

Los sonidos que de ella provenían me embrujaron,
sentí a mis piernas quebrarse e hincado sobre tus playas
caí y al hacerlo al cielo vi y era tan azul y el sol, no quemaba
solo me acariciaba, creo me besaba, yo vi un poco más allá
y di gracias a Dios por tan bello encuentro.

Entonces me puse de pie, pues de tu arena entre mis dedos
surgió una rara energía que me invitó a penetrar en el que 
sería mi hogar y mientras caminaba, más te amaba, sabía 
que aquí sería libre. 

Entonces sentí deseos de correr y como niño
en vacaciones por las playas corrí, tus aguas me animaban 
refrescando a mis pies, y en el cielo miles de aves conmigo
volaban, como dándome la bienvenida, vi de donde llegué,
era bello, tan azul como el cielo que parecía uno solo.

En él, delfines volando y entrando en el océano, me dije: 
Juro, nada los maltratará por lo menos mientras viva.
Por fin, después de tanto correr sin aliento al suelo caí,
pero no estaba agotado solo extasiado y ahí permanecí,
besando tu suelo, tierra virgen y milagrosa que al igual que yo
feliz me recibías.

Creo me dormí, pero al despertar lo primero que vi 
fueron largas piernas, morenas y descalzas,
mis ojos lentamente subí y frente a mi una bella nativa
completamente desnuda, ella me extendió su brazo 
invitándome a levantarme y en su rostro hermoso 
una bella, natural, fresca y honesta sonrisa. 

Yo le correspondí y me puse de pie, ella me observó de pies a cabeza 
yo tambien hice lo mismo. En verdad que era bella, mujer cobriza
de ojos cafés y pestaña elevada señalando al cielo; 
igual eran sus senos, su cabellera oscura y lisa, caían como 
las cascadas que más tarde me limpiaron la sal del océano;
sus caderas armonizaban con sus largas y perfectas piernas
y sus pies, a penas los vi pues estaban hundidos en la arena,
arena blanca de la cual me amenazaban raros especímenes
llamados cangrejos, los cuales tiempo después supe que eran deliciosos.

Ella en su idioma el que no comprendí, me invitó y yo la seguí,
confiado de su hospitalidad e hipnotizado con su belleza natural
penetramos la selva y mientras por ella anduve, pude ver
nuevas especies de animales unos salvajes, otros solamente 
raros, escuché sonidos nuevos, vi imágenes nuevas, creí 
soñaba y no quería despertar y no lo hice. 

Caminamos por un buen rato, yo perdí rastro de como regresar a la playa 
que me dio la bienvenida, pero eso ya no importaba pues no pensaba abandonar 
esa nueva tierra, a mi nuevo hogar, mejor decidí que debía aprender su dialecto
pero ella aprendió antes el mio y así dio inicio un nuevo mundo
que por muchos años estuvo virgen y hoy era contaminado por 
alguien que de lejos llegó.

Me dije; nadie sabrá de este lugar y así fue por lo menos lo que me duró la vida 
nadie ahí llegó, sembré mi semilla y tambien ella me enseñó a sembrar el maíz
a beber el café, a saborear el chocolate, preciado era que por largo 
tiempo moneda fue.

Con ella, que en ese lugar había crecido sola nos bendijo lindo paraíso y nos dio 
muchos hijos, los cuales se diseminaron por todo el lugar y formaron tambien sus hogares,
los que luego fueron tribus y aunque ya no estoy vivo sé que perdidos otros al igual que yo a ese lugar llegaron, pero estos se enamoraron también pero de sus riquezas y se llenaron de avaricia y todo lo que un día con mi familia construí, fue destruido, saqueado, violado y asesinado y a mis hijos y nietos tambien mataron, todo por heredar de su madre la calidad de persona que ella fue.

Siglos han pasado de aquello y todo sigue igual, los que mucho tiempo después de mi ahí llegaron se creen ahora los dueños y señores, solo porque ahí nacieron, pero que su semilla 
del otro lado del océano llegó y lo hizo con odio y avaricia.

Yo tambien llegué de otro lugar; llegué volando, nadando y sufriendo pero aquí encontré la libertad que ahora ya no existe; lo sé porque lo veo. También veo como a mi hogar destruyen y nada los detiene; que tristeza al ver tanta barbaridad y tanta desgracia; vuelvo a morir.

He muerto tantas veces al igual que mi esposa y mis hijos, sé que no queda mucho,
que pronto todo se revertirá y luego de un largo descanso, alguien al igual que yo volando, nadando y sufriendo con bello paraíso se encontrará y con él bella nativa y el ciclo de nuevo iniciará. 

Para mi hogar hay esperanzas no así para los que con avaricias y odio han llegado después, ellos, maldecidos están en este y todos los ciclos subsiguientes.

Ahora lloró al recordar como era mi hogar cuando de la muerte me rescató y como es tiempo presente, que gran diferencia y lo llaman; crecimiento, modernismo y tanto adjetivo, pobres ilusos, todo era mejor cuando aun no habían llegado.

Recuerdo cuando mi amada piel cobriza me dijo: Bienvenido cara pálida. Pero mi piel
con los años se volvió de ese bello color y mi amor por ella creció y el de ella por mi tambien. 
Pero esa es otra historia, que hoy a penas empiezo a recordar.

Este es mi hogar y aunque no nací aquí, su tierra me aceptó y mis cenizas como suyas guardó.
Gracias bendita tierra, gracias bendito jardín, gracias amada esposa, gracias amados hijos.

Gracias bello continente que un día alguien te nombró: AMÉRICA.

  
  





Te amo tanto


La amo tanto y no me sorprendo.
Es como un sueño del que no quiero despertarme,
es como un bello blues, un solo de saxo.

La amo tanto y eso no me asusta.
Pues se que desde niño te necesité
y ahora de mayor te encontré.

La amo tanto y no deseo a nadie más.
Es como encontrar un tesoro que te da todo,
eres mi mejor canción, mi mejor poema, 
el que lees cada noche.

La amo tanto y no me sorprende.
Me da su corazón, me da su alma,
sonrío y digo gracias por tanta bendición,
satisfecho estoy con la mujer que hoy me ama
tanto o igual que yo.

La amo tanto y no necesito a nadie más.
Pues eres lo mejor que la vida me obsequió,
saber que estarás ahí, 
que me necesitas tanto o más que yo,
que me entregas todo el amor que contigo llegó.

La amo tanto y me gusta su sonrisa.
No me sorprende, pues aun te necesito,
me entregas el alma en cada beso,
me entregas el corazón en cada abrazo.
Bello obsequió que a mi llegó.

La amo tanto y no me sorprendo.
La amo tanto y no me asusto.
La amo tanto y eres lo que más deseo.
La amo tanto y te necesito tanto.
La amo tanto y me encanta verte sonreír.
La amo tanto y quiero que me ames igual o más que yo.

La amo tanto y no hay sorpresa, es como si siempre lo supe 
por ello, la esperé hasta que un día a mi vida ella llegó.









viernes, 22 de julio de 2016

Yellow River


Solo voy caminando por lugares que antes fueron hermosos paraísos
camino y mientras lo hago, un nudo en mi garganta aparece.
Me pregunto: ¿Qué le hemos hecho a nuestro hogar? hogar que todos tenemos en común.

Me detengo y veo al cielo, uno que antes no se lograba ver debido la maraña de ramas entrelazadas, lo que se escuchaba era increíble, miles de sonidos. Hoy, esto esta más silencio que un cementerio.
¿A dónde habrán emigrado todas las especies que aquí fue su hogar? o, a lo mejor ¿murieron junto con su santuario? ¿Qué digo? ¡Los asesinamos con nuestra indiferencia!

Avanzo unos metros más y de aquello que un día fue un lugar tan verde y fresco, con sonidos naturales, hoy solo veo suelo polvoriento y unas cuantas ramas sin una sola hoja verde y un silencio que me hace imaginar que estoy viviendo una pesadilla de la que quisiera despertar, pero que digo, ¡si lo estoy!

Mientras avanzo, vienen imágenes a mi mente y ahora recuerdo que aquí hubo un bello río,
uno que armonizaba con los sonidos naturales, de diferentes especies animales.
Pero lo que veo es un río amarillento con poca agua, si a eso se le puede llamar agua y en él, desperdicios humanos y tambien basura de gente sin escrúpulos, así te llamaré y te recordaré: Yellow River. 
Aunque lo que fuiste, eras mejor un río con aguas cristalinas; desde acá veía a los peces de colores y a los criollos, entre ellos pavoneándose, los tepocates, que luego serían desagradables sapos, los que se hartaban a los virus como el Zika, el Chikungunya y tantos otros.

Pero como tambien terminamos con esos batracios, ahora los virus son transportados por el alimento de ellos, esos malditos mosquitos que nos beben la sangre y al hacerlo depositan miles de enfermedades en nuestro cuerpo. Y todavía tenemos el cinismo de preguntar; ¿de donde tanta enfermedad moderna?, pobres ilusos, ¡no son modernas! lo que sucedió es que acabamos, arrasamos con nuestros protectores naturales como bien dice el Dr. Efrén, nadie lo escuchó y aquí están las consecuencias.

Continúo mi viaje y casi caigo al vacío. ¡Dios mio! pero esto no era un precipicio, era una ladera, la cual disfrutamos como enorme y natural resbaladero, solo necesitábamos unos cartones y a divertirnos sanamente, esto se mantenía lleno de juventud, pero sin drogas; unos resbalándose y otros en el Yellow River nadando, más abajo buscando entre las piedras cangrejos de río,  cangrejeando para más tarde disfrutar de un buen caldo. 

El nudo en mi garganta se desató y ahora lloró, que triste y pensar que esta solo es una mínima porción de un inmenso y bello planeta, el cual esta muriendo y con él todos sus vecinos.

No aguanto más y me siento en el puro barro, debajo de uno de los pocos árboles que sobreviven; pero ¿qué digo? si los árboles mueren de pie; estoy sobre una raíz de un respetable y enorme cadáver que un día dio sombra, fue hogar de miles de animales silvestres e insectos y lo más importante, nos dio un aire puro y sano, respirable, que evitaba nos enfermaran nuestros pulmones. 

Pienso, tendremos un día que evolucionar y transformarnos como los peces que usan sus branquias para respirar, obtener el oxigeno de las aguas de los mares, seremos algún día mitad humanos y mitad algún tipo de insecto. ¡Dios mio! con que no me toque ser mitad cucaracha que asco, pero creo es el futuro de la humanidad como lo advirtió el Dr. Efrén. 

El sol es castigador, seguro nos tiene un gran odio y al ver a un humano como ahora me ve, lo hace con desagrado, como yo lo hago contra las cucarachas, que al ver una, mi impulso es matarla; lo mismo hace ahora nuestro astro rey y nos desea cocinar, sabe que si se lo propone lo va a lograr. 

La tierra se sacude como mi cachorro y aunque expulsa algunas pulgas y otros bichos, hay unos que ni con insecticida los eliminará, me refiero a los industriales y sus millonadas, esos son las más perjudiciales.

La ONU y los gobiernos de esos grupos pro tierra deberían hacer una ley de tope en sus riquezas, que jamás lograrán con ellas terminar ni aunque pudieran vivir por 500 años, cada día serían más ricos. Si se les permitiera un tope de por lo menos el 50% y el otro 50% usarlo para alimentar a nuestros hermanos, tambien para preservar a ciertas especies que están a punto de ser parte de los dinosaurios y con esas millonadas, manejadas por personas honestas y honradas, pues si se las dan a los políticos, la misma babosada ¡oh! pero Dios nos salve de esa peste... Me refiero, que con todo ese dinero construir tecnología para salvar a nuestro hogar y que este lugar sea el de antes, el que un día siendo niño disfruté para que nuestros hijos y nietos tambien los disfruten, erradicar tambien tanta droga, para eso serviría. 

Padres pura lata (iba a decir pura mierda, pero como esto es muy delicado esa expresión no encajaría) que les permiten o no les importa que sus hijos se vuelvan adictos, unas porquerías humanas; ¿qué nos espera si ellos los poderosos de este lugar se drogan? ¿qué podrían hacer para en un futuro salvar nuestro mundo? Ellos, serán los primeros en sucumbir y terminar con nuestro futuro. 

Me levante y mejor regresé por donde llegué, decepcionado y pensar que llegué aquí con deseos de recordar bellos momentos vividos, pero me voy cabizbajo y llorando por lo que vine a encontrarme...  C
on un: Yellow River.

Hasta la próxima, pues ya no puedo decir nada, me duele mucho el alma, el pecho y ahora se me desató otro nudo en mi garganta... 

La Casa Grande: Lalito y la Radio



_ ¡Mamá! ¡mamá! ¡ahí vienen! 

Gritaba Lalito con emoción, mientras que frente a la Casa Grande se estacionaba un camión de entregas y aunque Lalito aun no sabía leer, conocía muy bien las marcas y por eso él sabía que era lo que su madre esperaba y lo que a él lo tenía al pendiente. 
Sonó la puerta, la madre de Lalito, quien ya sabía de quien se trataba salió con la confianza a abrir la puerta y efectivamente, los  señores con documentos en mano dijeron.

_ ¿Doña Lilly?
_ Ella es mi hija, pero con gusto yo recibo el encargo.
_ ¿Usted es la madre? entonces no hay problema. Y gritó...
_ ¡Descarguen aquí es!

Los ayudantes abrieron la parte trasera del enorme camión y bajaron el artefacto, el cual a pesar de la pericia de los cargadores y sus musculosos cuerpos les dio alguna dificultad. Cuando estuvieron en la enorme sala, preguntaron.

_ ¿En dónde señora?
_ Allí esta bien gracias. Respondió mi madre. La curiosidad de Lalito lo hizo abalanzarse contra la maquina de coser que su hermana había comprado para hacer trabajos de costurera en sus ratos libres ya que su trabajo y profesión, era el de enfermera, pero ella, hacia unos trabajos de costura increibles, inigualables, tal como los veía en una revista, así eran las prendas que ella confeccionaba.

_ Bueno señora, ahí esta su maquina de cocer; bueno, la de su hija y por su compra Singer le trae un obsequio. 

_ ¡Tráiganlo! ordenó a los cargadores el chofer y encargado de la entrega.
Lalito y su madre quedaron asombrados y a la espera del regalo.
_ ¡Que bueno! muchas gracias. Dijo Doña Blanky con tremenda sonrisa en boca.

El cargador entregó a la madre de Lalito una caja, en la cual, tambien venía impresa la marca.


_ Bueno señora, cualquier cosa... A este teléfono y dirección por servicio o garantías y muchas gracias por su compra. ¡Ah! y también felicitaciones por su obsequio, espero lo disfruten.
_ Claro. muchas gracias. ¿Les firmo?
_ Sí, aquí por favor.

La madre de Lalito firmó y los señores se fueron en el camión que los había llevado, seguramente a la entrega de otros productos a otros vecinos y compradores.

_ ¿Qué será mami, lo abrimos?
_ No mi´jo, que lo abra tu hermana, pues es su obsequio.
_ Pero mami, ¿no te da curiosidad? Lilly no se enojará; ¡ábrelo!
_ Bueno, tienes razón y lo hago solo porque tú me lo pides, eso diremos, si ella se molesta y pregunta, ¿por que abrimos su regalo? ¿eh?
_ Esta bien, ¡pero ábrelo ya!

Por supuesto que la madre de Lalito estaba con las ganas de saber que era el obsequio y lo colocó sobre la mesa y ya estando ahí, lo abrió y apareció el otro aparato; el cual, Lalito ignoraba que era, pues jamas en su vida vio algo igual.

_ ¿Qué es mami?

_ ¡Es una Radio hijo! Dijo la madre de Lalito muy ilusionada y también emocionada.
_ ¿Una radio? y eso ¿para qué sirve'
- Ven, vamos a la tienda de doña Senobia. 
_ ¿Para qué madre? Dijo Lalito con el seño fruncido en su frente. 
_ Pues, a comprar 8 baterías que son las que usa para funcionar y una vez colocadas, sabrás para que sirve ese aparato.

Regresamos de la tienda de la esquina, la de doña Senobia y mi madre como pudo y luego de varios intentos, logró colocar las baterías; eso sí, lo logró hasta que Lalito le dijo.

_ No mami, mira el dibujo, son las baterías, entonces, estas van así. 
Y Lalito metió en un tubo transparente que no era más que el receptáculo que las mantenía alineadas y las colocó como indicaba el dibujo. Una vez colocadas, cerraron la compuerta y entonces Doña Blanky como toda una experta dio la vuelta al aparato y dijo.

_ ¿Dónde se encenderá? 
Y con ello, empezó a mover los botones, a lo que Lalito tambien lo hizo para ayudarla y entonces se encendió el aparato, primero encendió la luz piloto y el dial se iluminó y por el movimiento de los botones el aparato estaba con el volumen al máximo y este sonó, sonó tan alto que hizo a Lalito dar tremendo brinco y su madre lo agarró para protegerlo, pues ambos se asustaron, aquello era un escándalo. Era la emisora; Radio Mundial y en él sonaba una canción del desaparecido cantante mexicano: Javier Solis.
Despues de bajar el volumen al volumen indicado, ambos rieron mucho. Lalito grito: - ¡Yujú! y amobs bailaron pieza tras pieza por un buen rato, hasta que doña Blanky dijo.

_ ¡El almuerzo hijo!
Y salio corriendo hacia la cocina, mientras, Lalito siguió escuchando la musica, la radio no le permitía a Lalito salir a jugar, ni cualquier otra actividad, solamente se quedó a escuchar la musica y a estar cambiando de estación; junto a él, sus juguetes, quienes eran los espectadores del concierto que era el aparato, cada que terminaba una canción ellos aplaudían emocionados y hasta gritaban: ¡Otra, otra!

Despues de varios días en las mismas, en la casa todos con la emoción de la radio, Lilly cuando hacía alguna prenda de vestir a su lado la radio con la musica del momento y cuando estaba sola doña Blanky, escuchando tambien su musica, los fines de semana los hermanos varones y el padre de Lalito, pegados a la bocina, sacando la madre a un tal Árbitro, ellos decían que esa cosa provocaba que su equipo perdiera o algo así; la verdad Lalito no sabía que era eso.

Lalito encontró en la máquina de cocer otra función diferente a la de su hermana Lilly, para Lalito, la máquina era su automóvil; él se metía en el compartimiento donde se colocan los pies y ahí se sentaba y usaba como timón a la rueda grande, la cual era como el motor de la máquina, pues a través de una cuerda esta movía la cabeza de la maquina, donde su hermana metía las piezas de tela; pero para esto, él había aprendido a quitar la cuerda de cuero y la rueda quedaba libre y él conducía por la Sexta Avenida, por carreteras que lo llevaban a lugares en su rica imaginación (pero esta será otra historia).

También su hermano de en medio, consiguió una lámina a color de lo que sería un aparato de televisión y lo pegó en un lugar que daba la impresión de que en la casa de Lalito había ya un televisor y Lalito colocaba la radio a un lado y se sentaba frente al afiche y ahí, pasaba sentado varias horas, escuchando una emisora y viendo la foto que aparecía en la pantalla de aquel raro aparato y él, imaginaba miles de aventuras, las cuales aparecían en la pantalla del papel, pero que en realidad pasaban en su cabecita, en la mente prodigiosa de un niño de tan solo cinco años.




jueves, 21 de julio de 2016

Como...


Como el ruido que hizo el Concorde al aterrizar o despegar, igual hace mi corazón al verte llegar.

Como un pájaro que vuela libre por los aires me veías pasar y me seguías con tus bellos ojos, hasta que detrás de una nube me sentaba a descansar y desde ahí te empece a amar.

Como la hormiga que a diario y sin descanso carga su alimento para su colonia alimentar, así empece a alimentar a mi alma, previo a entregarte mi amor, mucho caminé y mi carga pesada fue, pero valió la pena, pues el amor que en ti encontré llena a mi corazón con ese amor que a diario me entregas.

Como pez que burbujas saca por su boca, del agua que por debajo de sus aletas le mantiene con vida, así es tu amor para mi.

Como el volcán que llegado el día no soporta con tanta energía y suelta tremenda erupción; lanzando hacia afuera; piedras ardientes, enormes columnas de humo y lava que quema todo a su paso. Así llego tu amor un día a mí. 
Y de la misma manera que ese volcán, es el amor que ahora siento por tí. Solo que en lugar de rocas incandescentes yo lanzo corazones llenos de helio, que por el cielo volarán hasta perderse en el infinito. Y como las columnas de humo gris que oscurece por completo al cielo; tu amor y mi amor son capaces de opacar al más cruel de los odios, hasta convertirlo en el mayor de los perdones. Y como aquella infernal lava que termina con todo lo que a su paso encuentra; igual hizo tu amor en mí, borró todo mal recuerdo que otro mal amor dejó penetrado en mi corazón. Lo quemó todo, que hubo un momento que lo pulverizó y como truco de magia desapareció dejando una débil estela de humo que pronto con el viento desapareció.

Como tormenta que nace en el océano y forma tornados y otros males naturales, pero que por más bravo y  temido que el tornado es, justo en el centro lleva consigo una rara calma llena de una enorme paz. Lo mismo hiciste en mi turbulenta vida, llevaste contigo ese centro del bravo tornado y conmigo quedó y nunca de ahí se movió.

Como el soldado que herido en combate y por sus compañeros jamas será abandonado; igual has hecho conmigo, pues en mis glorias estas conmigo, a mi lado y en los más oscuro de mis fracasos a mi lado me das ánimos de levantarme y seguir en la lucha, jamás me dejarás ahí abandonado y mucho menos seguirás sola, siempre me esperarás a que me recupere para que ambos venzamos a quien nos quiere hacer daño y separarnos con sus intrigas y envidias.

Como aquella estrella fugaz que es esperada cada cierto tiempo para ser estudiada o simplemente admirada; asi son tus horas a la espera de que de mi viaje regrese, para luego fundirnos en un abrazo que se prolongará hasta la madrugada y de aquel esperado cometa, 
ya no nos interesa, aunque nuestra vida no nos alcance para verlo de nuevo, pues es más importante amarnos baja la luz de su enorme cola, porque esta temporada él llegó por nosotros.

Como aquel niño que al nacer por alguna razón grita y llora a todo pulmón; asi gritaré que te amo con devoción.

Como aquel amor que nunca se creyó podría alguien sentir por otro ser humano; así es el amor que siento por ti: Mi compañera, mi confidente, mi amiga, mi amante y madre de mi mejor tesoro que son mis hijos, bendición de Dios.    

Yo escribo


Yo escribo, sin duda: Al amor.
Yo escribo historias de mis vecinos y hasta la de una flor.
Yo escribo historias de horror y tambien de historias de mucho amor.
Yo escribo a quien me lee y tú sin saber que lo hago por ti.
Yo escribo historias de ayer, que hoy quisiera volver a vivir y que tu las revives conmigo.
Yo escribo al árbol que nació en mi patio y a la gente de mi alrededor.
Yo escribo a mis hijos pues con amor los veo crecer y a mi perro que juega con ellos a él tambien.
Yo escribo lo que en un comentario me transmites y tú sin saberlo.
Yo escribo al mosquito que una noche no me dejó dormir.
Yo escribo al vendedor, al comprador, al empresario y tambien al doctor.
Yo escribo a la memoria de los que ya se han ido, que murieron en el anonimato y que ahora famosos ya son.

Quizá no lo sepas que escribo pensando en como pudo ser nuestro amor.
Quizá no lo sepas, pero tú protagonizas alguna de mis historias que te ha hecho llorar y otras que te hacen reír, otras que te logran un suspiro robar, otras que las sientes tan tuyas. Pues asi es, eres tú y tú sin saberlo.
Quizá un día te digas; ella se parece a mi y hasta mi nombre lleva, es como si fuera mi propia historia. Pues así es. Y tú sin saberlo. Quizá nunca sepas como nació esa historia que te hizo suspirar, reír o llorar.

Yo escribo a la vida y a la abeja que frente a mi hace un instante voló.
Yo escribo a la cucaracha que anoche gran susto me dió.
Yo escribo historias coloradas que a muchos los excitará y las e titulado: Erotismo Light.
Yo escribo a personas que sufren alguna grave enfermedad y tambien a quienes padecemos una en común.
Yo escribo porque Dios así lo quiso y por años yo sin saberlo, pero hoy muy feliz soy.
Yo escribo a los niños y a los animales que no se pueden defender.
Yo escribo fabulas y cuentos que a tus niños le habrás de leer.
Yo escribo a los que cada día luchan por hacer realidad una ilusión.
Yo escribo a la fe, escribo a los Ángeles y tambien a mi Dios. Gracias por haberme hecho victima de tantos milagros.

Quizá tu no sepas que escribo pensando en tu amor, de como pudo ser nuestra historia en la vida real.
Quizá te guste lo que escribo y no comprendas como nació esta historia de amor y pienses que un genio soy; pero nació de lo que un día me inspiraste. 
Y rápido la compartas porque te sientes identificado con ella y sin saberlo me pides, cuando escribes una historia que hable de mi; pero ya la habrás leído y tú, sin saberlo.

Yo escribo a la gente, a los niños, a la naturaleza, a los animales y a los insectos, pero sobre todo le escribo al amor.

Yo escribo sin dudarlo al amor y lo hago con tanta emoción que alguna vez me rodó una lagrima, fue tanta la emoción que escribiendo sentí, que no me importa decirlo pero bastante lloré. Me dicen romántico y no te equivocas, pues si que lo soy, no me apena, pues personas como yo ya son dinosaurios que tengo que traer al presente para revivir el romanticismo del que carecemos hoy día, pues sin romanticismo no puede haber amor.

Y sobre todo, escribo en especial para ti mi amor.


Anatomía de un amor


Una mariposa que recien nacía, salía de su crisálida, 
al salir escuchó que en el lugar había una revolución 
y miles de ellas volaban como locas por todos lados, 
casi se golpeaban entre ellas, mientras otras 
se daban contra las paredes que las contenían. 
La recien llegada extendió sus alas y entonces 
luego movió sus antenas y le preguntó a quien a su lado 
estaba lista para echarse a volar, a unirse a la algarabía 
de sus compañeras.

_ ¡Vaya, por fin! creí que volvería a ser un desagradable gusano 
ya estaba entumida.
_ ¿Si? Pues bienvenida, yo ya me aburría tanto que pensaba 
iba a morir, pero gracias a Dios por fin se dió. 
Ha pasado tanto tiempo desde la última vez, que creí no volvería 
a disfrutar de esta maravillosa fiesta.
_ ¿Vienes y te unes o te quedarás ahí observando? Le pregunto 
a la recién llegada.
_ ¡No! ¡vamos a disfrutar, no sea y me pase lo mismo que a ti!

Y ambas se hicieron a volar y felices chocaban entre sus amigas 
aquello era una fiesta tremenda y había que aprovecharla 
pues, había pasado tanto tiempo que no volaban así 
y mucho menos se divertían que había que aprovechar, 
el alboroto era increíble, los gritos eran tales que parecían 
unas mariposas embriagadas.

En eso apareció un chico dando vuelta por la esquina y eso 
las alborotó aun mucho más, ahora aquello era peor, 
él se acercaba con su andar de chico malo pero tierno a la vez 
y mientras lo hacía, él sonreía, creo sentía lo mismo 
que la chica que lo esperaba. 
Despues de unos pocos minutos, él se acercó hasta la chica y la besó, 
ella se colgó de su cuello y ambos disfrutaron de delicioso 
y ansiado beso.
En ese preciso momento, las mariposas, todas cayeron al suelo 
y en su lugar, donde antes volaban como desquiciadas, 
tremendo vacío quedó, uno que pronto desapareció. 
Las mariposas, todas quedaron rendidas, como si se tratará 
del amanecer del día siguiente de tremenda orgía.

Mientras ellas desfallecían y dormían; de algún lugar salieron 
miles de hormigas, las cuales invadieron la piel de la joven; 
mientras estas desfilaban sobre su piel, se iba erizando 
y de cada piquete que le daban a la piel de la chica 
le iban produciendo un tremendo pero rico calor, 
su piel se incendió que hasta el chico sintió el cálido calor, 
la deliciosa temperatura que expelía cada poro de su piel. 

El calor que provocaron las hormigas en toda la piel de la chica 
quien aun seguía besando a su nuevo novio, 
se sintió en su interior, desde muy adentro de su corazón 
que no hubo de otra, más que dejarlos salir y abrieron 
las caballerizas y tambien los corrales y de allí salieron en tropel 
miles de bellos caballos, los cuales recorrieron todo su cuerpo, 
pues su galope y los golpes de sus cascos levantaban su pecho 
y su eco se hacia escuchar y sentir por cada parte de su piel. 

El beso era delicioso y ya se estaba aguando en toda la cavidad 
de de sus bocas, en ambos se sentía la tremenda humedad 
y pasaba que los diques no aguantaron y se rompieron e inundaron 
con sus líquidos dicha parte que permanecía pegada una del otro 
intercambiándose aquellos líquidos para no perecer ahogados. 
Sus lenguas, nadaban entre la inundación para mantenerse a flote 
pero faltaba algo en ese lugar; fue cuando la chica sintió 
que sus piernas se aguadaron y que ya no la sostendrían más, 
que el chico al darse cuenta la sostuvo por la cintura 
para que ella no cayera al suelo por tantas emociones en su cuerpo. 
Pero en ese instante, ellos sintieron que a sus bocas llegó un rico sabor, 
un sabor azucarado, un sabor a rica miel. 

Pues claro, el azúcar que había en las venas de la chica 
toda se concentró en su boca para lograr así desaguar lo inundado 
y al carecer de azúcar en sus venas, casi se desvaneció, 
pero, más sin embargo, por ni un segundo ella y él pensaron 
en separarse y dejar de besarse; a pesar de todas aquellas sensaciones 
que la anatomía del amor le hace a un cuerpo de chicos enamorados 
quienes por meses se han deseado, que prefieren morir que dejar de amarse.


                                            El Fin

miércoles, 20 de julio de 2016

Cada vez que pienso en ti


Cada vez que pienso en ti.
Siento miles de sensaciones,
mi corazón late a mil y siento estallará
mi estomago se estremece 
provocando un vacío que luego me da cosquillas.

Cada vez que pienso en ti.
El sol brilla más y a todos inunda con su calor.
El mar se calma y las olas solamente se mecen.
El manto de la noche se torna azul,
producido por la luz de estrellas miles
danzando alrededor de una inmensa luna
que pinta todo de plateado.

Cada vez que pienso en ti.
Las personas veo más buenas.
Se detiene el viento que llega del norte
y se convierte en suave brisa.
Las flores adquieren colores más fuertes y brillantes.
Las abejas bailan antes de posarse en ellas.
Los perros no persiguen autos 
y a los gatos lamen con cariño.

Cada vez que pienso en ti.
A los niños veo sonreír.
Los volcanes eructan flores de fuego.
El arco-iris delata a su baúl lleno de plata.
Los ancianos ninguno sufre ya
porque nadie los abandona, todos reciben amor.

Cada vez que pienso en ti.
Los templos llenos están, entregando sus ofrendas
agradecidos por haber recibido sus milagros.
La luna y su miel se vuelven eternas.
Los campos florecen y llenos de bosques ahora están
entregando un aire más puro.

Cada vez que pienso en ti.
En todos los rostros veo amor.
El  odio se erradicó de malos corazones. 
Nadie abandona a sus mascotas, todas viven felices
recibiendo caricias y mucho amor.
Los cielos veo limpios, libres de impurezas 
y del desagradable esmog.

Cada vez que pienso en ti.
Los enemigos firman la paz.
Los ricos reparten sus afortunadas riquezas.
Las armas son destruidas 
y cesa el fuego en el campo de combate.
El secuestrador deja libre a su victima,
no sin antes pedir que le perdone.
El ladrón regresa lo hurtado 
y sale en busca de trabajo honrado. 

Cada vez que pienso en ti.
El cielo lo veo mucho más azul
y en él, desfile de aves que un día se extinguieron.
Al mar lo veo limpio y con especies 
que un día por ello murieron.
Los bosques son aun más verdes 
que el Jardín del Edén.

Cada vez que pienso en ti.
Me sientes llegar a hasta donde te encuentres,
de tu pecho se escapará un suspiro,
tu piel se enciende y se llena de un rico calor,
tu corazón se agita y tu estómago 
se llena de salvajes mariposas 
queriendo de ti escapar,
un temblor llega a tus piernas. 
Sientes todo lo anterior y eso te hace sonreír, 
pues sabes que justo ahora pienso en ti. 

Por eso a cada instante trato de pensar en ti, 
por eso a cada instante todos te ven sonreír.
Se preguntarán; 
¿por qué el mundo es mejor ahora?
Tratamos a cada quien de explicar la magia del amor, 
pero nadie lo entiende,
nos miran y piensan estos dos están bien locos.

Aciertan, pues, 
¿quién que tiene en su corazón el amor?
no es una persona loca, 
deja de ser una persona normal,
se vuelve en persona feliz y todo lo ve diferente.

El amor es un milagro 
que todo ser debería de vivir.
Sentir ese extraño y rico calor. 
Oír esa sinfonía entonada por su corazón,
diástole y sístole serán la letra 
y llevarán cierto ritmo.
Sentirás que mueres, pero al contrario, 
vives más y mejor.

Cada vez que pienso en ti. 
Nace un mundo nuevo,
es nuestro mundo y se llama amor.
Todo se ve y es diferente, 
pues el amor trae luz a mi existir.

Y tú, sigues sonriendo, 
pues a cada segundo pienso en ti.
Y yo, lo veo todo como nuevo; 
de saber que tengo a alguien 
a quien amar y que me ama igual.

Es como un fuego que arde pero no quema, 
que a todo incendia, pero no arrasa con hectáreas.
Solamente ilumina y da calor...
Y vive en nosotros dos. 



martes, 19 de julio de 2016

Don't throw it all away


No quieres hablar más conmigo
yo solo pienso en seguir detrás de ti,
no huyas del mejor de los amores,
no pierdas el amor que tengo para ti.

Soy un cuarto de felicidad, un santuario
donde vive el mejor amor,
no me cambies por alguien sin importancia,
alguien que desea de ti, 
lo que yo guardo para una gran noche 
llena de rica miel. 

No Tires todo por la borda...

No arrojes lo que te ofrezco 
que es amor del bueno.
Uno que no se encuentra por casualidad, 
mucho menos lo encontrarás 
en un rostro bello con hoyuelos al reír.

Soy lo que ves, 
pero lo que no se ve esta rebosando de amor
y es todo para ti. 
Sorpresa soy, envoltorio es lo único que logras ver,
pero cuando lo destapes 
veras quien realidad soy y disfrutarás 
de un enorme y bello amor, que siento solo por ti.

No Tires todo por la borda...

No soy catálogo, donde puedas enamorarte.
No soy prenda de vitrina de la que te ilusiones.
No soy oferta, a la que puedas comprar por que paso de temporada.
No soy migaja, que satisfaga al más hambriento.
No soy modelo de auto rodado que te ha encantado 
pero que ya ha sido chocado.
No soy rubio, por que me he tintado el cabello, 
soy genuino.
Para ti me he guardado, no desperdicies 
el amor que te vengo ofreciendo.

No tires todo por la borda...

Deja de buscar luz artificial, esa tiene un tiempo de vida.
Deja de buscar piedras falsas esas que deslumbran 
pero que solo son pura fantasía.
Deja de cambiar un amor por otro, 
por que el anterior no te llenó, solo te defraudó.
Deja de buscar en lugares equivocados un amor real 
y verdadero, por que ahí solo hay sexo para un rato.
Mira a quien esta frente a ti y detrás de él, 
bello ramo de rosa rojas y blancas.
Con un corazón, que desde que empezó a latir 
lo hizo para ti, para hacerte la mujer más feliz.
Ven ahora, pues mañana quizás sea tarde para ti, 
pues lo que no quieres ver otra lo verá y me amará.

No tires todo por la borda...

Solo por que no soy quien un día siendo niña te ilusionó y te engañó.
Yo estaba detrás de él, quien te deslumbró y al verte te amó,
no busques más, solo recuerda y mira sobre su hombro 
ahí aun estoy, esperando entregarte mi amor.
Su belleza pronto solo arrugas serán 
y al caer su envoltorio veras lo que hay en su interior 
algo que te desilusionará.
No seré el más guapo, pero tampoco estoy mal 
y con el tiempo cosecharás todo el amor que un día en mí nació 
yo lo regué y se creció, que ahora no puedo más contenerlo,
todo lo tengo para ti. 
Disfrutemos juntos de la gracia que nos da 
este amor que desde ese día guardo para ti.

No tires todo por la borda...

Ven, ámame que ansioso estoy de hacerte muy feliz 
entregarte un grande y verdadero amor,
ese que aparece una vez en cien años. 

Y que de él hacen: 
Una novela, una canción, una sinfonía
una tragedia, una guerra, una constelación. 

Soy ese cometa que viaja por el universo 
y que regresará en cien años. 
Así es el amor que tego para ti. 

No lo tires por la borda... No lo desprecies pues solo morirá.
No nacerá, pues de mí nunca saldrá, 
pues lo he cuidado y guardado solo para ti.

No tires por la borda tanto amor, real y verdadero 
que un día cuando te vio en mi corazón solo para ti nació.

No lo tires por la borda... Te amo mujer no lo olvides.
No tires este amor por la borda... Pues un día te arrepentirás.