viernes, 18 de agosto de 2017

Esta tarde vi llover (las canciones de mi vida)


Esta tarde vi llover, la tormenta estaba en mis ojos,
las centellas en mi corazón.
Nubes negras que amenazaban a mi imaginación.
Escalofríos en toda mi piel, granizadas en mi alma.
Moría de frío y a ti eso no te importó.
Te alejaste, te llevas mi paraguas, mi impermeable, 
me dejas a la intemperie.

Esta tarde vi llover, no vi gente correr.
A la única que vi alejarse, esa eras tú,
contigo se iba mi amor, mi vida, 
mis recuerdos, mis promesas de amor.
Escuché a los vientos que se acercaban y los ignoré,
vi a las blancas nubes cambiarse por grises 
y después mucho más oscuras.
Los cielos se abrían con cada rayo, 
el sonido era ensordecedor, estremecedor.
Mis cinco sentidos se paralizaron, 
era un cachorro asustado y aturdido
sin que nadie se apiade de mí, y menos tú.

Esta tarde vi llover y no estabas tú.
Me dejaste olvidado bajo aquel aguacero,
eran aguas saladas que se confundian 
entre otras inodoras, cristalinas e incoloras.
Eran mis lágrimas en medio del aguacero de tu adiós.
Yo seguía allí, sin saber que hacer ni que pensar, solo esperar
a que apareciera la mujer que tanto amé, 
pero tú no llegabas.

Esta tarde vi llover y no se si me extrañas
como yo ya empecé a extrañarte sin dejar de amarte.
Mi corazón se congeló al no tener (sentir) más tu calor.
La tormenta fue la que me abrazó y a mi llanto disimuló,
eso no me importó, pues para mí todo terminó. 
Yo seguía allí y no estabas tú.

Esta tarde vi llover, el invierno se me adelantó.
Al verano esperé para enamorarme en primavera,
pero no dejaba de llover y de ti, ya nada supe más.
La tormenta, los rayos y centellas me aniquilaban, 
conmigo terminaban y yo sin saber que hacer.
En medio de aquella tormenta 
que dio inicio con un extraño viento,
que dio pasó de nubes blancas a otras grises y muy negras,
luego se dejó caer la lluvia sobre mí

Esta tarde veo llover, y afuera de mí se acabado ya.
Pero en mí sigue la tormenta y no deja (para) de llover,
el frío me consumió, a mis huesos los desquebrajó
y al caer la noche, después de esa tarde tan copiosa y lluviosa
ya sin ti, sin mí, el camino en solitario recorrí.
Pero la lluvia seguía en (adentro) mí, el invierno de mí ya no se irá,
la primavera jamás me llegará, las estaciones se quedaron
en esta tormenta, mi vida es larga tarde de lluvia
y no parece que se quiera detener 
y dar paso al arcoiris que un día para mí, fuiste tú.

Esta tarde vi llover, no vi a nadie correr, solo te vi alejarte. 
Me abandonaste en medio de esta tormenta,
me quedé como sombra, sin para rayos, recibí en mi pecho
cada centella y cada rayo, que a mi alma destrozó
y a ti eso nada te importó.

Solo sé que esta tarde vi llover y no estabas tú...





Inspirado en la canción: "Esta tarde vi llover" de: Armando Manzanero.
Historia de: A. Manzanero y S. Raga.






solo pon un poco de más amor


Solo inténtalo es fácil cuando realmente amas.
Solo trata, será sencillo si realmente me amas.
Solo prueba, seguro te gustará si realmente amas.
Solo acércate y cierra los ojos. 
Solo siente mi piel estremecerse al roce tuyo.
Solo pon un poco de más amor.

De eso depende, eso concierne cuando hay amor.
Solo pon un poco de más amor.

Sientes el calor de mis besos sobre tu piel.
Sientes las mismas sensaciones que yo de ti.
Sientes lo mismo que yo en el corazón.
Sientes como me desvanezco entre tus brazos.
Sientes que ahora soy solo tuya.
Solo pon un poco de más amor.

De eso depende, eso concierne, 
si me amas quédate, sino mejor aléjate 
y deja que pase el siguiente.

Pon un poco de más amor en mi amor.
Pon un poco de más amor en mi corazón.
Pon un poco de más amor en cada beso.
Pon un poco de más amor en cada caricia.
Pon un poco de más amor en cada mirada.
Pon un poco de más amor al hacer el amor.
Pon un poco de más amor...
De eso depende, eso concierne para tener un final feliz.

No trates de engañar a mi corazón.
No intentes creer que soy tuya y que perdí la razón.
No pienses que estaré a tu lado toda una vida.
No pienses que porque he dicho te amo, eres mi amo.
No pienses que por ser mujer puedes de mí abusar.
No pienses que por estar enamorada ya me puedes controlar.
Lo único que de ti espero es solo un poco de más amor.

De eso depende, eso concierne para que sigamos juntos.
Para que te entregue todo lo que esperas de mí.
Lo único que exijo es que pongas un poco de más amor.



Sexy eyes







Cara linda, labios gruesos, cejas gruesas, 
mejías rosadas, cabello largo y lacio, 
todo en ella es bello, 
pero lo mejor que veo en su linda carita, 
son un par de ojos sexis.

Cuerpo majestuoso, piernas largas y bien formadas, 
caderas pronunciadas pero sin llegar a lo vulgar, 
cintura de avispa, senos redondos como dos gotas de agua, 
pies chicos y tiernos. Toda ella es una hermosura.
Pero los que me atraen más son sus ojos sexis.

Escucharla hablar es como oír una sinfonía 
trinada por centenar de canarios, 
verla caminar es como observar un barco en alta mar, 
al sentarse, acomodarse y luego cruzar las piernas 
es un como tener un largo orgasmo, 
ella es una mujer como pocas sobre el planeta, 
pero si hay algo que atrapa mi atención sin comparación, 
son un par de ojos sexis.

Ganarme su atención, hasta el grado de permitirme 
tomar su mano es una increíble sensación, 
caminar a su lado y ser la envidia de todos los que nos ven, 
eso es como ser alguien importante, 
poder sentir el aroma de su perfume, eso me consume, 
pero si al llegar a la esquina esta increíble chica me ve, 
esto me vuelve loco, pues tiene un par de ojos sexis.

Después de caminar por lugares increíbles, 
de ser la envidia de miles 
que como yo estamos admirados de su enorme belleza femenina, 
detenernos por un buen rato bajo la sombra de un frondoso árbol 
y poder besar sus labios, es como ascender y flotar, 
pero aunque ese beso es lo más delicioso que nunca antes nadie me dio, 
impaciente espero a que este termine 
para que ella abra sus increíbles ojos sexis.

Ella ve directo a los míos y al hacerlo, 
siento que estoy perdido, 
que estoy profundamente enamorado 
de esta linda, encantadora, cautivadora y sensual chica 
que a mi lado está suspirando y observándome a los ojos, 
y en lo único que puedo pensar, 
es en sus ojos sexis marrones.

Nada en ella me importa; 
su belleza, su porte, su elegancia, 
su manera de vestir, su manera de hablar,
su rica boca al besar y esa figura que todas envidian; 
ella me conquistó solo con sus ojos sexis. 

Ellos para mí son lo mejor en esta mujer, 
esa manera tan especial y espectacular de mirar, 
me tienen atrapado, son sus pupilas de color marrón, 
en ellos logro ver lo especial de su alma, 
algo que nadie desea ver en ella, 
a través de ellos veo al ser más bello en su interior, 
esto solo lo puedo ver 
a través de ese par de ojos sexis y marrones.

Lo mejor que la naturaleza le dio a esta inigualable chica 
son ese par de ojos sexis de profundo color marrón. 


Ella es mi chica de los Sexy Eyes.











Para ti Mischel




jueves, 17 de agosto de 2017

Entre Aguas te veas


Aguas quietas y tranquilas, aguas inquietas y arrogantes.
Aguas turbias y mezquinas, aguas transparentes y sedientas.
Aguas que nunca paran hasta llegar a su destino.
Aguas que se estancan y mueren podridas.
Aguas que sacian la sed, aguas que ahogan y matan.
Aguas que caen del cielo, aguas que brotan del suelo.
Aguas que nacen en mis ojos, aguas que brotan por cada poro.
Aguas que se cristalizan y se adueñan de los colores.
Aguas ensangrentadas que alejan el dolor pero que nunca olvidan. 
Aguas que se agotan y otras que se desperdician con avaricia y por la desidia.
Aguas que no bebas, déjalas correr, sino te quieres corromper. 
Aguas que dejan mal sabor de boca, endulzaras con azúcar.
Aguas que han nacido cristalinas y se han convertido en aguas turbias.
Aguas contaminadas por el odio de esas no habrás de beber.
Aguas fuentes de vida y hogares de muchos seres vivos.
Aguas profundas, cementerios de los olvidados y desterrados.
Aguas que sacian la sed de amor, aguas que tienen el mejor sabor.
Aguas que conducen hacía nuevos mundos, en busca de oro y de esclavos.
Aguas que arrastran desilusiones, pero que también un día han traído ilusiones.
Aguas que arrastran flores en su caudal, alegran a quien las observa sin oírlas pidiendo auxilio.
Aguas cuya vida es un circulo vicioso, no son precisamente las que están alcoholizadas.
Aguas que matan sin piedad, venganza de la naturaleza por haberla traicionado y contaminado.




Dedicado a ti


Dedicado a ti, dedicado a ti mi enamorada.
Dedicado a quien me dio esa primera mirada.
Dedicado a esa chica linda y alocada.
Dedicado a quien me dejó todo sonrojado.
Dedicado a quien por primera vez humedeció mis labios. 
Dedicado a quien involuntariamente y sin querer cerró mis ojos. 
Dedicado a quien desde la cabeza hasta los pies me enloqueció.
Dedicado a ti, que siempre eres atrevida y decidida.
Dedicado a ti, la que me ilusionó y luego me fregó. 
Dedicado a ti, la que me envició en estas cosas del amor.
Dedicado a mi primer amor, a la que todo lo que sé un día con dedicación me enseñó.
Dedicado a esa chica, a la segunda y así, hasta la última.
Dedicado a ti, a mi primera chica, a la que ya ni su nombre recuerdo.

Pero que no olvido su primera caricia, esa que me transportó al siguiente nivel,
esa que se atrevió y despertó en mí al depredador y conquistador,
esa que me persiguió hasta conseguir lo que se propuso.

Yo tenía miedo para no hacer el ridículo, 
que pensara que no sabía nada y es que así era,
pero ella estaba igual a mí. 
Deseaba experimentar lo que le habían contado.
Me vio y dijo; este es, así me eligió. Figúrate que chia es, 
loca y atrevida; algo atolondrada.
Bendita muchachita que al verme se enamoró y me provocó.

Hoy quiero dedicarte a ti estas palabras y a la vez, 
para todos los que alguna vez se han enamorado.
Para aquellos que alguien como tú, 
los enloqueció de la cabeza hasta los pies.

Dedicado y agradecido por iniciarme en ese camino 
que aún no quiero dejar de caminar,
aunque ahora me encuentro con alguien a mi lado, 
ella también me tiene enamorado.

Dedicado a ti, a esa chica que me llevó 
hasta un lugar apartado, oscuro y solitario.
Dedicado a ti, quien me tomó la mano 
y me preguntó; ¿quieres ser mi novio?
Dedicado a ti, quien me vio fijamente a los ojos
y me sonrió, esperando a que yo reaccionara.
Dedicado a ti, quien vio en mí al hombre más guapo y deseado, 
si yo aun no era un Cisne, era aún un simple Pato Feo y asustado.
Dedicado a ti, quien me plantó el primer beso cuando estaba despistado.
Dedicado a ti, quien me enseñó que el corazón no era solo para poder vivir, 
sino que también tenía otra linda función.
Dedicado a ti... A esa chica... Vaya que chica... Imagínate que chica es.

Dedicado a ti, mi primer sueño de enamorado y mi primera decepción 
que me dejó aturdido y atolondrado, esa que al siguiente día me esperaba 
para dejarme una nueva dosis de besos y manos apretadas, 
esa que me llevó a lugares jamás hasta ese día por mí imaginados, 
lugares que para mí aun estaban vedados, lugares que me dejaron anonadado, 
lugares que hoy quisiera de nuevo recorrer acompañado, 
lugares que me abrieron la mente y las ganas de recorrerlos una y otra vez, 
lugares a los cuales a otra yo más tarde llevé.

Lugar que me gustó para pedirle a quien ahora me acompaña, 
para decirle estoy enamorado, lugar que no me canso de recorrer tomado de su mano. 

Dedicado a ti, a esa chica de la cual hoy no recuerdo ni su nombre... ¿O sí?

DEDICADO A TI...





miércoles, 16 de agosto de 2017

La Eterna Luna de Miel


Hubo una vez alguien que amó tanto, que su corazón no lo pudo soportar y este murió, murió de amor por amor, por un amor que no lo comprendió. Esta, que sin querer terminó con una vida llena de amor por ella, siguió su vida sin encontrar a quien amar, pues sin quererlo, ella lo había asesinado, lo mató con su desprecio, con ignorarlo, con no aceptarlo. 

Con el paso del tiempo y al ver que a ella no le llegaba un amor, se dijo. -Debí amar a quien un día me lo entregó y yo lo ignoré, si lo encontrara le entregaría todo mi amor, todo el amor que tengo para entregárselo a alguien, no me gustaría volver a donde vine con todo el amor completo con el que de ahí un día salí, se me recomendó que ese amor era para compartirlo con alguien, y que al verlo sabría quien era, pero me equivoqué, no supe reconocer para quien era todo este amor que hoy conmigo y adentro de mí se marchitan. 

Ella le dijo al amor que burlado quedó. -Perdón. Y el amor que todo lo perdona, la perdonó y al final ella también deseando amar, se murió. 

Al lugar de donde vino con tanto amor regresó, se presentó ante aquel que le entregó todo el amor con el que regresó, Él, al tenerla enfrente le dijo. 

_Ven que haremos cuentas. 

Las hicieron, y al terminar, este se dio cuenta de que ella regresó con todo el amor que le había entregado.

_Pero has vuelto con todo el amor que te entregué para que lo compartieras.
_Lo siento, es que no supe a quien entregárselo.
_Eso no es cierto, pues hubo alguien que tanto te amó que de amor murió, deseando de ti todo lo que te entregué para que lo compartieras con alguien, ese alguien no recibió nada de ti.
_Es que nunca lo vi.
_Eso tampoco es verdad, pues siempre estuvo frente a ti.
_Os juro que nunca lo vi, de haberlo visto lo habría sabido y se lo habría entregado.
_Que pena siento por ti, pues de nada sirvió tu viaje, haber estado en ese lugar sin amar si que fue duro, ese fue tu castigo, uno bien merecido.
_Seguro que si, fue un largo tiempo sin ninguna emoción, ninguna sensación, algo tedioso, no me volvería regresar ahí.
_Es que no lo harás, para que me vuelvas a hacer lo mismo, regresar de nuevo con todo este amor que le podría haber servido a alguien, para ser feliz y hacerte feliz. Me has decepcionado.
_Perdón, realmente lo siento Señor.
_¡Retírate por favor!

La chica salió del cuarto de cuentas de amor con su rostro cabizbajo e iba meditabunda, ya sin el amor que se le recomendó para compartirlo con alguien especial de donde recién regresaba. 

Al pasar por enfrente de otro que estaba sentado esperando hablar con el que hacía las cuentas, cuentas que él un día también entregó, pues también al igual que ella había regresado con todo el amor que se le recomendó, solo que para él fue otro caso. 
Él, al verla pasar sintió que su pecho se le movió, se dijo. -¿Cómo es posible sentir esto si ya devolví todo el amor que tuve un día en este ahora vacío pecho. Levantó la vista y logró ver a quien a su lado recién pasó, pero solo la espalda le vio. 

Ella seguía su andar muy triste por haber decepcionado al que hace las cuentas del amor entregado. No la pudo reconocer, pero su pecho seguía con una sensación extraña que decidió perseguir a quien le causó esa rara emoción que solo una vez sintió cuando estuvo en el otro lugar. La chica seguía caminando, pues al regresar ya no era una mujer marchita, era otra vez una chica normal, ella caminaba muy desganada que para quien la seguía no le fue difícil darle alcance. 

_¿Qué pasa contigo? recién regresas del otro lado y seguro alguien como a mí te asesinó.

La chica se detuvo y se volteó, al hacerlo creyó creer conocerlo.

_¿Te conozco?
_No sé, solo sé que siento algo en mi pecho, eso me trajo detrás de ti, pues ya no tengo en mí amor para poder sentir este sentimiento que me provocas tú.
_No puedo decir nada al respecto, pues nunca nada sentí cuando estuve en el otro lugar,
_¿Puedo acompañarte, pues te veo muy acongojada?
_Está bien.

Dijo la chica sin entusiasmo ni otro sentimiento, pues el único que seguía con aquella sensación en su pecho era solo él.

El tiempo transcurrió y ellos seguían viéndose, pues, de volver al otro lugar eso ya no era posible, no sacrificarían a otro amor para que llegara a desperdiciarse nada más. 

Pero mientras más pasaba el tiempo, los chicos empezaron a sentir algo raro uno por el otro, el primero fue el chico y por la manera que él la trataba, ella empezó a sentir en su pecho sensaciones extrañas y nunca antes jamás sentidas por ella, y cómo podría, si cuando estuvo en el otro lado solo mató a quien la amó y nunca a nadie le pudo entregar ni una pizca de amor. 

Quien hacía las cuentas los observó durante mucho tiempo y al hacerlo se preguntaba. ¿-Qué pasaba entre ellos, cómo podrían sentir algo si ambos regresaron con todo el amor que se les entregó?

Un día, quien hacía las cuentas estaba en su oficina metido entre miles de libros llenos de amor, a la oficina llegaron los que se consolaban y entraron.

_Disculpe señor, ¿podría explicarnos cómo se siente el amor?

Este seguía sumergido entre sus libros que no les prestó atención, luego de un buen rato, suspiró, se estiró, y sus lentes para leer se los quitó; al hacerlo, ellos seguían frente a él, este al verlos se molestó tanto que les gritó, algo que retumbó por todo aquel lugar, pues siendo Él quien hacía cuentas del amor, Él era todo amor, pero esta vez estaba tan molesto, pues las reglas eran claras y quien regresaba con el amor completo e intacto, no podría jamás usar nada del amor el cual él administraba...

_¿Cómo han podido?
_¿Cómo hemos podido qué señor?

Dijeron los dos asustados ante los gritos del que hacía las cuentas del amor. Tomados de la mano y muy pegados el uno al otro, como dándose apoyo ante la cólera del que estaba enfrente de ellos.

_¿Cómo han podido tomar amor sin mi consentimiento? Para ustedes este hermosos sentimiento ya estaba vedado, era prohibido, al igual que para otros más que andan como almas en pena por ahí.
_Señor, nosotros no hemos tomado nada de usted, nosotros hemos venido para que nos explique esto que estamos sintiendo en nuestros pechos el uno por el otro.
_¿Qué? Dejen ver, Donde los puse, deben estar por aquí, pero qué digo, corrijo, pues seguro ya ustedes lo tienen y solo me están engañando, diré; deberían de estar por aquí.

El asombro del que hacía las cuentas del amor fue mayúsculo cuando se encontró con el amor de cada uno en el lugar donde Él un día los colocó. 

_¿Qué diantres pasa? Si aquí están.
_¿Quienes señor?
_El amor que un día les dí. Un momento, esto nunca antes sucedió. ¡Jajajaja! Que dicha, permitan que los abrace hijos míos.

Aquellos, quienes seguían tomados de la mano y muy juntos, recibieron un amoroso abrazo, ellos sintieron algo que no imaginaban, el abrazo del que hacía las cuentas del amor, nada menos que del mismo Amor.

_¿Así que, esto se siente? 

Dijeron los dos reprendidos.

_¡Sí Hijos! eso se siente. Lo que ustedes han estado sintiendo sin saberlo es el amor. Lo que un día les di y con el que regresaron. Pero lo extraño es que ustedes han encontrado su propio amor, no han necesitado del que yo les presto. Ustedes tienen un amor propio, uno que no me pertenece. ¡No es grandioso!
_¿Lo qué usted nos dice es que lo que ambos sentimos uno por el otro, es Amor?
_Exacto, el mismo que no usaron cuando fueron al otro lado.
_¡Wao! Es hermoso, es divino, es lo máximo... ¿Y, ahora que hacemos señor?
_Pues nada. A disfrutarlo, preparen maletas pues en una hora regresaran al otro lado a disfrutarlo, y lo llamaré: Luna de miel, pues regresaran hoy por la noche con ella. 

Llegaran al otro lado junto a ella y su propio amor. 

_El Señor les bendiga y que sean muy felices, hasta cuando un día regresen, pasen a visitarme pues no tienen que hacer más cuentas conmigo porque el amor que se tienen es propio de ustedes. ¡Ya, váyanse!

Y la pareja regresó al otro lado, pero esta vez con un lindo y enorme amor el uno por el otro, uno que les a durado por la eternidad pues, cada que llegan, a la noche siguiente regresan siendo jóvenes a seguir amándose, en otras palabras... A vivir una eterna luna de miel.


                                  El Fin



A woman needs love


Una mujer necesita de amor,
como el rocío de una flor.

Una mujer necesita de amor,
como el día del sol.

Una mujer necesita de amor,
como la abeja de una flor.

Una mujer necesita de amor,
como un cachorro calor.

Una mujer necesita de amor,
como un polluelo de un nido.

Una mujer necesita de amor,
como un río de un lago.

Una mujer necesita de amor,
como la fruta de un árbol.

Una mujer necesita de amor,
como los peces del mar.

Una mujer necesita de amor,
como las nubes del cielo.

Una mujer necesita de amor
como las aves del viento.

Una mujer necesita de amor,
como el poeta y el compositor.

Una mujer necesita amor...

Así como una mujer necesita de amor, ternura y calor, 
de una caricia antes de hacer el amor. 

De un beso que entregue toda emoción, 
de una mirada que le achine la piel y le agite el corazón. 

De una sonrisa que le haga sentir que es deseada y querida, 
de una flor cada día, o cada mes, o cada aniversario, 
o de un día sin nada por celebrar. 

Así como ella, yo también necesito de tú amor.



Sueños


¿Qué sucede con nosotros cuando dormimos y soñamos?...

Cuando quedamos profundamente dormidos y entramos al mundo de los sueños, ¿qué nos sucede? muchas veces soñamos con lugares y personas que jamás hemos visitado en nuestra vida, en otros casos soñamos con lugares, los cuales creemos haberlos visitado antes, no en esta vida, pero sí, seguro que en otras vidas, por tanto, cuando soñamos con algunos personajes, que nos causan sensaciones como enamoramiento, me refiero, en mí caso, mujeres bellas, y para las chicas sujetos guapos, con los cuales podríamos hasta tener algún tipo de romance y no es que estemos siendo infieles desde el punto de vista del subconsciente, no, es que esos lugares y personajes los conocimos en otras vidas y han sido tan importantes o nos han marcado tanto que las traemos a nuestro tiempo actual y vivimos algo que quizá ya lo vivimos antes o que deseamos y no pudimos. Pues bien, por medio de los sueños lo hacemos realidad. 

Por absurdo que parezca, ¿no crees qué hay algo verdad en lo que escribo? Esto me conlleva a otra parte de los sueños, una pesadilla, en este caso, no serían otra cosa más que algún suceso desagradable que nos pudo pasar en esas otras vidas, inclusive, lo que nos llevo a la muerte en esa remota vida. Pues, es que hay pesadillas tan reales que nos provocan que nos despertemos con el corazón acelerado y el cuerpo completamente sudado y aún despiertos con el horror, terror en nuestra mirada y ese temblor en nuestro cuerpo y aunque sabemos que solo ha sido un mal sueño, una horrible pesadilla, pero nos repetimos: Fue tan real, algo que nos asusta tanto que no queremos volver a dormir por miedo a seguir en el mismo aterrador sueño. 

De aquí me paso a la teoría y estudios del Dr. Sigmund Freud, sin duda que este señor tenía razón, al crear su psicoanálisis, pues ha sido algo que en tiempos modernos ha curado muchas enfermedades de tipo mental. 
Y qué me dicen de las hipnosis, esto en los años presentes a tomado mucha fuerza, pues se ha logrado de alguna manera entrar en alguna parte del cerebro, que lo único que en términos populares hace, es borrar el casete; o guardarlo en algún lugar donde no tengamos acceso a él. 
Por último, también otra técnica muy efectiva pero menos usada, la regresión, en esta podemos darnos cuenta por testimonios de los pacientes que sí han vivido otras vidas y que con ayuda del terapeuta son conducidos hasta ese lugar recóndito del cerebro en donde esta dicha información y al escarbar en esos pasados que seguramente nos causaron algún tipo de trauma, nos llegó a repercutir en esta vida. Y es que, cuantos no nos preguntamos el por qué me llegó esta enfermedad que para la ciencia moderna son enfermedades psicológicas. 
Si a penas ayer estabas excelente en cuanto a salud se refiere y al día siguiente sin más ni para qué te llega una crisis de ansiedad, de pánico, de depresión, sin explicación aparente.  

Por lo anterior, creo qué los sueños no son otra cosa más que regresiones a vidas pasadas, con personajes que sí conocemos, o mejor dicho que sí conocimos en alguna fecha y tiempo determinado, que nos causaron un enorme bien, o un enorme mal, o simplemente fueron personas y lugares especiales, tan especiales, que los seguimos trayendo a nuestras vidas actuales. 

Y es qué, cuando soñamos a veces somos personas completamente diferentes, a veces te sueñas con otro rostro, con pelo si es que ya no lo tienes, con cuerpos corpulentos sino lo eres, habrá quienes se han soñado siendo hombre o mujer dado sea el caso, sé de personas que se han soñado siendo algún tipo de animal, otros unos alienígenas, bueno estos últimos, no sé si tendrán justificación o solo son otro tipo de emociones reprimidas.
Te habrás soñado volando, solo que en otra vida hayas sido un águila, pues la historia no registra a alguna persona voladora, o quien sabe y una experiencia en paracaídas, te habrás soñado siendo atacado por leones, tal vez lamentablemente fuiste devorado por uno, te habrás soñado cayendo y cayendo, o en un ascensor que se desprende y caes, o caso contrario y asciendes a gran velocidad, te habrás soñado en centros comerciales enormes y te pierdes, o que no recuerdas donde has dejado el auto, en fin; cada caso pudo ser alguna experiencia que has tenido en otra vida.

Esto me lleva al siguiente pensamiento, cuantas veces no le ponemos atención a un sueño, precisamente por ser eso, un simple sueño, pero si le diéramos un poco atención y tratamos de esforzarnos por recordar esos sueños que nunca recordamos, quien sabe y ahí estén muchas respuestas a miles de preguntas que no tienen respuesta y sentido más que solo para quien los podría soñar; como es el caso de quienes sueñan con un número y se compran un número de lotería y resultan ganadores del premio mayor, ¿casualidad o algo que ya viviste en otra vida?

Bueno, esto no es más que otra idea más, de esas que les comparto muy a menudo, no seré yo quien de la última opinión, eso queda siempre al aire y abierta para que seas tú quien saque las respectivas conclusiones. 
Solo debo agregar, que para cuando lo pensé tenía más argumentos, los cuales no han salido de mi subconsciente, pero la idea central y principal a quedado plasmada, me habría gustado tener más argumentos para explicar lo que se me ha quedado en el tintero pero, como cada tema antes abordado al igual que este, lo dejaré abierto para continuarlo otro día. 
Por hoy, como siempre su amigo; Sergio Raga.





martes, 15 de agosto de 2017

Calentura mientras chat (erotismo light)


La chica se encontraba sola, por un momento pues, su compañera de cuarto había salido solo por unos pocos minutos, momento justo; ella chat con su novio por el celular, porque este no pudo llegar, eso la decepcionó un poco, pero luego se resignó. 

Se encontraba sobre una cobija muy gruesa en el piso, asemejando una alfombra, nidito de amor, el cual quedó burlado, al fondo la chimenea apagada como sus deseos reprimidos, se encontraba muy cómoda, pues así pensó recibirlo; descalza, con pantaloncitos cortos y de color blanco, un top de color oscuro y flojo, el cual no podría jamás sostener a sus enormes senos, redondos como hechos en molde. 

Esos eran los trapitos que le impedían estar desnuda; mientras el chat avanzaba, ella abrió sus piernas y se recostó sobre unos almohadones, ella sonreía y sus dedos seguían sobre el teclado, lo único que la delataba de que algo le estaba sucediendo era cuando retraía los dedos de sus lindos y delicados pies, con las uñas pintadas del mismo color que los de las uñas de sus manos, los retraía y luego los soltaba y los relajaba, algo le provocaba esos espasmos que solo lograba controlar con el movimiento de los dedos de sus pies, siguió en las mismas, a veces cerraba las piernas como tratando de retener algo con fuerza y se mordía los labios, luego sonreía complacida. 

Al paso del tiempo y con aquellos movimientos particulares, de su pantalón corto y de color blanco, justo en el medio, donde convergen la parte interna de sus piernas, una mancha húmeda, que colocaban el blanco impecable de sus pantaloncillos cortos en un gris húmedo, esta mancha se incrementaba mientras sus pies se tardaban mucho más tiempo en relajarse y con cada mordisco de labios que le llevaban la cabeza hacía atrás, junto a ella su lacia cabellera de color negro. 

Por otros momentos, la chica soltaba su celular sobre la cobija de algodón y se sobaba su vagina sobre su pantalón corto, provocando que para ahora la humedad de color gris fuera mucho mayor, además de algo que fue sencillo dejar a la vista, extrajo uno de sus enormes y firmes senos, ahora con el pezón que también estaba tan duro como el resto del seno, lo sobaba delicadamente y otras, lo apretaba, luego se lo llevaba con su otra mano para acariciarlo con su sensual boca y también los saboreaba con su lengua, la cual salía más de lo normal de entre sus labios haciendo una peripecia para lograrlo. 

Su rostro, relajado y un tanto expresivo, era imposible evitar el quererlo disimular a pesar de que estaba en soledad, la humedad de su entre pierna ahora estaba llegando casi al negro y la misma, le cubría una buena parte de su delicada prenda, como si accidentalmente su hubiera orinado en ellos. 
Cuando ya no podía más que emitir sonidos de satisfacción y el frote sobre su pantalón no eran posibles de evitar, se escuchó que la puerta fue abierta, ella de inmediato regresó su enorme y morena teta por detrás de su top y cerró las piernas, se colocó de lado, de manera que su trasero seria lo único que quien llegó podría ver, evitando con ello que lo mojado quedara en evidencia.

_¿Con quién chat?
_Con mi novio.
_¿Qué, no vendría hoy?
_Ya no pudo.
_Que pena. Me lo saludas. 

La chica, compañera de cuarto de quien estaba muy excitada y disimulando todo lo que sentía le dijo con una mueca que le daría sus saludos, su amiga se sentó justo al lado de ella. 

Ahora, nuevamente solo lograba controlar las sensaciones vaginales contrayendo los dedos de los pies y colocando su larga cabellera entre ambas para poder morderse los labios, jalando el labio inferior con los dientes hacía adentro, esto le causaba un momento de control, apretaba sus piernas una contra otra, como tratando de ejercer masaje en su ahora abierta, hinchada y mojada, muy mojada vagina, por momentos no se podía controlar, sus pies la delatarían con su amiga, pero el placer que tenía entre las piernas era inmenso que deseaba gritar, poder gemir para dejar salir de alguna manera esa energía sexual que contenía entre su hermosos muslos. 

Para lograr evitar ser descubierta, ella se recostó y colocó su cabeza contra las piernas de la amiga, quedando de alguna manera su rostro frente a ella y su espalda contra ella, esto le permitió abrir sus piernas un poco y así tocarse con su mano ese lugar que estaba hirviendo y húmedo, lugar de donde millones de cosquillas y sensaciones eróticas emanaban más líquidos que le llegaban de una vagina dilatada, la cual su clítoris erecto le abría de par en par sus carnosos labios esperando ser penetrada. 

Los labios de su boca estaban ya lastimándose, tratando con ello evitar que se le saliera involuntariamente un delicioso quejido por el orgasmo terminal que le estaba tocando justo a los labios de su caliente vagina. 

Cuando sintió que se le venía lo que tanto deseaba y esperaba, ella bien sabía que lo que se acercaba era tan delicioso que no podría evitar ser descubierta por quien a su lado también chat con alguien. 

Ella apresurada dijo y luego corrió hacia el baño.

_¡Ya me orino!...

Corrió con rumbo al baño, mientras lo hacía trataba de que sus muslos le permitieran seguir apretando su vagina para no disminuir la ola enorme de placer que se le avecinaba, entró y cerró con llave la puerta, la otra que seguía con su amigo chat la vio de reojo y se sonrió, pensaría; esta ya estaba meándose, logre ver su pantalón humedecido por detrás... 

_¡Ahhhhhhhh! 

Se escuchó por adentro del baño. Su amiga se apostó contra la puerta y preguntó.

_¿Qué te pasó?
_Naaada, me golpeeee el pieee.
_Eso duele sobalo bien fuerte,
_Esooo Haagoooo. Queee riiii-coo-oooo.
_¡Wao! Cualquiera diría que no te has golpeado el pie si no que estás teniendo un orgasmo, seguro fue duro el golpe.
_Siii, un goolpeeee durooooo, muy duroooo, aun me dura el doloooooorrrrrrr.
_Oye, te digo algo, ya me has calentado que se me esta mojando el calzón, pues ese tu dolor parece un delicioso orgasmo.




viernes, 11 de agosto de 2017

El Rapto


Sentado sobre una piedra observando a la nada para relajar mi vista y mente, así me encontraba, reflexionando sobre mi vida, si lo que viví fue bueno o malo. Sí que estaba cómodo sobre la dura piedra. En el horizonte a mi alrededor la nada, sin edificios, solo campos, unos pocos árboles, muchas rocas, y sobre ellas, otros en las mismas que yo, pero eso no me intranquilizó, por el contrario no me importó, pues cada quien en lo suyo, así estuve por un tiempo sin tiempo. 
Cuando frente a mí, como agua de río, gotas tras gotas, una multitud de personas por detrás de una que iba adelante de ellos con un libro en mano, estos iban alabando y gritando, repetían cómo autómatas al que seguro era su líder, eso me trajo de mi meditación, pues la fila era enorme, una larga muy larga e interminable, la cual no se detenía, nadie de los que iban en ella miraban hacia mí, ni para ningún otro lado que no fuere adelante, como si llevarán en sus ojos tapa ojos, los que usaban las bestias en las enormes ciudades modernas, se les veía aturdidos, afligidos, pero convencidos de que iban con bien, felices de pertenencia a esos ríos de agua viva. 

Recuerdo que cuando pasó frente a mí el primero, quien encabezaba la enorme multitud me invitó a seguirlo, que me integrara a esa fila, me prometió mil cosas, entre ellas la más importante: La Vida Eterna. 
Sin hablar dije; no gracias, luego llegó aquel misterioso río de personas autómatas, las cuales repetían al unisono lo que el primero les decía, ese río de personas nada las detenía, convencidos andaban y caminaban, eran soldados que iban a una batalla siguiendo a su comandante con libro en manos como única arma.

Pasó otro tiempo ya sin tiempo, y vi hacía donde se dirigían, el primero se difuminaba en el horizonte a kilómetro de donde yo sobre mi piedra cómodo estaba, ellos caminaban sobre arena movediza, lo sé porque lo escuchaba y además una buena polvareda levantaban. Mi vista era la de un halcón u otra ave depredadora cuya característica es esa, la excelente visión; qué raro me dije, si tengo pterigión, pero miraba muy bien, al hacerlo vi cómo de aquel extraño campo llegaban al final y el primero que cayó al desfiladero o barranco o cráter o alguna profunda hondonada, o alguna urna mortuoria para enterrar a multitudes como en el holocausto recién pasado uno detrás del otro caían y desaparecían; a pesar de que la fila nunca acababa. 
Me dije; faltarán muchos más y vi para el lado contrario y efectivamente sobre el horizonte aparecían miles más, parecían Apaches que asomaban sus plumas sobre la montaña dispuestos a atacar a la inocente caravana. 

Eso sucedía y sucedía, pero no era solo frente a mí, pues, levante la vista y vi más allá y frente a otros como yo sobre su roca, otros miles también desfilaban, voltee para ver atrás y lo mismo, me dije; y esto qué será, pues para donde veía, lo mismo sucedía, nada los detenía, y todos con el mismo final, la meta prometida, caían y desaparecían. 
Lo sé, porque justo en uno de esos tiempos sin tiempos comencé a levitar y sobre la cómoda piedra me vi flotar, como si fuera un globo con helio yo y los otros que estuvimos sobre aquellas extrañas rocas flotábamos y ascendíamos al cielo, mientras subíamos sentíamos un fuego en nuestras almas y una alegría inexplicable pero, al tiempo yo veía aquellos ríos de personas que seguían su andar hacía una muerte segura, pero eso a nadie le importaba, todos iban seguros de que lo que les esperaba era lo prometido por siglos por otros que no eran más que uno de ellos que un día se les paró enfrente y les dijo lo que deseaban oír. 

Pero aquellas pobres ovejas hacia el matadero ya no me importaban, ahora lo que me entusiasmaba era que yo levitaba y seguía ascendiendo, mientras más subía, los cielos se volvían más claros y blancos y de ellos, trompetas nos anunciaban que llegábamos, mientras tanto, los ríos seguían su natural flujo hacía un mar, un lago de fuego que estaba en aquel agujero por donde yo vi que caían y desaparecían. 
Todo abajo se hacía más chico y entre los ríos de personas y nosotros, nubes translucidas que nos permitían aun ver, pero yo ya no quería ver, mejor vi al lugar para donde yo iba sin saberlo y sin pedirlo. 

El cielo se abrió, cómo cuando se desgarra la tela, así se partió, lo que un día fue azul debido al efecto que causa el oxigeno al contacto con los rayos solares, me refiero al fenómeno que convierte en azul el cielo, pues donde ya no hay oxigeno este es negro, muy negro, oscuro tan oscuro, cómo la nada, y fue justo ahí, donde el velo negro se rasgó, lo sé porque escuché el sonido de rasgadura y el infinito se abrió y de aquella espeluznante oscuridad, salió una luz brillante, más fuerte que la de mil soles juntos, pero su intensidad no me cegaron, su calor no me calcinó, solo me iluminó, en un ser de luz me convirtió. 

Fue entonces que supe que el gran día había llegado y que no fue como se imaginó, yo había sido junto a los otros que sobre roca firme siempre estuvimos Raptados, como ÉL lo prometió. 

Sí, el cielo esperaba por mí, la Vida Eterna estaba frente a mí, me regocijé y en ese lindo y esplendoroso lugar jamás imaginado entré, por detrás de todos los elegidos al nomas entrar, escuchamos un estruendo cómo de millones de rayos juntos; era que nuestro hogar estaba siendo purificado, destruido para dar inicio a un nuevo ciclo, todo lo que en él quedó, seguro se esfumó, nada quedó, mientras yo y los demás conocimos a quien todo esto nos prometió y nos lo heredó. ÉL nos explicó; que muchos equivocados siempre estuvieron, que nunca comprendieron y que prefirieron seguir a los falsos que ÉL advirtió que llegarían y que serían tan convincentes que tendrían mas seguidores que ÉL mismo llegó a tener, pues realmente los que ahí estábamos no eramos como los que vi desfilar uno detrás del otro como si fueren gotas de agua que forman un caudaloso río. 

Aunque ahí el tiempo no existía por este pertenecer al hombre, no sé cuanto realmente fue que nos regocijamos y disfrutamos de la Vida Eterna, la cual, no era más que una purificación para nuestras almas, fue maravilloso, tan lindo que no hay palabras que lo puedan describir. 

Pero según escuché; fue al séptimo día en aquel espectacular lugar que ya el planeta estaba listo y dispuesto para recibir a la nueva generación y fue entonces que así como llegamos regresamos, el manto se rasgó y de nuevo yo al igual que miles más nacimos, por la misma rasgadura regresamos a poblar nuestro hogar. 

En este; un nuevo olor, un nuevo color, nuevos sabores, todo era inocencia, todo era paz, nada de envidias ni muchos pecados capitales juntos los que seguro llegarían con los siglos. 

La vida había iniciado una vez más, pero esto yo lo supe antes de regresar, pues una vez nacido nada pude recordar. 

¿Verdad o ficción? juzgue usted, pues recuerde que tiene libre albedrío y será usted quien decida a quien debe seguir, quien decida si lo que hace hoy es lo correcto o esta siendo equivocado o engañado, si esta creyendo en los miles de falsos, en lobos con piel de ovejas.

Bueno, no diré más, pues lo que se ve no se pregunta. Mejor medite y hable directamente con el Señor de Señores. 

No recuerdo que ÉL haya dicho: Tengo intermediarios, a no ser, los que tuvieron contacto directo con Él.




jueves, 10 de agosto de 2017

Garrapatas


Springfield era un pueblito apacible con gente buena y tranquila, una población muy chica, rodeada de lindas montañas, verdes muy verdes, porque nunca la habían deforestado, aquí se respetaba el medio ambiente, ese pueblo, al sur de su país, era un pequeño pulmón, uno de los muy pocos que aún quedaban, pues las industrias y el modernismo habían terminado con toda la riqueza natural con la que un día fueron heredados. Al parecer, por ser un pueblo con todas aquellas bondades, eran envidiados por muchos, bueno, quizá esa es la razón de esta historia.

_¡Mami, ven rápido! 

Gritó una tierna niña a su madre, quien ya llegaba al encuentro de los gritos de su amada niña, quien gritaba pero no de miedo, sino para que su madre viera lo que ella asombrada ahora veía sobre la pared que quedaba adyacente a ella.

_¿Qué sucede mi amor?
_Mira mami, ese raro insecto.
_Deja ver.

La madre supo de que se trataba, pero se acercó para observar bien al bicho, que permanecía estático en la pared, sin lograr mover ni una sola de sus patas, la madre sintió asco, pero no la mató, pues, de hacerlo le daba un mal ejemplo a la niña, además que dejaría una horrible mancha sobre la blanca e impecable pared.

_Es una garrapata hija, la tomaré con cuidado con esta toallita húmeda para no lastimarla y la colocaré en el deposito de la basura. ¿Está bien? Dijo la paciente madre a su linda hija.
_¿Morirá mami?
_Seguro un día morirá, pero hoy no mi amor.

A las semanas esto se volvió algo cotidiano en Springfield, era desagradable ver a esos insectos por todos lados, en paredes, en sofás, sobre las camas, en los jardines, todos las cogían con cuidado, pues la mayoría estaban hinchadas y llenas de sangre, sangre de quien, esa era la duda, sería de los habitantes, pues, lo extraño era que habían garrapatas hasta en los hogares en donde no había una sola mascota, estos pensaban que seguro estaban ahí por las mascotas de los vecinos, o tal vez, a consecuencia de algún animalito silvestre que rondaban por los alrededores, aunque eran molestos, nadie protestó, simplemente se dedicaron a recopilarlos y echarlos por dentro de alguna bolsa, atarla y a la basura, era la única manera para matarlas. 

Empero un día, accidentalmente a uno de los pobladores una de las garrapatas se le cayó del pañuelo desechable donde la llevaba y al caer al suelo esta que estaba tan llena, pero tan llena, que explotó, sobre el piso quedó una desagradable mancha de sangre colorada, era muy roja, a quien se la cayó, este tomo varios pañuelos desechables y limpió su piso, luego lo desinfectó, lamentablemente, este personaje ignoraba que dentro de la sangre del insecto millones de huevecillos salieron expulsados cual bomba atómica dejando una estela de varios metros a la redonda, los huevecillos quedaron en las paredes, muebles y techo, a la espera de llegar a ser unas ninfas y entonces salir en busca de un huésped que las alimentara.

Por algunas semanas Springfield descansó de la plaga de garrapatas, pero una mañana, alguien, al despertar, sentía que su pierna le ardía, el niño se descubrió la pierna y lo que vio le causo pánico.

_¡Mamá, mamá!

Gritó desesperado el niño, la madre que se encontraba colgando sus prendas recién lavadas, le fue difícil escuchar al niño, quien seguía gritando muy asustado, agregado a esto, el ardor; el cual le quemaba su pequeña pierna. Al fin, la madre se hizo presente, mientras entraba, el niño bajaba las gradas, este cojeaba, su madre al verlo con la pierna expuesta sintió un punsazo en el pecho, además sintió mucho miedo y repugnancia.

_¡Dios mío que tienes en la pierna!
_No se mami, pero me arde mucho.

En la pierna del niño una serie de manchas con forma de gotas, muy bien organizadas, pareciera que la pierna la tenía tatuada, eran de color azul oscuro, llegando a morado, otras muy negras, demasiado oscuras, y algunas cuantas al rojo vivo, la imagen era escalofriante debido a que estaban muy bien alineadas y le empezaban del tobillo hasta la ingle, aunque esto no se notaba por el pijama y los calcetines.
La madre tomó al niño entre sus brazos, lo subió al carro y lo llevó a la emergencia del Hospital General de Springfield, al ingresar en la emergencia, quienes estaban allí, con una expresión de desagrado se apartaron del niño y su madre.

_¡Un doctor, por favor un médico que atienda a mi hijo!

Este fue ingresado a una de las clínicas de la emergencia, los médicos y enfermeros se cubrieron las manos con guantes, a la madre le pidieron que saliera, no sin antes cuestionarla, una vez los socios de la medicina solos, se veían a la cara, sin saber que procedimiento seguir, pues nunca habían visto nada parecido, hubo alguna enfermera que vomitó al ver la pierna del niño.

_¡¡Un doctor, por favor un doctor que atienda a mi hija!! 

Esta fue la frase que se escuchó una después de otra, la emergencia estaba llena de casos como el primero, algunos eran iguales, exactos, pero hubo otros como estos: Una adolescente llevaba la infección en sus senos, sobre ellos, unos cráteres como de aquel queso, y en cada agujero justo en medio, una especie de barro dispuesto a explotar, estos se alineaban de manera en espiral, empezando del pezón hasta llegar al pecho de la chica, ella se quejaba del ardor, decía que era algo que le quemaba los senos, lo raro era que solo estaban en los senos. Otro caso, fue el de un adulto que llegó con el rostro lleno de pústulas de color morado, era una especie de máscara de Halloween, las pústulas tenían tonos morados y rojos; como que debajo del delgado pellejo o piel tuviera una sangre que se movía o hervía. También hubo otros, que llegaron con lesiones que aparentaban llevar sobre la piel miles de garrapatas recién alimentadas, con sus patas extra largas que no eran más que venas dilatadas. Llegó alguien que se le caía el cabello y en su lugar quedaba un agujero cilíndrico con una profundidad de un centímetro aproximadamente de color también rojo, muy rojo. Otro llegó con anillos sobre el cuello, unos anillos que aparentaban que lo estaban ahorcando, de color lila fuerte, combinados con un rojo profundo. El último caso que relataré pues, eran miles de ellos; era uno con centenares de puntos, como lunares sobre la conjuntiva y la esclerótica del ojo, parecía que tenía muchas pupilas, todas del mismo tamaño y rigurosamente alineados, además de la inflamación de los ojos, ahora saltones como deseando salirse de sus órbitas, también de colores lilas, negros y rojos muy rojos. 

Los médicos informaron a infectología en la ciudad, estos llegaron con sus uniforme clásicos para evitar un contagio y el ejército acordonó el pueblo para que nadie saliera ni entrara al lugar, pues la infección o lo que fuere, debería de quedarse en el apacible y bello pueblo Springfield.

Tras las averiguaciones y las investigaciones, y los tratamientos conocidos, los cuales no daban los resultados esperados, se llegó a la conclusión de que esto era a consecuencia, de la contaminación por la plaga de garrapatas que hubo recientemente. Las autoridades se dieron a la búsqueda de estos insectos y encontraron muchos. 

Lamentablemente los animales domésticos yacían en los patios y las calles, habían muerto, no soportaron el dolor, sus cuerpos tenían las mismas y extrañas señales, todos fueron recopilados y colocados en una fosa común, una enorme, pues además de los animales domésticos habían de granja y silvestres, que en la desesperación entraron en la urbe, luego de que fueron colocados en el lugar, los soldados y sus lanzallamas hicieron su labor, quemaron a todos los cadáveres y una vez hecho, los sepultaron, pero la maldición seguía en Springfield, pero ¿cómo llegaron las garrapatas? 
Los especialistas en infectología no sabían que hacer, llegaron al país, expertos de otros países pero nada pudieron hacer, ya habían muchos deseosos. 

Alguien dijo a las autoridades cuando cuestionaban cómo llegó la plaga de garrapatas al pueblo...

_Hace unos meses pasaron sobrevolando una gran cantidad de aves, no sabemos por qué, pues nunca antes esto sucedió, como para decir que eran aves en vuelo de emigración, eso fue raro, pero a la vez fue lindo, un espectáculo que nunca antes vimos, eso nos causó emoción, aunque algunos fueron cagados por las aves, jajaja, fue cómico. Sólo que eso haya sido, no hay otra explicación.

_Señor, venga por favor. Dijo un teniente a su superior.
_Diga teniente.
_Lo que el señor dice tiene sentido y lógica, pero hay algo que no encaja, recuerde que a Springfield siempre lo han envidiado, hay empresas, grandes empresas que han deseado llegar e instalar sus laboratorios y otros grandes empresas, pero nunca se les dio licencias, para evitar la contaminación.
_Espere soldado, ¿lo qué usted trata de decir es qué...?
_Afirmativo señor.
Esto no debe de ser divulgado a nadie, lo comunicaré al Señor Presidente, se abrirá una investigación, quien quita y usted tenga razón y estos imbéciles tengan la cura para esta rara epidemia.

_Si señor.

Mientras, el tiempo corría y las muertes aumentaban, también nuevos casos. 

El señor Presidente y sus asesores dieron la orden de terminar con Springfield y trasladar a un lugar cercano a los sobrevivientes mientras se encontraba una solución, una cura al problema pues, se corría el riesgo inminente de que lo que sucedía en Springfield se saliera de control y que esto emigrara al resto de la nación.

Todos fueron sacados del bello y apacible pueblo, allí solo quedaron soldados con las órdenes en su poder, para ser cumplidas, una vez se sacara del lugar al último ser vivo, estuviera sano o infectado. 
Está de más decir que hubo quienes se negaban a abandonar el lindo lugar, pero fueron sacados por la fuerza militar y una vez todos fuera del pueblo, los soldados colocaron artefactos en lugares estratégicos los cuales al ser detonados el pueblo ardió en llamas y todo en el pueblo se calcinó, nada quedó, del pulmón natural también se sacrificó parte de él, unos kilómetros a la redonda, para evitar que un portador quedara en libertad con el virus, así que el pulmón natural de Springfield sufrió de un cáncer del cual este fue extirpado.

Lejos, muy lejos, hubo quienes se alegraron, hubo quienes se sobaron sus manos, pues planificaban ya instalar sus enormes empresas en lo que un día fuera el más lindo lugar para vivir. 


En cuanto a la población y su futuro, debo decir, que esta historia continuará...




Esperando por ti



Buscando por ti, seguro que te encontraré.
Me lo dicta todo mi ser, el camino me lo enseña el corazón.
Serán montañas con sus ríos y arboledas, 
o quizá sean océanos y sus mares,
tal vez ríos con sus lagunas,
Dónde estés escondida. Seguro que te encontraré.

Esperando por el amor, esperando por alguien como tú.
Lo he presentido en mi pecho, mi corazón a latido contento.
Serán continentes, su geografía y sus idiomas,
o quizás sean otras regiones, otras costumbres,
tal vez sea que ya tienes dueño, 
lo siento por él pero me perteneces.

Nada me hará desistir en mi búsqueda, en hallar lo que amo.
Nada me detendrá, nada podrá hacerme claudicar.
Es mi vida la que está en juego y la mujer que yo quiero.
Me lo dicta el corazón, me lo asegura todo mi ser.
Una extraña sensación me achina la piel 
de pensar que pronto te encontraré y te amaré.

Nada me detendrá, 
nada hará que salgas de mí, 
nada me hará dejar de pensar solo en ti, 
nada hará que un día no te pueda encontrar.

Somos imanes, 
yo el polo norte y tu el sur, 
atracción que nos unirá y nos enamorará.
Lo que ahora tengas es solo un entrenamiento de amor, 
porque lo que realmente buscas lo tengo yo,
lo que deseo yo, lo tienes tú... 
Tú eres la luz y yo soy la oscuridad 
y juntos haremos los más bellos claroscuros.

Esperando por ti, hoy estoy frente al mar, 
las olas me dicen que pronto vendrás, 
las gaviotas vuelan a tu encuentro.

Esperando por ti, hoy miro al cielo y ruego por tu amor, 
las nubes blancas se encienden y dibujan lindas figuras 
me enseñan lo que será nuestro amor.

Esperando por ti, me llega el viento del sur, 
fresco y cálido como seguro serás tú.

Esperando por ti veo el horizonte, 
el sol nace y muere, con la esperanza de vernos un día juntos.

Esperando por ti me sorprende la luna, 
me sonríe y me enseña toda la miel que nos espera.

Esperando por ti estoy, ven pronto, 
que desespero en la espera, 
me enloquece saber que estás, pero no estás aquí
sentir tu aliento en mi boca, sentir el calor de tu piel, 
sentir el sudor brotando de cada poro, 
sentirme entre tus brazos. 

Soñando estoy, pues aquí estoy esperando por ti.







miércoles, 9 de agosto de 2017

El Escritor


La banda estaba en su guarida, esperando órdenes del jefe de la pandilla; un grupo se encontraba jugando al póquer, otro se encontraban durmiendo o echando la hueva, uno era el que estaba en una esquina, bajo una bombilla de pocos watts de potencia leyendo un libro, en eso entró el jefe, quien bocinó para que le abrieran el portón, uno de los cacos, corrió a abrir el portón, entró una camioneta de lujo, de la cual, luego de parquear se bajó un señor muy bien vestido, este se encaminó hacia donde se encontraban el resto de la banda.

_¡Muchachos acérquense!

Todos obedecieron a la orden del jefe, menos quien estaba sumergido en su lectura, pero eso al jefe lo tuvo sin cuidado, mientras aquel leía muy entretenido, algo sucedía en el mitin de delincuentes. 
Luego de un largo periodo, alguien le gritó al que seguía leyendo y al este, atender al llamado, quien le llamó le hizo señas para que se acercara; el caco culto se acercó al grupo. El jefe les decía.

_Como les digo, hace mucho que no hemos acertado un golpe maestro, pareciera que estamos perdiendo el toque, el ritmo, el arte del robo limpio. (Hizo una pausa). Todos se veían las caras entre ellos, pues, si el que era el jefe, lo era por ser la mente maquinadora de los hasta ahora exitosos asaltos, qué podrían hacer ellos que solamente eran los peones en el ajedrez de la organización, si el jefe estaba sin ideas, ellos estaban peor y el peor de los casos era que se estaban quedando sin el sustento diario y sus familias sufrían de la escasez de ingresos, esto de parte de los peones, en cuanto al jefe, este estaba aun más jodido, pues sus gastos eran superiores y también pasaba por esa etapa incomoda; así que era momento de otro golpe maestro.

_¿Qué les parece si secuestramos a alguien y pedimos una buena suma como recompensa? esto lo dijo uno de los peones. Todos quedaron en silencio, incluso el mismo jefe, pero alguien agregó esto a la sugerencia.
_Por robo nos darían unos pocos años de cárcel, pero por secuestro nos podrían dar hasta cadena perpetua, en el mejor de los casos, o hasta la pena de muerte. Dijo el caco culto.
_Sí, eso lo descartamos. Concluyó el jefe.
_Y si extorsionamos a una buena cadena de tiendas y chóferes.
_El problema con eso es que, si nos descuidamos caemos todos, pues, más de alguno nos puede acusar con el servicio de inteligencia de la policía y al llegar por las extorsión, nos atraparían, o con uno que agarren ya se jodió toda nuestra organización. Dijo de nuevo el caco culto.
_No, eso es de grupos criminales como las maras, eso no es para nosotros, la verdad que a mí me indignan esos hijos de puta, jodiendo a los pobres, eso no va conmigo, queda descartada esa sugerencia. Concluyó el líder.
_Entonces jefe, ¿qué haremos?
_Asaltemos un banco, ahí si que hay dolares, un golpe y nos haremos de mucho dinero. Dijo otro de los miembros.
_Otra mala idea, pues ese es un delito federal, tendríamos para que nos persigan de por vida, además, la tecnología en esas instituciones es de última generación, aunque llegáramos completamente cubiertos nos identificarían, y las condenas por robos federales también son de casi una vida encerrados. De nuevo habló el culto de lo cacos.
_Es cierto, es otra mala idea, también queda descartada. Todos ustedes compañeros ya estarían encerrados, por eso es que soy yo quien dirige a esta organización, recuerden que todo nos ha salido a pedir de boca, nadie desconfía de nosotros, todos somos personas respetadas en nuestros barrios; yo por ejemplo, sigo siendo un honesto político, muy respetado en el congreso.
_¿Entonces qué haremos jefe?
_Ya sé (dijo el único que no había participado de la tertulia delincuencial y agregó) Que hable Otto, ya que se las sabe todas.
_Es cierto Otto, te las sabes de todas, todas. Dijo el jerarca. Otto se sintió muy orgulloso e intervino.
_Todo esta en este libro y otros que he leído del mismo autor. Eso dijo Otto, señalando el libro que leía, el cual llevaba por nombre: El Señor de los Robos.
_Interesante Otto, te felicito, eres el único culto aquí, aparte de mí.
_Gracias señor, siempre me gustó la lectura.
_Bueno, ya basta de halagos, vamos al punto. Ordenó el jefe. Y agregó. Haremos lo mismo que en el último golpe, creo que los policías aún estarán preguntándose qué pasó y cómo sucedió, ese golpe fue perfecto. 
_Creo que no es buena idea jefe, pues por lo mismo que usted acaba de indicar, es riesgoso hacerlo de nuevo, no niego que ese fue el mejor golpe, lo admiré por esa estrategia, pero ahora corremos demasiado peligro si lo efectuamos otra vez. Dijo Otto, con mucha propiedad, algo que dejó pasmados al resto de malandros y también al jefe.
_Tienes razón Otto, entonces ¿qué propones hacer? Urge un buen golpe.
_Lo sé señor. Pensemos. Creo que entre todos podremos hallar una excelente estrategia y un pez gordo que nos saque de esta sequía en la que estamos.
_Sí, pues mi vieja ya me tiene como la chingada por no llevar dinerito a la casa. Dijo otro ladrón algo maleado. 

Entonces habló el menos privilegiado en cuanto a intelecto, el conejillo de indias en todos los atracos exitosos hasta hoy.

_Pues, que tal si le preguntamos al que escribe esos libros, digo no.
_Sabes que no es mala tu idea Serafin. Dijo el jefe. Todos colocaron una cara de asombro, al ver que el más idiota de la banda había dado una idea, que para todos, menos el jefe era descabellada.
_Pero ¿y adonde lo encontramos para preguntarle? Dijo otro un poco más inteligente que el anterior. Todos quedaron en silencio.
_Lo que habría que hacer es secuestrar al escritor. Dijo Otto.
_¿Pero no acabas de decir que el secuestro era una mala idea? Casi lo dijeron en coro.
_Sí, ¿pero qué quieren, qué le enviemos un mail y que le preguntemos qué debemos hacer para nuestro siguiente golpe? Eso sería más estúpido que lo que yo sugiero.
_Bueno, bueno. (dijo el jefe) Lo primero que hay que hacer para saber si podemos secuestrar al escritor, es averiguar la nacionalidad del tipo, pues si es extranjero quedaría descartada la noción. ¿Me entienden?
_Pues claro, ni modo que nos gastemos nuestros pocos ahorros viajando a otro país en busca del escritor ese. Dijo Cipriano.
_Está bien, esto es lo que haremos. (Dijo el cerebro del grupo). Olvídense del escritor ese, el tal... Raga. Esto haremos; haremos una inversión para crear una fachada, luego de que la tengamos, buscaremos a un buen escritor en busca de una oportunidad, alguien desconocido, al que podamos usar y explotar sin que él se de cuenta de lo que haremos con su historia. ¿Me entienden?
_¡No! Gritaron todos, menos el caco culto; Otto.
_Deje todo en mis manos jefe, ya es hora de su sesión plenaria en el Congreso, yo me encargo de encontrar al escritor que nos hará sencilla la vida.
_Gracias Otto, no deje de seguir leyendo, pues necesito más secuaces como usted. Todos ustedes obedezcan a Otto como si fuera yo.
_¡Si jefe!

El jefe se fue al Congreso a ejercer su puesto en su curul, no deseaba quedarse sin sus dietas por faltar un día a su loable trabajo, además, era un personaje muy respetado y hasta se escuchaba por los corredores que sería el próximo candidato a la presidencia por el partido oficial.

Otto se quedó a cargo del siguiente golpe, el cual daba inicio con la tarea de encontrar un buen escritor, cuya invaluable inspiración en la escritura, les daría los éxitos buscados en los siguientes robos sin que él se diera cuenta de que trabajaba para una estructura criminal muy bien organizada.




Continuara...




martes, 8 de agosto de 2017

El Hombre sin Cabeza



_¡Como lo imaginé!

Dijo Malena al llegar a la vieja cabaña, mientras aun conducía su auto, la cabaña estaba descuidada, sobre su techo de tejas de dos aguas sobre ellas una especie de sauce llorón, que de no ser por los recuerdos de Malena y su niñez, está no se veía tan mal, tal pareciera que la natura la había decorado, bueno, redecorado. Bajó del auto, se colocó sus gafas de sol sobre su cabellera, y vio todo a su alrededor, había mucho por hacer, aunque su idea de llegar a la cabaña de su familia, lugar de tantas aventuras de infancia no era precisamente para arreglarla, sino para encontrar a la perdida inspiración de los últimos meses, algo que la tenía preocupada pues, el contrato con su editorial estaba por vencer en cuanto al plazo para la entrega de su sexto libro. Entró en la cabaña y lo que había allí estaba cubierto con sábanas blancas, que para ahora ya no lo eran.

Pasaron un par de días para que Malena dejara el lugar adecuado para lo que la llevó hasta ese lugar; a la mañana siguiente Malena se despertó muy temprano, algo que no hacía hace mucho, se alistó con ropa cómoda para salir a disfrutar de la naturaleza, con el objeto de que esto le trajera ideas para su nuevo tema, su nueva novela, la cual aun no lo tenía, la naturaleza le entregaba; aire puro, sonidos espectaculares que no se podrían escuchar en la ciudad, el verde era impresionante. 

Aspiró profundo y sus pulmones se llenaron de un delicioso aire, luego de su calistenia empezó a correr por los corredores naturales, entre enormes arboledas; habría corrido una media hora, cuando se tropieza.

_¡Ay!... ¡Jajajaja!

Malena se sentó y se revisó, solo un leve raspón, en sus rodillas. 

_¿Qué es esto?

Era un letrero muy viejo, que sobre salía de la superficie de la tierra, un letrero enterrado por el paso del tiempo, quien salió a la superficie a consecuencia del golpe de la joven escritora. Escarbó, esto por la curiosidad de la escritora y la posibilidad de encontrar su historia. 
Buscó algo que le sirviera para extraer lo que sería un viejo letrero, mientras escarbaba se iba apareciendo el pedazo de madera húmedo y podrido, con insectos, los cuales huían para salvar su vida, con unas hojas quitó el polvo y lodo sobre el letrero, no hubo necesidad de limpiarlo a totalidad, pues era evidente que lo que en el madero se leía era una advertencia: Prohibido terminantemente el paso.

_No recuerdo este letrero, deberá de ser mucho más antiguo de cuando yo venía. Sí, las letras lo evidencian, la caligrafía es del siglo antepasado. Pero, ¿para dónde era esta advertencia? 

Malena aún sentada y olvidada de su adolorido raspón, veía a su alrededor, para tratar de indagar hacía donde era la prohibición. Por más que intentó encontrar el lugar de la prohibición, no encontró ningún indicio que se lo dijera. 

Esa noche, ya en la intimidad de su cuarto, pensando en su libro, no lograba concentrarse, pues, le llegaba a su recuerdo el letrero, se dijo; y si ese es el motivo de mi próxima historia, sí; una escritora que se encuentra con ese letrero el cual le roba toda su atención, al grado de obsesionarse con él. ¡Lo tengo, esa será la trama! ¡Mi próxima novela será de suspenso y acción! Su mente e imaginación de escritora dio inicio, la maquinaria arrancó, cada engrane de su cabeza empezó a girar, del pozo de agua de la imaginación empezaba a salir el ansiado líquido, su novela en la cabeza tomaba forma.

A la mañana siguiente, despertó excitada y de nuevo era de madrugada, había que aprovechar al máximo el día, se preparó solo una taza de café, caliente y sin azúcar, mientras la bebía, en su cabeza aparecía su historia, pero algo no le encajaba, mientras ordenaba el cómo iniciaría su historia, al encontrarse sin algo que le gustara, tomó la decisión de salir al lugar en donde estaba la madera con la prohibición para tomar alguna información que le diera el pie correcto para empezar a escribir su aterradora historia, para la cual, aún no tenía titulo.

_Por acá recuerdo que es. Yo venía por ahí, y fue justo acá donde tropecé, pero, donde está el extraño y antiguo letrero, pareciera que alguien lo encontró y lo escondió; qué extraño. 
Pero no importa, porque recuerdo perfectamente que fue aquí donde lastimé mis lindas rodillas, así que veamos, por ahí no podría ser, todo se ve como despejado, no tendría sentido, aunque en el tiempo para cuando se escribió el letrero si pudo tenerlo, y por acá, no, este lado definitivamente que no. Por este, de ahí vengo, jijiji, solo queda este, pero... Sí, debe ser por acá, pues si estaba prohibido el paso, eso hizo que la maleza creciera y toda esa maraña, para entrar necesitaré de herramientas, machete y otras cosas para abrirme camino.

Se dirigió hasta la casa en busca de herramientas para abrirse camino, tomó lo que creyó le serviría y regresó.

_Bueno, a empezar, pues hay mucho por hacer.

Malena empezó a machetear, y con una rama en forma de la herramienta utilizada por la muerte, iba recogiendo y apartando lo que cortaba y arrebataba a la natura, de los escombros salían alimañas y toda clase de seres vivos que hicieron de todo lo quitado su hogar, arañas de enorme tamaño, animales silvestres. A pesar de eso ella seguía avanzando.

_¿Qué es eso? ¿Hay alguien ahí? 

Gritó Malena cuando creyó escuchar algo. Pero el silencio fue el único que respondió. Se limpió el sudor de la frente y arregló el hule que le mantenía la cabellera en su lugar, entonces siguió con su tarea. 

Ya iba bien adentro cuando alguien la sostuvo por la espalda, tapándole la boca para que no gritara, en el rostro de Malena solo se lograba ver lo expresivo de sus ojos, bien abiertos y un pecho que se le agitaba, fue levantada y sus pies se separaron del suelo, quien la tenía tomada le tapaba la boca y con el otro brazo la tomaba por la cintura, la escritora pataleaba, no podía hacer otra cosa pues, el brazo que la abrazaba por la cintura le tomaba también sus brazos, en sus hombros ella sentía el respirar de quien la secuestraba, ella solo podía ver como se alejaba el paisaje y como los escombros quedaban por donde ellas los arrojó, así fue jalada por unos largos minutos, los cuales la dejaron exhausta, por fin, Malena rodó por el suelo, quedando boca abajo, pero sin poderse levantar, porque sobre su espalda una bota maltrecha y hedionda la sostenía y le hacía fuerza contra el sucio suelo, manteniéndola allí sin poder moverse. 

_¿Acaso no sabes leer? Eres curiosa y has entrado en terreno privado. Esa curiosidad mató al negro gato, y ahora, esa misma curiosidad matará a la chica curiosa, además ya me cansé de estar pernoctando al aire libre, esa cabaña ahora me pertenece y tú llegas como que nada y me echas de ahí.
_Pero... Balbuceó la chica
_¡Cállate perra! O me harás más sencillo el asesinarte, aunque pensándolo bien, será una lastima asesinar a tan lindo ejemplar femenino.
Esto se lo dijo tomándole parte del rostro, para admirar lo hermosa que era la escritora.
_No te atrevas a verme, porque en el acto te asesino, te cortaría tu lindo cuello.

Ella no lo vio, pues sabía que quien la tenía a su merced no hablaba en broma, seguramente era un loco, o un asesino serial, el cual había tomado su cabaña como refugio, quien sabe y a lo mejor, justo para donde ella se dirigía tenía varios cadáveres, de esas chicas desaparecidas de las cuales nunca se supo nada y era por eso que se había delatado, pues, Malena se estaba acercando hacia el cementerio donde estaban todos los cadáveres de las chicas desaparecidas en los últimos tiempos, la escritora trataba de pensar con mente fría para salir de esta.

_Sería buena idea pasar un rato rico, ¿no crees? ¿Hace cuánto qué no haces el amor? Supongo que una chica tan linda, y tan fina, y adinerada, pues se nota que tienes dinero, hará el amor muy seguido. ¿Tienes novio que te extrañe?
_Si tengo, y seguro está por llegar, porque hoy hablé con él, y le dije que lo extrañaba, estará llegando.
_¡Jajajaja! ¿Me crees un idiota, un ignorante? Aquí no hay señal, no hay electricidad, además de perra, mentirosa, creo que me gustas ahora más. Te haré gemir de placer y luego te mataré, te ahorcaré muy lentamente mientras te la meto por el culo, para que ese lindo trasero me la apriete y mucho, Jajaja. ¡Que delicia!
_¿Eso le haces a tus victimas?
_¿No es una grandiosa y excitante idea?
_¡Maldito hijo de puta! 
_¡Cállate!

Malena recibió un golpe que la dejó inconsciente.


_¡Sí! Eso es exactamente lo que andaba buscando, mi libro será un tremendo éxito, será tan bueno que ya me lo imagino en las salas de cine. Bueno, ya avancé bastante y nada, atrás dejé una enorme vegetación, unos lindos árboles y aquí nada, solo aquel lago; vaya, ya lo había olvidado, ahí nos divertíamos mucho con mi hermano y mis primos. Por lo menos este trabajo de investigación me ha dejado un buen tramo de mi próxima novela. Ahora a descansar. 

Dio la vuelta para regresar a su cabaña; del sol, apenas se lograban ver los últimos destellos de su majestuosa potencia lumínica. 

_¿Qué es esto? Qué raro. Parece ser la vieja madera con el anuncio de: Prohibido terminantemente el paso. Sí, es el mismo anuncio. Pero, ¿qué hace aquí? se supone que ahora estoy en el otro lado de donde lo encontré. 

Malena lo tomó entre sus manos, pues el rótulo estaba completamente expuesto y casi limpio, como si alguien lo hubo tomado, limpiado y colocado precisamente en ese lugar, justo en ese lugar, tal cual, como la cruz roja en el mapa de algún tesoro...   



Continuará...




lunes, 7 de agosto de 2017

Celular: La Llamada Perdida


_¡Ringggg, ringggg!...

Insistente llamada, la cual debería de esperar unos segundos más, mientras Joaquín llegaba hasta su celular, al hacerlo, observó en la pantalla y se dio cuenta de que el número era desconocido, pensó en no responder, pero este seguía sonando, luego pensó; ¿Y si es algo importante?, así que decidió responder, deslizó la señalización de responder del móvil y este dejó de sonar, se lo llevó hasta su oreja izquierda, al acercarlo, escuchó que alguien hablaba sin esperar a que él dijera el ya tradicional; aló. Con la curiosidad encima se aseguró de escuchar quien hablaba, para poder con esto reconocer al que lo estaba llamando. Era evidente de que el celular se le había marcado a quien hablaba o a alguno de los que escuchaban a quien hablaba. Joaquín no reconoció a la vos, ni a las otras del fondo.

_¿Quién será? Pensó Joaquín.

Por la bocina del móvil se escuchaba lo siguiente...

_... Pongan atención pues, no lo repetiré, deberá ser un trabajo limpio, sin pistas, sin dejar una sola huella, un error y les costará la vida, ¿entendido idiotas?... 
_¡Sí! -se escuchó al fondo-. 
_Debemos hacerlo como que parezca un percance, un accidente. Pero la otra semana, ese hijo de puta debe morir...

Joaquín, sabía que debería de cortar y dejar de escuchar, pero la curiosidad no se lo permitían, además, se encontraba petrificado, sin él quererlo, estaba siendo testigo del plan de un asesinato, pero, ¿a quién asesinarían?, ¿quienes serían los perpetradores de tan vil acto?...

_... Estudien bien a la victima, síganlo, observen sus rutas, sus actividades, sus movimientos, a quien visita, anoten lo que hace cada día, así no habrá posibilidad de errores; errores que les costará la vida a ustedes si algo sale mal.
_El jefe tiene razón, recuerden que es un pez gordo y que siempre anda con su escolta...
_¿Escolta? -Pensó Joaquín- Es uno pesado. ¿Un funcionario, un narco o algo parecido? Pero, no dicen de quien se trata.
Joaquín siguió pegado al celular, sin hacer el más mínimo ruido, tapando con su mano el sensible micrófono, cualquier ruido lo delataría.


_...Entonces, ¿hay alguna pregunta?
_No señor. Se escuchó decir de varios hombres en el lugar.
_Entonces  manos a la obra. Recuerden, este desgraciado es un personaje muy importante, así que no quiero errores, y no olviden que conmigo los errores se pagan con la vida. ¡¿Entendido?!
_¡Sí patrón!
_¡Mire patrón!
_¡¿Qué?!
_Su celular esta encendido.
_¡Mierda! se debió marcar sin querer... ¡¿Aló?! ¡¿Hay alguien ahí?!

Joaquín se apresuró a colgar, su corazón latía a mil, no por lo que escuchó, sino porque lo habían descubierto, pero eso no era tan malo, pues, cómo sabrían que era él quien escuchó toda la conversación, cómo sabrían si había alguien del otro lado de la línea, cómo sabrían si solo se marcó y nadie contestó, nadie escuchó, y si todas estas conjeturas y otras más fueran equivocadas, cómo lo encontrarían; ¿o sí? 

Joaquín ahora estaba muy nervioso, caminaba cómo fiera encerrada, con la vista perdida en la nada, pues todo él se encontraba en su interior, buscando respuestas, buscando soluciones a su problema que le llegó de la nada. ¿Cosas del destino?, ¿sería una señal para salvar la vida de aquel poderoso que en dos semanas estaría muerto?, ¿qué diantres debería de hacer, qué haría alguien en película de Hollywood en su lugar? Pero, ¿qué putas pasa conmigo?, yo no soy un maldito super héroe.

Mientras estás y otras dudas le hacían un mal día a Joaquín, en el otro lado de la línea celular se encontraba otro con las mismas inquietudes. ¿Sería qué alguien había escuchado, o solo se había marcado y nadie había contestado y si alguien lo hizo, a lo mejor colgó al constatar de que se trataba de un marcado involuntario?, pero por otro lado, la empresa de ellos era muy importante y no debían de quedar cabos rotos, pues, esto no era lo indicado para un profesional cómo lo era él, además había mucho dinero de por medio.

Ambos, Joaquín y Jefe, estaban en su lugar, pero sin estarlo, o sea, sus cuerpos se veían y muy inquietos, caminando por el lugar que les correspondía pero sus miradas estaban en la nada, pues sus pensamientos los consumía a los dos. 

Joaquín decidió seguir con su vida, al final de cuentas a diario morían tantos, que uno más no importaría, era el pan diario en esta ciudad, no era su responsabilidad, no era de su incumbencia, no era que no le importara, pero, ¿qué podía hacer? 
A pesar de que el número de quien llamó estaba grabado en la memoria de su móvil, esa era una excelente pista para dar inicio a una investigación, así podría saber quien era la mente maestra de esa organización que planeaba dar un duro golpe. 
_¡Dios mío! Pensó Joaquín.

Mientras Joaquín caía en cuenta del problema en el que estaba metido, el Jefe, también llegó a la misma conclusión.  

_Acá está el número que marqué, ¡maldita sea! Averiguando quien es el propietario de este número sabré quien pudo haber escuchado la conversación, ese maldito o maldita deberá morir, para que nada se salga de nuestro control... Muchachos, seguimos con el plan, a cumplir sus órdenes.
_Sí jefe, como ordene.
_El plan Pavo Real sigue cómo lo planeamos.
_Tú, Sipriano, ven, que te tengo otro encargo.
_Ordene jefe.
_Anota este número y averigua a quien pertenece.
_Es el número de quien nos escuchó, ¿verdad Jefe?
_No sé si nos escuchó o no, pero habrá que eliminarlo, no dejaremos cabos sueltos, el Plan Pavo Real es demasiado importante para que se nos caiga por un don nadie.




Continuará...




viernes, 4 de agosto de 2017

Ya no te amo


Hasta aquí llegamos. No discutas màs. Porque ya no te amo.
No digas màs, pues todo lo que me dices se puede usar en tu contra,
recuerda que quien se alejò fuiste tù no yo 
y quien a mi llegò en tu ausencia me entregò todo su amor, 
curò mi corazòn herido y adolorido.

No niego que te ame, y mucho, pero en mi soledad 
encontré en los brazos de otra 
la luz y el calor que me dejo tu adiòs. (tu abandono)

No digas màs, no quiero ser quien ahora te hiera, 
aunque tengo todo el derecho del mundo
derecho que me dio tu adiòs.

Hasta aquì llegamos, no hay nada màs que discutir, deja de insistir,
el amor llega un dìa a ser un simple recuerdo, bonito o malo,
experiencia que puede entregar un gran valor para evitar ser ilusionado (otra desilusión)
y abandonado por el lindo hablar de otro amigo que solo deseaba
arrebatarte de mi lado, para una vez logrado, dejarte a ti de lado, 
lastimada y amargada.

Nada hay que decir ya, entre nosotros todo esta platicado, (hablado)
nada màs por decir, todo està mas que claro, asì que no discutamos;
si tù tienes la razón, y no mi corazón, quien sufrió màs con tu traición.

Te digo; solo porque lo preguntas, 
¿qué cuando comenzó este amor?, te lo digo; 
que fue cuando me encontró llorando por tu amor, por tu abandono,
ella me entregó su calor, su amor, 
sanò las heridas que dejaste en mi piel, en mi mente y en mi corazón.

Asì que, no discutamos màs, no hay nada de que hablar, 
no vengas pidiendo perdón, 
pues ya te perdonè cuando me llegó este nuevo amor, 
ella me enseñò que no es bueno vivir con rencor en el corazón, 
odiando, recordando, eso solo lastima màs a mi corazòn.

Si un dìa te amè tanto, que hasta daba la vida por ti,
hoy todo eso contigo murió, lo que te pase no es mi problema,
ese problema es solo tuyo. 
Regresa con quien te arrebatò y te conquistò,
quien te arrebatò todo este amor por el que hoy vienes pidiendo perdón.

Pero no  puedo perdonar lo que ya no recuerdo, 
lo que ya superè en brazos de una buena mujer,
la que me espera afuera por respeto a los dos, 
nos ha dejado discutiendo lo que no tiene discusión,
pues te repito; que ya no te amo.

Te recomiendo que busques en otros brazos 
el amor que por ti ya no tengo,
quizá y encuentres alguien que te entregue su amor, 
y cure el dolor que llevas en tu corazón.

Con èl encuentres el amor que de mi desapareció.
Solo eres un recuerdo, malo o bueno, una experiencia nada màs, 
para no cometer el mismo error, con un nuevo amor.

Si me preguntas cuando comenzó este nuevo amor, 
te lo repitò; ella me encontró llorando por tu adiós, 
me consoló (me dio consuelo) y a mi corazón con amor lo sanò.

Por eso yo... ¡Ya no te amo!





Amor del bonito


Se me acabò el amor que tenia para ti solita.
Se me terminò esa fuerza que nacìo en mi corazón.
Se me separò el deseo y la pasión que me daba tu piel.
Se me acabò todo el amor que un día me despertó tu alma.
Se terminò todo aquello que fue bonito.

Aunque aun no comprendo, 
qué sucedió con todo aquello tan bonito.

Cuando lo recuerdo siento un nudo en la garganta 
que desgarra tanto.

Se me rodan las lagrimas 
y me cubren el rostro sin lograr controlarlo.

Recuerdo que este amor bonito que tenìas conmigo, 
lo has asesinado con quien fue mi amigo.

Ya veràs que muy pronto lloraràs 
por retomar el camino para regresar conmigo.

Pero te lo advierto, que ni lo pienses, 
porque solo encontraràs las sombras de lo que fue bonito.

Se me acabò el amor que un dìa fue lo màs lindo, lo màs bonito.
Se me treminò esa fuerza que tenìas en el corazón y que ataba al mío.
Se me terminò esa pasiòn, ese deseo que sentìa mi piel por tu ardiente piel
Se me terminò el amor que le daba vida a tu desalmada alma.
En resumen; se me termino todito.

Ahora que te has dado cuenta 
que todo eso bonito lo tenìas solo conmigo,
te duele el alma, te duele el corazón, 
se te desgarra el pecho, y sin poder lograr siquiera 
llorar para desahogarte. 

Y ahora que lo has entendido 
y que te lo ha dicho tu sufrido corazón, 
que todo aquello que tuvimos un día, 
que fue algo maravilloso y bonito,
por fin se terminò. 

Que para mi caducó, pero para ti apenas ahora empieza,
te digo; mejor es que des la media vuelta y te me vas ahorita, 
no creas que al ver tu linda carita,
con esa pena que en ella refleja tu alma, 
que pide auxilio, para que mi amor le regrese 
lo que un día le dio vida, le dio pasión, le dio amor... Amor del bonito.




Soy


Soy como el aire que todos respiran, pero no le pertenece a ninguno.
Soy como las aves que las mece el viento, pero no le pertenece a ninguna.
Soy como fuente de mil placeres, pero no soy propietario de ninguno.
Soy como el sol que le da calor y luz a todo el mundo, pero no le pertenece a ninguno.
Soy como las olas del mar, a todos les baña los pies, pero no le pertenece a ninguno.
Soy como montaña con capa de nieve, todos se divierten sobre ella, pero no pertenece a ninguno.

Asì soy con tu amor, recibo caricias y besos, me entregas calor y placer, me entregas tanta ilusión y pasión, pero no soy propietario de lo que quiero, tu corazón; al que no logro conquistar, sigo siendo uno de tantos.

Soy como la tierra que da alimento y hogar para todos, pero dueño de ella ninguno.
Soy como la luna que nos rescata en cada noche, nos ilumina a todos, pero dueño de ella ninguno.
Soy como los ríos que viajan a través de las montañas buscando su lago, nos da agua y frescura a todos, pero su dueño ninguno.
Soy como esa pluma que hace lo que quiere con ella el viento, pero dueño del viento ninguna.
Soy como árbol del bosque, como animal silvestre, como sus ríos, pero de ese bosque dueño ninguno.
Soy como aquel hombre libre, que nace, crece y muere, pero su dueño ninguno.

Asì me ha tocado vivir esta vida, recibiendo de ti todo el placer, disfrutando de tu compañía, tratando de ser a quien amas, pero solo soy parte del montón que me antecedieron; lucho por conquistar tu corazón. Muchos lo han intentado pero nadie lo ha logrado, por eso me siento mucho menos que nada, como si yo fuera ninguno.

Grìtenme; montaña, viento, aire, mar, tierra, bosque, sol y luna ¿còmo he de hacer para conseguir dejar de ser uno de tantos, dejar de ser ninguno, dejar de ser un nadie y encontrar ser parte tuya; còmo le hago para entrar en su corazón¿

Salven mi vida, ¿nunca han visto amar, querer y llorar, còmo lo hago por ella?, quiero reír y disfrutar de un amor verdadero, dejar de recibir lo que de ella recibo, dejar de ser uno de tantos.



miércoles, 2 de agosto de 2017

Tus Besos y Tu Piel

Tus besos, tus caricias, tu piel, 
se han llegado a quedar junto a mí, 
y conmigo me acompañarán por toda la eternidad, 
escucharte decir a mí oído que sí me quieres, 
maravillosa sensación, 
que solo puede sentir un enamorado corazón

Te puedo yo jurar, 
que no encontraré en otra mujer 
tanta hermosura, ternura y dulzura, 
que mis momentos más dichosos en el amor 
han sido a tu lado. 

Te sigo jurando 
que puedes contar con todo el amor que yo poseo, 
y el que ya entregué, 
te aseguro que lo recuperaré 
para colocarlo a tus lindos pies, 
pues las que lo tienen ahora ya son basura, 

En ellas, no encontré nada más que interés 
y si estuvieron conmigo 
fue por posición y prestación, 
jamás ellas me amaron.

Por eso, hoy a todo el mundo le puedo presumir, 
que tengo a alguien que sí me quiere, que sí me ama, 
que no hay preocupación de que me llegue otra penuria, 
pues aún llevó conmigo toda esa delicia 
que me has dejado en mis labios, en cada beso.

Con ellos nuestros corazones se conocieron 
y en el acto, supieron que estaban destinados 
para vivir una eternidad sin cordura.

Tus besos y los míos 
se quedaron tatuados en nuestras bocas, 
nos llenamos de pasión, 
lo que hasta hoy fue una vana ilusión,
vida sin sentido y sin ternura, 
sin valor y sin amor. 

Al igual que yo, 
diles a todos cuanto te quiero, 
dilo sin pena, que yo estaré a tu lado 
para decir que es verdad.

Ven y recreemos todo lo que hasta hoy nos entregamos, 
que sepan todos los que antes que yo y que tú 
estuvieron equivocados en nuestras vidas, 
que sepan que jamás los amamos, 
por pertenecernos el uno al otro. 

Les diremos que nuestros labios, 
nos indicaron lo que es ternura, 
que nuestra piel nos arrastró hasta la locura, 
que la vida ya sin ti sería una tortura, 
que nada, ni nadie, podrá separar de nuestros pechos 
eso que llaman pasión, y que sí, 
la combinamos con el amor es una enorme emoción 
que no nos cabe en el corazón.

Tus besos ya no los podré olvidar jamás
y es que, llenaron de emoción y pasión 
lo que creí ya había antes encontrado, 
por eso siempre te voy a extrañar y a necesitar.

Te digo, que no te debes separar de mí, 
no te alejes de mí, toda esa dulzura, 
ven y recibe de mí también, 
ese néctar que hace que te vuelvas una bella flor, 
que da miel, olor y color, 
para los que de lejos nos observan con desdén 
y un poco de envidia, 
por no encontrar eso que tú y yo ya tenemos.

Tus besos, los llevo aquí en mis labios, 
mi corazón esta lleno de ilusión y también de pasión, 
tanta, que mi alma ya no deseará regresar nunca a ese cielo, 
por encontrar aquí todo aquello oriundo de aquel lugar, 
sobre esta vida que eres tú, mi vida.

No olvides jamás, que mi amor 
son esos momentos que ya juntos hemos compartido.

Que si antes estuve inseguro, 
creyéndote otra más, hoy me disculpo 
y te repito, que bendigo la dulzura 
que encontré en tus besos y tu piel.