jueves, 31 de agosto de 2017

Última oportunidad de amar


Esta es la última oportunidad 
de que me puedas amar.
Este es el último llamado, 
ya lo he decidido así.

Es la última oportunidad 
para (de) amarnos esta noche.

Es la última vez que te veo así.
Es la última vez que me verás desearte así.
Es la última pieza para un baile de amor, 
que quiero solo bailar para ti. (contigo)

Este es el último llamado, 
o vienes o te quedas allí.

La noche es propicia para amar.
Te has dejado desear 
y ya me empiezo a cansar.

Mírame bien, 
porque podría ser la última vez 
que me veas esperando por ti.

La noche es propicia para amar
y yo me quiero entregar (contigo estrenar), 
pero es la última vez, escucha la canción 
también lo repite una y otra vez, 
ven o te arrepentirás, 
porque esta es la última vez.

He despreciado a otros que me desean amar
y tu sin enterar o te haces de rogar.

Este es el último chance que tienes para mí,
esta noche es propicia para amar
y yo me quiero entregar (estrenar), ser tuya, 
es la ocasión, si me deseas como yo a ti,
ven de prisa, pues el tiempo se agota.

Será la última vez 
que me veas esperar por ti, para ser amada,
yo también soy deseada 
y tu ni siquiera me regalas una mirada.

Es la última vez 
que sufro por ser amada por ti.

Ya estoy cansada y estresada, 
además desesperada de esperar 
por el amor que no llegó.

Esta noche 
es la última oportunidad que de mí tendrás,
ya no me volverás a mirar, 
si esta noche no me has de amar.

Esta es la última vez 
que te he de esperar (desear)
o vienes o me dejarás de amar,
ya no puedo ni debo esperar 
por el amor de quien no me quiere (se atreve ni a) ni mirar.

Última oportunidad, solo esta noche. 
Mañana te empezaré a olvidar.



El cielo se dio cuenta ya


Por favor escucha bien a tu corazón
el sabe de lo que siento por ti
él jamás se equivocará, él me conoce bien
a podido descifrar cada una de mis miradas.
Hasta el cielo se dio cuenta de lo que siento por ti.
Hasta el cielo se dio cuenta de mis sentimientos por ti.
Hasta el cielo se dio cuenta de que no miento.
Hasta el cielo se dio cuenta de que nada invento.
Hasta el cielo se dio cuenta de mi amor por ti.

Por favor mira bien, tus ojos lo sabe ya,
ellos descubrieron mi mirada fija sobre ti,
ellos saben que no puedo mentir,
ellos han encontrado en mi manera de mirar, un gran amor. 
Hasta el cielo se dio cuenta de lo que siento por ti.
Hasta el cielo se dio cuenta de mis sentimientos por ti.
Hasta el cielo se dio cuenta de que no miento.
Hasta el cielo se dio cuenta de que nada invento.
Hasta el cielo se dio cuenta de mi amor por ti.

Por favor siente bien, tu piel se te ha erizado,
ella se erizó con un simple roce de mis dedos,
ella te indicó que se encendió 
y ardió en pasión cuando me sintió,
ella sabe que el calor que irradio es por ti, (para ti),
ella lo sabe, pues recién lo sintió y te confundió y se estremeció.
Has notado mi presencia y eso te ha gustado.
Hasta el cielo se dio cuenta de lo que siento por ti.
Hasta el cielo se dio cuenta de mis sentimientos por ti.
Hasta el cielo se dio cuenta de que no miento.
Hasta el cielo se dio cuenta de que nada invento.
Hasta el cielo se dio cuenta de mi amor por ti.

Por favor disfruta de mi sabor en tus labios.
Por favor disfruta de mi sabor sobre tu piel.
Por favor disfruta de la miel que tengo para ti.
Por favor disfruta de esta deliciosa sensación, 
que solo da el amor.
Hasta el cielo se dio cuenta de lo que siento por ti.
Hasta el cielo se dio cuenta de mis sentimientos por ti.
Hasta el cielo se dio cuenta de que no miento.
Hasta el cielo se dio cuenta de que nada invento.
Hasta el cielo se dio cuenta de mi amor por ti.

Por favor siente ese aroma que escapa de mí, 
es el aroma del amor,
amor que se me escapa por cada poro hacía ti,
amor que es dulce como el amor que nació para ti en mí,
aroma que invade a todo a nuestro rededor 
como si fuera aroma de flor.
Hasta el cielo se dio cuenta de lo que siento por ti.
Hasta el cielo se dio cuenta de mis sentimientos por ti.
Hasta el cielo se dio cuenta de que no miento.
Hasta el cielo se dio cuenta de que nada invento.
Hasta el cielo se dio cuenta de mi amor por ti.

Mujer 6



Mujer
te amo y no entiendo bien
el por qué de esa rara atracción,
fuerza invisible que me atrae a tus pies,
hace que me rinda y cumpla tus caprichos
sin preguntar por qué, ni para qué.

Mujer
veo en tus ojos luz de faro 
que me conducen a las playas del placer
y se siente muy bien, pero sigo sin entender 
esa rara atracción.

Mujer
verte recostada sobre la arena y mojar tus pies 
celos me vienen contra las olas del mar,
quiero apagar la luz del sol 
que te han de acariciar y broncear,
pero al ver el resultado, 
mejor me quedo callado.

Mujer
Nada es más sensual que tu andar, 
ese movimiento que me vuelve loco
agita mis sentidos y otras cosas más pervertidas
eres sensacional, a tu lado quiero estar 
acariciando esa piel.
Pero sigo sin entender bien
el por qué de esa rara atracción, 
fuerza invisible y deliciosa sensación
terciopelo sobre tu piel.

Mujer
jamás me he quejado que seas mi costilla
pero dejar de verte sería mi mayor pesadilla
es que te amo, jamás he amando tanto,
será porque creo que me perteneces, 
pero soy quien te pertenece a ti
y me parece muy bien.

Mujer
eres mi mayor placer en este lúgubre lugar
sentir tu piel es acariciar terciopelo 
y tu pelo cascada que refresca mis calores 
y malos humores... La bella dominó a la bestia. 
Gracias bella mujer.

Mujer
verte me viene bien, 
mirar la bondad a través de tu mirada
compararte con humeante tasa de café, 
así es como quiero beber el placer de tu piel, 
luego reposar y observar 
cada detalle que traes en tu linda figura,
más tarde beber un sorbo del más fino vino, 
que será como besar tus labios otra vez.

Mujer
eres el placer, 
cuerpo que se enciende como cigarrillo
con cada besos que te doy, 
el cuerpo se enciende en rojo pasión 
y me quema el tabaco de mis deseos, 
convirtiendo en humo todos mis sueños húmedos
y en cenizas todas mis dudas.
Hoy te fumaré y encenderé tu cuerpo en roja pasión. 
Hoy te tomaré como caliente (hirviente) café, 
y lo haré toda la noche.

Mujer
no logro entender como de una costilla 
se creo a tan magnificente ser
que sin querer y solo parpadear 
me tiene rendido a sus pies;
en tu piel, se colocó la tentación, 
pero el amor en tu corazón.
¿Cómo habré de hacer
para evitar la tentación y conquistar tu corazón?
Para luego morir de amor.

Mujer
eres mi inspiración, 
fácil es componer una obra de arte,
solo basta con mirarte y acariciarte, 
en ese momento me vienen a la mente, 
las más lindas prosas, los más brillantes colores;
de los manjares los mejores, 
sonidos que se abren paso entre el celeste del cielo,
mi piel hierve y mejor me bebo el caliente (ardiente) café; 
y para después, me fumaré otro cigarrillo, 
ver alumbrarte en rojo pasión, 
me hará recuperar las fuerzas 
para de nuevo besar tus labios y acariciar tu aterciopelada piel.

Mujer
Te amo, puedes comprender, 
no olvides que mi razón de ser y nacer 
en este lúgubre lugar 
fue obra divina que me hizo trascender 
para que un día regreses a mi cuerpo, 
no como mi costilla, sino como el cuerpo 
que me da esa picazón, rica sensación;
droga que no dejaré de beber 
aunque esta me produzca la muerte.
No importa, porque ya estuve en el Edén 
con lo mejor de Él... Tú mujer.



miércoles, 30 de agosto de 2017

That was


As was qué yo besé tus labios?
As was qué tú a los míos?
As was qué lo disfrutamos?
As was qué ese rico sabor me emocionó? 
As was? qué linda sensación.
que inolvidable momento. That´s was.

As was qué nos sucedió, que esto pasó?
As was qué bailamos ese bolero?
As was? cuando mis manos se colocaron en tu cintura 
y sintieron tu lindo figura.
As was qué al entrar con la mirada me sigues 
y no dejas de sonreír? 
As was? yo que te veo no me lo puedo creer 
y me pregunto; as was?

As was qué me animé y te pregunté?
As was qué tú me respondes que sí?
As was qué la orquesta empezó con tan lindo bolero?
As was qué tú me miras mientras yo te abrazo?
As was qué tu mejía se acercó y acarició la mía?
As was qué empezó ese movimiento tan sensual?
As was qué tu deslizas la mejía 
y se encuentran nuestras bocas? That, as was?

It was un milagro o qué ya me conocías 
y me enamorabas con la mirada?
It was qué yo sin saberlo también de ti me enamoré?


As was qué me animé y te pregunté?
As was qué tú me respondes que sí?
As was qué la orquesta empezó con tan lindo bolero?
As was qué tú me miras mientras yo te abrazo?
As was qué tu mejía se acercó y acarició la mía?
As was qué empezó ese movimiento tan sensual?
As was qué tu deslizas la mejía 
y se encuentran nuestras bocas? That, as was?

Esa noche fuiste mi cielo, mi luna y mis estrellas,
fuiste quien me devolvió ese sabor de amor,
seguro que that´s was... As was?




martes, 29 de agosto de 2017

Las plumillas nuevas del auto de mi hijo


Mi muchacho recién había comprado su primer carro, fruto de un esfuerzo y un ahorro que le limitó mucho en sus gustos, pero claro está, que si no se hacen estos sacrificios jamás se podrá tener nada en esta vida (lo digo desde el punto de vista honesto y honrado), además siempre le inculqué a mi muchacho que no había de endosarse una deuda, que mejor hiciera como siempre he hecho yo, ahorrar y luego comprar de contado, aunque sé muy bien que hacer historial crediticio también es importante. 

Ya llevaba un mes con su auto nuevo y cómo quienes tuvimos esta experiencia, sabemos muy bien que esto conlleva gastos extras, algo que no hacemos ni con la novia, mi hijo se compró unas plumillas nuevas y modernas para su auto nuevo, su orgullo, se compró el par delantero y uno trasero, este lo compró original pues, el del auto lo traía arruinado, quebrado y las lluvias anunciaban su pronta presencia.

_Padre ¿me ayudas a colocar las plumillas?, fíjate que traen un seguro especial y no quiero quebrarlas.
_Claro hijo, vamos. 

Me sentí muy feliz de que mi hijo me tomara en cuenta para esta actividad, algo que normalmente lo hacen solos o con los amigos. Salimos de la casa con las plumillas nuevas, eran las más importantes. 

Allí estaba su Toyota, color azul oscuro, muy oscuro, que casi parecía negro, si que era un carro muy lindo, un modelo juvenil y deportivo, el que yo pude haber deseado cuando tuve mi primer auto, pero eran otros tiempos y el mío fue un pickup, marca Pony, ya lo recordarán, pues he escrito sobre él.

Nos acercamos al auto, en el rostro de mi hijo la emoción, algo que no se podía disimular. Mi hijo me pregunta.

_¿Es necesario abrirlo?
_No, lo que haremos es algo sencillo y no hay necesidad de abrirlo, es más, no nos llevará mas de un par de minutos.
_Está bien, cómo tú digas.

Nos acercamos al auto, mi hijo me entregó las plumillas nuevas, eran hermosas, modernas, pero traían un adaptador muy curioso, el cual, había que estudiarlo bien para no incurrir en daños, cómo es mi costumbre leí las instrucciones, esto me llevó un tiempo prudente, pero este se alargó un poco más, pues realmente era curiosa la manera de instalar estos artilugios, por fin, luego de quebrarnos la cabeza por un buen rato.

_¡Ya lo tengo! Pero sí que es sencillo, todo esta en leer las instrucciones detenidamente y luego observar las figuras. 
_¿Ya le has atinado, has descifrado cómo colocarlos? Sabía que lo lograrías.

Dijo un emocionado muchacho; procedí a extraer los viejos y una vez sin ellos, muy engreído y dando indicaciones a mi hijo, instalé el primero, luego para el segundo.

_¿Quieres instalar este tú?
_Bueno, deja intentar, me dices si lo voy haciendo bien.

Dijo mi hijo confiado de que cualquier problema, yo estaba ahí para guiarlo.

_Ya. ¡Lo hice! Gracias padre. Realmente eres bueno en estas cosas. Contigo aprendo mucho.
_Gracias hijo, todo es cuestión de seguir las instrucciones, solamente es eso. ¿Ves la importancia de conocer el idioma inglés?
_Sí, Pa.
_Bueno, ¿no se ven lindos?

Dijo el orgulloso de mi hijo, me regaló un abrazo, y entonces le digo.

_¿Por qué no vas por el trasero y de una lo instalamos?
_Me parece padre, ahora vengo.

Mi hijo se fue a la casa por la plumilla trasera, una original que su auto no traía desde que lo compró, este le hacía falta. 
Mientras mi hijo regresaba con la plumilla trasera, yo me acerqué con unos vecinos quienes lavaban su auto, estos cuando me acerqué me dicen.

_Quedaron nice esas plumillas.

_¿Sí verdad?, le lucen al carrito.
_Y son caras.

Dijo el hijo de mi vecino; quienes entusiasmados lavaban su carro. 
Fue entonces cuando escuché a mi hijo, quien salía de la casa con el grito en la boca y la angustia en su rostro. 

_¡¡Padre, que se roban el auto!!

Mis vecinos y yo volteamos y efectivamente, una pareja pasaba de lo más tranquilos frente a nosotros, con el auto de mi hijo.

_¡¡Malditos, ladrones!!

Les gritamos junto con mis vecinos. 

Ellos, nos ofrecieron perseguir a la pareja de ladrones pues, no estábamos dispuestos a perder la inversión de mi hijo, a pesar de que era peligrosa la empresa a la que nos estábamos metiendo; vecinos, mi hijo y yo, perseguimos a los ladrones. Mientras los perseguíamos, nos cuestionábamos.

_No les parece raro, ¿por qué no van rápido?, los roba autos salen echos pistolas para no ser alcanzados y estos van a una velocidad normal.
_Ten cuidado papá, de pronto es una nueva estrategia de estos roba autos y lo hacen para que nos acerquemos y una vez cerca, nos matan y nos roban este auto, ¿no crees?
_Tiene razón el joven vecino, mejor nos vamos con precaución, como si no fuera nuestro el auto.
_Tienen razón, no seremos héroes, pero vayan atentos por si ven una patrulla.
_¡¡Un momento!!

Dijo mi hijo con un tono de voz avergonzado y luego se echo a reír.

_Miren, ese carro lleva el parabrisas trasero y al mío le hace falta.
_Es cierto. 

Dije, observando a mi hijo con cara de extrañeza.

_¿Qué sucede vecinos? 
Dijo quien nos ofreció el auto para perseguir a los roba carros.

_Significa padre -Dijo el hijo de quien conducía, tambien riéndose- que ese auto no es el de ellos.
_¡¿Qué?!
_Perdón vecino, ya me recordé que no he sacado mi carro del parqueadero, era tanta mi emoción que le colocamos las plumillas nuevas al auto de esa pareja y ni se han dado cuenta.
_Me dicen, ¿qué hemos estado persiguiendo un auto que no es el de ustedes? 
_¡Sí! ¿No es cómico?
_Bueno, no me lo parece, pero viéndolo desde el lado amable, que bueno, ¿no creen? Eso significa que le has colocado tus nuevas, modernas y caras plumillas a un auto que no es el tuyo, o sea, que en otras palabras, le has regalado tus plumillas a un par de extraños. ¡Jajajajajaja!
_¡¡Jajajajajaja!! 

Reímos todos, pero una vez la adrenalina bajo, mi hijo casi que llora, pues sus plumillas ahora eran de otras personas y ni modo que decirles que estuvimos maniobrando su auto por casi una hora, instalando esas lindas plumillas, al final de cuentas, los malandros resultamos siendo nosotros.

Mi hijo perdió sus plumillas nuevas. Pasamos por el predio donde estaba bien guardado y cuidado su auto. Lo sacó y lo parqueó en el mismo lugar en donde estuvo el otro y no nos quedó más que instalar la plumilla faltante y esperar al siguiente mes para poder comprar otras plumillas.

Tanta era la emoción de mi adolescente hijo, que no se percató que estuvimos instalando sus nuevas, modernas y lindas plumillas a un auto que no era el suyo. Pero, sí que eran idénticos a no ser, porque ese si tenía la plumilla trasera de agencia.



                                  El Fin



Se tu non torni


Se tu non torni, 
yo moriré y no sabré lo que era amar.
Se tu non torni, 
para mí el amor ya no tendrá sentido.
Se tu non torni, 
estaré condenado a vivir sin compañía.
Se tu non torni, 
yo seguiré mi caminar sin nadie a la par.
Se tu non torni, 
me dolerá 
y nunca volveré a disfrutar de lo más sencillo (bello).

Se tu non torni, todo habrá terminado, 
nada en mí tendrá sentido, 
el amor se habrá muerto (suicidado), 
cajón seré con mortaja en mi pecho, 
eso es lo que me espera, se tu non torni.

Se tu non torni,
para que llegaste a mí un día a mi vida
con bella sonrisa, ilusionando a mi corazón 
y alegrando a mi alma,
fuerzas que le dan combustible a mi vida 
para llegar a los días postreros. 

Se tu non torni, 
seré atacado por el inclemente tiempo.
Se tu non torni, el tiempo será mi verdugo 
al final de mis días.

Se tu non torni. 
¿Quién te cruzó por mi camino?
Eterna tortura será mi vida, 
haberte conocido y haberte  perdido 
todo en la misma vida.

Se tu non torni. 
Me dicen son cosas de la vida, 
del amor y del desamor.

Se tu non torni, 
la vida y sus cosas, 
el amor y el desamor serán,
los que me conduzcan a la otra vida, 
morir será mejor, 
se tu no torni.

Las ansias me matan, 
veo el reloj a cada rato. 

Mi corazón es la segundera,
la minutera es mi ansiedad 
y las horas mi depresión. 
Se tu non torni,
eso será mi loquero. 

Si tu non torni. 
¿Di para qué llegaste un día a mi vida?

Entraste y te acomodaste, 
fuiste propietaria temporal.
Para mí lo serías una eternidad, 
pero algo te incomodó y me dijiste vuelvo.

Pero, se tu no torni, 
¿qué haré con todas
estas cosas que compre para ti?
para arreglar lo que sería tu hogar. 

Con repellos de amor y ternura,
fueron las paredes sobre mi pecho, 
lugar donde un día te entregué 
las llaves y todo mi amor, 
nunca te dije que serías solo mía, 
te deje en libertad para entrar y salir 
cuando lo desearas.

Lo que no sabía y no imaginé, 
es que un día saldrías y te irías, 
para nunca volver.

Se tu non torni, 
esa sera mi tortura 
mientras el tiempo me cobra la factura 
y en solitario un día moriré,
esperando por ti, a que regreses.

Mi último aliento repetirá...

Si tu non torni...




lunes, 28 de agosto de 2017

Ámame un poco más


Amémonos un poco más de lo acostumbrado.
Amémonos solo un poco más. 
Yo te daré un beso más al día,
tú me darás otra caricia más el mismo día.

Sabemos bien 
que en nosotros hay mucho más amor para dar.
Solo ámame un poco más, yo haré igual;
un beso, una caricia, solo una más 
que nos lleve a desbordar la pasión.

Un beso por aquí, una caricia por allá,
nos conducirá a la pasión. 
Derroche de noche y amor, 
solo un poquito más.

Sé que una chica puede dar 
mucho más de lo que hombre puede dar.

Amémonos solo un poco más.
Caricias y besos adicionales 
es lo que necesito de ti,
flores, chocolates y una frase de amor 
es lo que tú deseas de mí.

Cosas tan simples que pueden hacer
que las noches sean diferentes, 
que los besos tengan un sabor diferente.
Noche y pasión es la ecuación
todo solo por un poco más de amor.

Solo un poco de más amor,
eso no es problema para mí 
y tampoco para ti.

Entreguémonos todo lo que nos sobra,
lo que otro amor antes despreció, 
para mi será lo más preciado.
Tesoro jamás encontrado, 
eso es lo que quiero, 
ese es el amor del que te hablo, 
el que te pido.

Amémonos un poco más de lo acostumbrado.
Amémonos solo un poco más. 
Yo te daré un beso más al día,
tú me darás otra caricia más el mismo día.

Eso nos asegura 
que esta noche será de pasión incontrolable 
amor que se desborda del corazón,
amor convertido en besos adicionales 
y caricias sensacionales y sensuales.

Noche de besos y caricias adicionales, 
solo eso te pido, solo eso quiero de ti. 

Al decir: Amémonos un poco más.

Un beso adicional, 
una caricia sensacional y sensual.

Amémonos esta noche, 
será desbordada pasión
no habrá limitaciones, 
no guardaremos nada para otro, 
porque sé que no lo habrá.

Entreguemos lo que un día 
otro despreció y no exigió.

Amémonos solo un poco más.
Te daré un beso más al día.
Tú me darás otra caricia más el mismo día.




        

Entre desconocidos te veas. Luis y los Huevones



Luis salía de su casa a diario con rumbo a su trabajo, caminaba unos veinticinco metros para llegar al lugar en donde guardaba su auto, esto porque cuando compró la casa él no tenía auto y pensó que no lo necesitaría, más el espacio si lo necesitaba y construyó, por eso ahora que tenía carro pagaba para poder resguardarlo de los robacarros en casa de un vecino, el cual tenía parqueo pero no carro (esas cosas de la vida). 

Cuando Luis llegaba a la  casa de su vecino, siempre veía de reojo a un grupo de personas de sexo masculino, eran como unos seis, según lo que Luis veía de reojo, estos religiosamente estaban en aquel lugar jugando cartas, bebiendo cerveza, fumando o simplemente reunidos y hablando charadas, para Luis esto no tenía el más mínimo son y tos de vergüenza. Para Luis, un hombre de 40 años, no eran más que unos vagos y sin oficio, unos delincuentes, unos inmaduros, unos holgazanes, unos sin futuro alguno más que seguir siendo los parásitos de toda una vida y carga para sus agotados y ancianos padres. 

Al parecer la banda de personajes, a los cuales Luis solo veía de reojo, rondaban las edades comprendidas entre los 28 y 35 años, y que, por alguna razón no trabajaban; muchas veces Luis ya con rumbo hacia su trabajo se preguntaba cuando los veía por el retrovisor; de qué podrían vivir esa parvada de vagos. Este grupo de personas que al parecer no le hacían daño a nadie a Luis le caían muy mal, Luis no los soportaba y más cuando por casualidad Luis se disponía a abrir el portón del parqueo para calentar el motor de su auto para posteriormente limpiarlo y estos dejaban ir una carcajada, esto era como una estocada mortal en las partes blandas de Luis, él pensó muchas veces que aquellas carcajadas eran por y para él, que ellos se burlaban de él.

Cuando Luis regresaba por la tarde cansado del trabajo, ellos seguían allí, reían como ya era costumbre, Luis jamás los saludo y ellos a Luis tampoco, para ellos, Luis a lo mejor ni existía, mientras que Luis sufría y mentalmente los asesinaba de mil  maneras, cada día morían de una manera diferente, vaya que la imaginación mortal o de asesino de Luis si era realmente virtuosa, pues de las maneras que aquel grupo de señores morían a diario, dos veces al día, eran inimaginables ni por el más sangriento de los asesinos seriales más crueles del mundo. 

Así era el pan diario de Luis y los fines de semana, de esos ni hablar, pues a este grupo les daba la madrugada escuchando música con enorme volumen mientras se embriagaban y las carcajadas no les permitían dormir a los vecinos honestos y honrados, los cuales para la mañana siguiente al dirigirse con rumbo a la iglesia sus charlas eran de pestes para aquel grupo.

¿De dónde salieron? ¿Cómo llegaron a aquel apacible lugar? Nadie pudo dar respuesta a estas interrogantes, pues al parecer no eran del lugar a excepción de uno quien era el amigo de estos y era por él que el grupo llegaba, eso decían por lo menos los familiares del que estaba en eses grupo, además, aseguraban de que eran buenas personas, muy educadas y que no se metían con nadie, en otras palabras que no le hacían daño a nadie con pasar su tiempo en ese lugar, a no ser por las noches de viernes y sábados. 
Pero este pensamiento no era el de Luis, si por él fuera, deberían de ser extinguidos como las ratas que eran.

En una de tantas llegadas y salidas de Luis, una mañana que como siempre desde que salió de su casa con rumbo hacía la casa del vecino que no tenia auto, salió maldiciendo al condenado grupo, el cual pareciera que nunca se irían o se iban de allí, pero cual fue la sorpresa de Luis, su condenación no estaba, por una vez en tantos días no maquinaría otra manera horrenda de asesinarlos. 

Abrió las puertas, en su rostro una sonrisa de oreja a oreja, la felicidad andando ese era Luis aquella mañana. Prendió el auto y luego lo sacó del parqueadero, se bajó del auto dejándolo aún con el motor en marcha, para cerrar el portón, la alegría en él era incalculable, invaluable, inenarrable; pero su felicidad se le borró del rostro y en su lugar, lo tomó el más temible de los miedos, dos hombres armados frente a él, exigiendo su celular y su dinero a cambio de seguir con vida.

_Tomen todo, pero no me hagan daño.

Suplicó un aterrado de Luis, cuando los individuos tuvieron lo que exigieron se dirigieron con rumbo hacia el auto, esto casi hizo que Luis se desmayara pues, el auto era todo para él, era su machete en cuanto a su trabajo honesto y honrado se refiere y sin él, ya no habría sustento para su familia. 


Fue entonces cuando Luis se dio cuenta de que, cómo si se tratara de miembros del ejército, sus enemigos de toda una vida, estaban apostados en lugares estratégicos, muy bien armados, un par con escuadras, otros con cuchillos, otros con palos y otros con piedras, quienes estaban recién asaltando a Luis, guardaron sus armas, dejaron sobre el capó del auto las pertenencias de Luis, y con las manos en alto se alejaron, pasaron entre los que no fallaban a su cita a excepción de hoy y una vez salieron del cordón que estos habían ubicado, salieron corriendo como las sabandijas que eran. Por fin Luis supo que no eran seis, sino ocho.

_¿Esta usted bien don Luis?
_Si amigos, no saben cuanto se los agradezco, de no ser por ustedes me habrían arruinado la vida estos malparidos.
_No se preocupe don Luis, por estas ratas usted no nos encontró hoy en el lugar de siempre, pues ya los habíamos ubicado y sabíamos que eran ladrones y que con seguridad usted sería su victima, pues es usted el primero en aparecer por acá todos los días para ir a su trabajo.  
_¡Ah! ¿fue por eso que no los vi? Pues aunque no me lo crean los extrañé.
_Le creemos don Luis, pues aunque no nos saludemos, sabemos que usted es una excelente persona. _Lo admiramos mucho. Dijo otro.
_Bueno, muchas gracias muchachos, ya debo ir a trabajar.
_Que Dios lo bendiga don Luis y no se preocupe por su familia y el vecindario, que mientras estemos aquí, nada les pasará.
_Se los agradezco mucho. Adiós.

Luis cogió con rumbo a su trabajo, los vio por el retrovisor como se agruparon en el lugar de siempre y Luis sonrió, y dio gracias a Dios por aquellos buenos muchachos.  A quienes jamás volvió a asesinar mentalmente, por el contrario, él se dio a la tarea de correr la voz de lo sucedido y ahora en el vecindario, todos los ven con buenos ojos, es más, los aman. 

_¡¡Buen día muchachos!!

Dijo Luis a la mañana siguiente, complacido de oírles carcajearse a tan temprana hora del día.

_¡Los veo a la tarde!
_¡Hasta la tarde don Luis, Dios lo acompañe!

Y una vez más se escucharon las carcajadas de los inquietos y bromistas amigos.


     
                            El Fin



sábado, 26 de agosto de 2017

Ahora sabemos lo que hemos perdido


Caminando voy 
y a mi lado tu sombra,
aunque no estés, 
aquí a mi lado vas
platicando conmigo.

Evitando que me desvíe y te olvide,
porque ahora que no estás conmigo
ambos sabemos 
lo que hemos perdido.

Meditando estarás hoy 
y a tu lado mi recuerdo,
recordando cada momento vivido,
intentando 
que nuestro amor no se olvide.
Porque ahora los dos sabemos 
lo que hemos perdido.

Porque queremos que nuestro amor
retome el camino perdido,
que la vida que nos separó 
nos reúna y volver a vivir lo vivido
y volver a entregar lo mejor; 
nuestro amor.

Caminando un camino perdido 
me acompaña tu sombra,
camino un día caminado contigo,
aquí siempre estoy, 
pero hoy sin ti,
y me doy cuenta 
que aunque no estés hoy aquí
siempre estarás a mi lado.

En la distancia tú harás lo mismo,
caminarás a mi lado en pensamientos,
recordando cada momento,
reirás y también llorarás, 
deseando regresar
y caminar este camino a mi lado
sin desear llegar a ningún lado, 
solamente sentirme a tu lado,
disfrutando de nuestra compañía.

Aunque ninguno lo sepa, 
aun seguimos juntos,
tú, en pensamientos, 
yo, con tu sombra,
porque nuestro amor aun no muere 
y tal vez jamás lo hará.

Porque ahora que estamos tan lejos
sabemos lo que hemos perdido
añorando que un día 
volveremos a estar en nuestros brazos.

Meditando hoy, 
los dos a la distancia
nos damos cuenta de que,
aunque lejos estemos 
al lado estamos.

Porque nuestras almas 
seguirán nuestros pasos 
atándonos para que un día el destino
nos coloque de nuevo frente a frente.

Y callados, sin decir nada, 
lanzarnos a los brazos 
y fundirnos en un ansiado beso.

Y logremos entender 
que no debimos jamas separarnos,
porque hoy que estamos lejos 
sabemos lo que hemos perdido,
el amor más profundo 
que no encontraremos
en otro ser de este mundo.

Caminando voy 
y a mi lado tu sombra,
aunque no estés a mi lado vas
platicando conmigo.

Meditando estarás hoy 
y a tu lado mi recuerdo,
recordando cada momento vivido.

Evitando que me desvíe y te olvide,
ahora que no estás conmigo.
Intentando que nuestro amor no se olvide.

Porque ambos sabemos lo que hemos perdido.





viernes, 25 de agosto de 2017

La App


Me encontraba entrevistando a las señoritas para mi nueva App...

_Esta aplicación esta orientada para aquellas personas que viajan largos tramos en solitario, cómo lo serían: Traileros, vendedores ruteros, entre otros. 

Esto les explicaba a las señoritas, ellas escuchaban muy atentas, luego hacían preguntas, las cuales yo les respondía, ellas quedaron satisfechas con su nuevo trabajo.

Busque entre las que tenían un timbre de voz muy particular, alguien que mantenga despierto y atento al conductor. 

Hice las contrataciones, luego las cite para dar las instrucciones, entre ellas, estaban las que tenían que ver con los anuncios comerciales que tendrían que dejarse ir subliminalmente, además, se les explicó, que más de un usuario sería pervertido y se verían en la obligación de hablarles de sexo y de porquerías; agregué, pero que no les debería de dar pena pues, los libretos para estos clientes estaban ya escritos y dispuestos, para que ellas respondieran sin tapujos y que con el tiempo esto sería pan comido. 

Una vez preparaba a mi staff, hacía los contactos para presupuestos por la compra de una computadora potente con un buen software, el cual, iría aprendiendo de ellas y de los diálogos para que en un futuro todo fuere automatizado. 

Además, la publicidad para la descarga de dicha App, la que debería de ser gratuita y también conseguir los patrocinios necesarios para introducir las marcas en los diálogos.

Llegó el día de salir al aire, ya con algunos subscriptores y con su aplicación en el celular, como sugerencia, este se comunicaba con el auto estéreo vía bluetooth para que la charla se diera con buena amplificación, tal cual, llevaras a la persona al lado tuyo.

"Hola, soy Gladys, gracias por el aventón, llevaba ratos en la carretera sin que nadie me acercara a mi destino. ¿A propósito hacia dónde viajas?"
_Yo viajo por la ruta 33 y me extiendo por unas cien millas más, hasta llegar a Springfield. ¡Ah! y mi nombre es John. Mucho gusto.
"El gusto es mío John, te han dicho que tienes un voz muy varonil y por favor, no te equivoques creyendo que digo esto pretendiendo algo más que un simple viaje hasta Springfield."
_No, cómo crees, claro que no, yo soy un caballero.
"Eso no lo dudo John. Ya has tomado algo, como una cola, (anuncio), lo digo, porque algo habrás de beber para que no te domine el sueño."
_Sí, bebo café, con eso no me da sueño, además de unas buenas rolas de rock pesado.
"¡Ah! imagino que debes de tomar café de Don Juan (anuncio) es delicioso."
_Pues no, ese no lo he probado. El que bebo es el que mi esposa me hace.
"¡Ah! eres casado, debe ser delicioso, pero jamás como el de Don Juan. Pero cuéntame; ¿qué música te gusta?, pues yo también soy rockera"...

Así llegó John hasta Springfield, acompañado de una linda voz femenina, la cual, no le permitió dormir, John sintió corto el viaje acompañado de una linda chica y sin engañar a su celosa esposa y los anunciantes estaban felices pues, las ventas de sus productos se incrementaban, el caso del café de Don juan, el cual era desconocido y ahora esta bien posicionado entre los traileros.  

No faltó aquel que aprovechó para hablar de sexo, uno muy sucio y en el cual, terminó teniendo sexo con quien le acompañaba, eso si, con protección de preservativos: Acción.

En breve la aplicación llegó a ser un éxito, algo que jamás imaginé cuando la subí. Pues, quien no desea hacer un viaje tan largo acompañado de una linda señorita. 

Más tarde hubo necesidad de contratar personal masculino, pues las damas también necesitaban de compañía y había más de una mucho más atrevida que los mismos machistas, estas damas si que eran exigentes y complacientes.  Tanto así que más de uno de mis empleados tuvo alguna cita clandestina, esto eran horas extras, pero no eran pagadas y tampoco me tendrían que dar un porcentaje pues, yo no era proxeneta ni nada por el estilo.

Así fue como dio inicio mi aplicación, la cual tuvo mucho éxito. De esta App, se desprenden historias urbanas, de las cuales, editaré un libro, el cual creo que tendrá una buena aceptación.

Pero claro, esta es otra historia. 



Sin saberlo ni poder verlo


Cómo la sombra en la oscuridad.
Cómo las estrellas en el cielo en pleno día.
Cómo el agua cristalina. 
Cómo la eternidad.
así yo te amo y tú sin saber, 
tú me amas y yo sin poderlo ver.

Cómo el hormiguero en mi jardín.
Cómo el oasis en el desierto.
Cómo el humo entre las nubes.
Cómo la oscuridad en el profundidad del mar.
Así me amas y yo sin lograrlo ver.
yo te amo y tu sigues sin saber. 

Cómo la fuerza que mueve al río hasta el mar.
Cómo la unión entre cada estación.
Cómo la fuerza del ciclón.
Cómo la fuerza de atracción.
Así es es nuestro amor, fuerte atracción, 
que disimulas bien y que yo no logro ver.
y tú sigues sin saber.

Yo te amo y tú me amas también
pero lo disimulas bien y yo no lo logro ver.
Fuerzas de un amor que esta, pero no se ve.
ambos lo sabemos pero lo escondemos.
por miedo o por timidez, 
por miedo al dolor que otro amor nos dejó.

Cómo la fuerza de la electricidad.
Cómo la fuerza del magnetismo.
Cómo la atracción de la tierra al sol.
Cómo la fuerza que mueve a las olas.
Así te amo y tú sin saber
tú me amas y yo sin poderlo ver.

Yo te amo y tú me amas también,
pero lo escondes bien y no lo logro ver,
y tú aun sin lograr saberlo.

Pero nuestros corazones lo saben
y ellos no lo pueden esconder,
ellos si lo pueden ver, si lo pueden sentir,
ello no saben mentir, 
al vernos no dejan de latir,
ellos lo saben y se hacen sentir.

Tan enorme es nuestro amor,
yo te lo entrego y tú sin saber,
tú me lo entregas y yo sin lograrlo ver.
Yo te amo y siempre sé que lo haré.
Tú me amas y nuestro corazón lo sabe bien.

Cómo la fuerza que tiene en las entrañas el planeta.
Cómo la enorme fuerza de la gravedad.
Cómo la fuerza de una tormenta en alta mar.
Cómo lo inmenso del amor de una madre.

Así es nuestro amor, pero yo no lo logro ver.
Así es nuestro amor, pero tú no lo puedes saber.
por orgullo o por vergüenza,
o por el dolor que otra amor antes nos heredó.
Nuestro amor no logra nacer.

Pero el corazón si lo ve y lo sabe también.
Él no puede fingirlo y al vernos se pone a latir,
mucho debe de sufrir, por no lograrnos unir.

Yo lo sé y tú también lo debes saber,
pero nuestro amor jamás nacerá 
y en nuestro pecho morirá.

El nuestro será de esos amores que son eternos
pero que no pueden ser. (Nacer).




jueves, 24 de agosto de 2017

You have a beautiful body


Yo dije: Tienes un lindo cuerpo y tú me abrazaste, luego me besaste, no fue un cumplido, fue una acertada observación, la cual no tiene protesta, nadie podría decir que lo que aseguré era una vil mentira, pues, sobre esas delgadas telas se nota lo que con seguridad aseveré y acerté, luego les diré por qué y es qué, jamás hubo tela que lograra disimular cada curva de tu bien formado cuerpo, eres una diosa, pero hubo quien dijo, que eras un demonio por tener ese bello cuerpo. 

Seguro que fue una envidiosa que al ver a tan linda diosa sintió celos y por eso se atrevió a injuriar lo que no se puede ocultar. 

No me canso de decir que tienes un lindo cuerpo, nada que no sea una real verdad, y después me llega un nuevo beso, otras veces simplemente me abrazas, al hacerlo siento lo bien formada que estás, mi linda chica. 

Esa cintura que me cabe entre mis manos toscas, esos senos que se incrustan en mi pecho agitado, no se diga, de esos muslos que se acarician sobre los míos y esos pies con su pedicura, esa cabellera hasta la cintura, esos ojos que hacen juego con tu piel morena, bronceada y modelada por un lujurioso sol ardiente, quien al verte broncear sin un trapo encima se pone caliente. 

Los científicos han dicho que es por consecuencia del invernadero, pero eso no es verdadero, eres tú, quien le eleva la temperatura y para acariciarla manda rayos ultravioleta y gama, si que se las sabes de todas, todas el astro rey, pero eso no me importa porque solo la puedes acariciar y observar, jamás la podrás poseer, ese es mi deseo y creo que pronto lo he de conseguir. 

Eres un alinda chica con lindo cuerpo, pero también a esta maravilla de mujer, sin ser la mujer maravilla, no le desestima su rostro, cara chica, bien proporcionada, rosado que realza entre el bronce de su piel, labios alargados por su eterna sonrisa, dientes perfectos, como perlas recién extraídas de su concha, cejas arqueadas que te dan esa espectacular mirada, pestañas que no se detienen de abanicar a tus lindos ojos marrones, color de miel. No falta alguna abeja que te confunda con linda flor y te quiera robar un poco de esa rica miel. 

La primera vez que te vi desnuda no pude evitar decir y con esto asegurar que eres una chica con un bello cuerpo, te colocaste con erótica pose frente a mí y note lo bien formada que estabas y además un excelente depilado, sin duda tus dolares te habrá costado, y todo para lucirme esa belleza que Dios te ha heredado, por eso es que puedo asegurar con autoridad que tienes lindo cuerpo, ese que nunca tela pudo disimular u ocultar y el jeans, solo logró popularizarse más cuando lo usaste, te debieron pagar regalías, pues contigo las ventas se han incrementado. 

Lindo cuerpo que posee linda chica, que al decirlo me ha besado y luego me ha abrazado, desde ese día ya no tengo ojos para otra mortal fémina, han perdido un fanático de la belleza femenina, pues, para qué quería ver a otra que no te llegará ni al meñique de tus pies, así de bella es ella. 

La envidia de mis amistades soy ahora, y es que, nadie se atrevió a decir lo que yo dije, cuando me besaste y luego me abrazaste, yo solo dije lo que vi, la verdad, que eras un chica con linda figura, con lindo cuerpo de mujer.

Ahora le pertenezco a la mujer con el cuerpo más bello sobre la tierra, ella no para de agradecer mi observación con mil besos acompañados de mil abrazos, soy el tipo más feliz, no quiero ni ir a trabajar, no quiero dejar de observar algo que no será eterno, quiero ser testigo eterno de su belleza, quemar mis retinas con su linda figura, para así jamás lograr borrarte de mis pensamientos.

Vaya que tuve suerte, poder deleitarme cada día con tu excelsa figura, compartirte con el ardiente sol que sigue dañando a quien lo recibe, este le regala un cáncer, los científicos siguen asegurando que es por el invernadero, pero yo se que es ella la que lo calienta cuando se desnuda y se broncea, el sol excitado manda rayos gama y ultravioleta, para poder acariciar su vientre. 

Vientre que es mi emoción y mi tentación, después de recibir sus besos y sus abrazos, me regala sus poros y su sudor, que sabor, yo soy ese picaflor, el único al que ella le entregará su miel, yo beberé y nunca me empalagaré, pues, quien podría empalagarse de ese lindo cuerpo y de esa carita angelical, que para otras no es más que un demonio, ellas que se vayan al demonio, por estar difamando a mi linda chica de hermoso y sensual cuerpo. 

Bueno, hasta aquí llegó mi anécdota sobre la mujer con el más grandioso y lindo cuerpo, esa mujer es mi mujer. Me disculparán, pero ha llegado la hora de amarla y admirarla, no me canso de hacerlo y hacérselo.




Dónde estarás hoy


Con mil preguntas en mi corazón
y lágrimas sobre mi almohada,
me pregunto; ¿dónde estarás hoy?
recuerdos me acechan y no logro controlar
tanta emoción.

Lo único que sé, 
es que duele en el corazón.
Lágrimas en mi almohada,
mi compañera a la que abrazo
como un recuerdo de cuando te tuve aquí.
Las dudas aparecen de nuevo y me pregunto;
¿dónde estarás hoy?

Seguro hoy no podré dormir,
mi almohada y mi corazón hablan y me consuelan,
traen recuerdos a esta cama,
encuentros de mil noches de amor.
¿Dónde estarás esta noche?

Mis lágrimas han dibujado 
un corazón sobre mi almohada,
mi corazón sigue platicando con ella 
y me consuelan.

Larga noche, pero sin tu amor,
recuerdo las noches 
amándonos hasta el amanecer.
¿Dónde estarás hoy mi amor?

Con mil preguntas en mi corazón
y lágrimas sobre la almohada,
creo escuchar tu voz. 
Los recuerdos me acechan 
y no logro controlar tanta emoción.
¿Dónde estarás hoy?

¿Dónde estarás hoy?
Me recordarás con la misma emoción 
que lo hacen mi almohada y mi corazón.
Largas noches sobre esta cama de pura pasión,
hora tras hora amándonos hasta el amanecer.

Lágrimas en mi almohada,
emociones en mi corazón,
recuerdos en mi mente.
¿Dónde estarás esta noche?





Ven mañana


Preparándome para nuestra cita
el corazón se me agita y se me quiere salir
porque quiero verme linda para ti.
Ya debes de estar ahí, en nuestro jardín,
y yo sigo aquí, sin elegir el vestido que he de vestir. (lucir).

A mi mente llegan lindos recuerdos 
de cuando te conocí.

Estabas parado frene a mí, me veías y sonreías
y yo sin saber que se hacer.
Mi corazón me delató 
y mi pecho dejo salir (escapar) un suspiro,
que lindo ese día fue.

Te acercaste como un príncipe sobre su caballo blanco.
Sin dejar de verme y sonreír, 
y yo sin saber que hacer,
me tomas de la mano y le hablas a mi corazón,
¿quieres ser mi novia? 

Eso dijiste, dardo (flechazo) directo al corazón,
yo seguía sin saber que decir y que hacer.
Al ver mis nervios a flor de piel, 
me dices; te veo mañana aquí.

Ven mañana... 
Ven con la respuesta. 
Ven mañana, te espero en nuestro jardín. 
Ven mañana, no me dejes esperando por ti. 
Ven mañana, aquí como hoy estaré. 
Ven mañana y dime que sí. 
Ven mañana...

Hoy es el día en que te diré que sí,
por eso no encuentro como vestir, (lucir),
mi corazón se me quiere salir,
quiero verme linda hoy para ti.

Que este momento sea perdurable e inolvidable.
Muero de ansias de gritar que sí.
Espera mi amor en nuestro jardín. 
Ahora salgo para ahí, 
te llevo mi corazón y en mis labios un sí.
Mientras viajo a nuestro encuentro en nuestro jardín,
no dejo de pensar de cuando te conocí.

Ven mañana... 
Ven con la respuesta. 
Ven mañana, te espero en nuestro jardín. 
Ven mañana, no me dejes esperando por ti. 
Ven mañana, aquí como hoy estaré. 
Ven mañana y dime que sí. 
Ven mañana...

Tú, nuestro jardín y mi corazón 
y en mis labios un sí.
Que lindo fue cuando sentí tus labios sobre los míos,
mi corazón me traicionó 
y mi pecho dejo escapar un apasionado y largo suspiro
luego sentí que sería solo (siempre) para ti.

Nos dieron las horas, los sus minutos y los segundos,
la tarde murió en nuestro jardín,
yo te miro, tu me miras y me sonríes.
Luego te digo...

Ven mañana... 
Ven con este amor en tu corazón. 
Ven mañana, te espero en nuestro jardín. 
Ven mañana, no me dejes esperando por ti. 
Ven mañana, aquí como hoy estaré. 
Ven mañana y bésame como hoy. 
Ven mañana...




miércoles, 23 de agosto de 2017

Cómo no amarte


Cómo no podría amarte,
si tu me amas y tiernamente,
alcanzar una estrella es besarte.
Cómo no podría amarte,
si el besarte y acariciarte será eternamente.

Te quise toda mi vida sin lograr encontrarte,
solo te veía en mis más lindos sueños.
Cómo dejar de amarte, si por fin logré encontrarte,
si tu me amas y tiernamente.
Nuestro amor no morirá, sera eternamente.

Te inventé en mi sueños y tiernamente,
al verte supe que serías para mí,
mis sueños se hicieron una realidad
te sonreí, te sonrojaste y supe que me amaste.
Cómo no podría amarte, si tu me amabas y tiernamente.

Tomados de la mano vimos un cielo que antes fue oscuro,
ahora eres mi estrella brillante, 
ya no volveré a ver al cielo para buscarte
si tu me amas y tiernamente,
mi estrella viviente y brillante eres tú,
eres mi todo, me dices que también lo soy
y tiernamente, siempre sonriente. 
Cómo no amarte.

El sol ya no calienta mi piel, 
tengo mi propio sol, eres tú quien me da calor,
me entregas intensamente (tiernamente) tu amor.
Cómo no podría amarte, 
si hasta ayer no dejaba de soñarte,
te inventaba en mis sueños y tiernamente,
cuando te vi frente a mí, 
creí que soñaba y te sonreí,
como en mis sueños lo hice,
te sonrojaste y supe que me amaste. 

Mi luna, mi sol y mi estrella, la más brillante.
Me rescató de mi oscuridad, de mi soledad, de mi ansiedad.
Cómo no amarte y tiernamente.
Brillas con luz propia, iluminas a mi vida, 
le das calor a mi cuerpo, le das amor a mi alma
y tiernamente.


Cómo no podría amarte,
si tu me amas y tiernamente,
alcanzar una estrella es besarte.
Cómo no podría amarte,
si el besarte y acariciarte será eternamente.



Cómo podría (Publicación 1500)


No puedo pensar muy bien, 
sobre lo que sucede hoy en mi vida,
no puedo dejar de ver el mañana sin tu amor.
¿Qué deberé hacer?
¿Cómo podría vivir mañana sin tu amor?

¿Cómo poder detener a un caballo desbocado?
¿Cómo poder detener las lluvias en invierno?
¿Cómo dejar a la noche sin luna y sin estrellas?
¿Cómo dejar a los días sin sol?
¿Cómo componer un corazón de cristal destrozado?

Sigo sin pensar muy bien,
sin entender el mañana sin el amor de mi vida,
sin la compañía de quien tanto amo,
sin sus caricias y sus besos.
No puedo contener tanta desgracia.

¿Cómo poder detener a un caballo desbocado?
¿Cómo poder detener las lluvias del invierno?
¿Cómo dejar a la noche sin luna y sin estrellas?
¿Cómo dejar a los días sin sol?
¿Cómo componer un corazón de cristal destrozado?

No puedo concebir un futuro solo, (en solitario)
sería como estar perdido sin saber que hacer
en medio de tremenda oscuridad
sin luz que me indique el camino que me lleve a ti.

No puedo concebir una vida sin tus caricias,
sin tu calor, sin tu presencia, la que me hace seguir.
Sin tu amor que es mi motor.

¿Cómo poder detener a un caballo desbocado?
¿Cómo poder detener la lluvia en invierno?
¿Cómo dejar a la noche sin luna y estrellas?
¿Cómo dejar a los días sin sol?
¿Cómo componer un corazón de cristal destrozado?






La cajetilla de cigarrillos (las canciones de mi vida)


Rupert llegó a su apartamento, entró, depositó sus llaves sobre la mesita que esta al lado de la puerta de ingreso, al entrar preguntó por su pareja.

_¡Hola!, ¿amor estás en casa?

Rupert, siguió su camino con rumbo hacia la nevera, la abrió y extrajo una cerveza, la destapó y bebió de ella la refrescante bebida, pero su rostro era de quien se pregunta, ¿estará o no?, con botella en mano subió las escaleras que lo conducirían al segundo nivel, donde se encontraba la habitación de ellos, entró y nada, cuando quiso regresar hacía la sala, vio que sobre el marco de la ventana de la habitación había una cajetilla de cigarrillos, esto le llamó mucho la atención, caminó hasta la ventana y al verlos, su corazón palpitó a prisa, sintió que sus piernas no le sostendrían, tomó la cajetilla con cigarros, esta por la mitad, los vio con detenimiento y pensó.

_No es mi marca, estos son más suaves, jamás he fumado de esta marca. ¿De quien serán y qué hacen aquí?

Él se sentó sobre la cama con cajetilla en manos, e imaginó lo que pudo haber pasado, pensó en lo que ella le diría cuando se lo preguntara.

Las imágenes de Rupert, eran de su chica con alguien a quien no le colocó rostro, pues no recordaba quien de sus amigos fumaba de esa marca, él seguía con las imágenes en su cabeza... 

Ella subida sobre el hombre sin rostro, haciendo movimientos pélvicos, echando su cuerpo hacia atrás y apoyándose sobre las rodillas de quien disfrutaba de la hermosa chica, quien ahora gemía de placer, gemidos que se hicieron más pronunciados cuando le llegaba el ansiado orgasmo. Una vez terminada la faena sexual, ella se dejó caer sobre el individuo, este la besó, ella le respondió y luego le sonrió, una sonrisa que daba las gracias por llevarla al lugar del placer, cómo si hubiera mucho tiempo que no estuvo ahí. 
Luego se recostó al lado del personaje, este cogió su caja de cigarrillos y colocándose dos en sus labios, los cuales los encendió al tiempo y una vez que estos alumbraron al rojo, como el de su pasión, le colocó uno a los sensuales labios de la chica, ambos aspiraron y luego dejaron salir la lujuriosas figuras del humo del tabaco, el cual ascendió, dejando su característico olor, luego ella se colocó su cabeza sobre su pectoral y hablaron mientras fumaban; luego de un rato y ya repuestos de su aventura sobre la cama de Rupert, la chica le dijo al desconocido.

_Debes irte, tengo que salir, además Rupert no tarda en llegar y no creo que te lo quieras encontrar aquí. ¿Verdad?
_Claro que no muñeca, ¿cómo lo puedes pensar? ¿Me llamarás? Preguntó, pues otras veces ya lo hizo.

El tipo se vistió y mientras lo hizo, colocó la cajetilla de cigarrillos sobre el marco de la ventana.
¿Los olvidó sin desearlo, o los olvidó a propósito?; pero algo si es seguro, y es que, ella no se percató del olvido de su pareja. 

Una vez sola se vistió y salió con premura pues, se le hizo tarde para lo que debería de hacer.

Esas fueron las imágenes de Rupert, luego pensó. 

_Tres son muchos para una relación, ella tendrá que elegir entre él y yo, o se queda con él, o regresa conmigo, pero los tres, eso no. 

Rupert, bajó a la sala, con cajetilla de cigarros en mano, tomó otra cerveza y se sentó sobre el sofá, con la mente aturdida, pues, Rupert siempre fue fiel a su amada compañera, no comprendía el por qué, ella tuvo que hacer lo que él imaginaba que pudo suceder, pero era claro que tuvo que pasar algo en esa habitación, uno no sube con un desconocido a la habitación solo para hablar. 
Él pensaba en la posible discusión entre él y ella al verla y al hacerlo, él escuchaba que ella le indicaba que, esos cigarrillos no eran de nadie más que de él, pero ella sabe exactamente que no fumo de esta marca, los míos son mucho más fuertes que estos, esta marca es para maricones. Realmente Rupert estaba muy molesto, con él, con ella y con la vida. 

Sumergido en sus pensamientos, pensamientos de un tipo celoso y lastimado en su orgullo, él seguía con la cajetilla de cigarrillos entre sus manos. 
Entonces se escuchó cómo las llaves movían el cerrojo de la puerta de entrada. La puerta se abrió, ella entró sin darse cuenta de que Rupert estaba sobre el sofá, observándola con esa mirada de decepción.

_¡Rupert! Me has asustado, ¿qué haces ahí, como fantasma?

Ella caminó felizmente hasta donde él estaba y seguía sentado, se agachó para saludarlo de beso en la boca, Rupert, con modo y disimulo le volteó el rostro, permitiendo que el beso le fuera depositado en su mejía, esto le extrañó a ella, pues, Rupert no era así.

_Siéntate. Dijo Rupert, como si diera una orden.

Ella obedeció y se sentó justo frente a él, luego de unos segundos de silencio y de miradas, Rupert colocó sobre la mesa de centro la cajetilla de cigarrillos que se encontró en el marco de la ventana de su habitación. Ella al ver la cajetilla, sintió que el mundo se le vino encima, esto la puso nerviosa sin ella poder disimularlo, además de la penetrante mirada de Rupert sobre ella, esperando una explicación lógica. Ella tuvo que controlarse y lo único que se le ocurrió fue.

_¡Rupert! te felicitó, veo que has empezado a fumar otra marca más suave. Bien por ti mi amor esa marca que fumabas era muy fuerte y te pudo hacer daño.

Rupert, la observó por otro rato, sin dejar de verla a los ojos, entonces dijo.

_No, no es mi marca, yo no los olvidé, jamás fumaría esta porquería para afeminados. ¿Quién es?
_No es lo que piensas Rupert. Es solo un amigo, un viejo amigo a quien no conoces.
_No intentes burlarte de mí, pues los encontré en nuestra habitación, ni siquiera pudiste decir que eran de una vieja amiga, es más, no creo que sea la primera vez, esta vez los has olvidado ocultados de mí.
_No mi amor, no es lo que tú piensas, no te imagines que te he engañado, jamás lo haría, no podría. Yo te amo.
_Tres son muchos para el amor -dijo Rupert- Tienes que elegir bien, o eres de él o regresas conmigo, pero esta vez sin mentiras, sin engaños, o eres mía, o eres de él, no se burlarán de nuevo de mí. No me interesa como luzca, ni como sea él, no sé por qué el pensó que lo que es mío también es para él, quizá fue un viejo amor, pero te repito, tres son muchos para el amor, tienes que olvidarlo, tienes que alejarte de él. O eres para mí, o te vas con él.

La chica permaneció sin decir nada, simplemente lloraba, se tomaba la cara con sus manos para enjuagar sus lágrimas, realmente se le veía descompuesta, pues Rupert le demostraba que realmente la amaba, pues, otro ya la abría echado de su lado. 

Luego de un rato sin que nadie dijera nada más, ella tomó aire y pidió perdón, aceptó el engaño y le prometió a Rupert, que solo se dejó llevar por los recuerdos, pero a quien amaba era a él, que nunca más volverá a ver a su viejo amigo, y que sí sucedió, pero solo una vez. 
Pero recalcó.
_Te juro, solo fue una vez, deberás creerme y darme una nueva oportunidad...



                                     El Fin



Inspirado en la canción: Him. Compositor: Rupert Holmes.
Historia de: R. Holmes y S. Raga




El Bebe




La pareja se conducía por una solitaria carretera con rumbo hacia una vieja cabaña; llevaban tres meses de casados y estaban tan enamorados. Ella recostada sobre su hombro lo más cerquita del amor de su vida, mientras este conducía concentrado, pues la carretera a esas horas de la noche era algo peligrosa. En una curva él debió detener el auto, pues juraría que escuchó en el asiento trasero el llanto de un bebe. Se orilló, ella que dormitaba cansada por el largo viaje, se despertó y bostezó, uno largo, mientras que su esposo veía con asombro hacia el asiento de atrás.

_¿Qué sucede mi amor?
_Nada. Creí escuchar que un bebe lloraba en el asiento de atrás.
_¿Estas cansado?, ¿quieres qué te ayude y conduzca un rato mientras descansas?
_Esta bien.

Dijo el joven, con la seguridad de haber escuchado lo que escuchó, ella se pasó al asiento del conductor y reinició de nuevo el viaje, del cual aún les faltaban alrededor de un par  de horas. Cuando la chica llevaría una hora conduciendo y su esposo se había quedado dormido, ella escuchó lo mismo que su esposo, asustada freno de golpe, despertando al joven quien aturdido preguntó.

_¿Qué sucedió, se te atravesó un venado?
_No, seguramente también estoy muy cansada, pues juraría que escuché al bebe llorando en el asiento trasero.
_Seguro que estamos cansados, ¿qué dices si nos quedamos un rato aquí y descansamos?
_Está bien, solo un rato, pues nos queda como una hora de camino.

La pareja se abrazaron y se dieron un largo y apasionado beso, pero aunque se les pasó por la cabeza un momento de pasión, el cansancio los dominó y quedaron dormidos abrazados. 
Al rato de quedarse dormidos, las luces rojas y azules que se reflejaban por el retrovisor del auto los despertó, mientras tanto un oficial les alumbraba con su linterna hacia adentro del auto.

_Buenas oficial. ¿Pasa algo?
_Eso les iba a preguntar. No es normal encontrar un auto parqueado en esta solitaria carretera, pudo haberles pasado algo.
_Gracias oficial, solo descansábamos por un rato, pues estamos muy cansados pero ahora seguimos nuestro camino.
_¿Hacía dónde se dirigen?
Preguntó el oficial, mientras alumbraba todo el interior del auto, para ver si encontraba alguna evidencia de algo fuera de lo normal.
_Para nuestra cabaña, la que esta como a una hora de aquí.
_¡Ah!, la vieja cabaña abandonada.
_Hará unos cinco años que no la visito.
Dijo el joven.
_Bueno, conduzcan con cuidado esta carretera es muy peligrosa.
_Si oficial, muchas gracias.

El oficial pasó al lado del auto de ellos, sin dejar de observarlos, ellos se sonrieron y él tomó de nuevo el volante, esta vez nada los detuvo hasta que por fin llegaron a la vieja cabaña. La luz del auto iluminó a la vieja y antigua cabaña, detuvo el auto frente a ella, se vieron las caras como diciendo sin hablar, que en lugar de descanso aquello les llevaría tiempo en arreglarla para poder habitarla.

Entraron en ella y de ella se sintió el olor a humedad, de entre los viejos muebles tapados con sabanas que alguna vez fueron blancas y que hoy estaban amarillentas debido a las goteras y a los orines y otras suciedades hechas por los animales silvestres que de alguna manera usaron la vieja cabaña como madriguera.

_Esto es un chiquero, ¿no pensaras que dormiré aquí hasta que no la hayas limpiado todo?
_Nos llevará un tiempo asearla, pero una vez todo este en su lugar, quedará hermosa y dispuesta para disfrutar de nuestras vacaciones. 
_¿Nos llevará?
Dijo ella entregándose en sus brazos, este la besó de tal manera que la incitaba a tener un encuentro amoroso, a lo que ella se separó de él, diciendo.

_Ni lo pienses, no pasará nada hasta que este lugar no este apto para mi cuerpo desnudo.
Ambos rieron. 
Lo que quedaba de esa noche lo durmieron en el auto. Cuando el amanecer estaba por llegar y la noche se hizo más oscura, ambos se despertaron de golpe.

_¿Escuchaste?
Se dijeron, en sus rostros se les veía algo de miedo, pues esta vez ambos lo habían escuchado y muy fuerte.
_Sí mi amor, lo escuché.
_¿Qué sucede, nos estaremos volviendo locos?
_No, seguramente fue un animal salvaje, ya has visto en la televisión, que algunos animales salvajes imitan a algunos sonidos humanos.
Esto tranquilizó a la chica, no así al joven, quien seguía con la duda del por qué de aquel llanto de algún bebe.

Entraron a la vieja cabaña y la chica lavó lo que pudo y necesito para hacer un poco de café y lograr desayunar algo, el resto del día, fue para arreglar y limpiar, lavar y colocar, en fin otro día largo y cansado, pero para la noche, luego de quemar las asquerosidades encontradas y otras más que no servían para nada, pues el paso del tiempo había terminado con ellas por falta de mantenimiento; se dispusieron ir a la cama, ella se dio un baño, salió de ahí solo con una diminuta toalla, la cual cubriría su linda figura, su joven esposo, quien la esperaba sobre la cama, al ver a su esposa aplicándose cremas y todo el ritual femenino antes de dormir, maquinaba en su mente una noche apasionada, pero el cansancio le dominó y para cuando la chica se metió entre las sábanas completamente desnuda, el esposo estaba profundamente dormido, ella no tardó mucho en hacer lo mismo y ambos quedaron profundos. 

Para la madrugada, una tan oscura como la otra, se escuchó de nuevo el llanto de un bebe, esto los despertó, esta vez ambos sentados en la cama escucharon con detenimiento y luego de hacerlo.

_Ese no es un animal imitando el llanto de un bebe... ¡Eso es un bebe!
Dijo la chica poniéndose de pie y buscando algo que cubriera su cuerpo desnudo.
_Sí, tienes razón.
Dijo el esposo, colocándose los pantalones, el llanto venía de afuera de la cabaña, este buscó una linterna y se asomó a la ventana.
_Creo que se escucha por allá.
_Sí, de allá viene el chillido.
Dijo la chica muy extrañada.
_Espera aquí, voy y veo que es, o que cosa causa ese sonido.
_Ni pienses que me quedaré sola aquí. Iré contigo.

Salieron de la cabaña, con rumbo hacía donde se escuchaba el chillido del niño, sin darse cuenta, se introdujeron en el bosque oscuro y frío que rodeaba a la cabaña, caminaron por un buen rato, se alejaron de la cabaña sin darse cuenta, solo alumbrando con su linterna, mientras caminaban el llanto del bebe se escuchaba con mayor claridad, pero nada encontraron. Por fin amaneció, y fue entonces que se dieron cuenta de que habían caminado un largo tramo. Regresaron a la cabaña sin explicación alguna.

_Llamaré a la policía.
_Espera, creerán que estamos locos.
Dijo el esposo a la chica.
_¿Los dos? Gerardo, ambos escuchamos al mocoso llorar.
_Sí, tienes razón, pero creerán que estábamos drogados o algo así.
_Que nos hagan la prueba; el antidoping ese, para que se den cuenta de que no lo estamos, pero llamaré a la policía.

La chica hizo la llamada, en cosa de unos pocos minutos llegó a la cabaña el policía que les había encontrado la otra noche.

_Buen día, veo que ya hicieron algo por esta vieja cabaña. Les ha quedado habitable.
_Oficial, queremos reportar un suceso extraño.
_¿Extraño? En este apartado lugar nada es extraño señora. Dijo el oficial, mientras se servía un poco de café. ¿Puedo?
_Si, claro, anoche escuchamos el llanto de un bebe.
Esmeralda le dejó ir la queja al policía, quien además del café tomaba un pedazo de pan tostado con mermelada. ¿Puedo?
_Si, claro, sírvase y siéntese. Dijo Gerardo, ya qué, si el oficial estaba disfrutando de su desayuno sin dar importancia a lo que Esmeralda le decía.
_¿Escuchó a mi esposa oficial? Dijo Gerardo un tanto exaltado, al ver que el oficial no les prestaba atención. 

Este con la boca llena de pan y con mermelada en las comisuras de su boca, por debajo de un bigote setentero, les dijo.

_No se alarmen, aquí muchos han escuchado el chillido del niño ese, pero nadie lo ha encontrado, al resto, y me incluyo, de los que nunca lo hemos escuchado, creemos que es una leyenda urbana inventada por alguien para hacer de este olvidado lugar, un lugar atractivo, pero ni con esa historia nadie se dignado visitarnos. A no ser...
_¿A no ser qué? Dijo la chica enojada por lo que escuchaba del oficial.
_¿Podría? Dijo el oficial señalando el pan y la mermelada.
_Sí, claro oficial, las que quiera. Respondió la chica, esperando que el oficial terminara la frase.
_Como les decía, a no ser por un evento que sucedió... Hará unos cinco años, sí eso creo, cinco o seis, no importa...
_¿Qué pasó hace cinco o seis años oficial? Dijo Gerardo. 

El oficial nuevamente con la boca llena y sin aun limpiarse su bigote setentero, agregó.

_Hubo una pareja de jóvenes esposos, cómo ustedes, los cuales, también reportaron el suceso y de pronto sin más ni para qué, desaparecieron y jamás han regresado. Sí, fue hace cinco años, ahora lo recuerdo bien, la chica era una chica muy linda... Cómo usted, y lo digo, con el respeto que ustedes me merecen. Bueno, muchas gracias delicioso café señora... ¿Esmeralda?... ¡Sí, Esmeralda!, pero debo irme, hay un 4-60 y estoy cerca de él. Que tengan un buen día y no duden en llamar por cualquier motivo; aquí estaré. 

_Sí, seguro, tendré lista la mermelada y las tostadas. 
Dijo la chica con sarcasmo, a lo que el oficial simplemente sobo su brazo por sus bigotes setenteros y luego de limpiarlos, se levantó el sombrero como señal de respeto, y como llegó, se largó. Bueno, con el desayuno en la barriga.

_¿Qué piensas? Dijo Esmeralda enojada.
_Pues, que debemos de divertirnos y olvidarnos del extraño suceso, ven vamos a bañarnos al lago.
_Que hablo en serio. Dijo Esmeralda afligida, pero su enamorado esposo, la tomó y sujetándola por la cintura, la colocó sobre su espalda y se la llevó, de nuevo se internaron en el bosque, ella pataleaba exigiendo que la bajara, pero este no lo hizo y entonces cayeron al suelo, rieron mucho cuando estuvieron en el suelo. 
Llegaron tomados de la mano al espectacular lugar, ella quedó maravillada y dijo.

_¡Es Hermosísimo mi amor!

Pero él, ya estaba quitándose los pantalones, ella al verlo procedió a hacer lo mismo, ya una vez desnudos corrieron hacia el hermoso lago, y entraron en sus frías aguas.

_¡Está fría!
_Ven, acércate a mí, que la calentare para ti. Y se abrazaron, luego se besaron, realmente las aguas se ponían calientes para los enamorados esposos, cuando estuvo a punto de ebullición, escucharon al condenado niño llorar, como si muriera de hambre.

_Escuchaste, es el maldito bebe.
_Sí, claro que lo escucho.

Salieron del lago, se vistieron y el bebe seguía llorando, a todo pulmón.

_¡Maldición!, ¿quién es? ¡¿dónde estás?! Gritó Esmeralda histérica, el grito de la chica espantó a las aves que descansaban sobre la arboleda. El sonido de la parvada de aves hizo que el llanto del niño callara.

_Ya no llora...
_Está jugando con nosotros, lo sé, lo presiento. Dijo Gerardo.

El niño no lloró más, pareciera que alguien lo cobijó y alimentó. Ella tomó sus cosas y se dirigió hacia la cabaña.

_¡Esmeralda! ¡Espera!

Cuando Gerardo llegó a la cabaña, Esmeralda se encontraba preparando sus maletas.
_¿Qué haces?
_Nos vamos...

La discusión dio inicio, pero fue el ruido de un auto el que los trajo a la cordura de nuevo.

_¿Quién es?
_Es el hambriento del oficial. Dijo Gerardo.

Salieron a la puerta a recibir a quien los visitaba. Este se extrajo de nuevo el sombrero indicando su respeto hacia ellos, de sus bigotes setenteros un poco de glacial fruto de las donas que
 recién se comía.

_¡Hola amigos!
_¿Qué lo trae por acá oficial?
_Algo que les va a interesar, y mucho.
_Esta bien, pase adelante.
_¿Habrá un poco de café? Preguntó el oficial, mientras se sentaba en una de las sillas.
_Ahora se lo sirvo. Dijo Esmeralda.
_Bueno oficial, ¿qué es eso qué según usted nos va a interesar?
_Estoy seguro que les interesará Gerardo. Siéntense pro favor. Es algo del chillón del niño, ese de quien todos hablan, incluyéndolos a ustedes. No se asusten, pero creo que están en grave peligro.
_¿Qué no nos alarmemos? ¿Qué estamos en peligro? ¿Y usted, nos dice qué estemos tranquilos?
_Tranquilízate mi amor, escuchemos lo que nos tiene que decir el oficial. Hable por favor, y vaya al grano.
_Bueno, ¿recuerdan que hoy les hablé de una pareja muy parecida a ustedes?
_Sí, ¿y qué con eso? Dijo ella.
_¿También recuerdan que me llamaron por radio reportando un 4-60?
_Sí, pero al grano oficial. Dijo Gerardo.
_ A eso voy amigo. Pues bien, ese llamado era para reportar a unos cadáveres. ¿Y adivinen qué?...
_¿Qué oficial?, ¡hable por favor! Dijo la chica ya descompuesta. El oficial bebió del humeante café y continúo.
_¡Eran ellos! Falta hacer unas pruebas forenses, ya saben peritajes, pero estoy seguro que eran ellos.
_¿Ellos?... ¿Quienes ellos?...
_La pareja de esposos, los como ustedes, que también reportaron el chillido del bebe. Están muertos al otro lado del lago.
_¿Del algo? dijo. Preguntó Esmeralda muy alterada.
_Sí, ¿sucede algo Esmeralda?
_Sí, oficial, -intervino Gerardo- hoy nos bañábamos allí con Esmeralda y lo escuchamos de nuevo, solo que esta vez lo escuchamos tan cerca y muy alto, estaba como muriendo de frío o de hambre.
_Sin duda Gerardo que tiene hambre, y mucha, pero no hambre de la que ustedes se imaginan..., tiene hambre, pero de otras almas, ese engendro del demonio, es un asesino.



Continuará...



martes, 22 de agosto de 2017

Por su amor


Por su amor,
tú y yo 
buscándonos por tu amor,
intentando encontrar 
el verdadero amor.

Verte venir hacia mí,
verte sonreír, 
oírte murmurar 
aquí estoy mi amor,
larga espera por su amor 
que hoy llegó a su final.

Por su amor,
tú y yo
buscándonos por tu amor,
con fuerza en el corazón,
motor que me lleva hasta ti,
me guía como brújula al perdido sin amor,
todo por tu amor.

Tú y yo, 
verte sonreír 
mientras caminas hacía mí,
ven espero por tu amor.

Por su amor,
tú y yo
deseando compartir hermoso sentimiento
que nació de mí para ti, de ti para mí,
buscándonos por tu amor.

Abre el corazón, cuando me llegues a sentir.
Abre el corazón, cuando me veas venir.
Abre el corazón, cuando me veas sonreír.
Abre el corazón, cuando me sientas derretir.
Abre el corazón cuando me invites a seguir.

Por su amor,
tú y yo
deseando compartir 
lo que he guardado para ti,
amor que nace hoy en mi pecho 
solo para ti.

Por tu amor, tú y yo
nos empezamos a fundir
con la magia del amor. 

Tú eres para mí y yo para ti. 
Por tu amor, por su amor,
por nuestro amor.
Verte venir, verte sonreír, 
verte esperar por mí, verte sentir
hasta hacernos derretir. 





Cuerpo desnudo


Quiero vestir tu cuerpo desnudo
con mis caricias, con mis labios,
con cada poro de mi piel.

Quiero vestir tu cuerpo desnudo
con mis besos, con mis manos
deslizándose sobre tu piel.

Quiero vestir tu cuerpo desnudo
con la mezcla de nuestro sudor
con la fragancia de mi loción
con todo mi amor.

Quiero desvestir tu cuerpo
con mis dientes, con mis uñas
con cada suspiro, con cada quejido.

Quiero desvestir tu cuerpo
con las más ardientes miradas
con los más estudiados movimientos
con el instinto del más astuto depredador.

Quiero ser tu más intimo deseo 
quiero ser tu mínimo secreto
quiero ser el que te haga sentir mujer
quiero ser todo lo que a deseado tu ser.

Desvestir o vestir tu maravilloso cuerpo 
el más divino que hombre jamás vio,
que alguien soñó hasta mojarse las ganas
en sus largas y oscuras noches de insomnio.

Beberte como se bebe el mejor (más fino) de los vinos. 

Eso deseo para cuando te llegue a ver.
Eso deseo para cuando te llegue a oler.
Para cuando te logre encontrar 
o te tendré que crear. (inventar).

Vestir tu cuerpo desnudo con mil caricias.
Vestir tu cuerpo desnudo con mil besos.
Vestir tu cuerpo desnudo con mil miradas.
Vestir tu cuerpo desnudo con mil malicias.
Vestir tu cuerpo desnudo con mil sueños húmedos.
Vestir tu cuerpo desnudo con el roce de mis manos.
Vestir tu cuerpo desnudo con mi piel desnuda.
Vestir tu cuerpo desnudo con cada poro de mi piel ardiente.

Beber tu miel, sentir tu hiel, acariciar tu piel,
llenar mi imaginación con tanta lujuria. 
Beber el sudor que se mezcla con nuestra loción,
llenar a mi corazón con tanta ilusión
y desbordar tu corazón con toda mi pasión.

Vestir o desvestir a tu cuerpo desnudo, 
el cual aun no descubro.



lunes, 21 de agosto de 2017

Creo que me vendría muy bien


Creo que te viene bien
vivir sin mi amor, 
me lo han comentado
y yo lo he visto ayer,
ahora no logro detener todo este amor.

Me preguntan: ¿Cómo podre 
para de sufrir el desamor, 
de lo que fue un gran amor?
¿Cómo detener que siga creciendo este amor?
¿Cómo hacer para lograr olvidar?
¿Cómo podría borrar, como la tiza del pizarrón
todo este ventarrón, toda esta emoción, todo este amor 
que aun tengo en mi corazón?

Creo que me viene bien 
encontrar una pronta solución
parar el desgarre del corazón, 
dejar en el olvido toda esa emoción, 
cada sensación que me dejó sobre la piel.

En mis labios agrietados 
necesito beber la miel
que de tus pétalos nacían 
y corrían directo hacía mí
y saciaban toda mi sed de amar. 

¿Cómo detener cada recuerdo que me acecha?
¿Cómo dejar de pensar y descansar, 
dejar recuperarse a mi piel?
¿Cómo remendar lo que descocido está, 
parchar lo que no tiene zurcido? 

Mi vida perdió sentido, barco a la deriva, 
descontrolado en alta mar
sin buscar un puerto para descansar, 
prefiero divagar, prefiero naufragar, 
pues ya no te podré jamás olvidar.

Creo que me vendría bien, 
comenzar a vivir sin un amor 
y mucho mejor si es el tuyo.
Creo que me vendría bien,
empezar a pensar en mí y olvidarme de ti.
Creo que me vendría bien,
solo verte pasar y dejarte de amar.
Creo que me vendría bien,
cambiar de piel, 
cambiar la que lleva aun tu olor.
Creo que me vendría bien,
cambiar de dieta y empezar una nueva receta.
Creo que me vendría bien,
dejar de lado a la mujer para encontrar una nueva
y empezar una nueva historia.

Creo que me vendría muy bien.





Una estrella Brillante


Una estrella que brilla en el firmamento
la cual, puedo ver más no tocar, eres tú.

Un alma que de mi cuerpo se escapó
dejando sin aliento y movimiento 
a mi corazón, fuiste tú.

Nuestra historia y nuestro amor 
jamás morirá, conmigo se fundirán 
y a la siguiente vida nos llevarán (conducirán).

Pero seguirás siendo esa lejana estrella
que nunca dejará de brillar
por la fuerza de mi amor, esa serás tú.

Obsequio para mi vida eres tú,
tomó de mí lo que nunca me sobró.

Alimentó hasta el más bajo de mis instintos,
agitó el fuego y en incendió lo convirtió,
ardimos juntos con cada roce de nuestros cuerpos
eso fuimos y seremos mientras yo lo recuerde.

Una estrella que destaca entre las demás;
como lo fuiste para mí entre las que antes amé 
y las que después ya no podré,
pues aún puedo verte, más no tocarte.

Recuerdo de las noches de luna llena
escuchando al lobo de envidia aullar
y tú ya deseabas de mí escapar,
y yo sin presentir 
que otro lobo más tarde sería.

Te vi ascender, 
sin lograr detener a la mujer.

Una estrella que brilla entre mil estrellas,
que seguro serán otras que como tú
a quien amó dejaron en esta tierra 
sufriendo su dolor.
Las logramos ver, pero no podemos tocar.

La estrella más lejana y brillante 
para mí, esa eres tú, 
te logro admirar, más no te puedo acariciar.




viernes, 18 de agosto de 2017

Esta tarde vi llover (las canciones de mi vida)


Esta tarde vi llover, la tormenta estaba en mis ojos,
las centellas en mi corazón.
Nubes negras que amenazaban a mi imaginación.
Escalofríos en toda mi piel, granizadas en mi alma.
Moría de frío y a ti eso no te importó.
Te alejaste, te llevas mi paraguas, mi impermeable, 
me dejas a la intemperie.

Esta tarde vi llover, no vi gente correr.
A la única que vi alejarse, esa eras tú,
contigo se iba mi amor, mi vida, 
mis recuerdos, mis promesas de amor.
Escuché a los vientos que se acercaban y los ignoré,
vi a las blancas nubes cambiarse por grises 
y después mucho más oscuras.
Los cielos se abrían con cada rayo, 
el sonido era ensordecedor, estremecedor.
Mis cinco sentidos se paralizaron, 
era un cachorro asustado y aturdido
sin que nadie se apiade de mí, y menos tú.

Esta tarde vi llover y no estabas tú.
Me dejaste olvidado bajo aquel aguacero,
eran aguas saladas que se confundian 
entre otras inodoras, cristalinas e incoloras.
Eran mis lágrimas en medio del aguacero de tu adiós.
Yo seguía allí, sin saber que hacer ni que pensar, solo esperar
a que apareciera la mujer que tanto amé, 
pero tú no llegabas.

Esta tarde vi llover y no se si me extrañas
como yo ya empecé a extrañarte sin dejar de amarte.
Mi corazón se congeló al no tener (sentir) más tu calor.
La tormenta fue la que me abrazó y a mi llanto disimuló,
eso no me importó, pues para mí todo terminó. 
Yo seguía allí y no estabas tú.

Esta tarde vi llover, el invierno se me adelantó.
Al verano esperé para enamorarme en primavera,
pero no dejaba de llover y de ti, ya nada supe más.
La tormenta, los rayos y centellas me aniquilaban, 
conmigo terminaban y yo sin saber que hacer.
En medio de aquella tormenta 
que dio inicio con un extraño viento,
que dio pasó de nubes blancas a otras grises y muy negras,
luego se dejó caer la lluvia sobre mí

Esta tarde veo llover, y afuera de mí se acabado ya.
Pero en mí sigue la tormenta y no deja (para) de llover,
el frío me consumió, a mis huesos los desquebrajó
y al caer la noche, después de esa tarde tan copiosa y lluviosa
ya sin ti, sin mí, el camino en solitario recorrí.
Pero la lluvia seguía en (adentro) mí, el invierno de mí ya no se irá,
la primavera jamás me llegará, las estaciones se quedaron
en esta tormenta, mi vida es larga tarde de lluvia
y no parece que se quiera detener 
y dar paso al arcoiris que un día para mí, fuiste tú.

Esta tarde vi llover, no vi a nadie correr, solo te vi alejarte. 
Me abandonaste en medio de esta tormenta,
me quedé como sombra, sin para rayos, recibí en mi pecho
cada centella y cada rayo, que a mi alma destrozó
y a ti eso nada te importó.

Solo sé que esta tarde vi llover y no estabas tú...





Inspirado en la canción: "Esta tarde vi llover" de: Armando Manzanero.
Historia de: A. Manzanero y S. Raga.