miércoles, 31 de mayo de 2017

Amanecer del señor Sol


Amanece y por el horizonte se asoma el sol,
quiere ascender y colocarse sobre su trono,
pero la noche anterior lo tiene desvelado y acongojado,
se siente avergonzado.

Amanece y solo se logran ver sus lindos colores,
los que se prenden de las primeras nubes 
que encuentra antes de ascender, 
las pinta de colores anaranjados y azulados,
espectáculo que solo logra ver 
quien se levanta junto con el sol.

Amanece y sobre el mar las aguas brillan,
se aprecian destellos que llegan con cada
uno de sus rayos, los que lanza como dardos,
que advierten que esta por desperezarse y levantarse.
Las olas se mecen sobre la arena cómo arrullándolo
para que siga desperezándose. 

Amanece y los gallos cantan su alegoría 
para quien aún solo da señales de que está por llegar,
pero que aun no termina de desperezarse
y que se dará otra dormidita, 
pues sigue con esa perecita.

Amanece y la hora es la propicia para que aparezca,
se asoma con sus mejillas rojas (coloradas), 
él dirá que es por calor,
pero todos sabemos que es por la trasnochada,
aparece tímidamente lanzando sus rayos colorados
con mucho UV, para quien lo ve, se proteja bien de él
y así no se percate de su desacato y arrebato. 

Amanece y él asciende con gallardía y elocuencia,
se da la importancia de una majestad, 
con ímpetu de cómo quien dice, ¿quien manda acá?
son ustedes los que me deben una reverencia.

Amanece y la muerte le empieza tambien,
él sabe que debe brillar mientras le queden fuerzas,
él lo hará con agilidad y con fortaleza 
a sabiendas de que, ya no hay nada que se lo impida,
para él la tierra esta a su merced.

Amanece y mientras avanza el día,
él asciende más y más, pues bien sabe que una vez en la cima, 
lo dificil será mantenerse en ella
y que como todo lo que sube, luego baja; 
tambien esa ley, él la debe respetar, para dar ejemplo;
pues, pronto él deberá caer de nuevo a descansar. 
Solo que esta vez no habrá de dejarse embaucar
por la linda noche que la noche de anoche, lo hizo trasnochar, 
por irse de rumba con tan linda luna.

Así le cogió de nuevo la noche 
y como llegó tambien se alejó.
Pues la reina de la noche reclamó su trono 
y este, como todo un caballero se lo cedió.
Pero esta vez, otra invitación ya no le aceptó,
por tener que madrugar a la mañana siguiente;
responsable y trabajador, su majestad el señor Sol.






El Ángel del amor, el Ángel de mis sueños (Poesías e historias)


Ni siquiera la conozco y ya me gusta.
Ni siquiera sé su nombre y ya me descubre.
Ni siquiera sé donde vive y ya deslumbra.
Ni siquiera sé que edad tiene y ya es mi dueña.
Ni siquiera sé que piensa y ya tenemos todo en común.
Ni siquiera sé si aun es una niña y ya me conquistó.
Ni siquiera sé sus gustos y siento que ya le gusto.
Ni siquiera sé nada de ella, ni me ha visto y ya la amo.
Será el ángel de mi amor, será mi dueña, seré su esclavo.

Caminaba por la acera y ella a mi lado sin ver pasó, su mirada era inocente, incandescente y sin señal de buscar a alguien, pero se llevó con ella mi atención, como aquella flor de nombre Girasol que sigue al sol, así con la vista la seguí, en mis ojos ese raro fulgor, un brillo que no sé explicar, mi corazón detrás de ellos, cómo quien ve a través de un cristal, se aceleró su palpitar y a mis retinas las agitó, a mi iris lo golpeo, mientras ella siguió con su lindo andar, yo seguía sin encontrar una explicación parado sobre aquella acera.

Ni siquiera la he vuelto a ver y cada noche sueño con ella.
Ni siquiera sé si por acá vive y yo sigo sobre la misma acera.
Ni siquiera por un instante me la puedo quitar de la mente.
Ni siquiera me volteo a ver y yo esperanzado de que la volveré a ver.
Ni siquiera se imagina que yo existo, y yo por ella estoy muriendo.

Otro día sobre la misma acera, y mis pensamientos siguen con ella, sin desear con mis amigos caminar por aquel lugar,  seguro de que ella volvería por ahí a pasar. Bajo un sol de primavera, algo me decía que ese día volvería a pasar. Mi corazón, quien por mis ojos se acercaba cada día para observar, fue quien la vio cuando por una esquina apareció. Mi corazón se agitó y a mi iris lo dirigió por donde la vio llegar. La vi con aquel andar, su mirada siempre al frente sin a los lados voltear, yo quedé paralizado, era ella tan bella, era aun una niña. Para no incomodarla, solo la vi frente a mí pasar, mis ojos se iluminaron y brillaron mucho más que el mismo sol, su belleza jamás la pude explicar y yo sin poder explicar, cómo alguien de tan corta edad me pudiera cautivar y dominar. Ella por mi lado pasó sin siquiera imaginar que yo por ella moría, yo le grité sin que me escuchara, pues el grito fue mental; le dije: Adiós mi linda flor. 
Me sonreí, me burlé de mí, yo con tanta experiencia y estaba ahí, hechizado por aquel ángel de amor, por aquel ángel, ahora tambien dueña de mis sueños.

Ni siquiera la conozco y la deseo con todo mi corazón.
Ni siquiera sé de donde viene, ni para donde va, pero le quiero mi vida entregar.
Ni siquiera de nuevo me miró al pasar y yo quedé sobre la acera con el corazón acelerado.
Ni siquiera sé si la volveré a encontrar, espero que el destino me la venga a entregar. 
Ni siquiera me lo puedo imaginar, pero si no es el ángel de mi amor, será el ángel de mis sueños nada más.  



Inspirada en la canción: Será el Ángel.




lunes, 29 de mayo de 2017

Ya no volveré a bailar pegado (Poesía e historias)


Ya no quiero bailar, 
siento que moriré con esta triste canción.

Sigo abrazado a ti, 
para no desfallecer
para evitar caer al suelo.

Nuestros cuerpos 
siguen muy unidos uno al otro,
extraño pegante 
que no me deja alejarme de ti.
Pero esta triste canción 
me quiere dar el tiro de gracia.

Despues de esta canción, 
ya no volveré a bailar pegado
siempre lo hube deseado 
pero hoy conmigo a terminado.

Pareciera que quien canta 
conoce de mi agonía
y a mi herida le echa sal, 
triste y fuerte dolor.

Morir en los brazos 
de quien tanto amo,
después de que termine la canción 
nunca volveré a bailar pegado otra vez.

Esta romántica canción 
es nuestro himno de despedida
fue muy lindo bailar contigo
es como si hiciéramos el amor.

Lástima que esta canción 
como las demás, solo dure un rato,
desearía que fuera eterna sinfonía 
y nunca escuchar el ultimo remate.

Loco de remate estoy, 
mientras la canción desgarra mi corazón,
toda mi ilusión, toda mi esperanza 
de volver a ser feliz entre tus brazos,
por volver a bailar pegados, 
por volver hacer el amor en público.

Ya no volveré a ser la envidia 
de los que hoy nos admiran.

Ya nunca más volveré a bailar pegado.
Y tanto que me ha gustado, 
pero lo que hoy me ha pasado,
quiero que se quede justo ahí, 
en mi pasado.

No se si lograré olvidarlo, pero lo intentaré, 
pero mientras el dolor invada mi corazón
con cada recuerdo, que me quedará grabado, 
que me traerá cada nota, cada verso tan bien rimado,
eso lo hará dificil, lo hará imposible.

No me sueltes, te lo ruego,
impregna mi piel con tu sudor, 
con el aroma de tu perfume,
que nuestros poros, los de nuestras mejías 
no se alejen ni por un solo instante,
pero te juro... Que nunca volveré a bailar otro bolero.

Porque lo que este me a dejado 
es una certera puñalada en mi corazón,
así lo dijo quien lo cantó, 
momento que has esperado para susurrar a mi oído 
un despiadado: Ya no te amo, ya no te quiero, 
debemos terminar nuestra relación,
al termino de esta canción.

Por ello, jamás volveré a bailar 
nunca más otro baile pegado
mientras más ilusionado, 
tus palabras me han llegado
lo has hecho cuando el cantante callado se ha quedado;
cómo si todo esto todo el tiempo estuvo planeado.

Nunca volveré a bailar otra vez un lindo bolero.

Sostén entre tus brazos a quien hoy has terminado 
lo has matado, con un silencioso susurro al oído,
claro te he escuchado, hoy todo ha terminado, 
ya no te amo, ya no te quiero,
hasta aquí lo nuestro ha llegado.

Malvado ha sido de ti, 
invitarme a venir aquí 
lugar en donde un día te conocí,
lugar en donde otro día te invité a bailar 
y mientras lo hacíamos te dije te amo, 
me dijiste tambien te amo y nuestra historia nació 
cuando nuestros cuerpos estaban pegados bailando, 
justo como ahora.
Seguro lo traías ya pensado, muy bien planeado.

La canción hablaba de amor, 
profundo amor, el cantante esta inspirado,
es su mejor noche, 
jamás antes lo escuché 
cantar así esta canción con tanto sentimiento.

Los reflectores nos iluminan, 
mis lagrimas se reflejan 
como globo ochentero que pende del cielo
y a todos los ilumina con tenue luz blanca, 
pero esta noche no son cristales,
son mis lágrimas las que llevan 
la inspiración a otras parejas 
que se susurran al oído palabras de amor,
mientras que tú apuñalas mi corazón.

Te delatas, me confiesas que no me amas, 
que ya no sientes nada más por mí.

Juro que jamás volveré a bailar de nuevo pegado.

No quiero sentir entre mis brazos 
tan delicioso calor; 
mejillas humedecidas por el roce de pieles 
y lociones que se mezclan,
la mejor de las sensaciones 
para dos corazones que se ofrecen
lo que no hay en la tierra, 
algo que solo se encuentra en el cielo.

Ya no volveré a bailar nunca más pegado .

La canción por fin llegó a su final, ella se alejó de mí, yo apenas lo resistí, en sus ojos ya no vi nada más que una amistad, mientras que en los míos, ella vio la desesperación de aquel que amó y que la sigue amando, de aquel que lo han alejado de lo que más ha amado y sigue amando. Ella solamente sonrió y se alejó, él no la quería soltar, pero le faltaron fuerzas, su corazón a penas latió, sintió que su alma se alejó con ella. Mientra que ella atravesaba el salón con ese andar que un día me enamoró, ella se dirigió hasta donde estaba la orquesta y se acercó a quien recien cantó; él le acercó la mejilla y ella algo le susurró al oído, este al escuchar lo que ella le dijo, este me miró, yo comprendí que quien me robó a la que fue mi gran amor fue quien cantó aquella linda canción. 

Se tomaron de la mano, sus dedos se entrelazaron, la orquesta luego del descanso inició otra canción, una que no necesitó del cantautor, esto ellos lo aprovecharon y se dirigieron al medio de la pista, se abrazaron e iniciaron su amorillo. Ella y él, se susurraban seguro que lindas palabras de amor al oído, las que yo ya nunca escucharé porque nunca más volveré a bailar pegado otra linda canción.

Agaché mi rostro y me encaminé al armario, tomé mi chaqueta, pues el frío me invadió por adentro de mi corazón, era un tempano de hielo, mis piernas a penas me sostenían. Salí de aquel lugar, a donde llegué acompañado y ahora salgo solo y derrotado y en mis sentidos aquella canción que me repetía: Nunca volveré a bailar pegado. Para mi hoy todo a terminado.

Las calles solas están, mojadas y frías, ya no llueve, pero en mis adentros hay una horrenda tormenta, soplé mis manos y de mi sale el típico vaho, subo el cuello de mi chaqueta y me pierdo en aquella mojada calle, en una madrugada, la que no me entregará un amanecer con amor.

Mientras en la discoteca ellos siguen susurrándose palabras con mucha miel, se juraran amor eterno, al igual que me lo juró en otra noche como esta, otra noche que hoy se vera eclipsada por el desamor, por el desengaño. 

Con el recuerdo de que jamás volveré a bailar pegado, nunca mis brazos sentirán una linda y frágil figura, mis mejillas no conocerán de otra que me deje impregnado con nuestras lociones, con ese sudor que me dejó el amor, que hoy baila pegado en brazos de otro; ya no escucharé otro te amo, otro te quiero, susurrado a mí oído...

Porque ya no volveré a bailar pegado.



Mariposas


Mariposas multicolores.
Hermosas y elegantes, 
cuando se posan sobre linda flor
para hacerle el amor, 
leves movimientos en sus alas 
mientras descansan. 
Han quedado extasiadas ante las oleadas
de placer y por beber tanta miel.

Mariposas Negras.
Las que traen mal augurio,
se colocan silenciosas en alguna esquina
quieren pasar desapercibidas,
pero sobre su tétrico color negro
como velo de viuda, 
imágenes que nos erizan la piel.

Mariposas para colección.
Cruel cacería, vuelan desapercibidas 
y desesperadas agitan sus alas 
para evitar ser atrapadas 
por trampa de seda. 
Acosadas por ser las que unidas 
a lindas rosas adornan los jardines,
su rostro aterrado por su futuro incierto.
Sus bellas alas adornaran un álbum de tarea escolar
o deslumbrarán en museo internacional.

Mariposas de amor.
Las que se agitan por adentro de mí,
me hacen sentir un vacío y una emoción 
sin aparente explicación.
Revolotean como si supieran que están 
por recibir el mejor néctar 
de las rosas del más lindo jardín.
Vuelan desordenadas en mis adentros
agitando mi corazón, 
cuando con sus delicadas alas, pétalos coloridos, 
le hacen cosquillas a mi corazón.
Anunciando que se avecina el amor.

Mariposas de la vida.
Inician como arrugada oruga, 
se esconden en un capullo para luego salir de él
como lo más bello de enorme y glorioso jardín.
Frágiles y sutiles en vuelo desordenado 
ascienden y descienden,
abanican sus alas sobre ráfagas de vientos
que les llegan del norte y otras del sur,
en diferentes tamaños y colores
unas brillantes y otras en tono pastel
se despliegan completas para enamorar
y se unen y disimulan cuando se avergüenzan.
Las protegen porque son lo único que las puede 
alejar de su depredador 
y lo único que las puede acercar al verdadero amor.
Se alejan del intenso calor, por ser inflamables. 
Son débiles, pero a la vez son tan fuertes.
Alas de mariposa que se asemejan a la vida.




sábado, 27 de mayo de 2017

Entre Nostalgias y Sueños.


A quien no nos ha pasado cuando deseamos crecer, dejar de ser aquel niño que siempre pide permiso para salir a jugar con sus amigos y a quien no nos ha pasado cuando deseamos crecer aun más, cuando llegamos a una edad en la que tenemos la libertad, pero aun debemos escuchar las reprimendas de nuestros padres. 

Pero aun nuestras alas no son suficientemente fuertes para tomar vuelo y abandonar el nido que nos vio crecer. 

Por fin, llegó ese día cuando nuestras alas maduran y tienen la suficiente fuerza para volar hacia el horizonte y atraídos por la blanca luz del sol, tomamos altura y empezamos realmente a vivir.

Para ahora nada nos puede detener, al menos eso creemos, pero nos encontramos en nuestro camino con una enorme nube, que se le conoce como madurez, esta nos detiene el vuelo, nos ofrece un respiro, un descanso. 

Y al hacerlo nos obliga a meditar, al hacerlo nos percatamos que lo que hemos dejado atrás, entre rabietas e inconformidades era lo mejor de la vida. Que lo que ahora viene es una triste rutina. 

Al despertar de este letargo sobre aquella nube conocida como madurez, no encontramos con la siguiente que se llama nostalgia, una que nos enseña lo que dejamos atrás, el tiempo que no volverá y en ese instante, nos percatamos en lo que dejamos pasar, tiempo que se nos fue como cristalina agua entre las manos, a estas les llegó una fea sequía y nos encontramos con algunas arrugas.

Nos damos cuenta de que aquel tiempo que en su momento no llegamos a querer, hoy nos hace tanta falta que lo añoramos, tiempo que desperdiciamos. 

Extiendo mis alas otra vez, pero las siento algo pesadas, ya no son tan livianas, ya no son tan perfectas, como lo creí a penas ayer, ahora todo lo veo diferente y entre nostalgia y nostalgia, entre mi vida y la de los demás, entre el día y la noche, se me ha pasado la vida. 

Hoy que quiero reposar sin nada que me turbe ni me preocupe, ya no es posible, pues la nube de las penas y las preocupaciones se me echo encima. 

Agitó fuertemente mis alas para enfrentarlas o para superarlas, pero ya no tengo las fuerzas necesarias, me estoy cansando muy deprisa, se ha perdido la risa, mi corazón hoy se agita, mis pulmones ya no me hinchan el pecho, mis piernas flaquean, mi piel se arruga, mi cabello se cae, mi vista ya no es veinte veinte, el sol ya no brilla igual, ya no me atrae como lo hizo un día, a penas ayer.

Quien lo diría, sí me lo expusieron, pero me negué a escuchar, creí que eso a mi nunca me iba a pasar, que sí pasaría, pero que faltaría mucho tiempo, vanidad de juventud, inmadurez de adultez, inocencia de mi niñez, que en esa época creí y pensé que la vida sería eterna como lo era mi juventud.

Pero malvada realidad e inmisericorde tiempo de mi ahora se ríen, ayer era yo quien reía y lo hacía hasta con burla, pero el tiempo es sabio y me lo permitió, bien sabía que llegaría el día en que se cumpliría aquello que decía: Quien ríe al último, ríe mejor y más lo disfruta. 

Hoy que descanso sobre este desfiladero de la vejez quiero suspirar y disfrutar del aire fresco, pero ya ni eso puedo, que maldad. 

Quien lo diría, quien hoy me escucharía, pues veo a muchos como yo ayer y nadie se detiene a escuchar mi sabiduría, la experiencia acumulada que los años me dieron, los que yo coseché, a nadie le interesan hoy, los que me podrían escuchar ya descansan en paz. 

Solo estoy esperando mi ticket de ida, sé que será muy pronto, pues mis alas ya no me sostienen ni para planear, mis plumas ahora son escasas y mis huesos me titiritan, a los músculos los extraño. 

Miro hasta donde logro ver y la nostalgia me invade de nuevo, me digo: Que linda fue la vida, lástima que no la supe entender y esta me consumió. 

El sol en la distancia lo veo perecer por detrás de la que será su tumba, hermosa montaña que le servirá de morada mortuoria, con este atardecer me esta llegando el final, al llegar la noche nada podré hacer, nunca supe aprender a volar por la noche, si tan solo lo hubiera intentado.
Pero eso ni en sueños lo he logrado imaginar. 

La luz es tenue ya, en el horizonte comienzan a aparecer algunas titilantes luces que le darán inicio al nuevo escenario, me esponjo para alejar de mí la humedad, alejar el frío que arremete contra mis huesos, cierro mis ojos, pues ya me llegó la noche. Qué soñaré no lo sé. 

El ave soñó que le llegó un lindo amanecer, alzó sus alas y con fuerza las agitó, fuerza a ellas les sintió, que se animó y al precipicio se lanzó, cuando iba por en medio del acantilado, las extendió; ella se asustó, creyó que no lo lograría, pero cuando las desplegó, sintió a una fuerza que de abajo le llegó y esta fuerza invisible lo elevó por sobre todas las nubes por las que antes estuvo y al cielo azul y brillante se encontró. Pero en eso se asustó, pues toda aquella majestuosidad se le convirtió en una inmensa oscuridad. 
El ave sintió mucho miedo, pues el día de pronto se le hizo de noche, pero se repitió: Si esto es un sueño. Entonces agitó con fuerzas sus alas y se dirigió hacia la enorme oscuridad del cielo, en él, habían millones de soles que le atraían y hacia ellos con ilusión y emoción se dirigió. 

Y el ave se perdió entre la inmensa oscuridad del cielo y jamás ella al acantilado regresó.   



viernes, 26 de mayo de 2017

Cuanta manera para conquistar


Cuanta manera, mi amor cuanta manera.
Quiero ser muy sincero, pues vengo 
de un lugar donde no se conocen mentiras,
por ello, soy muy sincero, pues nunca 
antes alguien dijo una mentira 
y menos en cuestiones del alma.

Cuanta manera, mi amor cuanta manera.
Para gritarle a la mujer un te amo.
Mis versos son como un cielo de verano.
Mis versos son caudalosos como el Atlántico.
Mis versos son tan fuertes como un volcán en erupción.
Mis versos son verdes como las praderas de este lugar.
Mis versos son brillantes como el sol en el desierto.
Mis versos nacen del corazón de un hombre enamorado.

Cuanta manera, mi amor cuanta manera.
Para gritarle un te amo a la mujer, sin lograr engañarla.
Junto a mis padres te lo puedo jurar que si te quiero.
Si deseas me colocó de rodillas ante un altar.
Ven te invito, a tus pies mojar por el arroyo más claro y natural.

Cuantas maneras, mi amor cuantas maneras.
Para a la mujer poder enamorar.
Cuantas maneras, mi amor cuantas maneras. 
Para a la mujer poder amar.
Que nunca lograrás imaginar como yo te podría amar.

Cuantas maneras, mi amor cuantas maneras.
Seguro que antes de mí te han hablado al oído para convencerte.
Pero nunca has escuchado nada que te llegue de un hombre sincero.
Te repito, que por este lugar eso no lo sabemos, me refiero el engañar.

Cuanta manera, mi amor cuantas maneras para conquistar.
Si para conquistar a una linda mujer te he de entregar lo que te he prometido, puedes jurara que así será. Te ofreceré a un corazón de color carmín, seguro de ese color será. Si para conquistar a una linda mujer te he de mirar con unos ojos de color jade, no te asustes que con ellos nací. Si para conquistar a una linda mujer mi suerte he de mí echar, así lo haré para lograr conquistar a la mujer que quiero amar. 

Pero cuanta manera, cuanta manera para a la mujer que quiero lograr conquistar. De mis labios jamás escucharás una mentira por ser oriundo de un lindo lugar, que no puede a este verbo conjugar.
Pero cuanta manera, cuanta manera para a la mujer que quiero lograr conquistar. De mis ojos jamás verás una mirada que inspire solo lujuria, en ellos solo verás amor, amor verdadero, amor sincero.
Pero cuanta manera, cuanta manera para a la mujer que quiero lograr conquistar. De mi piel jamás sentirás una caricia maliciosa, una caricia con otras intenciones que no sean solo amar y amar.
Pero cuanta manera, cuanta manera para a la mujer que quiero lograr conquistar. De mi boca jamás escucharás palabras que solo quieran a tu oído endulzar, de mis labios lo que escucharás es una simple verdad, así que cuando te diga te amo, es porque eso siento.
Pero cuanta manera, cuanta manera para a la mujer que quiero lograr conquistar. Contigo deseo mi suerte echar, por eso contigo me quiero casar, no lo pienses más, que lo que digo es verdad, recuerda que no sabemos este verbo conjugar.

Cuanta manera, cuanta manera para a una mujer conquistar.
Mil maneras se que han de haber, pero tal vez entre ellas, solo una sea sincera y las demás sean solo palabras para algo contigo lograr, la única entre las mil que será la sincera, será sin duda la que de mí escucharás, porque mentir, ese verbo no lo puedo conjugar. 
Pero cuanta manera, cuanta manera para conquistar. Y pensar qué la única sincera, es la que te vengo a entregar, por eso debes de amarme como yo te estoy amando.

Pero cuanta manera, cuanta manera hay para a la mujer que yo quiero lograr conquistar. Pero la mía es la única sincera, por no saber ese verbo conjugar.




Seguiré esperando por ti mi amor


Me han dicho que con el tiempo lograré olvidarme de tu amor, pero eso para mí no tiene sentido, te he querido tanto, que para mi eso es una locura, una amargura sin sentido, de pensarlo me quedo sin aliento, mejor seguiré aquí esperando cuando quieras volver.

No me importa que tan distante estés hoy de mí, los recuerdos me acercan a ti, ahuyentan de mí todas mis dudas, mis amarguras, mis noches de insomnio, mi locura, esta soledad a la que no logro erradicar. Aquí seguiré esperando hasta que me logres perdonar.

Mujer, si logras en la distancia a mi lamento escuchar, te podrás imaginar, te podrás enterar, que no he dejado por ti de llorar, te sigo extrañando y gritando tu perdón, te sigo amando.

Si logras escuchar a mi desgarrado corazón quien grita por ti, quien ruega por tu perdón, a mi alma la expulsó para que te busque por cualquier lugar, pero siempre regresa decepcionada por no haberte podido encontrar, mientras yo sigo acá con mi soledad, esperando por si quieres volver.


Recuérdame cuando beses otros labios, siente mi aliento, percibe en cada poro de ti, mil sensaciones que aun perduran en la mía, cuando beses y cierres tus ojos me veras suplicándote vuelve mujer, te esperamos mi soledad y yo. Quiero abrazarte, sentir tu piel ardiente con cada caricia que por ti inventé.

Siempre que preguntó, creo escuchar tu vos, tambien oigo, que no deseas regresar, pues aun no has logrado olvidar, te digo, no pierdas tu tiempo, escuchando los recuerdos de tu mente, ellos solo recrean los malos momentos, por ser la esencia de una mujer despechada.

Aunque me repiten que el tiempo me traerá el olvido, yo no me creo en esa falsa razón, cómo le digo a mi corazón, que debe olvidarte y empezar una nueva historia de amor, si la historia que contigo me inventé, es una de ensueños que nunca jamás podré repetir. Aunque me vista con la mortaja del olvido y entre en ese cajón de oscuridad a donde llegan los amores olvidados, para ser más tarde velados y por ultimo enterrados.

Qué distancia, ni qué olvido, para mi seguirás siendo lo que más ansío y necesito, para alegrar mi corazón, en ti encontré todo lo que soñé, mis dudas fueron aclaradas con la luz de tu ternura; cruce mares de incertidumbre sobre la balsa de la confianza, me elevé por los aires con cada te quiero que de ti escuché.

Mujer, deseo que alguien te haga escuchar lo que te quiero decir, amor te quiero entregar, con ternura te quiero abrazar, cubrir tu cuerpo con mil caricias que hoy he descubierto y contigo las quiero estrenar, no se las quiero a nadie entregar, pues cada fantasía me llegó pensando en ti. 

Recordar tus besos que se tatuaron en mí, recuerdo cuando me pedías bésame y mucho, como tu piel se achinaba, lo palpaba con mis dedos que recorrían tu figura, algo que nos encendía y nos conducía hasta la locura.

Hoy recuerdo cuando te empecé a querer, de ti solo escuché un quizás, eso me hizo enloquecer, me logró enamorar, más tarde, cuando transcurrieron felizmente los días, seguías con ese quizás y yo siempre por ti esperando, ya ha eso me he acostumbrado; así que aquí estaré esperando por ti mi amor.




Despojo de amor


Arrebátame la vida, arranca mi corazón del pecho.
Llévate contigo las retinas de mis ojos, 
de nada me sirven ya, si no te volveré a ver jamás.

Moriré de frío, ni mil frazadas me harán dejar de tiritar,
eso solo lo hacía tu piel.

Róbate mi aliento, no quiero probar nunca nada más,
solo me quedaron las papilas de la amargura.

Para nada me sirve el olfato, si no puedo oler tu piel,
oler tu sudor después de hacer el amor.                                     

No habrá melodía que alegre mi corazón.

Arrebátame la vida y despójame el alma del corazón.
Llévate contigo mi esencia con este último beso mi amor.
Déjame como un bulto sin alma, pues te la has llevado contigo.

Arranca de mí lo que quieras, toma mi amor, 
estruja mi corazón, hasta extraerle la última gota de sangre.

Róbale el alimento a mi alma, que le da vida a mi cuerpo.
Que hace palpitar a mi corazón a causa de tu amor.
Quedaré como un mendigo que sufre de frío, hambre y de hogar.
Pediré a quien pase a mi lado un poco de cariño, 
de amor que le sobre, con ese poquito podre sobrevivir
para poder vivir de tus recuerdos mi amor.

Arranca mis ojos, como le hiciste a mi corazón.
Arranca mi gusto, pues ya nada tendrá sabor, todo será amargo.
Arranca mi piel, deja al desnudo los músculos que un día te dieron 
abrazos de amor, que mueran de frío sin ti.
Arranca mis oídos, si ya no he de escucharte decir te amo mi amor.
Arranca mi nariz, porque ya no olerá nunca más tu piel.

Déjame como un despojo, que eso soy sin tu amor.




jueves, 25 de mayo de 2017

El amor y la verdad hacen magia


La verdad nunca te llegó de quien supuestamente te amó, 
porque la verdad la guardo yo, en mí está la verdad 
que busca tu corazón, corazón cansado de tanta mentira, 
en espera de alguien que le ame de verdad, 
que escuche en cada palabra al verdadero amor, eso es magia,
lo sabes bien, por ello es que esperas esa verdad. 

Esa que hasta hoy nunca llegó, porque quien te amó, te mintió, 
nunca te entregó amor de verdad, mentiras para engañar 
a mil corazones, esa es la verdad. 
Ahora lo sé, que la verdad al igual que el amor es mágico. 

Escucha con atención al que te venga ofreciendo 
el cielo y las estrellas, pues nadie te las podrá entregar, 
es algo imposible de hacer, pero tú bien que lo has creído 
y tu amor en bandeja les has entregado, 
para después llorar desilusionada. 
El amor es mágico, la verdad tambien lo es. 

Cuando me encuentres, no te ofreceré lo que no puedo, 
no te ofreceré lo imposible, pero si te entregaré la ilusión 
de que llegarás al cielo y tocarás a cada estrella, 
eso lo lograré con la verdad y con mil besos llenos de ternura, 
llenos de mágica verdad. 

Entonces comprenderás, que nadie antes en verdad te amó, 
solo fueron ilusiones de alguien que sabe mentir, 
un arte que por siglos todos utilizan para engañar 
a un corazón sediento de amor, de caricias, de alimentarse 
con un beso fino y sincero. 

Ahora sabes la verdad y lo que hasta hoy te han dado 
y que hasta hoy has recibido, nada ha sido verdad, 
pues nunca has sentido la magia del verdadero amor.

Nunca antes sentiste llegar al cielo y menos jugar con las estrellas, 
eso lo lograrás únicamente con alguien que te ame de verdad, 
que te llegue con la verdad por delante, 
pues no olvides que el amor, como la verdad son mágicos. 

Ahora lo sabes como lo sé yo, que el amor y la verdad son magia, 
si deseas sentir la magia deja que tus sentidos afloren, 
mira bien, escucha mejor, siento con el corazón, 
solo entonces lo sabrás.

Sabrás quien dice la verdad y quien te dice mentiras 
disfrazadas de una falsa verdad, eso no es amor, 
eso es saber venderse para conseguir lo mejor de ti.

Yo ahora lo sé, pues antes tambien mentí y lastime a mi corazón, 
entre miles de ellos, estuvo el tuyo, pero hoy que todo lo sé, 
regreso a ti y vengo con la verdad como escudo, 
te confieso mis secretos, para que sepas que no miento, 
y si ahora no miento es porque traigo amor, 
mágica poción que te llevará a levitar y al cielo alcanzar, 
para que con las estrellas puedas jugar. 

Eso lo sentirás con cada beso que te de, 
con cada caricia que de mi piel recibas, 
con cada palabra que de mis labios escuches, 
con cada flor que huelas, 
con cada chocolate que disfrutes, 
sabrás que traigo la verdad y que con ella, te llegó el amor.

La magia que solo puede sentir un corazón enamorado, 
este conoce de esa verdad, la que la mente le ha nublado, 
le ha tergiversado, todo para después hundirte 
en una profunda decepción, que luego se vuelve depresión, 
desconsuelo que te lleva a desconfiar de quien ahora te dice verdad. 

Recuerda: Que la verdad es amor y juntos hacen magia.



Directo al paraíso


Si tomaras mi mano por un momento.
Bastaría para que en ella sintieras
lo que siento por ti, 
en ella sentirás el palpitar 
de un corazón enamorado de ti.

Si me vieras a los ojos por un momento.
Bastaría para que en ellos veas
lo que siento por ti, 
en ellos verías la mirada de un enamorado de ti.

Si escucharas lo que digo por un momento.
Bastaría para que de mi oyeras,
escucharías las palabras que nacen del corazón 
de quien esta profundamente enamorado de ti.

Si me lo permitieras, aunque sea por un momento.
Si me lo permitieras, aunque sea por curiosidad.
Si me lo permitieras, aunque sea por complacerme.
Si me lo permitieras, aunque sea por consuelo.
En ese instante te conduciría al mismo cielo. 
Directo al paraíso.  

Si tan solo quisieras sentirte amada.
Deja que te tome de la mano.
Deja que mis ojos te bañen de amor.
Deja a tu corazón escuchar todo lo que tengo por decir.

Si tan solo quieres viajar al cielo.
Hasta el mismo paraíso, 
deja que te ame, deja que 
te ame quien de ti esta enamorado.




Cuando te toca, te toca. La historia de Agripina (como me lo contaron te lo cuento)


Todo indicaba que sería una noche tranquila, el pueblo se encontraba en total sosiego, la luna que brillaba y era la máxima fuente de luz del lugar, por ratos se le interponía alguna nube negra, cómo presagio de que algo malo sucedería, al menos eso contaban nuestros abuelos en aquellos tiempos en que la tecnología no había llegado al pueblo, uno que hoy día era una ciudad moderna, pero que en algunos lugares a las afuera de donde todo era modernidad, aun quedaban vestigios de lo que antes fue; caballerizas en medio del campo, pollos, cochinos, en fin, lugar para las personas que nunca tuvieron la fortuna de crecer y mejorar con el paso del tiempo, junto con la modernidad de la ahora ciudad incrustada en el oriente. 

Aquella noche se encontraban en su casa una pareja de esposos, los que se habían quedado entre lo moderno y lo antiguo, pues, les tocó, porque las tierras que sus padres les heredaron estaban justo en aquella zona, en medio de lo antiguo y lo moderno. 
Un poco más hacia el campo, un rancho, de los viejos, a uno de sus costados, los gallineros, los cochinos que pernoctaban y roncaban y más llegando al río, un enorme caballo de color negro, de larga cola y largas crines, manso como la paz, disponiéndose a descansar, pues a la mañana siguiente, a él y su amo les esperaba un día agitado, porque las lluvias anunciaban que estaban por llegar. 
El lugar necesitaba de un invierno copioso, porque su bella laguna tambien agonizaba, eso le sucedía a muchas familias a la redonda de la ahora moderna ciudad y que dependían de lo agropecuario y este era el caso del dueño del enorme y hermoso caballo negro. 

Por ahora, la pareja de esposos descansaban en su hogar, la señora, Agripina le dijo a su esposo, Otoniel.

_Voy pa´la cocina hacer la cena.
_Ve mi amor, que ya tengo hambre. ¿Sabes? se me antoja un huevo o dos, hace mucho que no comemos unos huevos estrellados con cebolla y tomate. Se me hace agua la boca de imaginarlos.
_Esta bien mi amor, solo que no hay huevos, tendré que ir a la tienda de doña Chona por una media docena.
_Anda y que te los fíe, que los apunte.

Doña Agripina siguió para su recamará a sacar un suéter y a colocarse unas zapatillas, pues andaba en chanclas. Al entrar en el cuarto, vio por la ventana que la noche estaba linda, recordó que en el corredor, donde estuvo con su esposo hace poco, hacía fresco, más no viento como para colocarse un suéter, así que se colocó nada más sus zapatillas, unas que le gustaban mucho, regalo de Otoniel para el día de las madres recien pasada.

Mientras Doña Agripina se colocaba las zapatillas que tanto le gustaban, el caballo negro se acomodaba para pernoctar bajo la luz de la bella y enorme luna, cuando escuchó el sonar de un cascabel, esto lo inquietó, pues su instinto animal le decía que aquel sonido no era nada bueno, ni seguro para él y como la noche estaba clara, a no ser porque en vez en cuando se atravesaba una nube negra, una que ahora se alejó por un instante, el caballo logró ver lo que lo tenía en desasosiego, una larga y gruesa cascabel, la cual, al sentir al enorme animal sacudió su cola, indicando que ella estaba ahí, el caballo negro se agitó, su corazón se le salía por su pecho, este se encabritó y deseó alejarse del venenoso animal, de quien ahora su sonajero se escuchaba más desafiante, este en la desesperación salió en tropel con la intención de sortear la barda de palos y alambre de púas oxidado; empero, el terreno no era lo suficientemente largo como para lograr sortear la barda de un franco brinco, pero era tanto el miedo que sentía que no le importó y se animó, pero al hacerlo, con las patas traseras se llevó la barda, al hacerlo se le enrolló el alambre de púas en una de sus patas, otra parte del oxidado alambre se le incrustó en las ancas, el enorme caballo negro sintió e imaginó que la serpiente lo había atacado y esta le clavaba sus colmillos, lo que hizo que este corriera con mayor fuerza, algo que arrancó hasta uno de los palos viejos de la barda, el caballo ahora corría con rumbo a las afueras de la ciudad, este parecía que era cabalgado por el mismo demonio, el caballo corría desbocado, en sus ojos se le veía el horror y el dolor. 
Justo cuando este dejó el terreno con rumbo hacia la ciudad, doña Agripina cerró la puerta de su casa con rumbo a la tienda de doña Chona, ella caminaba lento, disfrutando de la maravillosa y fresca noche, ella caminaba con pensamientos lindos en su mente, pensando en su hijo, en sus nietos, que estaban prontos por llegar a visitarlos con procedencia de la ciudad capital, lugar en donde este trabajaba como ingeniero. 
Así iba doña Agripina, pero de pronto algo la regresó de sus pensamientos a la realidad, ella escuchó como los cascos del caballo desbocado somataban contra el barro y alguna piedra, tambien el sonido que provocaba el palo que lo arrastraba por el alambre de púas, ella se detuvo por detrás de un viejo auto que estaba a pocos metros de doña Chona, un auto viejo y oxidado como todo por aquel lugar, ella con miedo miró para adelante y para atrás, pero nada vio, en este momento la luna estaba siendo eclipsada por negra nube, esto oscureció el lugar, ella seguía ahí, solamente escuchando, entonces vio para una callecita que conduce hacia los arrabales, hacia el río, lugar por donde el caballo negro venía con el miedo encima, ella alcanzó a divisar un enorme bulto negro, pero no supo definir que era eso, solo escuchaba el desesperante sonido, ahí estuvo otro momento más, mientras sus ojos definían que era lo que no lograba definir. 
El caballo negro ahora se acercaba más hacia la calle donde ella esperaba asustada, entonces logró ver al enorme caballo negro, quien no se detendría por nada, ni por nadie, Agripina dijo a sus adentros; Dios mío, es un caballo endiablado, qué hago. Entonces, al ver que el animal se dirigió hacia donde ella estaba, entró en pánico y decidió salir de la protección del auto viejo y llegar hacia la otra acera, encaramarse en ella y ponerse a salvo, la calle se encontraba vacía, en ella, solo ellos, el caballo negro y doña Agripina. 
Cuando ella iría por media calle, escuchó como el palo que el caballo arrastraba con el alambre de púas, dio contra el auto viejo y oxidado, lugar en donde estuvo resguardándose mientras entendía que era aquel horrendo ruido. El palo que el caballo arrastraba con el alambre de púas, literalmente explotó contra la chatarra, esparciéndose las esquirlas de escombros por doquier, el carro casi se destruyó por completo con el impacto. 
Ahora el caballo solo llevaba el alambre de púas, dos extremos de él que iban balanceándose como deseando asirse de algo, el caballo pasó al lado de doña Agripina sin pensar en detenerse, ella apenas llegaba a la acera, una acera que era demasiado alta, la cual no se podía subir tan fácilmente, ella en su desesperación trataba de subirse en la acera, como si fuere naufrago que encontró algo para flotar en medio del océano, pero cuando lo hizo, ella sintió que de su tobillo algo la agarro, ella sintió como si una mano huesuda, la de misma muerte la cogió por ahí, ella de inmediato volteo y al hacerlo vio cómo el otro lado del alambre de púas le iba directo al rostro, instintivamente metió su mano, evitando que una de las oxidadas púas la degollara o que se le incrustará en algún ojo u otra parte del cuerpo. 
En la palma de su mano, la que se interpuso entre el rostro y el alambre de púas, una de ellas se le introdujo, tal cual un Cristo, ella ahora estaba atrapada en un pie y en una mano; el caballo no pensaba detenerse hasta que se cansara en alguna parte. 

Los alambres se tensaron y arrastraron a doña Agripina, mientras ella era halada inmisericordemente por el caballo, con fuerzas de supervivencia logró extraerse la púa de la palma de la mano y el alambre reviró por doquier, pero el peso de ella y la fuerza del animal que jamás se detuvo ni con este nuevo peso muerto, siguió su carrera, mientras que doña Agripina, se arrastraba hacia la acera, una a la que logró llegar, pues esta no era tan alta, casi quedó por enfrente de su hogar, pero a pesar de aquel ruido, nadie salió, la calle seguía sola y ahora en completo silencio, doña Agripina se dolía de la herida en su mano, ella se percató que atrás de ella estaba la entrada de su casa, se incorporó para entrar en ella y que su esposo la ayudara a curarse para después ir al dispensario del pueblo para que la curaran y le inyectaran la anti-tetánica, pero al hacerlo se fue de bruces al suelo, dando con el rostro contra el barro de la calle, algo que tambien la causó dolor, pues se raspó su mejilla.
Pero ese dolor no sería nada al darse cuenta de que justo enfrente de ella, a unos pocos centímetros de su rostro y con dirección exacta a su vista se encontraba ensangrentado y destrozado un pie, ella al verlo se aterró, se preguntaba de quien podría ser ese pie, pero al ver como a un metro más allá del pie desnudo su zapatilla, ella aterrada se sentó y dirigió de golpe la vista hacia sus piernas y lentamente siguió con la vista hasta darse cuenta de que le faltaba un pie y que de ese lugar sin pie, salía mucha sangre. 

Doña Agripina gritó desesperadamente. Al escuchar el grito desesperado de la señora, el que primero salió fue Otoniel, él vio a su amada esposa sentado en medio de la calle llorando y dando gritos. Ella gritaba.

_¡Mi pie. Dios mío mi Pie!

Despues de su marido, salieron el vecindario completo, tomaron a doña Agripina y la subieron al pickup de un vecino y cuando este estuvo por ir al centro de salud más cercano, alguien les gritó.

_El pie, esperen que lo meto en una bolsa con hielo y llévenselo.

Así lo hicieron, llegaron al dispensario, pero ahí no había lo necesario para una emergencia de esa envergadura, así que la introdujeron en una vieja ambulancia y la condujeron con rumbo a la ciudad capital, eran como cuatro horas de camino. 
Doña Agripina se repuso, la estabilizaron, pero lamentablemente perdió su pie.



Basada en una historia real. Nombres y lugar han sido cambiados.




miércoles, 24 de mayo de 2017

Banco de Esperma


No deseo más que hacer notar mi pensamiento, uno como ya muchos, con los que me encuentro cada mañana de insomnio. Esta vez, me encontré con un tema, el cual, no digo que esté mal o bien, lo que deseo conseguir con esto, es que cada quien saque sus conclusiones al respecto. Hablo de los Bancos de Esperma.

Me pregunto, qué podría pasar con la unión carnal entre dos hermanos, esto en la naturaleza no tiene relevancia, lo que digo es que, tomando como ejemplo a los perros. Recuerdo que alguna vez le pregunté a mi madre. ¿Mami y este no era hijo de la Pelusa? Mi madre me vio y me abrazó, no me dijo nada, pues, creo que no supo como explicar para que yo entendiera, el hijo y la madre estaban, ya saben, como quedan dos perros después de tener su orgasmo.
También lo vi entre perros hermanos y nada pasó. 

En otra oportunidad, viendo una película Bíblica para una Semana Santa; en concreto, la historia de: Sodoma y Gomorra, ya saben, cuando a la familia de la historia les es permitido salir de aquella ciudad antes de ser destruida y que mientras estos huían se les dijo que no voltearan, pues si lo hacían se convertirían en una estatua de sal, bueno, la historia dice que la esposa y madre no pudo con la curiosidad y lo dicho sucedió, luego de ello, la ciudad fue totalmente destruida, ya saben, el final del mundo, algo que desde entonces se viene esperando. 

Pero, a donde quiero llegar con esto, bueno a esto; padre e hijas se escondieron en una cueva (según la película) y ya en ella, narra la producción de dicha película, que hijas y padre debieron poblar el nuevo mundo... Sin palabras.

Pero basta de introducciones y la grano. 

Una mujer llegó al Banco de Espermas, le dieron un catálogo con las características del donante, ella busco entre los donadores uno que tuviera las características idóneas para parir a un hijo perfecto, pues bien, esta nació, una linda niña. 
El tiempo que no se detiene por nada y por nadie, siguió, y la niña se convirtió en una mujer, una muy bella por cierto, pues los genes de esta fueron muy bien elegidos por su madre. 
La señorita se comprometió con un chico que conoció en la Universidad, otro quien era buen mozo y con cualidades afines a los de la chica, se enamoraron, se comprometieron y dispusieron casarse. Las familias se conocieron en la pedida de mano de la novia, la madre de la chica muy feliz al ver que los padres del chico era una pareja muy linda, llevadera y comprensiva, esto le gustó y entonces pensó; mi hija tuvo suerte, se sacó la lotería con su prometido, su familia es muy linda con ella, esto me tiene tranquila, por fin soy una mujer completa, tuve a mi hija sin necesidad de tener a un hombre a mi lado, la ayudé para que se convirtiera en una exitosa profesional y ahora esto, su boda, después mis nietos, soy feliz. 

Entonces la pareja de jóvenes, jóvenes perfectos, la pareja perfecta, se casaron y al termino de un año y medio y de una convivencia increíble entre las familias de los chicos, ella quedó en cinta. Nueve meses más tarde.

_Por acá señor, la ginecóloga la espera, ¿cada cuánto son las contracciones? Preguntaba la enfermera quien la recibió en la clínica privada, lugar en donde daría a luz.  El esposo, muy nervioso respondió a las preguntas. Hasta ahora todo estaba en orden, nada fuera de lo normal, por fin, ella parió a un niño, enorme muchacho, rubio como sus padres y abuelos, pero lamentablemente con un problema congénito. 
Nadie pudo explicar el por qué, pues en el historial de las familias o árbol genealógico nunca hubo un caso de estos. 
Pero esto no fue problema para que las familias siguieran su vida con normalidad como hasta ahora, solo que amando al nuevo miembro de la familia.

Está demás hacer una explicación, pues ya sabrás para donde voy, sin embargo, debo hacerla. Resulta que el donante del esperma, era el padre del novio de la chica, la que nació una vez la madre se inseminó; en resumen, los ahora esposos y padres de un niño especial, eran hermanos sin ellos, ni nadie de las familias saberlo.

Me pregunto. Será este el mal de lo que hoy día sufrimos millones de personas en el planeta, como enfermedades extrañas, enfermedades que antes no existían, enfermedades exclusivas de personas de la tercera edad que ahora las sufren nuestros niños, enfermedades que no era posible que se les presentara a un infante, por que eran exclusividad de un adulto. Puede ser esta la respuesta para tanta maldad en el planeta, para tanta violencia sin control en nuestra sociedad, para tanta degeneración entre la humanidad. Y para tanto otro adjetivo que tú conocerás y seguro agregarás. 


Puedes leer: http://wwwnewhera.blogspot.com/2014/03/sucedio-en-mi-juventud.html

También recuerdo que, en tiempos de nuestros abuelos, señores potentados y dueños de herencias millonarias, terratenientes, los cuales para que sus tierras siguieran por dentro de la familia, antes de que sus hijos nacieran, ya estos hacían acuerdos para casar a sus hijos, los cuales serían primos hermanos, de esas generaciones venimos nosotros, no suena tan mal y descabellado como lo anterior, pero parece que tambien no estaba bien. 
Recordarán que antes para poder casarse entre los requisitos había un párrafo que prohibía esto, bueno, no sé si esto se llevaría a cabo en todas partes del mundo, pues alguien dirá de que habla este. 
Pero bueno, se llevaban a cabo exámenes médicos, para evidenciar si había algún grado de consanguinidad que fuera impedimento para que la boda se llevara a cabo. Algo que hoy día ya no se lleva a cabo, es más, se realizan bodas masivas y en el peor de los casos y este será otro tema del cual no quiero ahondar hoy, casamientos entre personas del mismo sexo y además se les permite hacer una familia, o sea, tener hijos. Pero bueno, son tiempos modernos y para algunos esto está bien, por ahora no daré mi punto de vista, pues como dije y siempre digo, esta es otra historia.

Un estudio psiquiátrico reveló que, en el oriente de un país latinoamericano, sus habitantes padecían de muchos males psicológicos como: Ansiedad, depresión, trastornos de personalidad entre otros más y la conclusión fue que, en esta región sucedía lo antes expuesto, me refiero a los matrimonios entre primos hermanos, causando estas enfermedades en sus generaciones futuras.  
Bueno por hoy, se los dejo para la reflexión, este tema da para mucho más, pero a veces no me leen por lo extenso, la idea con la que me desperté esta allí. 

Será entonces hasta la próxima. Con cariño su amigo de siempre: Sergio Raga.  





En un abrir y cerrar de ojos


Parado aquí estoy, es cualquier lugar, el sol me cubre por completo, el aire me llega por los costados, no deja nada sin invadir, mis pensamientos los tengo en mi mente, el amor en mi corazón y la esperanza en mi futuro. 


Miro para atrás y lo que veo es un pasado que me persigue a donde voy. Veo al frente y en él, un futuro que viene hacia mí, mientras yo sigo aún aquí, parado en mi presente, de lo que hoy haga dependerá lo que me persiga por el resto de mi vida y tambien de lo que llegará a mi encuentro.

Sigo parado aquí, ayer un niño, hoy adulto, mañana un anciano si tengo mala suerte. 
Todo pasa a mi alrededor con tanta prisa, trato de coger lo que me gusta y me atrae, pero nada logró tomar, solo veo que se burlan de mí, triste me pongo al no lograr tomar nada, sin embargo, todo pasa y viene y viene y pasa, nada queda en reposo, más yo sigo aquí. 

Veo de reojo y veo a un lindo niño, intentando a su imaginación controlar, pero nada pudo lograr, veo a mis adentros y me asusto al no lograr retener nada, solo recuerdos hay, tengo ambiciones, las recuerdo hoy, pero nada he logrado lograr y se me acaba el tiempo. 

Trataré mañana, esto lo he escuchado y tambien alguna vez ya lo he dicho, es algo complejo, me veo en el espejo y lo que en él veo ya no me gusta, alguna vez lo que vi fue hermoso y me gustó, pero este sol y los vientos que me acosan me han convertido en lo que hoy soy y eso no me gusta.

He cambiado por dentro y también por afuera, lo que veo me asusta, pero más lo que por adentro llevo y siento, inquilinos de este cuerpo somos tres; uno sigue siendo un niño, el otro trata de controlar sus travesuras, mientras que el otro trata de corregirme, a vece es cómplice de cuando un niño soy, pero a veces tambien entran en conflicto y entonces soy yo quien los corrijo. 

Esto sigue siendo complejo, y yo, sigo aquí aun en el mismo lugar, el sol se muere por el horizonte que me queda justo al frente, por atrás me llega la noche y me da frío y yo sigo aquí sin lograr moverme, la luna me baña con su luz de neón, las estrellas se ríen al verme como relumbro con un raro resplandor, pero yo les digo que no es mío, es solamente lo que reflejo.

Me doy cuenta que nada de lo que rodea a mi entorno me pertenece, lo único que es mío, son mis recuerdos, sean lindos u horrendos, ahí siguen, es lo único que hoy tengo. 

Por encima me llega de nuevo la luz del sol y nace otro día, más el sol al verme aun parado en el mismo lugar, se apresura para calentarme y también a mi piel arrugar, eso lo hacen en concubinato con el aire que me trae el smog y tanta contaminación, además de la que yo mismo genero. 

El que me llega por enfrente me ofrece mil cosas diferentes, un futuro digno y diferente, pero nada es convergente, todo es divergente, me ofrece espejitos, como se los ofrecieron a mis antepasados; seguro que me robará lo mejor, me hará un ser tercer mundista y seguirá controlando mi manera de vivir aunque yo no quiera, lo hará con las riqueza que me robó, pobre e iluso de mí, y sigo aquí, veo a mis costados y otros igual a mí, siguen cada quien en el lugar que les tocó vivir, nadie se mueve solo nos vemos de reojo, pero nadie sonríe, todos siguen con sus complejos, los cuales para cada uno de nosotros son tan complejos, pero para los otros son simples, ya hasta los han solucionado, suele suceder, cada quien no logra a su vida enderezar, pero si se preocupa con el de al lado y cree que lo ha solucionado, si esta energía la usara para salir del hoyo en que está otros seríamos y nos moveríamos de este lugar.

Tengo tristeza en mi figura, un cuerpo que se ha empezado a encorvar, pensar que antes fui perpendicular y mucho antes fui una geometría entera, en donde quedó tanta diversidad, tanta dualidad, tanta manera de vivir la vida, nunca permanecí a un solo lugar, cómo vine a dar a este lugar de donde no logro escapar.

Me gasto lo que tengo pues, alguien me enseño que lo debo hacer nadie me dijo guarda algo que mañana puedes necesitar, vaya maldita suerte, esta expresión la usamos para culpar a alguien, somos cobardes no aceptamos que nosotros somos los únicos culpables de donde estoy, de lo que tengo y del futuro que ya casi lo tengo encima, un futuro sin futuro, que hace un instante fue mi presente que hoy es ya pasado y que inmediatamente se acomodó en mi cabeza como un recuerdo más, dos cosas que atormentan mi presente, ese instante que ahora es mi pasado y ese otro que a penas era mi futuro.

Yo fui un niño, el cual llegó y desapareció en un abrir y cerrar de ojos, luego de cerrar mis ojos y de abrirlos de nuevo me encontré con otro que no me fue desagradable pero que en otro cerrar y abrir de ojos ya se había también desaparecido y me convertí en lo que hoy soy, pero ya sé este juego así que cerraré mis ojos y los abriré rápidamente, para pasar a una nueva etapa. Pero qué, es esto una broma, vuelvo y lo repito, qué diantres pues, nada sucede, ahora lo entiendo estoy en esa etapa en la que nunca pasa nada, en la que ya no hay nada que sea bueno por llegar, lo único que espero y ahora deseo, es lo que antes me daba miedo pensar y que creí jamás me la habría de encontrar, pero ahora que la espero con los brazos abiertos se tarda en llegar que sucede contigo mi amiga la Muerte. Ven que espero por ti, hagamos esto en un cerrar y abrir de ojos.  





   

martes, 23 de mayo de 2017

Pintado de colores


Me encontré caminando hacia el cole, pero lo pensé y me dio hueva, me sorprendí, pues, jamás antes lo hice y de colores me pinté. Me pregunté, para dónde me voy, por un buen rato me preguntaba qué haría alguien que hace esto a menudo, no encontré una respuesta mejor, solo encontraba dudas y me dolía el estómago, mariposas que querían por mis poros de mi barriga escapar, fue cuando ella pasó por mi lado. También iba con uniforme del cole, me dije, esta tambien se ha pintado de colores, ahora sé que debo hacer. Me puse de pié y comencé a perseguir a la chica. Ella caminaba, yo me preguntaba, para dónde irá. Fue un largo trecho el que estuve detrás de la chica, por fin, vi que entró en lugar que conduce a un barranco, eso me intrigó y no me detuve. La chica llegó al borde del barranco, yo me preocupé y me dije, se suicidará; la quise por el brazo detener, pero ella no me sintió y por una escalera de barro ella el barranco descendió, vaya me dije, ya hasta escalera han construido los que seguro siempre se pintan de colores. Sin pensarlo me hice a la escalera y tambien por ella descendí, la chica iba delante de mí por muchos escalones, pues, para mí aquello no era muy seguro, pero ella descendía con tanta pericia que me asustó. 
Ella descendía cómo si fueran las escaleras de su casa, mientras que yo casi daba tumbos, ella por fin llegó hasta el fondo, yo aun por en medio, pero mientras descendía me asombraba de lo hermoso del lugar. Sonidos silvestres, vegetación muy verde y el caminito era bien realizado, por fin llegué hasta el fondo, lo que me encontré fue una linda alfombra natural, grama que parecía artificial, flores de mil colores, a lo lejos me llegaba el sonido de un riachuelo que feliz serpenteaba por el fondo del barranco. 
Algo me dijo, mira hacia arriba y si que era hondo el barranco, me dije, todo esto descendí, todo era nuevo para mí, por breve momento a la chica olvidé, pues era por ella que estaba ahora ahí. Para dónde se fue; miedo sentí y pensé, y si me pierdo, y si no encuentro el camino de regreso, que haré si me da la noche por acá abajo. 
Entonces escuché que la chica en sollozos se encontraba, el sonido de su llanto me condujo hasta ella, lentamente hacia donde ella estaba sentada caminé, me acerqué con el temor de recibir una reprimenda, pero ella me vio y al hacerlo sus ojitos los limpió. Le pregunté. 

_¿Te encuentras bien? 

Ella me dijo que no. Le dije. 

_¿Puedo sentarme a tu lado?

Ella con un movimiento de su cabeza me dijo que sí. Le pregunté que hacía ahí, ella me dijo. 

_Y, ¿tú qué haces aquí?
_¿Yo? pues vengo detrás de ti, hoy es mi primera vez. 
_¿De qué me hablas? 

Me dijo. Para ahora ella ya no llora. 


_Me refiero a que es la primera vez que me pinto de colores y no sabía a donde ir, pasas tu por mi lado y me dije: ¿La sigo? Y heme aquí, pero sigo preocupado; ¿por qué lloras?

Ella me dijo, que por su novio, el que no llegó, le digo.

_¿Y eso por qué? 

Ella me dijo.

_Ayer se enojo conmigo y si hoy no está aquí, es porque ya no somos nada. 
_Pero ¿por qué se enojo contigo? 

Le dije con el seño fruncido, ella me dijo. 

_Él me pidió que le entregara la prueba de amor y me negué. 

Yo ingenuo le dije. 

_¿La prueba de amor?, qué más prueba que estar junto a ti. 
_Tan lindo, ¿no sabes qué es la prueba de amor? 
_La verdad que aun no tengo un amor, no me he estrenado, se diría que soy virgen. 
_¿O sea qué nadie antes te ha besado? 

Yo sentí que mi rostro se incendió y le dije.

_No, nunca antes lo hice.

Ella me vio fijamente, yo no sabía que hacer, así que tambien la vi fijamente a sus ojos,estos eran dos joyas hermosas y en ellos me perdí. Luego de un rato ella frente a mí observándome y yo viajando por sus lindos ojos, ella lentamente se me acercó, la vi venir con los labios entre abiertos, mientras se acercaba sus lindos ojos se escondían bajo sus enormes parpados y esas largas pestañas que parecían abanicos. 
¡Hey! qué es esto, hay una lengua hurgando mi boca... Pero que rico, ¿así qué esto es un beso? Me sonreí, a mi alma sentí que despertó, a mi corazón lo escuché en tropel y a las mariposas sentí cuando regresaban a mi estómago. Aquel beso, no se si fue largo o corto, pero para mí no duro nada, ella me dijo.

 _¿Qué te pareció, que sentiste? 

Le dije avergonzado que me sentí en la gloria. 

_A propósito, cómo es tu nombre? Me llamo Gloria.

Ella dijo.

_Y tú. ¿Cual es el tuyo´? 
_Yo soy Juan.

Luego me dijo. 

_Mucho gusto.

Y me entregó otro beso y luego otro y otro. Ahora yo tambien me encuentro hurgaba su boca con mi lengua.
Aquella tarde que me pinte de colores, fue maravilloso, le dije. 

_¿Y tu novio? 

Ella sonrió y dijo.

_Lo tengo frente a mí, digo... ¿Si quieres?

Llegué al barranco por curiosidad, sin saber que hacer un día que me pinté de colores y salí de ahí con novia. Hoy, una vez a la semana me pinto con mi amor.




Quizás sea lo mejor de mí


Quizá. 
Mis besos no te han gustado.
Quizá.
Mis caricias no te han excitado.
Quizá.
No soy el hombre que has pensado.
Tal vez la diferencia que encuentras en mí,
es que yo siempre te he amado.

Quizá.
Me ilusioné cuando te conocí.
Quizá.
También al igual que tú me confundí.
Quizá.
Lo que nos pasó solo fue un espejismo. 
Porque nunca imaginé, que lo que buscabas 
en una relación, era solo pasión y desenfreno,
nunca quisiste ser mujer amada.

Quizá. 
Debí haber preguntado o tú explicado.
Quizá.
Me lo debí haber imaginado. 
Quizá.
Con ver tu historial, lo pude haber confirmado. 
Pero la equivocación que nos llevó al fracaso
es que tú, esperabas otras cosas de mí, 
a lo que te han acostumbrado.
Pero yo con quien he estado 
solamente amor le he dado y la he amado.

Ahora lo comprendo todo, ahora sé que nunca supe entregar lo que tú de mi esperabas, a lo que estabas acostumbrada. (a lo que ta han acostumbrado)
Mis besos no te han llenado, mis caricias no te han gustado, ahora este adiós esta justificado. 
Te alejas de mí, porque según tú, lo que yo te di no fue suficiente.
Pero yo te entregué, lo que creo es mejor que cualquier caricia estudiada o un beso amañado.
Lo que te entregué en cada beso y cada caricia, fue el mejor amor que llevo por adentro de mí.
Caricias que nunca antes de mí nadie te entregó, caricias a las que no estabas acostumbrada, por ser del alma, porque tú solo quieres satisfacer tu cuerpo. 

Quizás un día busques en otro hombre 
lo que hoy no quieres entregarte. 
Quizás ya no quieras besos y caricias 
superficiales, estudiadas y amañadas 
y busques que alguien acaricie y bese 
tu piel y tambien a tu alma. 
Quizás entonces me recuerdes y comprendas, 
que lo que hoy te asusta y disgusta, 
es lo mejor del amor. 
Quizás veas en tus recuerdos 
que siempre te di lo mejor de mí 
y que para ti eso no fue suficiente. 

Ahora yo imagino que, el tiempo que te entregué fue un tiempo perdido, para ti no para mí, pues yo, si te busqué fue porque amor por ti sentí. 
No era lo que deseabas y por eso me has dejado olvidado y de lado,  te vas en busca de alguien que le de a tu piel miel azucarada, mientras que yo, te daba miel de colmena. 





lunes, 22 de mayo de 2017

Angel of the morning


Anoche me dormí 
observando a una estrella brillar,
al dormir me soñé sobre la misma luna,
más entrada la noche 
me encontré viajando sobre una estrella fugaz
y al despertar, lo más bello que jamás vi,
tú a mi lado adormitada.

Eres mi Ángel de la mañana.
Eres el Ángel que siempre esperé.
Eres el Ángel con el que muchas noches soñé.
Eres quien da luz y calor a cada amanecer.
Eres quien ilumina mi cielo.
Solo quiero estar entre tus brazos y besarte.

La otra noche vi un cielo espectacular,
fondo oscuro, pero mil estrellas titilando,
por detrás de lindas nubes blancas
las que formaban a un corazón,
observando tan bello y espectacular vista
profundamente me dormí.

Al amanecer, lo mejor para mí, a mi lado.
Era mi Ángel de la mañana, 
me refugié como cada mañana entre sus brazos
y a su labios me entregué, era mi desayuno;
nada será nunca mejor 
que despertar con el cielo sobre mi cama, 
envuelto entre desordenadas sábanas.

Por las noches siempre observo al cielo,
cielos estrellados por detrás de lindas nubes blancas;
estrellas fugaces, que tambien con su halo
forman corazones. 

Ya dormido siempre me sueño  
sobre una blanca luna, 
es un sueño espectacular y recurrente. 
Pero nada se compara ni se comparará
con despertar y encontrarme 
con mi Ángel de la mañana a mi lado.




La Tercera Guerra


El joven de trece años salió de su casa con una cara de asombro y de felicidad en ella, al verlo su madre le cuestionó hacía donde iba, pero este no respondió, creo que ni escuchó. Se brincó la barda, para acortar el camino que le separaba con la casa de su vecino, otro joven pero este de diecisiete años, algo en común les unía y era, los juegos de videos en línea.

_¡Javier Javier!...

Entró en casa de su amigo, sin saludar se dirigió en dónde seguramente estaría Javier, entró a la habitación de su amigo sin llamar a la puerta, efectivamente él se encontraba jugando en línea, se le notaba la pericia en estos menesteres.

_¡Muere maldito perro! ¡Jajaja! Te gané. Ven Antonio, mira rompí mi propio récord y eso que jugaba con un Japonés.
_Escucha la noticia que te traigo, te va a dejar en shock, como a mí, es una oportunidad de oro.
_Habla y cuenta que es esa maravilla de noticia.
_Acabo de leer en las redes sociales que los USA, estarán reclutando a los mejores jugadores del mundo en línea. No es increíble. Tú podrías ir para ver cual será el primer premio. ¿No crees?
_Mmmm. debe ser alguna tontería de esos que suben cadenas y tanta porquería.

Javier seguía sin despegar sus ojos del ordenador, mientras le respondía a un desilusionado de Antonio. Pero su celular le indicó que le entró un mensaje en el whatsapp. 

_¿Qué dice? ¿Quién es?
_Es Jorge, dice que le han enviado un mensaje por el face. Dice que Robert, alguien con quien aquel juega y es otro duro le comentó que los Rusos están reclutando, lo mismo que tú. Mmmm, ¿no es raro?
_Pero bueno, debe ser como dices, algún truco.
_Espera investiguemos, tengo un amigo que es hacker, es el más duro que he visto. Le chatearé.

Javier, hizo lo que dijo, pero no recibió respuesta de su amigo el hackeador.

_Esperaré, pues debe estar metido en la red de la NASA, le encanta meterse allí.
_Y qué haremos para mientras, yo quisiera ir, oye, ¿por qué no vamos? quien quita y nos ganemos el premio.

En eso entró un mensaje, era el hacker.

_Que pasó Jaivier, estoy un tanto ocupado.
_Nada, solo para ver si sabes algo de un concurso que convocan los USA y Rusia.
_¿A qué te refieres?

Antonio le comentó lo que sabía, pues el hacker, un chico de 25 años de edad, no sabía nada de la noticia con la que Antonio llegó y que después Jorge le comentó tambien solo que de parte de los Rusos.

_No Javier, no sé nada al respecto...
_Debe ser una broma, cómo le he dicho a Antonio.
_No sé, podría ser, pero investigo y te cuento. Adiós.

Terminó la conversación, los amigos recibieron un reto procedente de la China y se entusiasmaron e iniciaron el juego.

Al termino de los días, la noticia que le llevó Antonio a Javier se viralizó y hasta algunos medios noticiosos daban a conocer esto, no por lo que en sí decía el mensaje que estaba llegando a todos los jóvenes y no jóvenes en el mundo sino porque ya era algo viral. Pero, si era algo cierto o falso eso nadie lo podía aun decir a ciencia cierta, ninguna autoridad de estas potencias se pronunciaba al respecto, pero el amigo hacker de Javier, le escribió.

_Es el hacker. ¿Qué pasó amigo, qué cuentas?
_Hola Javier, te tengo noticias de la pregunta de la otra vez. Hackie las computadoras del Pentágono y encontré un clasificado como top secret que habla algo que para mí tiene que ver con esa invitación que están haciendo a los tremendos jugadores cómo tú, pero además me enteré que, están por reclutar tambien a los hacker. Esto es algo grueso Javier. Yo iré a donde los están convocando y te cuento. Adiós.

El hacker cortó la conversación pues, siempre estaba muy ocupado. Javier se quedó intrigado, pues su amigo era un duro para esto del espionaje, nunca antes lo habían descubierto, más sin embrago, algunos de sus más allegados amigos y muy buenos en lo que él hacía ya estaban tras las rejas, nadie nunca lo traicionó, seguramente lealtad entre ellos.

El Hack llegó a una de las direcciones encriptadas qué encontró cuando hackeó al Pentágono. Aquello eran unas enormes bodegas abandonadas, el Hack, pensó: Bueno tal lo imaginé, nada, pero seguro que hay algo que no logró ver.

_¿Qué haces aquí? Es propiedad del estado, el lugar está restringido.

Era un hombre corpulento, cómo de dos metros de estatura, muy intimidatorio, Hanck se hizo el inocente.

_Perdón, solo curioseaba, pero ya me voy.
_Yo creo que no, nadie nunca a curioseado por acá. Sígueme.
_Nada me gustaría más, pero tengo un compromiso ineludible, usted sabe como son las mujeres.
_Sígueme, no es una invitación es una orden.
_Bueno, ya que me lo pide por favor, con gusto.

Dijo el Hack en tono sarcástico, ahora sabía que algo muy delicado sucedía o sucedería muy pronto. 
Caminaron por largo trecho, aquello parecía un lugar para fantasmas, ninguna señal de vida, solo ellos dos, al llegar a un punto del lugar el hombre detuvo a Hack y le dijo.

_Detente, ahora date vuelta.
_¿Para qué?
_Obedece.

Mientras dijo esto último se extrajo de su chaqueta un pasamontañas muy negro y no comercial, algo más bien militar. Le cubrió la cabeza al Hack, luego le colocó unas gafas oscuras y le tomó de un brazo, lo condujo por un termino de cinco minutos, en linea recta, en circulo, en zigzag, en fin, el Hack estaba completamente desorientado.

_¿Ya llegaremos?

Preguntó algo asustado, pero no recibió respuesta alguna, más bien el tipo le quitó lo que le colocó y este al estar sin los implementos quedó admirado de lo que sus ojos observaban. El lugar era enorme, muy bien iluminado, con mucha gente, entre ellos, algunos conocidos, pero hicieron cómo que no se conocían, el Hack pensó: Estoy en las grandes ligas. No pudo disimular su asombro, su entusiasmo, cómo si de alguna manera sus sueños se hicieran realidad.

_¿Qué es esto? ¿Qué es este lugar?

Preguntó a quien lo condujo hasta ahí, pero él ya no estaba había desaparecido, tal cual llegó, estuvo unos segundos solo, solamente observando hasta que llegó una sensual chica.

_Bienvenido al reclutamiento y verificación.
_¿De qué hablas?
_Solamente sígame por favor.
_No me cubrirás el rostro cómo el gorila de su amigo.

La chica no dijo nada, su rostro permaneció sin una sola emoción, caminó por delante del Hack, dejando ver a este un sensual caminado, vaya si era hermosa quien le indicaba el camino.

_Con su permiso general. Acá esta otro recluta.
_¡Woo! ¡woo! Un momento, ¿acaso oí recluta?
_¡Silencio!

Ordenó el general, mientras la chica con un solo golpe lo sentó enfrente a un ordenador, luego el general dijo.

_Enséñame lo que sabes hacer hijo.
_¿A qué se refiere señor?
_¿Sabes usar estas cosas o no? No puedo perder mi valioso tiempo.
_¿Qué pasaría si no sé?
_Nada, te eliminaremos, solo eso, nadie debe saber que esta división existe y tú, ya lo sabes, así que si no sirves para nada, nunca habrás existido.

Esto dijo la chica con su voz tan linda, pero siempre firme y seria.

_Está bien. Claro que sé usar estas cosas. Pero que quieren, si me dicen yo lo haré.
_Solamente demuestra que tienes algo que nos pueda interesar, así de simple, sin olvidar que si no nos sirve, tampoco tú nos servirás. 
_Ok. ¿Veamos si esto les gusta?

Hack, al ver que su vida dependía de lo que hiciera, se esmero en hacer lo mejor que él sabía hacer.
Este tecleó y tecleó, mientras lo hacía, ambos, general y chica veían con asombro las habilidades del Hack, mientras este tecleaba a una enorme velocidad, sin detenerse a pensar en lo que hacía estos se veían los rostros y por fin de esos rostros brotaron unas sonrisas, cómo las de aquellos que se acaban de sacar la lotería.

_Eres muy bueno hijo, di, ¿cómo es que aun no estas en prisión?
_Pues, será por eso señor.
_Sin duda alguna.
_Teniente, proporcione la información al nuevo soldado.
_Con mucho gusto señor.

El general se retiró del lugar con una sonrisa de satisfacción en su cara, con rumbo a informarle al señor Presidente de su hallazgo.
Mientras la teniente le daba la información, solamente la necesaria, pero lo que Hack escuchó lo dejó helado.

_Recuerde soldado, de esto una sola palabra a nadie, mañana lo espero a primera hora sin falta.
_Si señora.

El hack regresó a su casa, al entrar, se encerró en su cuarto, no dijo absolutamente nada, pero si chateó con Javier.

_Amigo, ten mucho cuidado, mejor olvida eso de lo que me has contado, olvídalo es muy peligros.

En cuanto chateó con Javier, se detuvo frente a la casa de él un auto misterioso, se parqueó y ahí se quedó. 
_General ya tenemos ubicado al sujeto. Como usted dijo, lo primero que hizo fue comunicarse con alguien y esto fue lo que chateó con alguien de nombre Javier.

Dijo la teniente a su general.

_Muy bien teniente, me informa quien o qué es Javier, qué hace, cual es su especialidad.
_Así será general.

Por varias semanas, Javier fue vigilado las 24 horas del día, Hack acudió a su nuevo trabajo, lugar en donde lo pusieron a hackear las principales computadoras de inteligencia de los paises enemigos para ellos, pues, la guerra era algo inminente, la tercera guerra mundial estaba a la vuelta de la esquina, solo que esta, sería una guerra totalmente inusual.



Continuará...








viernes, 19 de mayo de 2017

Charlas conmigo mismo.


Era una tarde lluviosa, esas que son oscuridad total, esas en que no cae un buen chaparrón, solo cae una perenne lluvia, una que moja tanto como si lloviera torrencialmente, en mi casa, todos en sus habitaciones durmiendo, mientras, la tarde avanzaba y el adormecedor sonido de la lluvia que caía sobre las láminas de Duralita, fabricadas en España, con una material cancerígeno, algo que me vine a enterar mucho tiempo después, es decir ahora, bueno los riesgos que conlleva ser pobre. 
Esa tarde, me encontraba sentado, extrayendo de mi maletín mil cosas, para seleccionar lo que aun servía y lo que era basura, frente a la mesa donde iba colocando cada cosa que sacaba de mi mochila, una ventana y en el vidrio quien le impedía la entrada a las gotas de agua que eventualmente a consecuencia del viento se azotaban contra él, cómo si fueran pequeños demonios dispuestos a devorarme, pero que al estrellarse contra el cristal se resignaban a resbalar con la tristeza en ellas y yo, ni enterado de ese acoso, seguía extrayendo mil objetos, cosas que me habían servido en el año anterior de mi carrera profesional y vocacional, de pronto, se encontró frente a mí, una radio, la cual fue un trabajo que realice el año anterior, lo enchufé con la nostalgia y recuerdos en mi mente de cuando me dirigí con mis compañeros a comprarlo y posteriormente cuando pasábamos las tardes, unas muy cortas, ensamblándolo, pero, por qué me quedó tan maltrecho, a mí me gusta que todo me quede perfecto, pero este no me quedó tan a mi gusto, fue por eso que no obtuve la máxima nota, el chasis, ese si que me costo doblarlo, ese material si que estaba duro y abrir los agujeros, ese fue otro problema, lo lindo fue que al conectarlo, una vez terminado, los tubos prendieron, ese fue un avance notable en ese momento visualicé cómo el filamento calentó al cátodo, tal cual, cacerola con aceite, esta al estar hirviendo dejó ascender una nube, esa nube eran los electrones, los cuales eran atraídos por la rejilla uno, cómo si esta fuera un extractor de olores. Qué bueno que soy, con una explicación cómo esta, cualquier alumno me entendería en el acto y lo más importante, fue que no explotó, como le pasó a otro baboso que se descuido y los cables se unieron, eso fue novedoso y grandioso. Veamos si aun sintoniza alguna emisora, moví el botón del sintonizador y que decepción, seguía en las mismas, solo sintonizaba las emisoras de medio cuadrante, el que hizo el Melito, ese si que era un lujo de radio, pero bueno, la diferencia la hizo el dinero que aquel poseía, yo hasta mucho hice con cumplir con lo básico. 
Bueno, ahora que me doy cuenta el cassette se terminó. Caminé hasta el equipo de sonido, era hermoso mi equipo de sonido maraca Sharp. 
Qué escucharé, algo apropiado a esta tarde lluviosa... Camilo, no; Julio, no; Roberto Carlos, mmmm, no; Perales, no; El Puma, no; Ah, aquí esta, este sí, es el indicado para esta tarde. Coloqué el cassette y le di play, el mecanismo se escuchó, el motor hizo que se movieran los engranes y estos procedieron junto al rodillo a mover la cinta del cassette, mientras pasaba por los cabezales la cinta blanca, la cual limpiaría las cabezas de impurezas y polvo y le daría el tiempo necesario para que una vez convergiera la cinta magnética, la de color café, con los cabezales; procedía a subir el volumen, ajuste los tonos, oprimí el botón de loudnes, pues era imperativo que los bajos sonaran como se debe, era una cinta del Bee Gees. Cuando la parte café llegó a la cabeza de la casetera, escuché el ¡Ahhhhhh! del trío de hermanos y luego, empezó la canción: "How deep is your love", ya estaba en el lugar de antesú esa musica y la lluvia, la combinación perfecta, me conocía de memoria la rola que vendría luego y la que llegaría después. Para ahora, tenía la mesa cubierta con mis cosa, así que inicié la selección, debería de ser muy bien selectivo para elegir lo que me podría servir y lo que no, a la basura, no estaba dispuesto a guardar y almacenar algo que no sirviera. 
Esto sí, ah, esto tambien, esto, mmmmm, será, qué hago, ah sí, esto me servirá, vaya que me recordé; esto sí, esto tambien. Cuando vine a caer en cuenta, mi mochila estaba con todo adentro, lo único que logre tirar a la basura fue el polvito que cayó cuando agité mi mochila, bueno algo a nada, era un avance. 
Luego de eso me reí al recordar que en una oportunidad en la que me encontraba en las mismas, entró mi padre y me dijo: 
_¿Qué haces hijo? 
_Hago una limpia, quiero separar lo que me servirá y lo que no... A_la_basura, por ejemplo mira esto, y esto, a la basura amigos ya cumplieron su misión en este hogar, ahora al basurero de la zona tres. Mi padre me dijo, mientras tomaba uno de los objetos elegidos para el olvido en el cementerio de la basura. 
_Esta cosa se ve en buen estado y por su forma quien sabe y serviría para muchas cosas, yo que tú la conservaría. 
_Haber mi viejo. Le arrebaté el objeto de forma curiosa, lo vi, como lo haría el mono del zoológico, lo acerqué a mi rostro, casi que lo olfatee, lo vi de lejos y luego de un riguroso escrutinio, vi a mi padre con sonrisa sarcástica en mis labios y dije. 
_Pues no, a_la_basura, jejeje. Mi padre, recuerdo que salió del cuarto y antes de cerrar la puerta me dijo. 
_Ojalá y no te arrepientas más tarde. 
_Eso no sucederá viejo, jejeje. 

Tres día más tarde, me trajeron un aparato que se les cayó y querían que se los acomodara pues, se les había desencajado, casi que lo llevaron desarmado, yo les dije. 
_No tengan pena, quedará como nuevo.  Ellos me dijeron que no importaba lo que costara, pero que lo querían como nuevo, se fueron, regresé y lo observé por largo tiempo, por detrás de mí, mi padre, él seguramente tambien hacia su análisis, yo me irrité pues, yo era el futuro técnico de la familia; qué podría saber una anciano de tantos años. En esa época mi padre recién cumplía sus 50 años. Quien de aquí a que yo cumpliera ese chorro de años faltaba que llegara el diluvio, (pero el tiempo pasó tan rápido, creo que lo mismo pensaran hoy de mí mis hijos); bueno, yo seguía en el estudio de aquello, mi padre seguía como sombra de verano caluroso en un medio día, o sea, casi lo tenía encima de mí. 

_Me permites, me robas las ideas. 
Mi padre salió del cuarto, vi que en su rostro llevaba una sonrisa, me dije: Y este de qué se ríe; de mí, ya le demostraré quien soy. Al cabo de unas tres horas ya había resuelto el problema, pero necesitaba una pieza, mi cuarto estaba hecho un desorden pues, sabía que tenía una pieza que me solucionaría el problema, en medio del desorden me encontraba, cuando mi señor padre a mi lado. 
_Oye, me has asustado, ya solucioné el problema, solo busco una pieza, una exacta y ya, por si creíste que no lo lograría, eh, cómo te quedó el ojo viejo.
_Pues a mí, bien, ¿y a ti? 
_¿A mí, a qué te refieres?, solo es cuestión de que encuentre la pieza y voalá, qué, a caso tu cabecita de algodón tiene ya la solución, es por eso que saliste con maliciosa sonrisa del cuarto ¿no?, habla viejo, di que tienes en mente, acepto sugerencias. Mi padre sonrió de nuevo y me dijo. 
_La pieza que buscas, no la encontrarás, pues, hace tres días que llegó al cementerio de la basura, ¿lo recuerdas?   Pinche condenada pieza de forma tan peculiar, era cierto. 
_¿Por qué no evitaste que la desterrara de mis cosas?, eres un mal padre. 
_No hijo, yo te dije que la pieza tenía una forma especial y que podría servir para muchas cosas, pero era tuya. 
Mi padre seguía riéndose de mí, pues ahora, cómo arreglaría el aparato. 
_¿Te ríes de mí no? 
_No, me río de que si la pieza estuviera aun entre tu cajón de cachivaches, no la necesitarías, pero como la has tirado a la basura, ahora la necesitas. 
_¿Y qué tiene eso de cómico?
 _Nada hijo, que una vez más, funcionó la ley de Murphy. Mi padre tenia razón y salió del cuarto con la razón que le daba esa cantidad enorme de años que tenía encima. 

Pero regresando a mi momento actual, me di cuenta de que el cassette había terminado de su lado A, me acerqué hasta mi equipo de sonido, oprimí la tecla de eject y la puerta se abrió, le di vuelta al cassette y de nuevo los sonidos y todo lo ya dicho, yo empecé a cantar la canción que seguía, pues ya sabía cual era la que sonaría, se trataba de la canción en la que Travolta aparece contoneándose con bote de pintura, yo regresé hasta donde me encontraba imitando el caminado de Travolta, pasé por enfrente a mi espejo y me vi, al verme me dije: Hola guapo... Me hablas a mí... Es conmigo... Te estas dirigiendo a mí... Sabes con quien estas hablando... Mucho cuidado jovencito, te puedes meter en un grave problema... Ah, me ignoras... Te hice una pregunta... Me hablas a mí... Jajaja, ese DeNiro si que se sobrepaso con esa icónica escena. Un momento, qué es esto, nooo, lo que me faltaba, una condenada espinilla y justo ahí, ah, te burlas de mí. Pues, casi vi el punto blanco carcajearse, su rostro era de placer, me acerqué lo más que pude al espejo, y sí, se burlaba la condenada, pero esto no se quedará ahí, procedí a levantar mis manos, mis dedos indices iban con camino hacia donde estaba la condenada imperfección, cuando mis dedos llegaron a su objetivo, como dos porta aviones rodeando al enemigo, esta cambio su rostro burlesco y suplicó perdón, ya no te ríes verdad, un momento mancharé el espejo, a mi madre le molesta esto, bueno, seguro seguirá dormida, luego lo limpio, procedí a ahorcar a condenada espinilla, ella gritaba pidiendo clemencia, pero yo no fui condescendiente y no me detuve hasta no ver cómo salió de mi piel, salió como el misil con objetivo ya predeterminado, escuché cuando viajaba por el espacio y disfruté cuando se estreyó contra el espejo, parecía huevo estrellado, pero sin yema, en mi rostro, el placer por haber cumplido la misión. Procedía a deshacerme de la evidencia del crimen, limpié el espejo hasta que nada quedó en él. Y eso, ah no, ahora me sangra mi cara, que asco, bueno nada que no solucione la maravillosa pasta dentífrica, me encaminé al lugar en donde se encontraba tan poderoso antiséptico, analgésico y cicatrizante para estos caso, me apliqué un poco, ah, ahora estoy peor que hace un rato, pensando bien, ni siquiera se notaba, no como ahora se nota, es enorme, lo bueno es que es solo un momento y no hay nadie que me vea. Regresé a mi lugar inicial, cogí mi mochila y la llevé a su lugar, después de todo, solo salió a pasear. 

La lluvia ya pasó, los cielos se iluminaron y apareció el señor sol, caramba, si apenas son las cuatro, y parecía que eran las seis y media, bueno, ahora a prepararme, pues las calles me esperan, el día esta hermoso, no privaré a las chicas de ver a este macho guapetón, vamos a ver, este pantalón es mi preferido, ahora solo falta la camisa apropiada para estas ocaciones, bueno, recuerdo que siempre me ponía lo mismo, parecía cromo ambulante, un comercial, eso sí, uno bien realizado. Un momento, donde está, mmmm, veamos por acá, nada, por este otro lugar, nadaaa. Entré en pánico, qué pasaba, donde estaba mi camisa preferida, la que me hacia ver cómo Robert Redford, ah condenado de Redford y su propuesta indecorosa, bueno, con esa cantidad de dinero yo podría tener ahora una enorme fila de lindas chicas afuera de mi cuarto... Veamos, tú no, tú tal vez, tú espera por acá mientra veo al resto, creo que me llevará una semana en revisar y decidir a cual, o a cuales. Redford, eres un baboso, con esa plata hubieras tenido a una docena, no solo una, y las demás noches qué, es un idiota. 
No me veo tan mal, lo único que nos diferencia mi querido Redford, es que tu tienes varios millones y yo; deja ver, me esculqué los bolsillos y vaya sorpresa, nada, ni un solo céntimo, es más, ni polvo, ni siquiera un condenado ticket de autobús, esto hay que solucionarlo, creo que mi madre sigue privada, su monedero debe estar repleto de sencillo, no necesito mucho, una de a veinticinco está bien, para un cigarrillo, unas papalinas o alguna golosina, sí, no esta bien que andes sin un céntimo, me descalcé y saben para qué, para no hacer ruido, esa me la recuerdo del ladrón sin destino, creo que ese era el nombre, como sea, mi destino estaba en el buró de mi madre, caminé con mis dedos gordo y medio, bueno con todos, me sentí Pedro Picapiedra, ya estoy aquí, deja escuchar, que bien, los escuché, sí, mi madre dormía, pues se escuchaban sus ronquidos, a viejita y dice que no duerme nada, el que no ha de dormir es mi padre, a propósito en donde está, pues de estar adentro ya le habría propinado su golpe, parece caja fuerte, un golpecito en el lugar indicado y esta se abre, en este caso mi madre deja de roncar, debo afinar mi oído, no sirve de nada, ahora mismo mi padre podría estar atrás mío y yo ni enterado, cómo le hará, es un tremendo mi viejo, debo aprender esa técnica, mi padre pudo ser un 007, de ser así no estaría yo aquí, pues cómo, pues no se habría casado con mi madre, ahora mismo andaría con alguna espía de medidas perfectas, jijiji. Mmmm, huele rico, claro, mi padre y su delicioso cafecito, bueno debo aprovechar que mi hermana la chute tambien estará dormida la huevona y que mi padre disfruta de su cafecito de las cuatro y que mi madre sigue con su concierto. 
Entré, condenadas bisagras, les falta lubricación, allá está, seguí caminando a lo cartoon y una vez con el objetivo entre mis manos, lo abrí y procedí al saqueó, hay de a cinco, de a diez, ah varias de a veinticinco, tomaré una, quien se daría cuenta que le falta una si hay muchas, mmmm, si hay muchas debo aprovecha tomaré dos, sentiré que se siente ser rico, una moneda en cada bolsillo, ya me veo, en la tienda, permítame, ah, acá tengo una moneda, cóbrese, un momento, espere por favor, que digo acá tengo otra, por favor una ronda para estas lindas señoritas. Sí, me llevaré dos, quien se daría cuenta que faltan dos. 
Salí del cuarto de mi madre, cerré la puerta, esta de nuevo rechinó, me apresuré para mi cuarto pues, el olor del cafecito era más fuerte, con seguridad mi padre asechaba, uuy, casi me coge en la movida, mi padre pasó con su taza de color amarillo, de ella salía un humito, el secreto es el humito, condenado anuncio, de él salía el rico aroma, estuvo cerca, entré de nuevo a mi cuarto, al verme en mi espejo, recordé que hacía, claro mi camisa, me dirigí hasta mi ropero, extraje todo y nada, un momento y esto, esta camisa no es mía, haber como se me ve, que asco es la blusa preferida de mi hermana, claro, ahora sé donde está mi camisa, jejeje, hace unos día la vi igual que yo, en busca de esta blusa, bueno se quedará aquí, pues a mí no me preguntó por ella, y yo no sé que esta aquí, wuajajajaja, soy malo, muy malo, me encorvé y froté mis manos. 

Ahora el problema era, ir al cuarto de mi hermana, entrar y  registrar su ropero, pero si me sorprende se desataría la tercera guerra mundial y con el carácter que se trae, iré a ver, parece que esta enchamarrada, cuando no la huevona, si esta enchamarrada estará cuajada. 

_¿Qué haces ahí espiando a tu hermana degenerado? Era el sigiloso de mi padre, quien regresaba con el cafecito en su estómago, con razón no lo olí. 
_Qué susto viejo, ¿acaso me quieres matar? 
_¿Te  hice una pregunta?
_Pues bien, lo que sucede, es que no encuentro mi camisa, ya sabes la que me hace ver sexy, guapo, hermoso, y creo que está en el ropero de mi hermanita, ya nos conoces, nos prestamos nuestra ropa. 
_Solo que te preste sus calzones. Dijo mi padre mientras se alejaba riéndose y burlándose de mí. Anciano condenado, me la hizo otra vez, debo aceptar que es bueno, cómo hará para que nadie lo escuche llegar, debo conocer su secreto mi James Bond. 
Entré y llegué hasta su ropero, suerte que las bisagras no chillaron, si no. Maldición, las bisagras del ropero, les falta lubricación, mi corazón casi se detuvo, pues la chamarra se movió con el rechinido de las puertas del ropero, quedé ahí como perro asustado y maltratado, con mis ojitos empinados hacia el cielo y en mi mente el padre nuestro, pero solo fue un susto, ajá acá está, hermanita, eres una pillina, pero atrapada, jeje, no debo dejar evidencia, pero como hago para cerra las puertas sin que el rechinido la despierte, ya sé, le canto una canción de cuna, nooo, idiota, cerra y salís corriendo, como si tu vida dependa de eso, cerré de golpe y me quedé asombrado, quien diría que así no rechinan las condenadas puertas, bueno apuntar a mi bitácora de trucos, anotado y grabado. Salí del cuarto, llegué hasta el mío. 
_¡Uyyyy! ¿qué haces ahí viejo?, a la próxima me matas. 
_¿La encontraste?
_Sí gracias, oye ¿cómo haces para que nadie te oiga cuando caminas?, nunca te escuchó. 
Mi padre dio la vuelta y se retiró con la mueca en sus labios. Pero un día lo sabré, te sacaré ese truco viejo de mil años. 
Muy bien, claro, ahora me veo muy bien, quien se podría negar a esta pinta y esta sonrisa, además de este timbre de voz tan sensual, veamos, practiquemos unas poses. No, esta no, parezco afeminado, que tal esta, mucho mejor, pero falta algo, y esta, perfecta, un momento haber jovencito que hace fuera de su lugar, era un cabello que siempre se sale, aunque le eche fijador de pelo, vaselina, que terco, será un remolino, y si me lo corto, que dices atarantado, eso te desequilibra, dejarías de ser perfecto, (quien diría que ahora mi hermosa melena desapareció), (suspiro). Ya esta en su lugar, ahora me siento equilibrado, sí, mi cabellera se parece a la de Tony Manero, sin duda, ahora unos pasitos Travolteros, excelente, nada que envidiarle al Travolta, que me falta, olí mi sobaco y estaba en orden, pero por si las moscas me apliqué más desodorante, mejor que sobre y no que hieda, ahora un poco de loción, mmmm, tocará la de mi padre, pues no tengo, este mi viejo debería de comprarse algo más de moda, sigue con sus olores a momia. 
_Hola pa, me regalas un poco de tu deliciosa y seductora loción. Mmmm. 
_Ya es tiempo que te compres las tuyas. 
_Pues lo mismo digo, pero con lo que me das al mes apenas me alcanza para comprar alcohol, jejeje. 
Mi padre me vio con el rostro fruncido, le dije. 
_Creo que te estas arrugando viejo. Mientras me aplicaba su Leather. Que bien huele ¿no?, cambia la expresión o te avejentarás antes de tiempo y me refiero a cinco minutos después, jejeje. Mi padre me siguió con esa mirada fulminante mientras yo le enseñaba todo mi amueblado, me refiero a mis dientes, como si fuera otra caricatura, cuando el perro pide perdón, me apresuré, pues, mi vida pendía de un hilo, salí de la habitación de mis padres y regresé a la mía. Bueno, ahora mis zapatos, cual me pongo, veamos, estos, claro y cómo no, si son los únicos que tengo, jejeje. Ahora me veré en el espejo de cuerpo entero, hombre, te ves como para protagonizar un éxito de taquilla, lastima que no hay por acá reclutadores de Hollywood, pues de ser así, ya estaría recibiendo un par de estatuillas. Me encaminé hasta la ventana, ya eran casi las seis, y seguía claro, era una tarde de sábado increíble, la lluvia no la arruinó, estuvo bien que lloviera temprano, pues, la noche es nuestra, bueno, mía, me acercaré a una chica y le diré: Hola primor, qué te parece este bombón. No, que locura, con esa frase me darían una paliza, mmmm. Hola nena, quieres compañía, pero que digo, parezco prostitua, no, no y no, mmmm. Bueno, primero esta sonrisa, sí, esta perfecta, ahora una mirada como si no me interesa, pero que en realidad si me interesa, pero no mucho, pero si un poco, bueno casi mucho, pues, para que se sienta bien, si no buscará a otros. 
Esto esta mejor, ahora, me le acerco, me paro a su lado y espero a que me pele, bueno, una vez se dé cuenta y ve que estoy a un costado y que no crea que quiero asaltarla, le dejo ir esta pinta, esta sonrisa, esta mirada, y ya casi hipnotizada, le diré: Hola, cómo te llamas. Sí, esa está bien, no es pretenciosa, no es insinuante, no tiene malicia, no tiene nada, maldición, necesito una frase para el conecte. 
Bueno, ya se me ocurrirá algo, una ultima revisada. Me coloqué de lado, luego del otro lado, de perfil, del otro perfil, de frente, de espalda, no para ver mis nalgas que no tengo, sino para ver ese ángulo tambien, bueno estoy bien, creo que no hace falta nada, bueno, tal vez un poco de dinero, un carro, no seamos tan pretenciosos, mejor, dinero, una moto, aunque sea una pinche bicicleta, pero no, odio mi vida, no, a levantar la moral, eso está mejor. 
En eso estaba, en la filosofía de la vida, si era o no era, esa era la cuestión, cuando escuché que alguien chifló, me acerqué a la ventana, sí, era mi primo Rolmy, que digo mi primo, mi compinche, que digo mi compinche, mi hermano. 
_Hola, entrá. 
Mi primo entró y me dijo. 
_Observame. Lo vi, se contoneaba, una pisada por un lado y la otra por el otro lado. 
_¿Qué te parece?, ya le di al caminadito. 
_Mmmm, no sé, haber tomá esta maceta. 
_¿Para qué? Me dijo muy indignado, es para que la uses como el bote de pintura, eso te dará el balance y así me imagino la escena de: Fiebre de Sábado por la Noche. Anda allá y espera, voy a poner la canción. Le di play y empezaron los Bee Gees, conté: Uno, dos, tres, andá... Y mi primo andubo, andubo puro atarantado, pero le dije: No, espérate, regresa, debes de balancear la maceta, así mirá. Yo ya me conocía bien el modito. 
_Eres muy bueno, contá de nuevo. 
_Bueno, uno dos tres, andá. Andubo mi primo, pero no, le faltaba algo, pero que era, me condolí de él que le tuve que mentir. 
_Sí, yes, ahora estuvo muy bien. 
_Tu madrina, te conozco y sé que me estás majeando. 
_Así es hijo, te esta dando una baboseada. 
_Ah, hola tío, no te vimos ni sentimos llegar. 
_Sí, parece un mago, o un ser de ultratumba nadie lo oye. 
_Mirá mijo, si movés más la cintura y quien sabe, estas imitando a una miss ¿verdad? 
_No tío, cómo cree. 
_Ah, entonces a saber, sigan con sus huecadas yo me voy a ver la telenovela. 
_Y hablando de huecadas. Dije, y mi padre gritó. 
_¿Quéee? 
_Nada señor, que por acá primo, entrá, no ves que esas enfrente a la tv. 
_Con permiso tío.
_Siga mijo. 
_Te pelaste primo. 
_Pues, él te jodió, no te fijaste.
_Sí, pero es un cabrón mi tío, quiero ser cómo él cuando sea un anciano. 
_Sí verdad, yo quiero aprender eso de llegar y que nadie te sienta. 
_¿Bueno ya estás listo? 
_Sí. ¿Cómo esta la feria? 
_Esta de lo mejor primo. 
_¿Ya hay chicas? 
_Como cien, esperando por nosotros. 
_Vamos. Espérate, antes veamos como nos vemos. 
_Mirá como esta mi peinado. Me dijo mi primo. Le dije.
_Te veo bien, momento, espera, no te movás. 
_¿Qué? Dijo mi primo asustado. 
_Es que creo que es de familia, pero tienes un pelo parado. 
_Ah, ese condenado pelo, colócalo en su lugar, que bueno que te fijaste sino que vergüenza, _Hablado de vergüenza, ¿qué eso blanco que tenes cerca de la nariz? 
_Ah, ¿esto? jejeje, es pasta de dientes, ya sabes, una condenada espinilla, se me había olvidado. _Me labo, mientras practica tu andar, agarra la mochila, que te sirva de bote de pintura. 

Me fui a lavar y mi primo caminó alrededor del cuarto con mi mochila en mano, pero no, ese andado solo lo podían hacer, el Travolta y yo. 
_Bueno, nos vamos. 
_Si vamos. 
Salimos del cuarto, nos despedimos de mi padre, quien no respondió, pues estaba con nudo en la garganta por algo que pasaba en la telenovela. Abrimos la puerta, cuando mi madre gritó desde su cuarto... 

_¿Quien agarró dos monedas de a veinticinco céntimos? 
_Apúrate, que mi padre pague los platos rotos. 
_¿De qué me hablas? 
_De nada, corré. 

Llegamos a la esquina, pues en la casa ahora mi madre era un perro policíaco en busca de sus monedas. Tenía en sus manos una balanza; con solo el peso de su monedero ella sabía que le faltaba y cuanto, eso tambien deberé de averiguar cómo lo hace. 
Al estar en la esquina, nuestra vista fue atraída como fiel insecto al que lo atrae la luz violeta, era la rueda de Chicago, la que daba vueltas para atrás, hasta donde estábamos se oían los gritos de las chicas que estaban en ella, nos vimos las caras, unas que estaban llenas de satisfacción, nos dijimos en silencio: Vamos, nos esperan nuevas bocas por besar. Y es que era un pecado que un sábado no besáramos una boca nueva. 
Nos abrazamos y caminamos como Travolta, bueno yo, mi primo no había aprendido todavía. Por detrás de los primos, el trío de los Bee Gees, era Barry quien cantaba, eran nuestra música mental, pero para nosotros, ellos nos acompañaban por la eterna y hermosa calle de una juventud que murió hace mucho y que no volverá jamas.